Análisis de Roguebook (PC). Luchando a golpe de carta

Análisis de Roguebook (PC).

Roguebook es un roguelike de cartas en el que hemos quedado atrapados dentro de un libro debido a una extraña magia y deberemos hacer frente a ello provistos de un pincel y nuestras armas. Cuenta con la particularidad de que Richard Gardfield, creador de Magic, ha participado en el proyecto.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

El género rogue consigue sorprenderme por su versatilidad pese a contar con unas características tan concretas. Cualquiera podría pensar que los juegos que nacen de él son rígidos y monótonos, pero al contrario: cada vez me encuentro con más variedad.

Entre una de sus muchas posibilidades, la combinación con los juegos de cartas parece crear una fusión acertada y estamos viendo mucha producción al respecto. Os he hablado de algunos como Hadean Tactics y ahora le llega el turno a Roguebook, un título que se nutre de lo mejor de ambos mundos en un resultado convincente.

Me place analizar un juego que destaca en originalidad, cuidado de detalles y la inclusión de todos los elementos típicos del rogue para combinarlos con dosis de acción, estrategia y encanto. Además, si habéis jugado a Faeria os encontraréis la sorpresa de que se ambienta de alguna manera dentro del mismo universo y comparte algunos rasgos similares. No os perdáis el siguiente análisis.

Roguebook es una fusión entre juego de cartas y roguelike que combina estrategia, acción y encanto.

Una narrativa al servicio del género

En Roguebook nos encontramos en un mundo de fantasía llamado Faeria, universo que ya pudimos explorar en el título homólogo. Sin embargo, en este caso el escenario es mucho más concreto, un libro. Hemos sido atrapados en él y Sharra, la protagonista debe rehacer las páginas si quiere vencer. No se encuentra sola, ya que contará con la ayuda de Sorocco y de un extraño mapache llamado Naddim que ejercerá de guía.

Bajo esta premisa es el momento de embarcarse en una aventura, cuya originalidad reside en cómo la propia narrativa sirve al género rogue para justificar las reglas de juego. Sin embargo, una vez contextualizado los hechos, ésta pasa a un segundo plano en el que la jugabilidad adquiere mayor protagonismo. En Roguebook no vamos a encontrar muchos plots, un lore especialmente desarrollado o personajes trascendentales, pero sí suficiente información como para tener una motivación detrás de nuestros actos de tal manera que el reinicio propia de cada run adquiere sentido propio.

Análisis de Cardaclysm 

La mayoría de información nos va a llegar a través de diálogos traducidos al español, pero me veo en la obligación de señalar que la traducción que nos ha llegado deja que desear debido a que está incompleta. No encontramos un juego en el que todo el texto esté traducido, sino que lo mismo encontramos explicaciones o descripciones de cartas en inglés que en español. Esto genera bastante confusión y aunque es un juego relativamente intuitivo, sobre todo si estás familiarizado con alguno de cartas, puede llegar a dificultar el entendimiento total.

En este título nos encontramos dentro de un libro imbuido en magia maligna y Sharra es la encargada de hacerle frente.

Los elementos rogue

Una vez situados es el momento de pasar a la acción en Roguebook encontrando que nuestro escenario será un mapa dividido por celdas. Estas celdas estarán ocultas a excepción de un camino directo al jefe de zona y tendremos que ir desbloqueando casillas con nuestro pincel. No es en absoluto recomendable dejar de lado la exploración e ir directo al grano, ya que incluso habiendo encontrado distintos útiles hay enfrentamientos bastante exigentes. Desde casi el primer momento te das cuenta de que estás en una carrera de fondo y que va a ser necesario tener paciencia.

En un rogue generalmente encontramos distintas alternativas de caminos que en este caso se plantean de una forma innovadora al ser nosotros mismos los que tenemos libertad para desbloquear unas casillas u otras. ¿Y cómo se realiza esto en Roguebook? Muy sencillo. Contamos con unos botes de tinta que pueden ser de diferentes tipos y que nos permiten ir teniendo visibilidad de la zona, también tenemos la posibilidad de usar nuestro pincel para desbloquear ciertas zonas al igual que cuando tocamos un tótem en concreto.

Repartidos por el mapa encontramos distintos útiles que van desde objetos que nos aportan habilidades pasivas, hasta magia o posibilidad de comprar cartas que compramos con monedas de oro. Es muy importante armar un mazo en condiciones porque puede ser decisivo para la batalla.

Repartidos por el mapa de Roguebook encontraremos distintos objetos que nos aportarán beneficios, así como la posibilidad de aumentar nuestro mazo.

La batalla de cartas

Una vez entremos en batalla, porque así lo requerirá el juego, el escenario cambiará y pasaremos a una vista lateral con los enemigos a un extremos y los protagonistas al otro. También se nos proporcionará una mano de cartas de un mazo armado común que podremos ir ampliando. Estas cartas lo que nos permiten en dar órdenes por turnos a nuestros jugadores.

Entre nuestra acciones hay un abanico amplio de opciones como atacar, bloquear, invocar un aliado, recibir un power up y demás. No es un juego complicado de entender en cuanto a mecánicas y realmente es bastante intuitivo. En poco tiempo te encuentras inmerso en las batallas y frustrado con algún que otro enfrentamiento.

Análisis de Beautiful Desolation

Lo interesante es crear ciertas sinergias como la presencia de aliados externos que nos permitan tener más margen para defendernos o aumentar ese daño de ataque, así como estar pendiente de protegernos con escudos. Por otra parte, los enfrentamientos no siempre son iguales, ya que existen distintos tipos de enemigos con características propias o al igual que se veía en Hadean Tactics hay otros que hay que derrotar dentro de unos turnos concretos.

Nuestras acciones además siempre van a estar marcadas por el uso del maná que nos limita a ciertas acciones por turnos, aunque siempre se puede ampliar el margen. Si por un caso somos derrotados nos tocará comenzar desde el principio, pero con experiencia adquirida. En ese sentido es muy completo, ya que existe un sistema de mejora tanto de personajes como de cartas que hace que poco a poco el avance posible.

Los enfrentamientos en Roguebook se realizan a través de cartas en un sistema bastante intuitivo y conciso para el jugador.

Una buena presentación

Si a un sistema sencillo de comprender y preciso le sumas una buena presentación el resultado es convincente. En este caso, Roguebook cuenta con un apartado artístico trabajado con colores llamativos, escenarios fantasiosos y un diseño de enemigos y personaje muy variado. Combina estilos similares a Hearthstone con un ligero toque cel shading que le sienta muy bien y le da una apariencia suave.

El apartado sonoro de Roguebook también se encuentra en concordancia con la temática planteada, aunque es cierto que ocupa un espacio más secundario. Finalmente, nos vemos en un apartado gráfico pulido del que no he podido encontrar algún tipo de error o problema funcionando correctamente. En todo caso, el movimiento de personaje podría ser más fluido, ya que se mueve de forma hermética a cada click del ratón.

Roguebook es un juego que en términos generales tiene una buena presentación y un desarrollo interesante apto para un rango amplio de jugadores.

Veredicto

Roguebook es un juego que en términos generales me ha convencido y ha conseguido que aguante run tras run y que seguramente lo siga haciendo. Se nota que tiene un trabajo cuidado y muy preciso en las cartas, ya que no hay ninguna habilidad que pueda romper mucho la mecánica de juego.

Si es cierto que tal vez una narrativa más consistente como pudimos ver en Hades siempre le sienta bien al género, pero en este caso cumple también de forma más normativa. Roguebook no es un juego especialmente innovador, pero sí sorprende por una presentación cuidada y es apto tanto para echar horas de juego si te gusta el género, como para iniciarte en él a través de este título.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Roguebook

Duración: Muy variable
7,7

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

8.0/10

Sonido

7.0/10

Narrativa

7.0/10

Innovación

8.0/10

Diversión

8.0/10

Duración

8.0/10

Aspectos Positivos

  • El apartado artístico es un refresco visual, ya que debido a su tono alegre contrarresta el tedio de repetir una zona varias veces.
  • Es bastante intuitivo y rápido de comprender.
  • La inclusión de elementos rogue se combina perfectamente con el género de cartas

Aspectos Negativos

  • La traducción parece estar hecha a retales
  • El apartado sonoro es bastante secundario