Análisis de Samurai Shodown (Xbox Series). El arte de la espada

Samurai Shodown

Samurai Shodown hace su primera aparición en la nueva generación, dos años después de su regreso tras más de una década de silencio.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Muchos son los géneros de videojuegos, y dentro de cada uno de ellos varios son sus títulos de referencia. Los juegos de lucha siempre han tenido mucha importancia dentro del mundo que tanto nos apasiona, y sagas como Street Fighter, Mortal Kombat, Tekken, Fatal Fury, The King of Fighters o muchas más han sido disfrutadas por todo tipo de jugadores desde hace décadas.

Varias son las compañías, que pese a realizar juegos que abarcan otros géneros, son reconocidas en cualquier lugar por dominar como pocas el desarrollo de estos títulos. SNK es una de las más famosas, ya en los años 80 se hicieron un nombre con sus famosas máquinas recreativas, dando a principios de los 90 el salto a consolas con su flamante Neo Geo, objeto de deseo por todos los jóvenes, y no tan jóvenes de la época.

A partir de entonces, comenzaron a llenar los diferentes sistemas de la época con sus reconocidos títulos, siendo 1993 el año en el que se lanzó el primer Samurai Shodown. Ahora 18 años después, con el lanzamiento de una nueva generación, y tras más de una década de espera la conocida franquicia vuelve a nuestras pantallas.

Samurai Shodown, que mantiene el mismo nombre que la entrega original de la saga, se lanzó en 2019 en PlayStation 4 y Xbox One, y el pasado año llegó también a Nintendo Switch, llega ahora Xbox Series y se espera dentro de poco en PlayStation 5.

Este es nuestro primer contacto con Samurai Shodown

Esta nueva entrega de la saga mantiene la esencia de la misma. Nos encontramos ante un juego de lucha en 2D en la que los protagonistas manejan katanas o diferentes espadas. Hasta aquí poca novedad, nada que no encontremos en cualquier otro título del género, pero obviamente Samurai Shodown tiene sus propias características que lo distinguen de sus competidores.

Análisis de Mundaun (PS4). Terror y folklore en los Alpes

Personalidad propia

Estamos acostumbrados a juegos de lucha con mucho ritmo, acción incesante, intercambio de golpes, y sobre todo grandes y espectaculares combos que nos acercan a la victoria de la manera más espectacular posible. Bien, pues precisamente de todo ello se aleja el título de SNK. Shamurai Shodown apuesta por otro estilo de combate, más pausado, mucho más táctico y cerebral y en el que tan importante es el espadazo que damos a nuestro enemigo como el que logramos evitar.

Una de las primeras cosas de las que nos damos cuenta cuando comenzamos nuestro primer combate, es que el personaje que hemos elegido, sea quien sea dentro del elenco que compone la parrilla, es algo más lento de lo que podríamos esperar y esto quiere decir que además de costarnos a la hora de atacar, huir o alejarse de un contrario no es una opción factible. Ahí es donde entra en escena el esquivar los golpes del enemigo, bloquearlos o los contraataques que no son nada sencillos de realizar, ya que solo dispondremos de un instante para ponerlos en práctica, pero sí que resultan muy efectivos una vez logrados.

Samurai Shodown trae de vuelta su clásico estilo de combate

Esta “pesadez” se ve compensada con la potencia. Muchos de los golpes que asestemos quitan sin apenas despeinarnos al menos una tercera parte de la barra de vida del enemigo, lo que acentúa la importancia de evitar ser golpeado, ya que cuando nuestro contrincante este en las últimas, y nosotros tengamos bastante más energía que él, la tentación de ir con todo a un intercambio de golpes para restarle esa pequeña porción puede tener resultados muy adversos para nuestras intenciones.

Samurai Shodown tampoco necesita de combinaciones de golpes que formen espectaculares combos. Con el uso de cuatro botones, cada uno asignado a un tipo de ataque en concreto, nos es suficiente. Estos botones representas los clásicos ataques flojo, medio y fuerte, más la no menos clásica patada. También tendremos la opción de usar alguna técnica especial inherente a cada uno de los personajes. Como podéis ver nada nuevo, pero que funciona a la perfección otorgando al juego ese potente carácter táctico que le caracteriza.

Al completar la barra de furia, se desata el infierno

Cómo concesión a la espectacularidad, encontramos una barra de furia en la parte inferior de nuestras pantallas, que una vez activada, desatará nuestra versión más salvaje  otorgándonos un ataque que nos pondrá en bandeja a nuestro enemigo.

Todo esto hace que mucho de lo aprendido en cualquier otro juego similar valga de poco y desde luego asegura que el aporrear los botones de nuestro mando no es el camino correcto hacía el éxito.

Calidad y ¿Cantidad?

Decía que Samurai Shodown es una saga con casi 30 años a sus espaldas. Ambientada en el siglo XVIII, en sus numerosas entregas ha visto como un buen número de combatientes han pasado por nuestras pantallas. En esta ocasión encontramos hasta 27 personajes distintos con algún retorno muy esperado y también alguna ausencia destacable. Si bien es cierto que de los 27, una tercera parte han llegado vía DLC y hay que pasar por caja para hacerse con ellos, bien de manera individual o bien con un season pass que incluye 4 de ellos.

Muchos de los personajes de Samurai Shodown requieren descarga vía DLC

Hablando de los que sí que están, la amalgama de competidores que encontramos ofrece estilos de combate para todos los gustos. Todos relacionados con espadas, pero más diferentes de lo que podría esperarse. Además como es norma en la serie, y trataremos en breve, los diseños están repletos de carisma y nos cuesta bastante decidir con quién enfrentar cada combate.

Además de la alineación de competidores disponible, otra de las claves en cualquier juego de lucha son sus modos de juego. Raro es a estas alturas encontrar alguna novedad en este sentido, pero sí que es importante que todos los modos más clásicos se encuentren disponibles. Esto es algo que sucede en Samurai Shodown.

Comenzando por el modo práctica, donde tenemos un intenso tutorial y también a donde podremos volver a entrenar con distintas opciones y ajustes, para hacernos con cada uno de los personajes. Una vez ya tengamos todo controlado, podremos pasar a la verdadera sustancia del juego.

Viajamos a distintas localizaciones para mostrar nuestro arte con la espada

El modo online, presenta el clásico modo de batalla en línea donde pasaremos muchas de nuestras horas. Jugar en línea es la forma que tendremos de mejorar nuestro nivel y aprender realmente a jugar a Samurai Shodown, ya que en los modos de juego individuales, en los que encontramos cinco niveles de dificultad, a excepción del quinto, en el resto no nos vamos a ver demasiado exigidos en ningún momento.

Aparte de este clásico modo, encontramos el Dojo, un lugar en el que jugar online, pero a medias. Esto es, aquí nos enfrentamos a fantasmas de otros jugadores listados según una clasificación basada en sus puntos de partidas clasificatorias. En el Dojo también encontramos un modo denominado desafío de acero, donde 10, 50 ó 100 rivales fantasmas se nos van presentando uno tras otro.

Análisis de Lost Words Beyond the Page (Xbox One)

Fuera de estos modos de juego, el resto de lo que Samurai Shodown nos ofrece son modos para disfrutar en solitario. Dentro de este batiburrillo vamos a encontrar un modo historia, en el que cada personaje viaja por el mundo enfrentándose a diversos enemigos, y en el que realmente pese a su nombre, no se nos va a contar nada de demasiado interés.

El último modo que encontramos, nombrado como batalla, se divide en varias opciones. Desde una contrarreloj, donde prima la velocidad en derrotar a los rivales pasando por un modo supervivencia en el que nos atacarán uno tras otro los diferentes miembros que conforman el elenco de luchadores. Y para terminar los clásicos campeonato y modo versus.

Así nos cuenta Samurai Shodown su historia

Nada nuevo en este apartado y probablemente aquellos que quieran rascar algo más que combates online, se den cuenta pronto de que el juego queda algo escaso de contenido.

En lo que no se puede poner ninguna pega es en el apartado gráfico de Samurai Shodown. El juego ya se veía bien en la pasada generación, pero en su salto a Xbox Series es un auténtico espectáculo visual. El diseño de personajes, estilo cel shading, pero con un toque que lo hace característico es casi perfecto, y en contra de lo que podríamos pensar, nos ofrece unos protagonistas repletos de detalles. Esto, unido a la belleza de los escenarios, recreados con mimo, y con vida propia, hace un conjunto espectacular, una auténtica delicia para los ojos.

El título no olvida de donde viene, y su estética japonesa de la época feudal del país nipón está presente en todo momento. Esto se ve reflejado principalmente en muchos de los personajes con los que pelearemos, que desbordan carisma por todos sus poros con unos diseños más que acertados.

La factura técnica del juego es sobresaliente

Cómo viene siendo habitual también en juegos de la antigua generación, que llegan a la nueva, Samurai Shodown no muestra ningún tipo de problema técnico al ser reproducido y jugado en nuestra Series X, así que por esa parte ninguna pega, el juego es disfrutable al 100% siendo una experiencia completa en ese sentido.

Es difícil mantener el nivel del apartado gráfico, y en esta ocasión el sonoro no lo hace. Esto no quiere decir que suspenda en este aspecto, pero desde luego dista mucho de tener la personalidad que tiene en el apartado gráfico.

Todo lo que compone este apartado: música, efectos, y voces cumple, acompañándonos de manera correcta, siendo sobre todo las últimas las que mejor sientan a Samurai Shodown.

Al final logramos nuestro objetivo en Samurai Shodown

Veredicto

Algo más de una década han tenido que esperar los fans de la saga Samurai Shodown para recibir un nuevo título canónico de la serie. Y la espera no ha sido en balde. El juego que hoy nos ocupa presenta una personalidad propia que además está bastante alejada de lo que podemos ver en otros juegos de lucha, lo que lo hace diferente al resto, siendo esto una ventaja hoy en día.

Además el precioso envoltorio que presenta el juego, amén de su particular jugabilidad, lo hacen bonito y disfrutable a partes iguales, siendo algo que todo amante del género debería probar, pese a que en cuanto a modos de juego cojea algo más de lo que nos gustaría.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Samurai Shodown

Duración: Incalculable
8.5

Jugabilidad

9.0/10

Gráficos

9.0/10

Sonido

7.0/10

Innovación

8.5/10

Narrativa

6.0/10

Diversión

9.0/10

Duración

8.5/10

Aspectos Positivos

  • Su estilo de combate se diferencia mucho del resto
  • Apartado gráfico y artístico sobresaliente
  • Luchadores con gran personalidad

Aspectos Negativos

  • Un tercio del plantel es de pago
  • Algo escaso en modos de juego