Análisis de Shelter 3 (PC). Elefantes y emociones con poco enfoque

Shelter 3

En Shelter 3 nos pondremos en el lugar de Reva, una elefanta que debe tomar la posta de su manada.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Shelter 3 es un juego peculiar, aunque no resultará extraño para quienes ya conozcan el trabajo previo de su desarrolladora, Might and Delight, quienes nos tienen acostumbrados a juegos con una estética muy sobresaliente, apelando más que nada al apartado artístico, visual y musical; dejando de lado la jugabilidad compleja y apostando más a una experiencia audiovisual. Tras labrarse una  audiencia de culto con títulos como Pid, The Blue Flamingo y Meadow, ahora le llega el turno a la tercera parte de su saga Shelter.

Análisis de Narita Boy (Xbox Series). Un diamante indie programado a código lento

Como hacía referencia al comienzo, al ser Shelter 3 un videojuego peculiar, resulta difícil de catalogar, y también lo es a la hora de digerirlo y analizarlo. Yendo a lo más escueto del título, estamos ante un walking simulator con pequeños toques de exploración y supervivencia. En él controlamos a Reva, una elefanta que debe ponerse al mando de una pequeña manada de elefantes ya que nuestra anterior matriarca se encuentra ciega e incapacitada para seguir cumpliendo su rol de líder. Antes de dejar su cargo, nos comenta que tiene unos lejanos recuerdos de un lugar sagrado y que deberemos dirigirnos hacía allí guiados por nuestros antepasados.

Así comienza nuestra aventura a través de los vastos y estéticamente distintivos escenarios de Shelter 3, que a simple vista parecerá un mundo abierto, pero es en realidad una historia lineal sin mapa, pero con un radar sencillo de utilizar. Exploraremos diferentes terrenos como desiertos, pantanos, bosques y lagos, que no afectarán en absoluto a nuestra movilidad, sino que más bien sirven como los diferentes niveles por los que iremos avanzando hasta llegar a nuestro objetivo final.

Reva, protagonista de Shelter3, con su pequeño elefante bebé

Un gran ornamento, una débil ejecución

Los movimientos y acciones de Reva y su manada son simples: WASD para movernos, click izquierdo para reunir a todos los elefantes, click derecho para las acciones y Shift para correr. Además hay un botón extra para amamantar a nuestro bebé elefante, aunque prácticamente no será utilizado.

Nuestra caminata será más bien tosca y errática (lo cual tiene sentido teniendo en cuenta que controlamos a una elefanta), pero aun así será frustrante ver como constantemente quedaremos bloqueados por algún elemento del escenario que no se puede ver a menos que la cámara esté con el zoom al máximo. Lo mismo sucederá con nuestra manada, que a cada rato se quedará atascada y tendremos que dar unas cuantas vueltas hasta reorientarlos.

Con estas escenas se nos cuenta la historia de Shelter 3

La acción que más utilizaremos en Shelter 3 será la que está por defecto en el click del medio de nuestro ratón, que oscurecerá la pantalla y nos mostrará los puntos de interés del escenario. Particularmente, nos mostrará la vegetación, la comida y en donde se encuentra nuestro próximo objetivo. Es una gran manera de incorporar el terreno a la jugabilidad, a su vez logrando que no dependamos de un mapa o brújula que ya nos revele todo el mapa de una misma vez.

El gran problema de esto es que el terreno no se encuentra bien delimitado, por lo cual puede que nuestro objetivo esté justo enfrente nuestro pero no podamos acceder a él porque hay una barrera bloqueándonos y tendremos que rodearla, costándonos preciados segundos en nuestro afán por sobrevivir.

El apartado visual de Shelter 3 es algo distinto a lo que estamos acostumbrados

Hablando de la supervivencia, esta será una parte fundamental del gameplay. Tanto Reva como su manada deberán comer y beber si quieren seguir con vida en este mundo, en caso contrario, perecerán en el acto y sin posibilidad de una resurrección mágica. Para esto, encontraremos árboles con comida que debemos embestir y pequeños pozos de agua para beber.

Aquí es donde otra vez nuestra manada nos causará problemas, ya que serán frecuentes las ocasiones en las que no se darán cuenta que hay comida y agua bajo sus pies, y por lo tanto morirán de hambre sin que nosotros podamos hacer algo al respecto.

Los distintos caminos que podremos elegir

Por último, pasada la mitad del juego empezarán a aparecer animales que querrán hacernos daño como cocodrilos y tigres. Y aquí es donde la pésima inteligencia artificial de nuestra manada comenzará a sacarnos de quicio, puesto que a pesar de que les demos infinitas indicaciones para que se apresuren o se defiendan, éstos no nos harán ni un poquito de caso y terminarán asesinados al instante.

A decir verdad, Shelter 3 intenta ser un videojuego emotivo, de hermandad y de cómo sobrevivir a los tiempos difíciles, pero cuesta mucho empatizar con estos elefantes que pareciera que intentan morir lo antes posible.

El “modo búsqueda” que nos indicará los puntos más importantes del mapa

Siempre nos quedará el arte

Una de las redenciones de Shelter 3, por suerte, es todo su apartado audiovisual. Como podéis apreciar en las imágenes, los gráficos y paisajes son muy distintivos y contundentes, y coinciden de gran manera con la atmósfera melancólica y fraternal del videojuego. El nivel de detalle de cada nivel, si bien no es gran cosa, bastará para que notemos los cambios inmediatos que hay, por ejemplo, entre desiertos y bosques, ya que incluso la iluminación será muy distinta entre escenarios.

La música de Shelter 3 es, quizá, su mejor característica. Es tan buena que incluso podremos comprarla por su propia cuenta en Steam. Está compuesta en su totalidad por el conjunto Retro Family y consta de melodías muy relajantes y ambientales, que por momentos suenan a la magnánima obra compuesta por Gustavo Santaolalla para The Last of Us. Lo mismo podemos decir de su diseño de audio, el cual está muy bien trabajado, los gritos de los elefantes, sus pasos y los ruidos de ambiente están muy bien logrados y contribuyen aún más al tono pacífico del título.

Cruzando los lagos antes del peligro inminente

Para finalizar, y quizá sea lo más difícil de explicar en un texto, pero no puedo dejar de destacar la atmósfera y el humor que rodea a Shelter 3. Hay un cierto desasosiego y tristeza detrás de este título que, en la superficie, parece tan sólo un simple “ir de punto A a punto B” sin más vueltas.

También suma mucho que los protagonistas sean elefantes, esas criaturas tan majestuosas que todo el mundo relaciona inmediatamente con la fraternidad y la familia. Lamentablemente este protagonismo se encuentra un poco desaprovechado por la duración del título, pero no por ello es menos meritoria la labor artística.

Nuestro ancestro aconsejándonos

Impresiones Resident Evil VIII demo Village (PS5)

Entonces, ¿Vale la pena o no?

Para ser completamente sincero, Shelter 3 es muy atractivo y llamativo en su exterior, y muy pobre y mal ejecutado en su núcleo. Como ya os comenté anteriormente: la inteligencia artificial de la manada es pésima y nos dará varios dolores de cabeza; los mapas no se encuentran bien marcados ni divididos y a veces tendremos que dar demasiadas vueltas para encontrar la salida, lo cual generalmente resulta en uno o dos elefantes muertos; y casi sobre el final del juego, cuando distintos animales nos atacan, no tendremos forma alguna de defendernos.

Aun así, Shelter 3 tiene ciertas redenciones, principalmente en sus méritos artísticos y en su final que es satisfactorio. Se podría decir que estamos ante una experiencia puramente audiovisual, donde la jugabilidad pasa a un segundo plano y tan sólo debemos sentarnos y disfrutar como si fuera una película interactiva. Pero que esto no le sirva de excusa a los paupérrimos controles y los molestos bugs que aparecen por doquier.

Las constelaciones que debemos seguir para llegar al objetivo

Como último comentario, he jugado al título de principio a fin tres veces (cada partida no dura más de media hora) y, a pesar de tener distintos caminos para elegir por dónde queremos continuar nuestra aventura, y que cada camino a elegir tiene distinto grado de dificultad, esto prácticamente no tiene incidencia en el desarrollo de la historia, y por lo general las descripciones de los lugares en los que debemos adentrarnos serán, cuanto menos, exageradas.

Por dar un ejemplo: la descripción del nivel del desierto dice algo así como “os adentraréis en un lugar donde no habrá manera de conseguir alimento”; no obstante, al comienzo de la misión habrá un árbol con comida suficiente para finalizarla sin mayores problemas.

Nuestra manada nos dará indicaciones de su estado de ánimo

Veredicto

Shelter 3 bien podría ser un experimento artístico o una corta película interactiva, pero si sus desarrolladores lo catalogan como un videojuego, pues bien, lo trataremos como uno. Y como tal, no es muy bueno ni cumple con lo básico. La manada que debemos dirigir nunca hará lo que le indiquemos, los controles son algo toscos, y hay varios bugs tanto visuales como en la jugabilidad que nos darán dolores de cabeza constantes.

El argumento del título intenta ser emotivo y apela a nuestros sentimientos, pero al ser de tan corta duración nunca lograremos empatizar ni con la manada ni con nuestra propia protagonista. De todas maneras, cumple con creces en la parte estética y auditiva, y en caso de disponer de media hora para finalizarlo, disfrutaremos de una excelente banda sonora y un final muy lindo.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Shelter 3

Duración: 30 mins
5.5

Jugabilidad

4.0/10

Gráficos

7.0/10

Sonido

8.0/10

Innovación

5.0/10

Narrativa

5.0/10

Diversión

4.0/10

Duración

6.0/10

Aspectos Positivos

  • Gráficos distintivos que no pasarán desapercibidos
  • Excelente banda sonora y un gran trabajo de edición de sonido
  • El final es muy satisfactorio

Aspectos Negativos

  • Pésima inteligencia artificial de nuestra manada
  • Controles toscos y no del todo fiables
  • A pesar de tener distintos caminos para seguir, no influyen en nada en nuestra aventura