Análisis de Shin Megami Tensei III: Nocturne HD Remaster (PS4). ¡Controla a esos demonios!

Análisis de Shin Megami Tensei III

Tras 17 años Atlus nos trae de vuelta un clásico con el remaster de Shin Megami Tensei III. Acompáñanos en nuestra lucha contra los demonios con este análisis.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Las propuestas que se generan en el JRPG siempre suelen ir cargadas de un toque especial. Las pinceladas que aportan los creadores nipones es una forma de atreverse con cosas nuevas que destaquen y así dar a sus juegos un toque de originalidad y atractivo.

17 años después, Atlus lo ha vuelto a hacer, recupera un clásico juego de su estantería de éxitos y nos lo trae de vuelta en una versión remasterizada que pese a tener mejoras gráficas y algunos añadidos a nivel argumental, sigue siendo el mismo juego que ya pudimos disfrutar (algunos) en nuestra Playstation 2. Avanzar por las calles de Tokio, desafiar a innumerables demonios, disfrutar de una historia atrevida, original y oscura al mismo tiempo, son ingredientes básicos que conforman a esta obra y que hacen de ella, un gran JRPG.

Análisis de Days Gone (PC). Sobrevivir en un apocalipsis luce mejor que nunca

Historias que marcan la diferencia

Lo cierto es que Atlus lo suele hacer muy bien a la hora de ofrecer originalidad y atractivo a sus juegos. El más reciente Persona 5 es una buena muestra de ello, al igual que ya lo hicieron sus predecesores como Persona 3 y 4. La saga Shin Megami Tensei era el núcleo principal, esto es, la saga principal y dejando a la de Persona en una subsaga menor. Cómo han cambiado las cosas.

Sin embargo, Atlus quiere recuperar este nombre, y preparando el terreno para lo que está por venir, nos ofrece la oportunidad de revivir Nocturne HD Remaster para aquellos que no pudieron hacerlo en su momento y presentar al mundo un querido título por una gran comunidad de fans y que, sin duda, está a la altura de las circunstancias.

Lo cierto es que no tardaremos en darnos cuenta de que en Shin Megami Tensei III estamos ante un título diferente. Su estética tétrica, sus diseños únicos y su nivel narrativo están a la altura de cualquier gran videojuego que se precie, empezando por una gran historia y personajes bien marcados.

El semioscuro ha vuelto

Shin Megami Tensei III nos pone en la piel de un joven estudiante que va al hospital a visitar a su profesora. Pronto descubriremos que el hospital está vacío y que algo no acaba de andar del todo bien. En nuestro camino por los pasillos oscuros y solitarios del hospital, llegamos al sótano y allí suceden una serie de acontecimientos que pondrán a nuestro protagonista como centro de la trama debido a una serie de circunstancias un tanto casuales.

Sin quererlo ni beberlo, estamos ante un extraño hombre que quiere acabar con nosotros, pero pronto aparece nuestra profesora para salvarnos la vida y explicarnos una serie de misterios que en resumidas cuentas vienen a decirnos que el apocalipsis está próximo. Casi temiendo por la vida de nuestro protagonista, un pequeño niño al que parece que le hemos caído simpáticos se nos aparece y nos ofrece la oportunidad de sobrevivir ante la oleada de demonios que han invadido Tokio otorgándonos una semilla que hará que nos transformemos en el semioscuro, un ser capaz de controlar y derrotar a los demonios y que está destinado a salvar al mundo del apocalipsis.

Lo que sucede tras la salida del hospital ya es parte de una historia profunda en la que resaltan temas como el ocultismo, la religión o la política como ejes principales de nuestra aventura y que pondrán al semioscuro en la búsqueda por encontrar una solución a la salvación del mundo de una manera u otra mientras corremos por las calles de Tokio.

El clásico Overworld de toda la vida se siente nostálgico

Shin Megami Tensei III nos presenta una forma narrativa más bien clásica, con diálogos entre las escenas de acción, grandes conversaciones entre personajes para entender bien la historia y unos cambios de escenario que bien podemos apreciar en los JRPG más clásicos. Moverse por las calles de Tokio e ir descubriendo los entresijos de esta aventura, hacen a este título una auténtica joya y que, si eres fan de este género, no puedes perdértelo por nada del mundo.

La base del género JRPG

Todo juego de rol con corte japonés clásico destaca por una cosa: un sistema de batalla por turnos. Este Shin Megami Tensei III destaca precisamente por ello, ya que tiene un componente jugable bastante ágil y divertido y que, pese a su sencillez, tiene un buen grado de estrategia que añade más seriedad y dificultad al juego.

Podremos hacernos con mejoras permanentes para nuestro protagonista en Shin Megami Tensei III

El combate en Shin Megami Tensei III está basado en las debilidades de los oponentes.  Jugando con esa teoría sobre el papel, el combate se convierte en algo estratégico y único. Podremos hacer ataques básicos, conjurar magias, utilizar objetos y hablar con nuestros enemigos para añadirlos a nuestro equipo de demonios. Todo esto conformado por un grupo de 4 miembros con sus diferentes habilidades y debilidades para afrontar los combates.

Shin Megami Tensei III nos ofrece una propuesta jugable muy ágil para ser un juego de 2003 y con la opción de poner en automático los combates si no queremos dedicarle mucho tiempo a la estrategia o por si ya estamos aburridos de combatir. Porque sí, en este título hay muchos combates. Combates que son aleatorios mientras nos desplazamos por el mapa y que tienen una ratio de aparición demasiado elevado.

Podremos mejorar nuestros atributos en Shin Megami Tensei con cada subida de nivel

Teniendo en cuenta que Shin Megami Tensei es un título que puede durarnos unas 50 horas su historia principal, ya podéis echar cuentas. Combatir, combatir y combatir puede ser algo brillante en los primeros compases del juego y ver como nuestro equipo aumenta y fortalece en todos los aspectos posibles. Sin embargo, las últimas horas del título pueden hacerse tediosas debido a este componente aleatorio y es uno de los aspectos que puede hacer que muchos jugadores abandonen a mitad de camino.

Shin Megami Tensei III es un juego duro, no solamente por su temática y estilo artístico, también por un componente jugable basado en turnos con mucha frecuencia y que en pleno 2021 puede frenar a muchos jugadores y ser un componente más bien tedioso. Igual de tediosas pueden ser sus mecánicas y desplazamientos por el mundo ya que hay veces que no sabemos muy bien a donde dirigirnos ni por qué lo estamos haciendo en una estructura de overworld clásica.

También podremos gestionar nuestro inventario con un menú en el que podremos subir nuestros atributos por cada nivel que obtengamos, adquirir nuevas habilidades y equiparnos con accesorios para mejorar las estadísticas de nuestro protagonista.

Espectros y fantasmas que nos darán consejos útiles en nuestra aventura

Además, los movimientos y controles de nuestro protagonista son toscos y algo bruscos y no se nota una fluidez alguna en nuestros desplazamientos. Aprovechando que esto es una versión remasterizada, es una pena que no se hayan atrevido a mejorar otros aspectos para amoldarlo a los tiempos que vivimos y darle un mayor atractivo a un número de jugadores que no están acostumbrados a este tipo de videojuegos.

En resumidas cuentas, Shin Megami Tensei III ofrece una propuesta clásica del jrpg en su apartado jugable, con elementos de exploración en un overworld pero con la pena de tener un alto ratio de aparición de enemigos en cada paso que damos por las calles de Tokio. Esto presenta un grave problema si no se tiene la suficiente paciencia y a veces puede ocasionar un corte de ritmo en la historia si no sabemos muy bien hacia dónde dirigirnos. Dejando un poco de lado este aspecto, Shin Megami Tensei III es un JRPG excelente y los más fans de este género estarán encantados de tener un juego de estas características en sus nuevas consolas.

Encontraremos demonios por toda Tokio para hablar con ellos

La estrategia de Nintendo ¿una doble vara de medir?

La versión remasterizada no llega a ser completa

Esta nueva versión de Shin Megami Tensei III no trae una serie de mejoras gráficas con respecto a su versión original. Existe un gran trabajo de Atlus en este aspecto, aunque hay algunas situaciones o modelados de los demonios que no están a la altura. Las escenas de vídeo, hay bastantes, no se han optimizado del todo y mantienen su resolución original pero ahora con unas franjas laterales que quedan un poco desactualizadas. Ya hemos visto otros ejemplos en este tipo de remasterizaciones, pero es una lástima que no hayan aprovechado para mejorar gráficamente todo el conjunto.

También se han añadido nuevos acontecimientos y material argumental a esta versión como la posibilidad de tener a Dante de Devil May Cry como uno de los personajes más atractivos del título y un gran reclamo para seguir con la aventura. Lo malo es que esta versión de Dante solamente viene mediante un DLC de pago y es una práctica que desde Guardado Rápido no acaba de gustarnos mucho ya que este contenido ya venía de base en la versión original.

Pixie es un clásico en el mundo que comparten los Shin Megami Tensei y Persona

En cuanto al apartado musical, lo cierto es que hay una gran variedad de melodías y canciones vibrantes y únicas que nos harán adentrarnos en un mundo de fantasía y grandes peligros. Las canciones de los bosses son absolutamente brillantes, pero también hay un pero en este aspecto, hay algunas canciones que suenan un tanto comprimidas o que parece que no se ha acabado de optimizar el audio a los tiempos que corren. Es una lástima, ya que Shin Megami Tensei III ofrece un apartado musical brillante, pero con algunos matices en su calidad del audio.

Por último, hay que destacar el trabajo de localización y doblaje que ha tenido Shin Megami Tensei III. En esta nueva versión remasterizada se han añadido voces tanto en japonés como en inglés y esto le da cierta vida a lo que está ocurriendo. Incorporar voces a una historia es importante y lo cierto es que el producto con audio mejora notablemente con respecto al original.

Shin Megami Tensei presenta combates por turnos, pero ágiles y sencillos

Igual de notable es su trabajo de localización que hace que por fin, podemos jugar a este título en nuestro idioma, algo que agradecemos profundamente para enterarnos bien de una historia que no es sencilla. Parece que Atlus está apostando poco a poco por incluir la localización al castellano en sus juegos y esperemos que lo sigan haciendo porque a la postre, dejan un producto excelente para nuestra comunidad.

Veredicto

Shin Megami Tensei III: Nocturne HD Remaster nos ofrece la oportunidad de (re)vivir un título grandioso y atractivo junto a una propuesta jugable clásica basada en turnos y con unos elementos de rpg y exploración tradicionales que sumados a una gran aventura, otorgan a este juego las cualidades perfectas para este género. Por el contrario, sus sistema de aleatoriedad de combates y sus mecánicas un tanto desfasadas, pueden crear en algunos jugadores una sensación de tedio y monotonía teniendo en cuenta la longitud del título si nos centramos en su historia principal, rondando las 50 horas.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Shin Megami Tensei III: Nocturne HD Remaster

Duración: 50 h.
7.5

Jugabilidad

7.0/10

Gráficos

7.0/10

Sonido

6.0/10

Innovación

7.0/10

Narrativa

9.0/10

Diversión

7.0/10

Duración

7.0/10

Aspectos Positivos

  • La historia es excelente
  • Jugabilidad clásica basada en turnos con estrategia
  • Diseño artístico

Aspectos Negativos

  • Resolución baja en escenas de vídeo
  • Música comprimida
  • Pesadez y tedio por su alto ratio de aparición de enemigos