Análisis de Siege of Avalon Anthology (PC). Volviendo al pasado

Siege of Avalon: Anthology

Siege of Avalon: Anthology nos trae de vuelta un clásico de hace 20 años con alguna mejora.

Suscríbete nuestro canal de YouTube

Siege of Avalon Anthology es una vuelta a la época dorada de los RPG, pues bebe de títulos como Baldur’s Gate, Icewind Dale o Diablo. Aunque compararlo con ellos no es apropiado, pues se trata de un desarrollo mucho menor. Desarrollado originalmente por Digital Tome y editado por SNEG, la antología de Siege of Avalon nos sumerge en un juego de rol de corte clásico con vista isométrica y desplazamiento a base de clic sobre la pantalla. ¿Anacrónico? Yo prefiero decir ¡VIVA LA NOSTALGIA!

Impresiones Resident Evil Village demo Castle (PS5). Cerrando el círculo

La introducción de Siege of Avalon: Anthology, con varias páginas de lectura nos narra el trasfondo de este universo en el que existen, por así decirlo, dos mundos. El mundo civilizado, donde se encuentran los Siete Reinos, el clásico continente fantástico medieval de espada y hechizos; y las estepas de oriente, habitadas por tribus nómadas de bárbaros semiorcos (nada que ver con Genghis Khan y los mongoles, nada de nada)

Estos dos mundos convivían en paz por una sencilla razón, el uno no tenía conocimiento de la existencia del otro y viceversa hasta que un día una de las tribus Sha’ahoul encontraron en sus praderas un pequeño asentamiento. Tras destruirlo y seguir el rastro hacia otros asentamientos llegaron, por fin, al primero de los Siete Reinos, desencadenando la guerra, pues los Sha’ahoul consideran una aberración cualquier vestigio de civilización que modifique la tierra, y encontrarse semejantes ciudades y fortalezas era todo un sacrilegio que no podían permitir.

¡Viva lo retro!

La guerra fue avanzando en una y otra dirección, pero los Sha’ahoul son un pueblo aguerrido y sus huestes prácticamente ilimitadas, por lo que finalmente la balanza se decantó de su lado y poco a poco fueron reduciendo al enemigo hasta llegar al punto de partida de nuestro personaje. La primera escena del juego nos traslada a la fortaleza de Avalon, el último reducto de los Siete Reinos, otrora una de las organizaciones político-militares más potentes del mundo que en estos momentos sufre el asedio de los Sha’ahoul.

Rápidamente se nos pone al día sobre quién somos y por qué nos encontramos en la fortaleza de Avalon, obviaré los detalles para no hacer spoilers y, sobre todo, porque este juego se explaya a nivel de texto. No en vano se promociona con el lema ¿Has jugado últimamente a un buen libro? Toda una declaración de intenciones, ya que a lo largo de la aventura nos encontraremos con multitud de personajes, tramas y aventuras narradas con un muy buen nivel y extensos diálogos.

¿Soy el único que piensa que los Sha’Ahoul son el ejército de Genghis Khan?

En este sentido, además de los diálogos entre personajes, disponemos de tres fuentes de información (encargos, aventura y diario) donde el sistema irá anotando todos nuestros avances e interacciones. La sección del diario es la más interesante de todas pues nos relata las andanzas de nuestro personaje, descubrimientos y hazañas como si de una novela se tratase.

Encontrarás páginas en las que el texto no está completo, lo que nos indica que esa parte de la trama aún no la hemos completado, lo cual es fantástico para saber que no nos hemos dejado nada atrás (aunque esto también se puede ver en encargos sin tanta literatura). Pero sólo por ver cada página completa, harás lo posible por no dejar ninguna misión a medias y enterarte de todo. Con toda seguridad este apartado, el de historia y cómo se narra, es lo mejor del juego.

Si no te gusta leer, Siege of Avalon: Anthology no es tu juego

Los gráficos son bastante sencillos, estamos hablando de una pequeña puesta al día de un título con 21 años de antigüedad que en este campo sólo ha visto retoques en la capacidad de soportar nuevas resoluciones (720 y 1080p).

De entrada, el choque generacional se nota, y mucho, provocando cierta aversión por ser tan “año 2000” y aunque en aquella época ya se podían encontrar títulos gráficamente muy solventes en este mismo tipo de juegos. Superada la primera impresión, no se echa de menos en ningún momento una actualización gráfica. Yo creo que incluso diría que parte del encanto de Siege of Avalon es haberse mantenido puro en este aspecto.

Las animaciones de los personajes y efectos de hechizos lucen mejor que antaño, todo gracias al aumento de píxeles en pantalla que permite esta revisión del juego. En la misma línea que los gráficos se puede hablar del apartado sonoro. Sonidos de ambiente, música y efectos normales, sin grandes despliegues. Cumple sin más, no es el punto fuerte del juego.

¿Quieres leerlo todo? Pues juega, juega…

Centrándonos en la jugabilidad quiero hacer una distinción entre errores o fallos y oportunidades perdidas de mejorarla. Por un lado, persisten los fallos en la jugabilidad que ya encontrábamos en el Siege of Avalon original. El más molesto de ellos es el combate, ya que prácticamente en la mayoría de ocasiones que peleamos  es casi imposible que nuestro protagonista no pierda el foco, lo que nos obliga a estar haciendo clics constantemente sobre el enemigo para acabar con él. No ocurre en todos los enfrentamientos, pero sí en los suficientes como para considerarlo engorroso.

Por otro lado se ha dejado pasar la oportunidad de añadir ciertas mecánicas que hicieran de Siege of Avalon: Anthology algo más fluido. La gestión del inventario es un horror en su máxima expresión. Podría decir que es ridículamente pequeño, aunque esto no se lo voy a afear porque tampoco tendría sentido que pudieras transportar más cargamento que el carguero que encalló en el canal de Suez. El sistema es la clásica cuadrícula en la que debes ordenar los objetos, que tienen un tamaño de cuadrículas definido, como ocurre en Diablo.

Mantén el cursor sobre el enemigo y haz clics frecuentemente en los combates de Siege of Avalon: Anthology

El problema es que cuando llevas el inventario completo, no resulta fácil cambiar de equipo, como por ejemplo pasar de luchar cuerpo a cuerpo a hacerlo a distancia equipando un arco. La única opción que nos queda es ir colocando en el suelo objetos, equiparnos los del inventario e ir cogiendo del suelo y colocando el equipo que hemos intercambiado.

Otro de los grandes problemas, aunque este es más bien del propio diseño y concepción de Siege of Avalon: Anthology es la cantidad de viajes ‘vacíos’ que realizas. Gran parte de las horas que le dediques, y más si llegas hasta el final, van a ser cruzando mapas por los que previamente ya has pasado para ir y volver del poblado a la fortaleza y de la fortaleza al poblado para completar misiones. Una opción de viaje rápido habría sido un regalo caído del cielo.

Análisis de Isolomus (Switch). Una experiencia inexplicable

Por rizar el rizo, haber tenido mayores opciones de personalización al crear el personaje habría sido un añadido fácil de implementar y haría que nos sintiéramos más unidos a nuestro alter ego. Pero, como todo en este juego, no es algo vital para el desarrollo y disfrute de la historia.

Odiarás el inventario de Siege of Avalon: Anthology más que al final boss

El sistema del juego está basado en eventos, lo que quiere decir que el mundo se configura para cada misión o trama que iniciemos, provocando, por ejemplo, una noche eterna hasta que no completes cierta misión que dé paso a un nuevo evento y haga evolucionar el mundo. En este sentido, por seguir la analogía con un libro como el desarrollador propone, es como decir que hasta que no completas la lectura de una página, no puedes pasar a la siguiente.

La variedad de escenarios de Siege of Avalon: Anthology no es especialmente amplia, ya que toda la historia transcurre entre la fortaleza y el pueblo. De nuevo, no lo podemos comparar con títulos como Baldur’s Gate y aunque no tenga su amplitud, la historia y la trama de los personajes que habitan el castillo se entrelaza de tal manera que en una misma zona pueden confluir múltiples subtramas a lo largo de la historia orquestadas de forma magistral.

Las opciones de personalización son bastante escasas

Esta antología une los capítulos del título original y las expansiones, dando como resultado una auténtica novela digital totalmente jugable con una historia que te enganchará prácticamente desde el comienzo.

Veredicto

Siege of Avalon: Anthology es un buen juego de rol con una historia realmente atractiva y bien narrada que sufre los achaques del tiempo en cuanto a gráficos y jugabilidad, sin que ninguno de estos dos aspectos sea desequilibrante para considerarlo un mal juego, de hecho al contrario, es un título muy interesante a pesar de ello.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Siege of Avalon: Anthology

Duración: 25 h.
7

Jugabilidad

6.0/10

Gráficos

6.0/10

Sonido

6.0/10

Innovación

6.0/10

Narrativa

9.0/10

Diversión

8.0/10

Duración

10.0/10

Aspectos Positivos

  • Todo un clásico que vuelve a ser jugable en sistemas operativos de última generación
  • Su historia es realmente buena

Aspectos Negativos

  • Los combates y la gestión de inventario son mejorables
  • Excesivos viajes sin sentido que podríamos ahorrarnos con la opción de viaje rápido