Análisis de Spellbreak. Un Battle Royale rebosante de magia

Spellbreak intenta lanzar un hechizo a los jugadores para hacerse un hueco en el género de los Battle Royale

Spellbreak intenta lanzar un hechizo a los jugadores para hacerse un hueco en el género de los Battle Royale.

Hay muchísimos Battle Royale actualmente en el mercado, y parece que el goteo de títulos donde debes de quedar el último en pie no tiene intención de cesar pronto. Mientras que los más conocidos ya no tienen que hacer un gran esfuerzo para generar ingresos (títulos como PUBG, Fortnite o Apex Legends), el número de títulos más pequeños que siguen teniendo una base de jugadores bastante respetable no es algo que se tenga que dejar de lado.

Spellbreak es la apuesta de Proletariat Inc., disponible en todas las consolas actuales y en PC mediante la tienda Epic en este género: está por ver si consigue hacerse un hueco entre los grandes, o si, por el contrario, tendrá que pelear con los más pequeños por el nicho de aficionados que buscan una experiencia menos mainstream.

Conseguir triunfar en el mundo de los videojuegos es complicado de por sí, y con los Battle Royale es aún más difícil, porque por diseño todos deben (o así parece por la experiencia con los múltiples títulos existente) aplicar las mismas reglas básicas.  El jugador debe aparecer en una zona (escogida por él/ella o no), equiparse con objetos que bien encuentres o crees en tu entorno, pelear con otros combatientes como tú, y finalmente, lograr ser el último en pie.

Conseguir resaltar en un mundo con unas reglas preestablecidas tan estrictas no es tan fácil, sobre todo cuando la cantidad de juegos nuevos que salen al mercado del mismo género es tan grande, siendo la mayoría Free To Play. Y es justo ahí es donde suelen fallar el grueso de los Battle Royale que intentan introducirse en el mercado.

Los tiempos de carga de Spellbreak son cortos y no intrusivos

Los jugadores están aburridos de experiencias repetitivas con estas reglas, y un juego debe de tener algo especial para conseguir retener una base de jugadores decente, y que no vuelvan a los referentes del género que han conseguido esa posición por mantener bien cuidados cada uno de los aspectos de su jugabilidad.

Y a este punto de intentar ser un Battle Royale metafórico (sí, la ironía es bastante evidente) es donde acaba de llegar Spellbreak. El título nos lleva a un mundo repleto de magos o Rompepactos en el cual diferentes figuras de la civilización mágica están peleando por la supremacía. Si bien no pueden morir debido a su magia, esto no impide que exploten en pequeños pedacitos de mago a cada oportunidad disponible y se “exilien”, lo que a nivel práctico quiere decir que no has sabido aceptar con estoicismo la última bola de fuego en tu cara y vuelves al lobby del juego a hacer cola para la próxima partida.

En Spellbreak, volar consumirá tu mana rápidamente

Elegir bien la clase es clave para sobrevivir en Spellbreak

La primera impresión que un jugador tiene de Spellbreak es que es prometedor. Empiezas cada partida eligiendo entre diferentes clases, lo cual básicamente implica que comienzas con una arma (o guantelete, como se representan los hechizos que puedes lanzar en esa partida) y con acceso a diferentes habilidades asociadas al tipo seleccionado.

Tenemos seis clases distintas entre las que escoger en el momento actual y que describiremos a continuación. El Pyromancer nos permite equipar un guantelete de fuego que lanza bolas de magma con un alcance medio y que cuenta con la habilidad de invocar un muro de fuego. Además, su habilidad especial permite atravesar un muro ya creado y utilizarlo para volar propulsado rápidamente).

El Stoneshaper está más centrado en la defensa, contando con un ataque de corto alcance que rompe el suelo, y uno de largo alcance en el que lanza rocas lentas pero a gran distancia. También cuenta con un hechizo que le permite incrementar su defensa.  La clase Toxicologist nos posibilita invocar venenos de distintos tipos en forma líquida o de gas, y tiene la habilidad de volverse invisible al atravesarlas.

El mapa del Spellbreak es demasiado grande para 42 jugadores

También contamos con la presencia de la clase Conduit que está caracterizada por los lanzamientos de rayos. Aquellos que escojan este tipo de personaje podrán pueden invocar rayos, tormentas y stunear a otros combatientes, además de contar con un consumo de maná reducido. Los Tempest son unos magos centrados en el uso del viento y que provocan que tengamos que considerar las tres dimensiones debido a sus ataques rápidos y alta maniobrabilidad; son especialmente efectivos para anular a nuestros rivales ya sea moviéndose él mismo u obligando a moverse a otros.

Finalmente tenemos a los Frostborn, los magos de hielo, que son capaces de crear caminos helados para acelerarse, o de invocar una lanza para hacer de “sniper” y provocar gran daño siempre que tengas la precisión necesaria para acertar.

Si el mundo de los Battle Royale te tienta, ahora es un buen momento para probar APEX Legends gracias a su reducción de precio

Además de todo lo descrito para cada clase, podrás combinar runas, modificar tus clases ligeramente, leer pergaminos que fortalecerán a tu personaje, y muchas otras cosas. Spellbrea cuenta con una gran cantidad de pequeñas modificaciones que permiten que las partidas no se hagan repetitivas.

En la descripción de los diferentes tipos de personaje realizada anteriormente falta añadir una de de las grandes bazas de Spellbreak que es el poder disfrutar del título con otra gente. No estamos hablando de algo técnico (aunque Spellbreak es cross-platform, y tu personaje está disponible en todas ellas de forma automática, asi que podrías estar jugando en tu PC, y continuar en tu Nintendo Switch en la cama sin ningún problema, siguiendo su progresión), sino a la sinergia entre personajes.

Quedarte sin mana a mitad de vuelo es una forma fácil de morir

En Spellbreak los hechizos interactúan entre ellos, creando nuevos efectos al chocar. Elementos contrarios se anulan, o se ayudan, o generan resultados inesperados. Esto hace que el jugador tenga que ir con cuidado al lanzar hechizos pues el fuego amigo o el herirse a sí mismo es una posibilidad muy real.

Si un mago de veneno lanza una nube de gas tóxico en mitad de una refriega, y un mago de rayo lo electrifica, convertirá la nube en una tormenta que atacará indiscriminadamente a todo lo que tiene alrededor. Dependiendo de la situación esto puede ser algo que otorgue una gran ventaja, o suponer un desastre absoluto.

Es posible equiparnos con hasta dos elementos, siendo el primero siempre el de tu clase elegida, e incluso crear estas sinergias por ti mismo. La combinación de hechizos anteriormente nombrada es muy útil si estás combatiendo en solitario, por ejemplo, pero si estás dentro de una  Squad, probablemente sería más útil escoger algo más versátil.

Libra combates mágicos en mundos de fantasía con Ary and the Secret of Seasons

Además de esto deberás equiparte durante la partida con algún tipo de runa que aportan un hechizo de apoyo más pasivo. En Spellbrea contamos con runas de vuelo, de teletransporte, de detección de enemigos o incluso de invisibilidad que hacen que la partida sea aún más caótica. Cabe añadir que todos los personajes tienen la posibilidad de volar usando magia, aunque sea de forma limitada, siendo la runa de vuelo simplemente una versión superior de esta habilidad.

Además, las piezas de equipamiento y pociones modificarán tus stats (al estilo Realm Royale) lo que añade todavía más potencia a tu arsenal. Tu forma de desenvolverte desde el principio de la partida hasta el final deberá cambiar de acorde a esto, pues tu forma de lanzar hechizos y de anular los de los otros deberá adaptarse mucho a las circunstancias.

Nadie dijo que ser mago fuera fácil

Esto hace que los recién llegados perciban el título como “fácil de jugar, difícil de dominar”, lo cual es bastante acertado. Si lo único que quieres es crear explosiones y volar, vas a poder hacerlo. Si lo que buscas es convertirte en una fortaleza móvil que se especialice en anular completamente los hechizos de otros jugadores, vas a tener que practicar bastante.

El  sistema de juego de Spellbreak no te permitirá coger un objeto más débil

Además de esto, la habilidad de manejar tu maná, el cual necesitas para volar, lanzar ataques o hechizos, es más complicada de dominar de lo que parece, y los jugadores necesitarán horas y horas de experiencia para empezar a entender lo importante que llega a ser. Atacar a lo loco en Spellbreak solo conseguirá convertirte en un saco de boxeo para alguien con más paciencia y reflejos.

No todo es positivo respecto a la jugabilidad; golpear a enemigos no es tan satisfactorio como debería serlo, aunque sigue estando bien hecho. Es difícil notar cuando has golpeado o no a tus rivales, y eso limita la sensación de triunfo a una experiencia de combate que, por otro lado, resulta muy entretenida. Además, el aterrizaje no está bien trabajado del todo, lo cual es especialmente triste en un juego con una mecánica de vuelo por defecto. Volar y caer desde el cielo en medio de un grupo de enemigos debería ser mucho más satisfactorio de lo que acaba siendo en Spellbreak.

El sistema de loot es un poco confuso al mismo tiempo. La cantidad de objetos acaba siendo abrumadora, y es complicado distinguir qué es lo que necesitas y qué es lo que deberías ignorar. Por otro lado, Spellbreak no te permite coger un objeto más débil del que ya posees, así que, en el fondo, no es un problema tan grande.

La enorme puntería de los primeros “jugadores” que te encontrarás en Spellbreak te sorprenderá

En cuanto al apartado técnico, los gráficos son realmente atractivos. El título cuenta con colores vibrantes y hechizos de diseños llamativos que atraen la mirada y que hacen que sea especialmente fácil quedarse satisfecho con el apartado visual de esta propuesta. Durante toda la realización de este análisis no he sufrido la aparición de ni un solo bug, lo cual es una sorpresa agradable para un juego recién estrenado, siendo también notoria la ausencia de lag.

Aunque llegados a este punto todo parezca positivo, Spellbreak tiene dos problemas grandes. El mapa es enorme. Inmenso. Esto no es un drama en sí, pues las habilidades de movimiento y vuelo lo hacen fácil de navegar. El problema es que las partidas no tienen tantos jugadores dentro (alrededor de 40 según mi experiencia), lo cual hace que pases gran cantidad de tiempo buscando explosiones y solo. Y el otro problema son los bots.

Hay cofres legendarios que deberás defender si quieres su contenido

Los bots como las meigas: haberlos, los hay

Sería responsable por mi lado decir que los desarrolladores publicaron un comunicado diciendo que Spellbreak no tiene bots. Teniendo en cuenta las horas gastadas en el juego para este análisis en diferentes plataformas y dicho comunicado, tengo dos opciones.

La primera es creer que mienten y, por tanto, en cada plataforma (donde he estado con diferentes cuentas) como mínimo la primera partida todo son bots para luego incorporar a otros humanos en sucesivas refriegas, contando las siguientes rondas con una mezcla de jugadores y bots.

La segunda opción es creer en los desarrolladores y entonces puedo irme a dormir con la certeza de que hay gente jugando a Spellbreak dándose de cabezazos contra el teclado. Yo elijo la primera opción, pero lo mejor será que los jugadores entraran y juzgaron por sí mismos.

El cuándo usar las habilidades disponibles será tu clave para ganar los combates en Spellbreak

La música es épica y está bastante cuidada, recordándome por algún motivo a viejos MMORPG centrados en fantasía de hace más de una década (cosas del estilo Lineage 2), lo cual hizo la experiencia bastante más entretenida. Me he encontrado con demasiados Battle Royale que ignoran este aspecto del juego y fue una sorpresa no tener que silenciar la música después de la primera hora.

Veredicto

Spellbreak tiene todas las cartas para convertirse en un referente del género siempre que vigile y corrija los graves fallos que tiene. La jugabilidad está cuidada, el aspecto visual es impresionante, y cada pequeño detalle es tratado con mimo. Y aun así, si no tienen cuidado con su matchmaking con bots, el juego no tendrá ningún tipo de sentido ya que la inteligencia artificial de estos (aunque los desarrolladores digan que son jugadores) aniquila cualquier tipo de entretenimiento que Spellbreak pudiera generar. Esperemos que cuiden este detalle y tengamos muchos años por delante de disfrute con un título casi mágico.

Spellbreak

Duración: Incalculable
9

Jugabilidad

9.0/10

Gráficos

8.0/10

Sonido

8.0/10

Innovacion

8.0/10

Narrativa

8.0/10

Diversión

8.0/10

Duración

10.0/10

Aspectos Positivos

  • Cuidada jugabilidad
  • Aspecto gráfico atractivo
  • Mecánicas de juego interesantes

Aspectos Negativos

  • Presencia real de bots
  • El sistema de loot necesita de una urgente revisión
  • Mapa excesivamente grande