Análisis de SpellForce III Reforced (PS5). El híbrido entre RPG y RTS aterriza con éxito en consolas

SpellForce III

La fantasía medieval de la saga SpellForce llega a consolas con un título de rol con elementos de estrategia en tiempo real

Cuatro años después del lanzamiento en PC de su edición base, Grimlore Games y THQ Nordic lanzan SpellForce III: Reforced. Esta versión definitiva del título supone, además, el debut de la saga en PlayStation y Xbox. En los últimos años, hemos podido disfrutar de adaptaciones de cRPGs a consolas que, contra todo pronóstico, han resultado muy satisfactorias. ¿Será también el caso de la saga SpellForce? Te lo desvelamos en este análisis.

La trama de SpellForce III: Reforced nos transporta 500 años antes de los acontecimientos acaecidos en The Order of Dawn, la primera entrega de la saga. Es decir, nos encontramos con una precuela cuyo objetivo principal es el de tratar de dar un contexto a la creación del Círculo de Magos.

Una plaga mágica que amenazas a las gentes de Eo

El título comienza con un prólogo en el que el poderoso mago Isamo Tahar se encuentra encabezando una rebelión contra la Corona. En este conflicto bélico, conocido a posteriori como las Guerras Mágicas, tomaremos el control del implacable general Sentenza Noria y sus aliados en la misión para detener a Tahar. Tras llegar a la guarida del rebelde, vemos como el hechicero está a punto de ejecutar a su propio hijo debido a su intento de traición. Conseguimos salvar al hijo de Tahar, pero el artífice de la rebelión consigue escapar y asesina a uno de nuestros camaradas en el proceso.

Tras lo sucedido, en un editor de personajes nos permitirá personalizar al hijo de Tahar, nuestro protagonista en SpellForce III. Después de que el general Noria nos rescatase, la reina Ayelith nos perdonó por los pecados de nuestro padre y ahora formamos parte de la Guardia del Lobo. En una impresionante secuencia cinemática asistimos a los eventos que concluyeron las Guerras Mágicas y a la derrota de Isamo Tahar en la Fortaleza Gris.

En el prólogo de SpellForce III: Reforced asistimos a las últimas fases de las Guerras Mágicas

A pesar del fin del conflicto, ocho años después, las cicatrices de las Guerras Mágicas siguen atormentando a las gentes de Eo. Un culto conocido como la Pureza de la Luz ha comenzado su caza de brujas particular para exterminar a aquellos que utilicen la magia. Por si fuera poco, una plaga conocida como el Hervor de la Sangre está exterminando a centenares de habitantes de diversas poblaciones.

Como miembros de la Guardia del Lobo, marchamos junto a Sentenza Noria y el resto de nuestros compañeros a investigar algunos casos de Hervor de la Sangre en las proximidades. Sin embargo, esta misión de reconocimiento resulta ser una tapadera para asesinar a todos los enfermos con el propósito de controlar la plaga. Acabamos encarcelados y sentenciados a muerte tras negarnos a obedecer las órdenes cuando, de repente, escuchamos una canción. La melodía, según habladurías, supondría un aviso de una nueva cepa de esta plaga mágica.

El catalizador que abre el conflicto principal en este SpellForce III es la misteriosa enfermedad conocida como el Hervor de la Sangre

Gracias a la ayuda de un aliado inesperado, conseguimos escapar junto a Yria, una elfa con aptitudes mágicas, y se nos encarga encontrar el origen del Hervor de la Sangre. Como siempre, nuestra tarea no será nada sencilla, por lo que será necesario conseguir información, equipo y, sobre todo, muchos aliados.

En general, en SpellForce III nos encontramos con un apartado narrativo que cumple sin demasiadas pretensiones su objetivo: ofrecer un hilo conductor para nuestra aventura en un contexto de fantasía medieval. De esta manera, los giros argumentales no serán un elemento demasiado común en esta trama, sino que se mantiene bastante lineal hasta casi el final. Además, en puntos concretos tendremos cierta capacidad de toma de decisiones que no tendrá influencia más allá del futuro inmediato.

Por otra parte, aunque los personajes principales de SpellForce III, especialmente Tahar y Noria, gozan de cierta profundidad, los secundarios resultan bastante anclados en el cliché y con una evolución muy limitada. En este sentido, donde el título hace un mejor trabajo, sin duda, es en la construcción de su mundo y en el rico lore de Eo. El volumen de información sobre este universo que encontraremos en diálogos y documentos es abrumador.

Nuestra misión principal será encontrar el origen y la cura al Hervor de la Sangre, para lo que necesitaremos muchos aliados

El que mucho abarca…

A nivel jugable, en SpellForce III: Reforced nos encontramos con un título de rol que introduce diversos elementos del género de estrategia en tiempo real. Así pues, dentro de la partida gozamos de una presentación en vista isométrica alejada y un clásico sistema point and click.

A la hora de avanzar por el mundo nos encontramos con un esquema típico de RPG clásico. Tenemos un elenco de personajes principal que se irá ampliando, un sistema de equipo con diferentes rarezas y un método de progresión por niveles con varios árboles de habilidad por cada clase. En dicho árbol podremos desbloquear habilidades especiales que, posteriormente, ejecutaremos desde sus respectivos accesos directos. Por otro lado, al subir de nivel nuestros atributos no mejorarán de forma automática, sino que nosotros tendremos que distribuir los diferentes puntos a las estadísticas.

En SpellForce III: Reforced el mundo y los personajes se nos presentan, como es común en este género, en vista isométrica

En la campaña principal de SpellForce III, las diferentes secciones van variando en su planteamiento. Habrá mapas o momentos en los que nos encontraremos ante un RPG en el sentido más ortodoxo de la palabra: exploración y secretos, misiones secundarias, ritmo pausado y controlaremos únicamente a nuestros personajes principales.

En las secciones focalizadas en la parte de RTS de SpellForce III nos encontraremos con mecánicas de dominio. Es decir, comenzaremos en un punto determinado del mapa con nuestros personajes y un ejército minúsculo que tendremos que ir ampliando. ¿La forma de ir ganando terreno a nuestro rival? Al más puro estilo Age of Empires, a golpe de construcciones, desarrollos, economía de guerra y una buena gestión de los recursos.

En estas fases es quizá donde encontremos los momentos más espectaculares e intensos de SpellForce III. Las etapas de la batalla en las que hemos sabido organizarnos para acumular un número de soldados considerable y los lanzamos al centro de mando del rival suponen todo un subidón de adrenalina. En este sentido, además, la dificultad está excelentemente medida para obligarnos a actuar con cabeza sin que llegue a resultar tedioso.

Algunas secciones seguirán un esquema de RPG clásico con todo lo que ello conlleva

Sin embargo, el mayor fallo en cuanto a lo jugable del título de Grimlore Games y THQ Nordic, lo encontramos en que, aunque las partes RPG y RTS del título están bien planteadas, ninguna de ellas goza de un nivel de profundidad significativo. Es evidente que jugablemente el título resulta divertido y desafiante; es decir, funciona. Pero conforme avanzamos se van evidenciando cada vez más las costuras de estas dos mitades del título, en especial de la parte estratégica.

Puesto que el modo campaña del título, por requerimientos de la trama, está relativamente encorsetado, la experiencia más satisfactoria y con más potencial que encontramos en este título la encontramos en su magnífico modo viaje. En este modo de juego, tendremos que crear a nuestro héroe desde cero, conseguir aliados y embarcarnos en nuestra propia odisea.

Los diferentes mapas o contratos son realmente variados y en ellos podremos aprovechar al máximo todas las posibilidades que este SpellForce III puede ofrecernos. Por si fuera poco, este modo no se limita únicamente a los mapas y objetivos predeterminados, sino que podemos jugar en contratos creados por los propios jugadores. El nivel de posibilidades de este modo resulta simplemente apabullante.

Los momentos clave de las escaramuzas bélicas contra nuestros rivales son realmente espectaculares

Además del modo viaje, en esta edición Reforced nos encontramos el modo escaramuza, en el que nos batiremos contra otros jugadores en una batalla estratégica, y el modo arena, una suerte de modo horda en cooperación con otros usuarios. Todos estos modos, incluyendo la campaña, pueden disfrutarse junto a otros jugadores de forma online.

Finalmente, para culminar esta valoración del apartado jugable de SpellForce III: Reforced, nos gustaría destacar el buen trabajo de adaptación del esquema de control del título al formato consola. Una labor que se ha resuelto con relativo éxito, pero que encuentra su punto más flaco en el escaso trabajo realizado a la hora de adaptar su interfaz. Nada más comenzar nuestra aventura nos encontraremos con una interfaz extremadamente intrusiva y caótica que puede quitarle las ganas de seguir a más de un jugador.

El mundo de Eo nunca había lucido tan espectacular

En cuanto al apartado técnico y artístico, lo primero que salta a la vista es lo variadas y repletas de detalles que resultan las tierras de Eo. Desde campos devastados por la guerra hasta ruinas ancestrales o imponentes castillos, todos ellos diseñados y construidos con un nivel de calidad excelente. De nuevo, nos gustaría destacar la impactante estampa que deja en nuestras pantallas la batalla final de una contienda.

Los momentos más espectaculares a nivel visual de SpellForce III: Reforced los encontramos en las contiendas bélicas

A pesar de que a nivel general nos encontramos un apartado técnico muy solvente, con un trabajo de iluminación que ensalza y potencia la belleza del conjunto, en PlayStation 5 nos hemos encontrado algunos fallos gráficos. El más frecuente de ellos quizá sea el extraño flickering o parpadeo que encontramos en puntos aleatorios del mapa, especialmente al movernos.

La banda sonora de SpellForce III: Reforced cumple también su función, aunque exceptuando situaciones muy concretas, únicamente encontramos melodías ambientales que quedarán en un segundo plano. Durante las batallas, los efectos de sonido resultan bastante acertados, siendo la mayoría de ellos efectos de choque de espadas, construcciones cayendo y gritos de los soldados.

Los escenarios de SpellForce III: Reforced están muy cuidados y repletos de detalles

El doblaje al inglés del título, en especial el de los personajes principales, resulta también de bastante calidad, brillando especialmente la magnífica interpretación de Doug Cockle, más conocido como el Lobo Blanco de Rivia. En cuanto a la localización al castellano, aunque la mayoría de los textos están bien traducidos y cuentan con un buen nivel de calidad, hemos encontrado algunas erratas y varias líneas de texto que se han mantenido en inglés.

Veredicto

SpellForce III se estrena de forma exitosa en consolas con esta edición Reforced. Un título que sabe combinar sus facetas de RPG y RTS en una variada aventura que disfrutarán los amantes de ambos géneros. El modo campaña, el genial modo viaje y el resto de modos nos proporcionarán una cantidad ingente de horas de juego tanto en solitario como en compañía. En resumen, un estupendo primer contacto para los jugadores que se sientan atraídos tanto por la saga como por el género.

SpellForce III: Reforced

Duración: +40 h.
7.5

Jugabilidad

7.0/10

Gráficos

8.0/10

Sonido

7.0/10

Innovación

8.0/10

Narrativa

6.5/10

Diversión

7.0/10

Duración

9.0/10

Aspectos Positivos

  • El buen equilibrio entre las partes de RPG y RTS
  • La belleza y variedad del mundo de Eo
  • El magnífico y lleno de posibilidades modo viaje
  • El trabajo de construcción del mundo

Aspectos Negativos

  • Un apartado narrativo que podría haber dado más de sí
  • La poca profundidad de la parte de RPG y estratégica
  • Algunos errores gráficos
  • La limitada evolución narrativa de los personajes secundarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí