Análisis de Spider-Man: Miles Morales. ¡El sucesor de Peter Parker llega cargado de energía!

Análisis de Spider-Man: Miles Morales. ¡El sucesor de Peter Parker llega cargado de energía!

Spider-Man Miles Morales es una divertidísima aventura que nos demuestra cómo debe hacerse un buen videojuego de súper héroes.

Da la sensación en algunas ocasiones, que hacer un juego de súper héroes es algo fácil, no quiero mirar a cierto juego de un grupo de señores y señoras de lo más variopinto que quieren vengar cosas, pero, me parece el ejemplo más claro y más reciente de que no sólo es cuestión de tener el nombre de uno de estos queridos personajes y un “moñeco” con pinta de los mismos al que podamos manejar. No. La clave es que sintamos que estamos manejando a nuestro héroe o heroína favoritos o incluso, que nos sintamos en su piel.

Esto es algo que Spider-Man Miles Morales consigue de forma impecable. Y no hablo solo de balancearnos de forma deliciosa –y rebosante de envidia, debo reconocer- entre los rascacielos de Manhattan. Hablo de combatir como él, e incluso, de comportarnos como Miles, conectando con el personaje tanto con máscara como sin ella.

 El nuevo héroe del Harlem. ¡Es hora del relevo, Peter!

Como seguramente sepáis, Spider-Man Miles Morales arranca después de los hechos del anterior Spider-Man. Así que, la primera cuestión que se me antoja resolver antes de continuar con el análisis en cuestión es: ¿Se puede disfrutar de este lanzamiento sin haber jugado el anterior? La respuesta es un rotundo sí. Y para que conste, yo soy precisamente una de esas personas que no jugó el original.

Miles Morales es un chico muy carismático y un gran Spider-Man.

Por suerte, lo primero que hará Spider-Man Miles Morales al comenzar es mostrarnos un conciso resumen sobre todo lo acontecido en el anterior juego. Evidentemente, aunque nos pongamos al día y nos enteremos de todo lo necesario para disfrutar de este juego, los spoilers de la anterior entrega están garantizados. Con lo cual, disfrutable sí, pero sacrificaréis cualquier tipo de sorpresa que la entrega anterior os pudiera brindar.

Rhino será el primer jefe al que nos enfrentemos en Spider-Man: Miles Morales.

Dicho esto, la trama comienza con un jovial y optimista Miles Morales en sus primeros compases como Spider-Man, todavía en formación ante la atenta mirada del ya veterano Peter Parker. El juego arranca de forma totalmente espectacular, con una persecución por toda la ciudad llena de explosiones y acción, que deja clara la intención del título de ser justamente eso, puro espectáculo, y vaya si lo consigue.

Análisis de Assassin’s Creed Valhalla

Después de este prólogo a modo de tutorial, Spider-Man Miles Morales abrirá Manhattan para nosotros y comenzaremos nuestro viaje como el hombre araña en solitario, ya que Peter se marchará de vacaciones unos días a Europa. –Tranquilo, todo irá bien- le dice un convencido Miles a Peter.

Obviamente nosotros como jugadores sabemos que no será así, y nos veremos envueltos en un ataque a la ciudad por parte de un grupo criminal que se hacen llamar “Los Underground” y que utilizan una avanzada tecnología para sembrar el caos en su búsqueda de un nuevo combustible súper eficiente producido por la compañía tecnológica Roxxon.

“Volar” entre los edificios de Manhattan al atardecer es una delicia jugable y visual.

En base a investigar quiénes son estos nuevos enemigos se tejerá el argumento de Spider-Man Miles Morales, que, si bien no es en absoluto sorprendente, no le hace ninguna falta. Funciona perfectamente para un juego de súper héroes, para una historia del hombre araña y, sobre todo, mantiene un buen ritmo en casi todo momento, seguramente favorecido por su estructura y duración más propias de una expansión, donde no se toma tanta calma con 30 o 40 horas de juego en el horizonte.

Lee aquí nuestro análisis de Ghost Runner

Y, sin embargo, en algunos puntos sigue, tanto a nivel narrativo como jugable, empañándose ligeramente por esa especie de obsesión innecesaria de estirar (que no ampliar) la duración de los títulos. Encontrándome obligado a acudir a la APP para hacer misiones de recadero para que la trama avance o a enfrentarme a otros 50 enemigos “masillas” cuándo el título me había avisado previo cartel de que me disponía a encarar el final del juego.

Final por cierto muy bueno, por lo que, mi pregunta es: ¿Qué se gana con este tipo de prácticas, estirar el juego artificialmente 40 minutos? Insisto, el resultado es muy bueno, tanto que esos momentos de más son aún más perceptibles y, en lugar de sumar, restan un poquito.

No estoy vigilando Manhattan, estoy contemplando las vistas y usando el modo foto. ¡Eh, mira! ¡La torre de los Vengadores! Por lo visto no les va muy bien…

En cualquier caso, aparte de esta cuestión, Spider-Man Miles Morales nos deja a un gran protagonista. Miles es un chico muy carismático –más que Peter Parker en lo personal- y que además se mueve en un entorno mucho socialmente mucho más rico en cuanto a trasfondo y posibilidades que Parker. Después de disfrutar de este título, creo que Miles ha llegado a los videojuegos para quedarse o, al menos, así lo espero.

El mismo Spider-Man de siempre a los mandos. ¡Pero ahora con rayos!

En su apartado jugable Spider-Man Miles Morales es muy, muy continuista con respecto a su entrega anterior. Algo lógico, si tenemos en cuenta que esto no deja de ser una expansión “Stand Alone”. Y sí, sé que he dicho que no había jugado el anterior, pero he hecho mis deberes antes de sentarme a escribir estas líneas, prometido.

Si pasas por Times Square hay que hacerse un selfi, ya seamos personas de a pie o el propio Miles Morales.

¿Cuál es la mayor novedad de este título entonces? Los nuevos súper poderes de los que hace gala Miles. El nuevo hombre araña tiene la capacidad de generar bio-electricidad y hacerse invisible. La segunda de las nombradas está bien, ayuda al sigilo pero…bueno, no deja de ser invisibilidad. Sin embargo, ¡la bio-electricidad! Esta nueva habilidad nos dejará momentos realmente espectaculares.

Miles es muy poderoso, y puede utilizar este recurso en combate para derribar a los enemigos más duros, para romper escudos y para hacer algunos movimientos que, no os vamos a engañar, están un poco rotos, pero se disfrutan un montón.

Los combates de Spider-Man: Miles Morales no son muy profundos en lo mecánico, pero son divertidos y tremendamente espectaculares en lo visual.

El resto de facetas funcionan igual, para lo bueno y lo malo. Esto lo digo principalmente por las secciones de sigilo, que, sin estar mal, se sienten algo insípidas y son muy simples en su resolución. Ya que cualquier altura por mínima que sea hará que los enemigos no nos vean, ni tampoco tienen un oído muy fino.

Tampoco la percepción, si tenemos en cuenta que en un garaje haya 6 tipos, y que uno de ellos al darse la vuelta encuentre que sus 5 compañeros han desaparecido por arte de magia y no le parezca de extrañar. Como digo, males menores, no afectan en general, pero nuevamente dejan ver que las innovaciones en la nueva generación no tienen que ir solo por las mejoras gráficas, sino en este tipo de cuestiones.

También habrá momentos más tranquilos en los que manejar a Miles Morales sin el traje de Spider-Man, están muy bien medidos y se disfrutan mucho.

Evidentemente, como juego de mundo abierto que es, tendremos actividades y misiones secundarias por doquier. Como dato bueno, debo decir que no las he sentido nada intrusivas salvo en un par de puntos o tres de la campaña como comentaba antes en esa absurda práctica de querer estirar. Muchas de ellas son de encontrar y recolectar objetos, y las podremos hacer de camino de una misión a otra. Y el resto, podremos solicitarlas voluntariamente desde la APP disponible para esto.

No es next-gen, pero casi.

Sobre su apartado audiovisual, poco puedo decir de Spider-Man Miles morales, poco, pero no por ello malo. El juego es simplemente espectacular. Lo he podido disfrutar en PlayStation 4 Pro y la calidad gráfica de la que hace gala mientras me balanceaba sobre las calles de la ciudad me dejaba constantemente con la boca abierta.

La app de nuestro móvil nos permitirá comenzar misiones secundarias y encargos breves cómodamente en cualquier momento y lugar.

Además, el juego no ha sufrido prácticamente ninguna ralentización, tan sólo en un punto concreto de la historia con mucha tormenta de nieve y han sido mínimas. Sorprende que un juego de tanta potencia visual, tanto en grandes distancias como en cercanas, donde los personajes tienen un nivel altísimo, se mueva de una forma tan estable y sin ningún problema en el hardware de la ya anciana –para esta industria- PS4.

Spider-Man Miles Morales me ha dejado también una lección sobre estas cuestiones: No sólo influye la potencia de la máquina en la que se esté moviendo el título, influye también el cariño y la optimización que el estudio haya querido dedicar al juego. Y en este caso, Insomniac ha hecho un trabajo simplemente impecable con Spider-Man Miles Morales.

Miles Morales ha llegado para quedarse como Spider-Man junto al veterano Peter Parker.

En el apartado sonoro el juego mantiene la calidad de doblaje a la que nos tienen acostumbradas las grandes producciones de Sony, es decir, excelente. Y en cuanto a su banda sonora, el repertorio de canciones que se alternan entre piezas orquestales y otras de hip-hop y hasta temas latinos en la línea de la personalidad de Miles y su barrio, es también de un muy alto nivel.

Veredicto

Spider-Man Miles Morales, es un juegazo, ya está. Podría escribir otras mil líneas sobre ello, pero creo que con eso hay poco más que añadir. Consigue todo lo que un juego de súper héroes debería conseguir en su plano jugable y narrativo, y lo hace con un apartado audiovisual apabullante.

Los únicos errores en los que tropieza de forma leve son los inherentes al género de mundo abierto y que deberían empezar a modificar, como la necesidad de estirar en puntos específicos las horas de juego de forma forzada o una inteligencia artificial que, especialmente en las secciones de sigilo, se muestra ciega, sorda y muda.

Otro debate es el tema del precio, igual –o superior- al de la entrega anterior, siendo el que nos ocupa hoy una “expansión”. Sinceramente, yo que no disfrute del “completo”, siento que este título sí lo ha sido para mí. De hecho, quizá si hubiera durado 20 horas más no lo hubiese disfrutado tanto. El refranero está trillado pero no por eso deja de tener razón: Así que, lo bueno, si breve, dos veces bueno, y Spider-Man Miles Morales es muy bueno.

Spider-Man: Miles Morales

Duración: 10 h
8,5

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

9.0/10

Sonido

8.0/10

Innovacion

6.0/10

Narrativa

7.0/10

Diversión

9.0/10

Duración

8.0/10

Aspectos Positivos

  • Espectacular a nivel audiovisual.
  • El balanceo es exquisito.
  • Miles Morales es un gran protagonista.
  • Te hace sentir como el auténtico Spider-Man, así se hace un videojuego de súper héroes.

Aspectos Negativos

  • La historia es correcta pero resulta bastante predecible.
  • El sigilo y la IA enemiga tiene que pulirse.
  • Aunque de forma leve, sigue cayendo en la manía de estirar ciertos momentos sin necesidad.