Análisis de Stonefly (PS4). La vida en un árbol

Stonefly

Stonefly es un juego de plataformas donde tendremos que luchar contra todos los insectos que viven en las copas de los árboles.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

La desarrolladora Flight School, afincada en Dallas, no solo se dedica a hacer juegos sino que también produce películas con premios en Cannes. Además se atrevieron a adentrarse en la VR con el juego Island Time VR. Pero su último juego fue el exitoso Creature In The Well lanzado en septiembre del 2019. El pasado 1 de junio lanzaron para todas las plataformas el juego Stonefly.

Análisis de World´s End Club (Switch). Una mezcla agridulce

Stonefly nos cuenta la historia de una chica llamada Annika que vive con su padre dentro de un árbol. Su padre es mecánico y trabaja con unos mecas y nos demanda que recolectemos un material. Al salir al exterior a por nuestra nave nos daremos cuenta que somos como unos humanos muy pequeños que tendremos que lidiar con los bichos que habitan el árbol.

La nave en forma de araña será nuestro único modo de movimiento. Una vez llegamos a casa, nos acostamos y al despertar nos han robado la nave. Aquí empieza nuestra aventura para poder recuperar nuestra nave.

Los áfidos son enemigos perfectos para farmear en Stonefly

Como en todo viaje nos darán una chatarra de máquina y a base de recolectar y compraventas podremos mejorarla, para poder acceder a diferentes partes de los árboles y poder avanzar en nuestra aventura en Stonefly.

Desde el tutorial el juego nos deja claro cómo va a ser, y marca las tres partes en las que se puede dividir Stonefly. Las bases donde descansaremos son el lugar elegido para grabar la partida, y la primera de las partes importantes del juego. Allí también podremos comprar piezas para mejorar nuestro Meca y poder encarar los diferentes retos con posibilidades de sobrevivir.

Podemos mejorar mucho la nave a lo largo de nuestra partida en Stonefly

La segunda parte son los Áfidos Alpha, unos escarabajos gigantes en los que nos posaremos en su lomo. Ellos son pantallas de bonus donde tendremos que ser rápidos y farmear todo lo que podamos dentro de un límite de tiempo y asediados por hordas de enemigos. La tercera y más importante es la exploración del mundo, donde avanzaremos en la historia, recolectaremos recursos y lucharemos contra hordas de enemigos.

La exploración es un elemento imprescindible de Stonefly. Tendremos que explorar las ramas del enorme árbol. Aquí empezamos a ver las carencias del juego, la cámara a la hora de movernos nos molestara más que nos ayudará. Los puntos ciegos son abundantes y en algunas ocasiones llegando a ser desesperantes. Explorando llegamos a unos puntos predefinidos donde encontraremos las batallas.

El tiempo que tardamos en volver del descanso se hace muy largo

Nos rodeará una burbuja y no podremos escapar hasta terminar con la mayoría de los enemigos. La cantidad de enemigos en algunas ocasiones es absurda pudiendo ser definido como un rogue lite ya que morir es inevitable, una vez morimos volvemos a aparecer en el campamento y tendremos los recursos conseguidos antes de morir. Morir no tiene penalización, pero desde que morimos hasta que volvemos a tener el control pasa mucho tiempo de forma absurda, ya que no es tiempo de carga, mostrándonos las mismas frases una y otra vez.

La lucha es frenética en Stonefly y en algunos momentos muy confusa. La gran cantidad de enemigos y las distintas formas de atacar a distancia y cuerpo a cuerpo nos pondrá en aprietos constantemente. Los enemigos en muchas ocasiones parecen tener proyectiles guiados porque nos dan desde gran distancia y mientras nos movemos, llegando a desesperarnos varias veces.

El apartado gráfico de Stonefly resulta muy agradable

Los enemigos solo pueden ser derrotados si los aturdimos y los lanzamos de las ramas mediante un empujón que tiene un tiempo de carga, decisión que nos complica mucho la vida si estamos en un sitio grande o que tiene paredes en la mayoría de los costados y hace que el combate se sienta repetitivo muy rápidamente. Además de todo esto, los enemigos solo aparecen en lugares donde tenemos recursos, así que toca luchar mientras intentamos recolectar el máximo número de minerales, mientras intentan robarnos todos los que necesitamos, dando un extra de tensión y más momentos de indefensión.

Para lidiar con esto tendremos ocho acciones básicas sin contar el empujón para deshacernos de nuestros contrincantes, siendo las bombas el ataque más esencial y el que más utilizaremos. Uno de los más útiles es un escudo que nos dará un respiro y podremos aprovechar para recoger materiales sin ser acosados. Pero no todo es malo, la reparación de la nave es “gratis” ya que cuando pulsemos para reparar la nave empezará a repararse y veremos como la barra sube hasta el final.

En los campamentos organizamos nuestros próximos pasos

Análisis de Castle Flipper (PC). Trabajar en el medievo

Aunque al recibir daño durante la reparación se detiene por lo que tenemos que movernos rápidamente para no recibir daño y poder volver a estar operativo, ya que cuando vamos sufriendo daño, vamos perdiendo habilidades.

Los enemigos son los insectos que pueblan el árbol y tendremos desde orugas hasta grandes escarabajos, pasando por arañas que saltaran para empujarnos fuera y avispas que se nos pegaran a la nave atacando sin piedad. Dentro de cada insecto tendremos variaciones pero que no dejan de ser el mismo con otro color y un extra de vida o de ataque.

No todos los árboles se ven igual

Encontraremos algunos enemigos fuera de las zonas de combate si rompemos algunas rocas mientras exploramos, pero al ser uno o dos y situados en ramas más bien pequeñas son fácilmente eliminables, cosa que no ayuda mucho a la sensación de repetición. También disfrutaremos de enfrentamientos con jefes de zona mucho más grandes y con mecánicas diferentes, que dan un aire fresco al título durante la lucha.

Nuestra nave es altamente personalizable, desde color hasta forma y se pueden insertan gran cantidad de mejoras en cualquier momento. El farmeo es constante, y por si fuera poco tenemos un momento que nos obligan a recolectar para ayudar a un compañero dándonos la sensación de no progresar en la aventura y dejarnos con ganas de acabar rápido.

A lo largo de Stonefly conoceremos a más personajes

El apartado artístico y visual es bonito, tiene personalidad aunque el mundo que nos presenta, al ser ramas de árbol, no es muy variable, pero no llega a hacerse repetitivo, las secuencias son en forma de cómic pero un poco lentas, ya que con la misma imagen y bocadillo podemos estar más de diez segundos, alargando la secuencia de forma artificial.

La música es muy adecuada y no se hace repetitiva aunque si nos fijamos no es muy extensa. Acompaña muy bien la acción en cada momento, sin llegar a ser molesto a lo largo del juego.

Nuestra aventura también tiene lugar por la noche

Veredicto

Stonefly es un juego que teniendo unas carencias muy visibles, nos retara llevándonos de rama en rama en busca de recursos y de la nave robada, que nos puede dar unas buenas horas de diversión y desesperación a partes iguales. La lucha es estresante y desafiante a partes iguales, aunque el exceivo farmeo para poder avanzar con garantías no compensa. Stonefly es un juego con muchas carencias y muchas buenas ideas, con un combate divertido que acabará siendo repetitivo.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Stonefly

Duración: 10 h
5.5

Jugabilidad

5.0/10

Gráficos

7.0/10

Sonido

6.0/10

Narrativa

6.0/10

Innovación

5.0/10

Diversión

4.0/10

Duración

6.0/10

Aspectos Positivos

  • La gran variedad de personalización y mejora de la nave
  • El apartado artístico con personalidad

Aspectos Negativos

  • El farmeo excesivo
  • La lucha acaba siendo loca y repetitiva
  • Los tiempos de espera después de morir son desesperantes