Análisis de Streets of Rage 4 (PS4). Las calles de Oak Wood City necesitan de nuevo nuestra ayuda

Streets of Rage 4

Analizamos Streets of Rage 4, la nueva entrega de la legendaria saga de Sega, que nos hace recordar esas tardes de los 90 en las que éramos nosotros contra el barrio.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

La saga Streets of Rage reinó en los años 90 en la Sega Megadrive. Sus espectaculares gráficos, sus pulidas mecánicas y su alucinante banda sonora dejaron tras de sí a una legión de fans enfervorizados. Ahora, 30 años después, Dotemu intenta trasladar su esencia a los sistemas actuales. ¿Habrán conseguido su objetivo? ¿Seguirá siendo divertido recorrer el barrio repartiendo toñinas? Descúbrelo en este análisis.

La guerra de las consolas de 16 bits entre Nintendo y Sega fue muy cruenta y no solo se desarrolló en el campo de la publicidad: en los patios de los colegios o eras de Sonic o eras de Mario. Uno de los primeros golpes maestro de la gran N consistió en recibir una excelente conversión de Final Fight, la recreativa de Capcom, que tenía además unos gráficos espectaculares que ayudaban a vender la consola.

Historia de los videojuegos: Nintendo contra Sega

Sega contratacó con Streets of Rage, un digno “yo contra el barrio” en el que, usando uno o dos combatientes, teníamos que superar una serie de fases. Es un buen juego, pero fue su continuación, Streets of Rage 2 la que elevó el nivel superando completamente a su rival de Capcom. Finalmente, una tercera entrega agregó más personajes y elementos sobre una base ya excelente.

De nuevo, toca lanzar golpes a diestro y siniestro

Como he comentado, la primera entrega era una propuesta interesante, pero fue la segunda la que consiguió no sólo hacer frente al clásico de Capcom sino superarlo de lejos. Destacó por sus mecánicas de juego, la variedad de escenarios y personajes, sus espectaculares gráficos y, sobre todo, por su increíble banda sonora que llevaba las posibilidades de la consola de 16 bits de Sega al límite. Sin duda, un clásico atemporal que no se olvida.

Han pasado ya unos cuantos años desde que fue lanzada esta última entrega. La tecnología ha evolucionado mucho y los beat ‘em up hace tiempo que no son el género de moda. Pero DotEmu, con la ayuda de Lizardcube y Guard Crush Games, han decidido unir sus fuerzas para presentarnos una cuarta entrega que cuenta todas las bendiciones de Sega -aunque no con su participación-.

Una ciudad con problemas -para variar-

10 años hace ya desde que nuestros héroes acabaron con el reinado del terror de Míster X y, por tanto, la paz llegó a Wook OAK City, al menos durante un tiempo. Lamentablemente en Streets of Rage 4 un nuevo sindicato del crimen, encabezado por los hijos del señor X, los gemelos Y, han decido hacerse con el control de la ciudad. Para ello quieren realizar un lavado de cerebro masivo utilizando una peligrosa música hipnótica. Afortunadamente, Blaze Fielding, Axel Stone, Cherry Hunter y Floyd Iraia van a intentar pararles los pies, aunque, según avanza la historia, se irán sumando más personajes.

A nivel de mecánicas en Streets of Rage 4 nos encontramos ante un beat ‘em up clásico, un yo contra el barrio. En este título vamos de izquierda a derecha golpeando -y evitando que nos aticen- a todos los enemigos que se nos crucen en el camino. Podemos hacerlo de manera individual, en pareja o en trío, ya sea jugando en local o vía Internet.

Inicialmente tenemos disponibles cuatro personajes seleccionablesBlaze, Axel, Cherry y Floyd, cada uno con su propio y diferenciado estilo de lucha. Conforme avanzas la historia desbloqueas a un viejo conocido con un estilo muy equilibrado -me callo quién es-, y, si eres capaz de terminar Streets of Rage 4 en los modos más difíciles podrás elegir a los personajes de las entregas anteriores que faltan con un estilo gráfico pixelado calcado del original.

El jefe de policía tiene claras las ideas

En cuanto a la jugabilidad, en Streets of Rage 4 disponemos de un botón para golpes normales, uno para ataques especiales que te quita algo de energía: eso sí, puedes recuperarla si atizas a los adversarios sin recibir ningún daño durante unos segundos. Sin duda, hay que apostar por este golpe si te sientes seguro de que los golpes enemigos no te van a impactar.

Tenemos también el botón de salto para combinar con los los botones de ataque. Por último, tenemos el poder especial de cada personaje: consumiremos una estrella cada vez que lo utilicemos, aunque éstas se pueden recargar al inicio de la fase y cuando aparecen como bonus al destruir un objeto en el escenario. Cuidado, son muy escasas y hay que usarlas bien. Si no tenemos que echar mano de ellas en la fase, recibiremos bonus extras al terminar el nivel.

En Streets of Rage 4, si te acercas a los rivales los agarras de manera automática y puedes darles golpes o lanzarlos contra sus compinches. Hay que ir con cuidado, ya que ellos también pueden realizar sujeciones, especialmente cuando parpadean en rojo: en ese momento van a por ti y deberías esquivarlos.

Dos tipos duros limpiando el barco

Golpea con lo que tengas a mano

Conforme avancemos por los escenarios de Streets of Rage 4, podremos recoger armas del suelo o arrebatárselas a los rivales al golpearlos. Éstas se pueden usar para dar golpes o se pueden arrojar contra los adversarios: eso sí, tienen usos limitados, así que cuando se gasten desaparecerán. A veces usar armas es bastante contraproducente y debes elegir sabiamente si las usas o no dependiendo de tus contrincantes.

Los enemigos en Streets of Rage 4 son de dos tipos: los habituales masillas, que tienen poca energía y aparecen en decenas y los jefes finales, que son más duros, cuentan con ataques más potentes y con patrones específicos que debemos aprender para poder superarlos. Todos ellos tienen un estilo propio, aunque conforme avanzamos en el título vuelven a aparecer y la segunda vez que te enfrentas a ellos ya no resultan tan duros.

En Streets of Rage, cuantos más mejor

Streets of Rage 4 nos ofrece varias modalidades con las que disfrutar de sus mecánicas: historia, batalla y juego remoto. La trama dura unas dos horas si vas en plan rápido, pero si queremos superarlo con todos los personajes y sacarle todo su jugo su duración se multiplica. El modo remoto está bien implementado y en él se nos pide superar una serie de retos.

No esperes píxeles

A nivel artístico se ha tomado la decisión de no emplear el manido píxel art en Streets of Rage 4. En vez de ello, han recreado todo el aspecto visual del título con un dibujo a mano alzada muy del estilo del cómic francés y empleando animaciones creadas a mano. Si esperabas un juego pixelado, el resultado al inicio puede generar dudas, pero cuando llevas un rato dándole caña todo encaja como un guante y el nostálgico de los 16 bits que tenemos dentro no va a salir de la caverna.

Pese a este nuevo estilo artístico, Streets of Rage 4 es un título que recuerda indudablemente a los clásicos de Megadrive por los cuatro costados. Sus creadores han conseguido que este nuevo estilo mejore el original, pero que no nos lo haga olvidar.

Este jefe final de Streets of Rage 4 se parece mucho a Freddie Mercury

Las animaciones son muy buenas y logran crear una experiencia visual muy fluida lo cual sorprende dado el modesto presupuesto con el que ha contado el estudio. Esta falta de medios se percibe también en que en Streets of Rage 4 se repiten muchos enemigos y jefes; esto, que era común en los 90 debido a las limitaciones de memoria de los cartuchos, hoy en día no tiene mucho sentido. Ahora sobran gigas para poner más variedad, aunque por otro lado es comprensible ya que este aspecto supongo que habría disparado los costes de producción.

Los decorados de Streets of Rage 4 son muy adecuados, tienen muchos toques de humor, bastantes huevos de pascua y conseguirán robarte más de una sonrisa. Reflejan además a la perfección el aire de una ciudad nocturna llena de pandilleros noventeros buscando gresca. El resto de los decorados no tan urbanos también encajan muy bien.

La plantilla de héroes de Streets of Rage 4 es bastante amplia

Una banda sonora de gran nivel

La banda sonora de las anteriores entregas de la saga es legendaria. Afortunadamente, en esta cuarta parte también han participado los compositores japoneses del original Koshiro y Kawashima, aunque el peso principal de la misma ha recaído en Oliviere Derievere. El resultado global raya a gran nivel, pero se notan algunos altibajos en ciertas pistas.

Impresiones de Lemnis Gate

Los efectos de sonido de Streets of Rage 4 son eficaces, pero les falta algo de contundencia. Echamos de menos también un elenco mayor de gritos, alaridos y demás sonidos humanos que hubieran podido dotar de más intensidad a la experiencia.

En un momento dado, nos reencontraremos con viejos amigos pixelados

Veredicto

Streets of Rage 4 cumple su objetivo con creces: ha conseguido recoger perfectamente la esencia de la saga original trasladando a 2021 lo mejor de esta. Los gráficos, la música, el sonido, la jugabilidad y su ritmo no tienen nada que envidiar a otros juegos del género.

Visualmente no impacta tanto como lo hicieron en su día sus predecesores ya que los beat ‘em up hace tiempo que no cuenta con los presupuestos de los Triple A, pero se nota el cariño de sus creadores y compensa la escasez de medios. Si te gusta el género o eres un nostálgico de la saga este juego te encantará y te lo pasarás varias veces, sólo o con amigos ya que además de muy divertido es muy rejugable. Para mí, una propuesta muy recomendable.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Streets of Rage 4

Duración: 10 h.

Jugabilidad

9.0/10

Gráficos

8.0/10

Sonido

9.0/10

Innovación

6.0/10

Narrativa

6.0/10

Diversión

9.0/10

Duración

7.0/10

Aspectos Positivos

  • La banda sonora es increíble, casi al nivel de la del original
  • Bastante rejugables
  • Conserva el ritmo del original

Aspectos Negativos

  • El modo historia se hace muy breve
  • Se echa de menos alguna innovación en cuanto a mecánicas