Análisis de Struggling (PS4). Ayuda a esta criatura deforme a cumplir su épico destino

Análisis de Struggling (PS4). Ayuda a esta criatura deforme a cumplir su épico destino

Struggling es un juego de plataformas basado en físicas que pondrá a prueba tu paciencia y habilidad.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Los títulos basados en físicas llevan ya un tiempo entre nosotros, vinculados normalmente a una dificultad elevada han servido para alimentar los contenidos de muchos streamers que exagerando su frustración nos han generado momentos de entretenimiento. Otra cuestión es enfrentarnos como jugadores ante un reto exigente en el que morir una y otra vez.

Chasing Rats nos ofrece su ópera prima para intentar demostrarnos que esta mecánica puedes ser muy divertida. Analizamos la versión para PS4 para ver si lo han conseguido.

Hace ya unos cuantos años, durante un tiempo, en los juegos para navegador web la tecnología Flash dominaba el medio, era un motor de gráficos vectoriales en 2D -aunque también manejaba sprites– que permitía experiencias interactivas muy sencillas. Con el tiempo fue evolucionando y algunos desarrolladores fueron agregando pequeños motores de física más o menos resultones que dieron lugar a minijuegos donde lanzar objetos o personajes para conseguir llegar a partes complicadas del escenario.

Uno de los títulos más exitosos de esa ola fue el conocido Happy Wheels, en el que usar todo tipo de vehículos para conseguir llegar vivos al final de cada fase. Evolucionando ese concepto, en 2017, fue lanzado Getting Over It with Bennett Foddy, un título en el que manejando a un personaje atascado en un caldero debíamos llegar a la cumbre de una montaña usando como único sistema de movimiento sus golpes de martillo para propulsarnos.

Este producto tuvo un éxito brutal con más de 2,7 millones de jugadores, gran parte de su éxito se debió a la exposición que realizaron los creadores de contenido de este.

Struggling. Un héroe para cumplir la profecía

Chasing Rats Games con el apoyo de Frontier Foundry nos ofrece su primer título inspirándose sin complejos en el título de Benner Foddy pero dando su propia visión en lo estético y jugable.

Este pequeño estudio canadiense está formado por 10 personas en la actualidad, su CEO, Alexis Gallant-Vigneault, afirma que este proyecto “comenzó por accidente”, se trataba de un proyecto para tener un ejemplo que demostrase su valía y la de sus compañeros mientras buscaban trabajo, la idea evolucionó a un personaje formado por una cabeza con dos brazos, cada uno de ellos controlado por cada jugador. Fruto de esta semilla tenemos hoy Struggling.

Análisis de Death Stranding Director’s Cut 

Al iniciar el juego nos encontramos con una escena de introducción épica con aires de la Grecia clásica en la que se nos habla de guerras, marginación y la leyenda de dos héroes salvadores. El problema es que estos aparecen unos cientos de años más tarde de lo que deberían y no son dos apolíneos guerreros si no un engendro bizarro llamado Troy que mezcla dos cabezas en una -la de ambos héroes- y dos repulsivos brazos con vida independiente.

La aventura comienza dentro del laboratorio de experimentación en el que la criatura ha sido creada. Los científicos están de juerga salvaje y uno de ellos al vomitar provoca un accidente que libera a la criatura. Llega el momento de huir del lugar con la única ayuda de nuestra pericia manejando nuestras dos extremidades. Deberemos superar todos los obstáculos que nos impiden escapar y llegar al final de la aventura.

La paciencia es una virtud

Controlamos los dos brazos del personaje, si jugamos en modo un jugador con cada uno de los joysticks controlamos la orientación de cada brazo, si jugamos en modo dos jugadores cada uno de ellos controla un brazo diferente. Con los gatillos -izquierdo y derecho- controlamos el agarre de estos. Si dañan nuestros brazos no pasa nada, vuelven a crecer, pero si el golpe lo recibe la cabeza moriremos.

Struggling. Este laboratorio de investigación necesita mejor iluminación

En ocasiones las extremidades se embrollarán entre ellas o con algún elemento del escenario, en ese momento podemos pulsar el botón de eliminación, el brazo volverá a brotar sin ninguna consecuencia. Es más, conforme avanzamos en el juego será necesario en ocasiones destruir un brazo para poder avanzar. En un determinado momento incluso tendremos una mecánica que recuerda mucho a la de un pinball en la que tendremos que ir sin ellos.

El movimiento se basa en el impulso y la inercia, tendremos que situar los brazos en la orientación adecuada y moverlos hacia la dirección en la que queramos aplicar la fuerza, esta acción combinada con los agarres determinará que podamos superar un obstáculo. Además de estos impedimentos hay elementos del escenario que acabarán con nuestra vida, ya sean objetos puntiagudos o zonas con ácido.

Conforme avancemos en la historia iremos desbloqueando nuevas habilidades dependiendo del escenario como tener los brazos desmontables, o poder injertar uno de ellos para controlar mecanismos e incluso ralentizar el tiempo.  La clave principal de todas formas consiste en coordinar ambos brazos, ya es difícil jugando solo, pero en modo cooperativo la dificultad puede ser épica.

Struggling. Cuidado con las ratas

En este producto se muere mucho, todo el rato, especialmente al principio, la primera media hora puede ser muy frustrante, pero si eres paciente poco a poco irás interiorizando su sistema de movimiento, es entonces cuando todo comienza a tener un sentido, aunque hay que reconocer que en muchas ocasiones terminas llegando de un punto a otro más por insistencia que por habilidad.

Fiel a su idea, pero sin ser repetitivo

Las vidas son infinitas, cada vez que nos eliminen volveremos al checkpoint anterior, de tal manera que el objetivo es llegar al siguiente con vida. El título va grabando partida de tal manera que al volver continuas desde el último punto de control al que llegaste. Sería un buen candidato para hacer un speedrun, difícil, con un motor de físicas poco realista pero nunca injusto.

Además de superar obstáculos el otro gran elemento protagonista son las plataformas, no basta con apurar al último centímetro, tendrás que controlar muy bien la orientación de cada una de las extremidades y su posición para dar el impulso adecuado y no terminar muerto contra un lago de ácido, una colonia de ratas o cualquier otro tipo de enemigo grotesco.

Struggling. Cuidado con el ácido

La experiencia no es para nada repetitiva, vas avanzando poco a poco pero no hay dos fases iguales, a lo largo de todos los escenarios van apareciendo nuevos retos basados en la mecánica de la que hemos hablado, pero con matices que convierten cada nuevo desafío en una novedad. Además, en ocasiones nos hemos encontrado con sorprendentes cambios de mecánica como un pseudo pinball o un minijuego de baloncesto.

En el modo de dos jugadores si jugáis en remoto es básico comunicarse por voz con tu compañero, los líos que os podéis formar manejando a nuestro pobre engendro pueden ser monumentales. Como digieras estas situaciones es clave para la diversión, o bien te lo tomas con buen humor y te ríes un rato, o bien terminas peleado con tu compañero. Menos mal que no hablamos de un título de e-sports competitivo, las broncas podrían ser épicas.

Análisis de Lost Judgment

Como hemos mencionado antes el inicio de la experiencia es muy árido, si no vas decidido a darle una oportunidad puedes dejarlo de lado demasiado pronto, lo cual sería una pena ya que una vez controlas el movimiento de Troy la sensación de frustración desaparece y termina proporcionando buenos momentos. Dado su sistema de checkpoints es además un juego ideal para sesiones cortas, si eres un jugador con poco tiempo es un entretenimiento interesante.

Struggling. Calor, mucho calor

¿Es Struggling un título divertido para todos los públicos? No, el gran público no va a digerir con facilidad la propuesta, no es un título para las masas. Pero si tienes el espíritu abierto a nuevas experiencias de tipo indie si que recomendamos darle una buena oportunidad, la mecánica es exigente pero justa dentro del poco verismo de la física de la propuesta.

El mundo puede ser un lugar muy extraño

A nivel visual en una primera impresión Struggling puede parecer un juego con gráficos vectoriales de los tiempos de Flash, colores planos, pocos degradados, trazo grueso, la intención del equipo creativo es clara. Es verdad que nos encontramos ante un juego 2D, pero ha sido creado utilizando el motor Unity, estamos en 2021 pese a las apariencias.

El estilo artístico de Struggling recuerda a la serie de Rick & Morty pero pasado de rosca, nos encontramos ante una apuesta de lo mórbido como en Carrion o en Mother Russia Bleeds, unos gráficos estilo cómic que se recrean en fluidos viscosos, organismos en descomposición y todo tipo de podredumbre. En otros instantes cambia el paso mostrándonos momentos en apariencia más inocentes, pero con una fuerte carga de surrealismo.

Struggling. Pon un cactus en tu vida

En Struggling la cámara tiene el zoom muy bien posicionado, siempre tendremos la misma vista 2D, pero dependiendo del momento esta se enfocará a mayor o menor distancia. El título además adereza los escenarios con un interesante scroll parallax que dota de profundidad a la experiencia pese a las limitaciones del planteamiento visual. No hay apenas efectos de luz reseñables ni tampoco efectos visuales espectaculares. No es un juego que haya apostado por mostrar músculo tecnológico.

Hay mucha variedad de escenarios, comenzamos en un laboratorio para huir a través del alcantarillado, luego tendremos que enfrentarnos a una especie de mina cavernosa para llegar a un cañón en el desierto. Más adelante deberemos superar los obstáculos de un antiguo templo para terminar en una serie de fases oníricas que son sin duda uno de los elementos más originales de esta propuesta.

Los personajes secundarios de Struggling tienen en ocasiones un diseño pobre y mal animado a diferencia de algún enemigo de tamaño gigantesco que aparece cerca del final, no entraremos en detalles para no hacer spoilers, pero la traca final del juego merece la pena.

Nos encontramos en Struggling por lo tanto ante un apartado visual con una identidad propia muy definida que consigue trasladarnos a ese mundo bizarro lleno de vísceras y fluidos, pero lo hace de una manera poco desagradable, aunque apostando por un humor gamberro y algo chusco.

Struggling. El momento concurso de citas es impagable

Una banda sonora intermitente

A nivel sonoro nos encontramos en Struggling con una serie de efectos de sonido adecuados, pero poco brillantes, no hay voces humanas salvo en un momento hilarante del juego donde el personaje da un emotivo discurso con sus dos mitades con voz masculina y femenina, un monólogo muy bien recitado que sorprende dada la ausencia de doblaje. Las voces son en inglés.

En cuanto a la banda sonora de Struggling, ésta hace acto de presencia en pocas ocasiones, pero cuando lo hace raya a un nivel altísimo, la música del momento “concurso de citas”, del sueño surrealista y de los momentos urbanos con sus espectaculares vientos son lo mejor a nivel artístico del juego, sorprende además su aparición ya que en los primeros compases del juego salvo una machacona música de discoteca luego suele dominar el silencio. Mucho mejor la música que los efectos, eso desde luego.

Struggling. Pedazo de bicho

Veredicto

Struggling es un juego de plataformas basado en físicas cuya mecánica bebe de títulos como Getting Over It with Bennett Foddy o Human Fall Flat dándole un giro narrativo y artístico muy peculiar. Sin ser un título excepcional el resultado es notable, especialmente gracias a la personalidad de sus gráficos llenos de vísceras, fluidos y escenas en ocasiones oníricas.

Struggling puede ser un juego muy frustrante en algunos tramos debido a su dificultad, en otros momentos tendrás la sensación de superar los retos más por insistencia que por habilidad, pero aún así tiene un algo que te engancha y te obliga a intentarlo otra vez. Hay que destacar el modo de dos jugadores cooperativo y la variedad de desafíos que le otorgan mucha variedad evitando la sensación de repetición.

En conclusión, Struggling es recomendable para echarle unas cuantas horas siempre y cuando seas muy resistente a la frustración.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Struggling

Duración: 8 h
7

Jugabilidad

7.0/10

Gráficos

7.0/10

Sonido

7.0/10

Innovación

7.0/10

Narrativa

6.0/10

Diversión

8.0/10

Duración

7.0/10

Aspectos Positivos

  • Impactante a nivel artístico
  • El colorido de algunas fases
  • Muy divertido en modo dos jugadores si los dos sois pacientes

Aspectos Negativos

  • Muy árido en las primeras partidas
  • Los efectos de sonido no están al nivel de la banda sonora