Análisis de Summer in Mara (PS4). Una aventura muy natural

Summer in Mara

Summer in Mara es una aventura muy especial en la que ayudamos a una niña a restaurar una isla mientras aprendemos a respetar más la naturaleza.

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Summer in Mara es un videojuego indie creado por CHIBIG Studio, un pequeño estudio español afincado en Valencia. En este título viviremos una aventura en la que nos inundaremos de naturaleza dentro de una experiencia de aprendizaje donde conoceremos a muchos personajes y llevaremos a cabo misiones, todo ello acompañado de una estética maravillosa. Lanzado originalmente en julio para PC y Nintendo Switch, sale al mercado este diciembre para Xbox y PS4, siendo esta última la versión que voy a analizar.

Trama sencilla que inunda el mar de Mara

Summer in Mara nos presenta a Koa, una niña que vive con yaya Haku en una isla del mar de Mara. Después de introducirnos los conceptos básicos del juego y darnos algunas lecciones morales, la historia da un salto temporal tras el cual todo lo que había en la isla ya no está y, por tanto, lo tendremos que reconstruir, y, lo que es más triste, nuestra abuela ya no está con nosotros.

Nuestra abuela, yaya Haku, nos irá guiando espiritualmente durante la aventura

La protagonista de Summer in Mara es Koa, una niña que consiguió sobrevivir a un naufragio. En seguida, en cuanto empieza el juego, descubrimos que yaya Haku no es humana, y que realmente hace la función de abuela adoptiva, ya que fue ella la que rescató a la protagonista de ese trágico accidente.

Análisis de Oniria Crimes

Koa es una niña curiosa, alegre, sentimental, trabajadora, entregada a los demás. Vaya, todo lo que una abuela querría que su nieta fuese. Y es que desde el primer momento se nos encomienda cuidar de nuestra isla y ayudar a los demás mediante la realización de ciertos recados a cambio de recetas, objetos de construcción, amistades viajeras y mucho más.

Koa en casa, en su isla

La trama de Summer in Mara progresa sobre todo a partir del momento en que una criatura de la raza de yaya Haku, habitantes de Qüalis, interfiere en la isla. A partir de aquí se desarrolla el gran núcleo del juego, en el que tendremos que investigar, y como ya he mencionado anteriormente, recolectar materiales para crear objetos, ayudar a los demás habitantes de la isla, mejorar la ínsula y, sobre todo, conocer la verdad acerca de los hechos que rodean a la querida Koa. No es una trama demasiado elaborada, pero es suficiente para la experiencia que se nos presenta, siendo entrañable cuanto menos.

Manos a la obra en la isla

Ya he mencionado anteriormente que al principio del juego es cuando se nos explican las tareas que Koa realiza en la isla junto a yaya Haku. Y es que en este Summer in Mara cultivaremos, talaremos, picaremos, pescaremos y también cocinaremos; bueno, al menos lo intentaremos.

Análisis de The Pathless

Las mecánicas detrás de todas estas acciones son sencillas. Para cada labor que tenemos que realizar necesitamos una herramienta la cual podremos fabricar accediendo a nuestra casa. En ella construiremos mazos, hachas, azadas… En conclusión, útiles que nos ayudarán en las distintas aventuras y misiones en las islas del mar de Mara y, sobre todo, para restaurar nuestro hogar.

Imagen de Koa talando uno de los pinos de la isla en la que se ambienta Summer in Mara

En la casa de Koa y yaya Haku también podremos llevar a cabo diversas acciones además del crafteo como crear objetos, hacer recetas de comida y dormir. Aunque esto puede parecer relajante, tras el lapso temporal previamente mencionado descubriremos que la isla requiere de todos nuestros cuidados y tendremos que restaurar lo que se ha perdido (animales de granja, cultivos, el pozo, e incluso el barco). Esto no es sencillo, sobre todo porque Yaya Haku ya no está con nosotros y deberemos responsabilizarnos de las tareas que conlleva conservar una isla.

El uso de todas estas herramientas que vamos a ir creando es sencillo, y, aunque no te explican cómo, es muy fácil de averiguar y ejecutar. Pronto nos daremos cuenta de que nos presentan un juego de farming y crafteo pero envuelto con una narrativa muy adorable y unos dibujos increíbles.

Y es que todo lo que hacemos en la isla o en otros lugares tiene justificación. A modo de ejemplo: obviamente, tenemos que comer para sobrevivir y para ello podremos plantar zanahorias, recoger moras o naranja. Y aquí tenemos dos opciones, si estamos fuera de nuestra isla, podremos comérnoslas sin más (al fin y al cabo, es fruta y verdura), o si estamos en casa, podemos realizar una receta de mermelada, un zumo u otras. Pasa lo mismo con otras actividades como la pesca.

Tendremos que realizar diversas cadenas de acciones para conseguir nuestros objetivos en Summer in Mara. Por ejemplo, para regar las plantaciones tendremos que arreglar el pozo, y para ello deberemos construir un mazo lo que requerirá conseguir materiales de la naturaleza de nuestra isla para crearlo. Incluso para viajar por el mar, obviamente, tendremos que arreglar el barco de yaya Haku, fabricar los remos, etc.

Ejemplo de la creación de un martillo metálico en el taller de herramientas

Además, en ocasiones, tendremos que usar nuestra intuición para poder solucionar algunas misiones que nos encomiendan. Cómo hacerlo puede ser un misterio o no, dependiendo del ingenio que tengamos o de que se nos ocurra llevar a cabo cierta acción en un momento dado.

Conversaciones sencillas

Como comprobaremos desde el principio, las conversaciones con los personajes en Summer in Mara no son complejas. De vez en cuando algún monólogo saldrá del interior de Koa, pero nunca nada rebuscado. Simplemente son los pensamientos y charlas que puedes tener con una niña de aproximadamente 8-10 años, con responsabilidades, sí, pero pequeña, al fin y al cabo.

El esquema de las conversaciones es muy sencillo. Se van intercalando pequeñas líneas de diálogo entre personajes y, cada vez que uno de ellos habla, se agranda e ilumina su busto. Otra cosa muy graciosa son las expresiones faciales que muestran los personajes en las conversaciones, que me han gustado bastante. La mayoría de las charlas servirán para recabar anécdotas, recibir peticiones de ayuda o tareas o, simplemente, hablar de las islas del mar de Mara, sus problemas o, mismamente, de la nostalgia hacia nuestra yaya Haku.

La verdadera enseñanza del juego

Lo primero que llama la atención es la gran cantidad de elementos naturales que vamos a ver. Ya desde su mismo nombre, Summer in Mara, se nos evoca tropicalidad, verano, naturaleza, etc. Este espíritu impregna la obra desde el menú inicial, acrecentándose la sensación según vayamos adentrándonos en la trama.

Ejemplo de uno de los paisajes de nuestra isla en Summer in Mara

En este momento es necesario recalcar que Summer in Mara no es una propuesta cualquiera. Puede que tenga el sistema de crafteo y farming de otros videojuegos como Animal Crossing: New Horizons o alguno más de este estilo, pero el trasfondo que tiene es muy diferente al de todos ellos, dando un paso más allá en otros aspectos. El que más llama la atención, y el más importante, es el papel predominante de la naturaleza; y no solo su presencia, sino el respeto que hemos de tener hacia ella.

Desde el principio, yaya Haku nos da una gran lección: cuidar y querer a nuestra isla es igual que querernos y cuidarnos a nosotros mismos, que, al fin y al cabo, es lo más importante. Y esta enseñanza, aunque parezca muy evidente, es imprescindible tenerla en cuenta, ya que es un juego multigeneracional.

Durante todo el transcurso de Summer in Mara tendremos menciones explícitas sobre el respeto del medio ambiente y la naturaleza. Por ejemplo, yaya Haku nos dice al principio del juego que cuando talas árboles hay que plantar otros en su lugar, ya que nos servimos de ellos y hay que corresponder a la naturaleza por lo que nos ofrece.

Otro punto importante es cuando queremos pescar en el lago de nuestra isla. En ocasiones se nos va a comentar que hay peces demasiado pequeños y que hay que dejar que crezcan para pescarlos. En este punto no he podido evitar recordar ese famoso eslogan de la televisión: “Pezqueñines no gracias, hay que dejarlos crecer”.

De nuevo, otra enseñanza que trasladar a nuestra vida real. Finalmente, otro aspecto que me ha gustado con relación a la conservación del medio ambiente es que puedes ir limpiando la playa y las zonas verdes de basura según vas moviéndote por la isla. Todos esos desperdicios puedes reciclarlos después en un contenedor verde con cara de rana.

El contenedor con cabeza de rana es donde se recicla la basura en Summer in Mara

Apariencia fascinante

Es verdad que Summer in Mara no ha tenido un enorme equipo desarrollador detrás, pero he de decir que el aspecto estético del título me ha encantado, desde el primer hasta el último personaje, y en todos y cada uno de los escenarios que pasan por nuestros ojos. Por poner un símil, su apariencia me ha recordado a una mezcla entre la película de Disney Vaiana (o Moana) y el estilo manga. Si bien este aspecto está muy logrado, tiene algún bajón puntual en cuanto a la tasa de frames que espero arreglen pronto.

Una de las cinemáticas que veremos en Summer in Mara

En cuanto al aspecto sonoro de Summer in Mara, hay dos puntos que querría destacar. El primero es que no cuenta con doblaje en idioma alguno a expensas de ciertos sonidillos aquí o allá. No es algo necesariamente malo ni lo echas en falta mientras vas jugando.  Lo segundo que hay que destacar es la música que nos acompaña durante toda la aventura, que nos evoca tranquilidad, naturaleza y tiene un toque tropical. Nos hace la experiencia más llevadera y nos sumerge aún más en lo que hacemos y en el lugar en el que estamos.

Veredicto

Summer in Mara es un juego maravilloso y relajante, en el que podrás entretenerte tanto en experiencias largas o a pequeños sorbos, como prefieras. Aparte de integrar mecánicas de farming y crafteo muy entretenidas, nos presenta a unos personajes entrañables. Es muy recomendable disfrutar de esta experiencia ya que también te enseña a cuidar tu planeta. Un quid pro quo en toda regla: si la naturaleza te da, tú se lo has de devolver de alguna manera.

Suscríbete a nuestro Podcast

Summer in Mara

Duración: 20 h.
8.5

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

9.0/10

Sonido

9.0/10

Innovacion

8.0/10

Narrativa

8.0/10

Diversión

9.0/10

Duración

8.0/10

Aspectos Positivos

  • Entretenido y apto para todos los públicos
  • Aporta enseñanzas sobre el medio ambiente y la naturaleza
  • Gran apartado estético
  • Personajes entrañables

Aspectos Negativos

  • Ciertas bajadas de framerate en momentos puntuales
  • Le vendría bien un viaje rápido para cambiar de isla