Análisis de Sword of the Necromancer (PS4). Reclama el poder del nigromante y hazte con el control de la vida sobre la muerte

Sword of the Necromancer es un interesante aventura en la que podremos revivir a los enemigos caídos para luchar a nuestro lado

Sword of the Necromancer es un interesante aventura con tintes rogue-like en la que podremos revivir a los enemigos caídos para que luchen a nuestro lado.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Para los que ya somos veteranos en este mundo, no nos es desconocida la sensación de tener muchas ganas de que se lance un título cuyo desarrollo llevamos tiempo siguiendo y que, de repente, nos llevemos una desagradable sorpresa al comprobar que su creación no llega a buen puerto por falta de financiación.

Hoy en día, este tipo de cosas suceden cada vez menos gracias a plataformas como Kickstarter, medio escogido por los chicos de Grimorio of Games y JanduSoft para financiar y distribuir su última obra. En este caso lograron superar en un 1343% el objetivo marcado, tras recaudar 201.526€, sobrepasando de largo los 15.000€ que inicialmente se propusieron.

Estos estudios, que cuentan en su bagaje con obras como Super Hyperactive Ninja, Caveman Warriors o Indiecalypse, nos traen, para nuestro disfrute y en todas las plataformas existentes, este Sword of the Necromance que nos disponemos a analizar.

Arriésgalo todo por la persona que amas

Sword of the Necromancer nos pone en la piel de Tama, una intrépida ladrona que vaga por el mundo como un espíritu libre pero que, por avatares del destino, acabará ejerciendo como guardaespaldas de Koko, una joven sacerdotisa que quiere viajar por el continente y conocer mundo antes de heredar el cargo que ostenta su padre.

Análisis de Atelier Ryza 2

Durante el periplo que ambas realizan juntas, Koko fallece sin que Tama pueda hacer nada para evitarlo por lo que esta última decide llevar a la sacerdotisa a la Cueva del Nigromante, un lugar en el que se cuenta que está escondida una espada que fue creada tiempo atrás por un poderosísimo mago y con la que se podía revivir a los muertos si se reunía el poder suficiente.

Con esta premisa inicial, Grimorio of Games hace toda una declaración de intenciones: han venido para darle una vuelta de tuerca y un toque de frescura al género del rogue-like introduciendo elementos claramente diferenciadores que los distinguen del resto de títulos como es, por ejemplo, su narrativa.

Si sois asiduos a este género, sin duda sabréis que su historia, en caso de tenerla, tiende a ser una mera excusa para ir llevando de la mano al protagonista por los distintos niveles. Debido a ello cabría esperar que nos encontráramos ante algo similar en este caso, pero, afortunadamente, nada hay más lejos de la realidad.

Sword of the Necromancer nos sorprende con un argumento muy trabajado, contando con sus dos protagonistas y el fuerte vínculo que las une como eje central del mismo. A medida que avancemos, iremos presenciando los recuerdos de Tama, representados en forma de ilustraciones al más puro estilo manga a las que no le falta un solo detalle y descubriremos, poco a poco, una historia profunda y cargada de sentimientos, más allá de la típica aventura en busca de tesoros o fama, que pondrá de manifiesto hasta dónde es capaz de llegar el ser humano por aquel a quien ama.

A través de los recuerdos de Tama, Sword of the Necromancer nos mostrará los hechos que desencadenaron la muerte de Koko

Por si esto fuera poco, Sword of the Necromancer se empeña en demostrar que cuenta con todo un mundo que, más allá de Tama y su periplo para salvar a Koko de las garras de la muerte. Para ello, sus creadores han construido todo un extenso lore sobre la historia del nigromante, la cual podremos desentrañar gracias a los diarios y códices que encontraremos desperdigados por las diferentes mazmorras. En ellos descubriremos fragmentos de leyendas pasadas, así como las memorias de aquellos que, como nosotros, se aventuraron en el interior de la mazmorra, pero no vivieron para contarlo.

Sword of the Necromancer tiene un extensísimo lore que podremos descubrir en los diarios que vayamos encontrando

Haz que tus enemigos se alcen de entre los muertos para luchar a tu lado

Si uno de los puntos fuertes de Sword of the Necromancer es su historia, el otro, sin duda, es su jugabilidad. Estamos ante un título basado en la exploración de mazmorras, generadas proceduralmente y repletas de enemigos, en las que nuestra misión consistirá en encontrar, en alguna de sus salas, la llave que nos permitirá acceder al jefe del nivel.

Análisis de The Medium

Para lograrlo, contaremos con un extenso arsenal de armas que podremos ir recogiendo de los cofres y vasijas que aparecerán a nuestro paso, cada una de ellas tendrá sus propias características como velocidad, alcance, daño, etc.

Pero el punto álgido de Sword of the Necromancer, sin duda, viene de la mano de la que se convertirá en nuestra arma principal, la espada del nigromante, un arma excepcional, con diversos efectos elementales y muy buenas estadísticas, que nos otorgará la capacidad de revivir a los enemigos que eliminemos para que luchen a nuestro lado, consiguiendo formar así un equipo que nos servirá de apoyo.

Esta habilidad es el plato fuerte del título pues la diversidad de monstruos, sus características y sus posibles sinergias, nos ofrece un amplio abanico de combinaciones a la hora de formar nuestro equipo de siervos a los que podremos invocar o expulsar siempre que lo necesitemos gracias a los poderes de la espada.

Sword of the Necromancer nos ofrece una amplia variedad de enemigos, cada uno con sus propias características y habilidades

También tendremos objetos, como talismanes, para recuperarnos de estados alterados, pociones para mejoras temporales o una cuerda para regresar al punto de inicio y prepararnos mejor en el altar, una zona segura en la que, además encontraremos tres puntos clave. En la biblioteca podremos informarnos sobre aquellas criaturas con las que nos hayamos enfrentado, las armas que dispongamos en nuestro equipo o consultar los diarios.

En el baúl podremos guardar las armas y objetos que no necesitemos para hacer hueco a otras nuevas en nuestro inventario. Finalmente contamos en Sword of the Necromancer con la forja donde podremos mejorar nuestras armas añadiendo diversas bonificaciones como por ejemplo daño elemental.

Gracias a la forja, podremos ir mejorando las características de nuestras armas en Sword of the Necromancer

Al margen de las armas, reliquias y objetos, Tama cuenta con una serie de habilidades que le ayudarán a superar los obstáculos que aparezcan a su paso, podremos defendernos de los enemigos mediante ataques ligeros o cargados usando la espada del nigromante y esquivar las acometidas de los enemigos usando un movimiento tipo dash.

El uso de ambas habilidades conlleva un gasto de energía por parte nuestra protagonista, cuyo valor podemos observar en su medidor de estado. Este se irá rellenando solo poco a poco; no obstante, conviene no abusar de ellas o corremos el riesgo de quedar indefensos en algún momento crucial.

Tanto Tama como los monstruos de nuestro equipo irán subiendo de nivel al derrotar a los distintos enemigos. Esto mejorará las estadísticas de ataque, aumentará la barra de salud y el número de contenedores de energía que podremos usar. Sin embargo, no debemos olvidar que Sword of the Necromancer es un título de corte rogue-like y, si morimos, volveremos al altar perdiendo todos los objetos y los monstruos equipados, así como la mitad de los niveles que hayamos alcanzado.

Cada vez que muramos en Sword of the Necromancer regresaremos a la zona del altar sin objetos y con nuestro nivel reducido a la mitad

Un apartado brillante artístico con alguna sombra técnica

En lo que respecta al plano artístico, Sword of the Necromancer cuenta con varios aspectos en los que brilla con luz propia, comenzando por su fantástica secuencia de introducción, la cual bien podría formar parte de cualquiera de las mejores series de anime. Al mismo nivel se encuentran las escenas que servirán de trasfondo para los diálogos entre Koko y Tama los cuales podremos presenciar, gracias a los recuerdos de la ladrona, cada vez que superemos una sección de la mazmorra abatiendo al correspondiente jefe.

En cuanto al diseño de escenarios y personajes, no podemos más que decir que es correcto. Si bien se aprecian las influencias de clásicos como The Legend of Zelda: A Link to the Past en aspectos como la perspectiva o el uso de la estética pixel art, se ha abusado en exceso de la reutilización de modelos, obteniendo como resultado salas idénticas entre sí, a excepción del color y algún adorno, y que cuentan con gran cantidad de enemigos exactamente iguales con la salvedad de pequeñas variaciones en el color y el elemento de sus ataques.

Las ilustraciones creadas para Sword of the Necromancer son de gran belleza y calidad

El apartado sonoro está a la par del aspecto visual, contando con unas melodías que se adaptan perfectamente al ritmo de juego, mostrando unos temas realmente épicos para las batallas, especialmente contra los jefes. Sword of the Necromancer cuenta, además, con un doblaje de muy buena calidad y unas interpretaciones que nada tienen que envidiar a las de cualquier serie de animación. Por desgracia, solo podremos disfrutar de voces en inglés o japonés, aunque esto es algo a lo que los aficionados al manga y el anime estamos desgraciadamente acostumbrados.

En contraste, Sword of the Necromancer presenta algunos detalles técnicos a los que les ha faltado un poco más de mimo con el fin de pulir la obra adecuadamente. En primer lugar, la IA de los monstruos aliados no está suficientemente trabajada, lo que da lugar a que, en ocasiones, se queden trabados en alguna zona de la mazmorra si nos alejamos demasiado de ellos. Tampoco ayuda el hecho de que para desconvocar a un monstruo tengamos que estar cerca de él, obligándonos, a veces, a perseguirlo por una sala para poder recuperarlo.

Veredicto

Sword of the Necromancer es una propuesta original, que cumple con nota como rogue-like y que, sin duda, no dejará indiferentes a los amantes de la exploración de mazmorras y de los grandes clásicos de Super Nintendo o Game Boy.

Su mecánica identitaria que permite revivir a los enemigos, con las posibilidades que esto ofrece, aportan un toque diferenciador con respecto al resto de títulos de su género. Todo ello, aderezado con una historia profunda y que sabe atraparte desde el primer minuto, hacen que se le perdonen las pequeñas carencias técnicas que presenta el título.

Suscríbete a nuestro Podcast

Sword of the Necromancer

Duración: 10 h.
7

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

7.0/10

Sonido

6.0/10

Innovación

7.0/10

Narrativa

6.0/10

Diversión

8.0/10

Duración

7.0/10

Aspectos Positivos

  • Presenta una historia muy profunda
  • La mecánica de revivir a los monstruos es muy divertida
  • El lore del mundo nos invita a saber más

Aspectos Negativos

  • La IA de los monstruos aliados está poco trabajada
  • Excesiva reutilización de modelos