Análisis de Tank Mechanic Simulator. A reparar tanques se ha dicho

Llega Tank Mechanic Simulator, el simulador definitivo de reparación de tanques de la segunda guerra mundial. ¡Prepara tus herramientas!

Llega Tank Mechanic Simulator, el simulador definitivo de reparación de tanques de la segunda guerra mundial. ¡Prepara tus herramientas!

Los videojuegos cubren cada vez un espectro más amplio: desde sus timoratos inicios en los que tan sólo había que recolectar ítems o eliminar a los enemigos hemos llegado a un panorama en el cual casi cualquier faceta de la vida puede convertirse en objeto de una experiencia lúdica interactiva. Tank Mechanic Simulator lleva el mundo de la simulación de talleres a un nuevo escenario, la reparación de tanques antiguos. ¿Estás listo para enfundarte tu mono y dar una segunda vida a todas estas bellezas bélicas?

Tank Mechanic Simulator es un spin-off de la saga Car Mechanic Simulator. Esta franquicia lleva ya tres títulos publicados en el mercado, el primero de ellos en 2014 seguido de otro lanzado en 2015 y uno más en 2018, todos llamados igual salvo por el sufijo que indicaba el año de su lanzamiento.

Con una mecánica muy pulida y apreciada por los amantes de este género nicho, el nuevo título de DeGenerals añade mecánicas que le otorgan bastante personalidad. Hemos jugado al juego en Nintendo Switch, aunque conforme lo utilizas salta a la vista que es un título pensado originalmente para PC.

Bienvenidos al taller de Tank Mechanic Simulator

Paciencia y lograrás domar la bestia

Cuando te enfrentas a este tipo de títulos de simulación desde cero es recomendable tener paciencia al inicio; la inversión de tiempo que vas a necesitar para sacarle todo el jugo a su sistema jugable es elevada, pero una vez comienzas a comprender los engranajes de ésta, todo encaja.

Este producto destila amor por los cuatro costados e intenta por todos los medios posibles hacerte sentir dentro de la piel de un mecánico de tanques limando hasta donde se puede el realismo para que aún con todo siga siendo una buena experiencia.

Si lo tuyo es combatir con tanques y no repararlos, echa un vistazo a World of Tanks Blitz

Como hemos comentado, inicialmente el sistema jugable de Tank Mechanic Simulator es abrumador pero la experiencia luego se torna bastante sencilla. En ella, tienes que gestionar la reparación de una serie de tanques para conseguir con el tiempo montar tu museo.

El proceso de reparación de los tanques tiene una serie de fases bien claras: contratación, reparación o sustitución de piezas, compra de elementos necesarios e interacción con las herramientas. Esta experiencia no te pide que sepas demasiado de mecánica, pero lo que sí necesita es que te guste la mecánica en el mundo real, si te van la grasa y la llave inglesa el título te va a encantar.

Dadme una palanca y moveré el mundo

Además del proceso de reparación, disponemos también en Tank Mechanic Simulator de una modalidad muy entretenida que consiste en ir a rescatar tanques enterrados en un escenario. Armados de nuestras herramientas (un detector de metales y un dron) podemos registrar el cuadrante para localizar y desenterrar un vehículo de la Segunda Guerra Mundial para poder repararlo o quedarnos con sus piezas.

Por último, tenemos también la posibilidad de probar nuestro tanque en un campo de pruebas, aunque no es la parte más divertida del título. Esta propuesta no es en absoluto un FPS a lo Call of Duty y tan sólo nos proporciona la sensación de orgullo de ver a tu pequeña bestia en pleno combate.

Múltiples posibilidades de personalización para hacer que el taller sea como tu casa

En Tank Mechanic Simulator, nuestro taller es completamente personalizable y podremos tener las paredes y el suelo del color y material que queramos. También tendremos la opción de cambiar los posters y recolocar las herramientas donde deseemos. El foso de reparación y las grúas para colgar piezas te meten en la sangre esa sensación de estar en tu taller, la cual es muy agradable, por cierto.

Tank Mechanic Simulator no sólo te enseña a reparar tanques. Contiene sorpresas como … ¿Un simulador de ofimática?

A lo largo del juego podrás reparar 14 tipos diferentes de tanques todos ellos icónicos, como Panzers, KV-1 o Sherman. El título nos ofrece además mucha información sobre los mismos así que, si te gustan los tanques de la segunda guerra mundial, vas a disfrutar.

Gran parte de la mecánica de Tank Mechanic Simulator gira en torno a la interacción directa con el tanque ya sea desmontando piezas -algunas más sencillas, otras más complejas-, montándolas, limpiándolas de óxido o de arena, pintándolas… Este proceso requiere de tiempo y mimo; tienes que dedicar unos minutos a cada una de ellas, obviamente menos que en la vida real, pero aun así requiere su paciencia.

Reparando nuestra primera belleza

Eso sí, la satisfacción de ver tu pieza bien pulida y pintada no tiene precio. No obstante, puedes subcontratar la reparación de la misma, pero además de ser caro no es tan satisfactorio.

Gestionar un parque de atracciones nunca fue tan sencillo como con la franquicia Roller Coaster Tycoon. Su tercera entrega sale pronto en PC y Nintendo Switch

Tank Mechanic Simulator tiene también un sistema de compra-venta de piezas bien organizado: al principio te pierdes, pero poco a poco vas aprendiendo las diferentes partes que tienen cada una de estas bestias y se hace más intuitivo.

En este título tienes también que gestionar la economía del taller; si no tienes mesura terminarás arruinado muy pronto. Así que mucho cuidado con ir pidiendo préstamos que no puedas pagar o con ir dejando colgados los contratos de reparación con sus penalizaciones correspondientes.

Una adaptación notable, con luces y sombras

Este tanque tiene un claro problema de óxido

A nivel gráfico este título presenta varios problemas. El primero de ellos es que es un port directo de la versión para PC y no han tenido en cuenta las particularidades a nivel de usabilidad de la Nintendo Switch.

Los textos utilizan una fuente muy pequeña la cual los hace casi imposible de leer cuando juegas en modo portátil; hasta que no conoces bien la mecánica del título es imprescindible jugarlo en televisión. Es una pena que no hayan tenido en cuenta este aspecto ya que es un título ideal para ratos muertos en el tren o en el autobús.

Por otra parte, la adaptación de texturas ha sido bastante pobre: es cierto que Nintendo Switch tiene muchas carencias gráficas comparado con un PC de última generación, pero hay formas de difuminar este abismo tecnológico con creatividad. En el caso de Tank Mechanic Simulator se ha optado por una conversión directa: las texturas son las mismas que en la versión compatibles, pero con menos definición, y claro, uno siente a veces que está viendo un juego de hace 10 años cuando no es así.

En Tank Mechanic Simulator, hay que ser detallista en las reparaciones

La recreación que hace Tank Mechanic Simulator de un taller es excelente: realmente te sientes dentro de uno y el hecho de tener que interactuar físicamente además con todos los elementos de este es un gran acierto. Siendo un título que lleva la etiqueta de “simulación”, esto es un punto muy a su favor.

El sonido es generalmente básico, no hay efectos muy llamativos ya que la mayor parte del tiempo estás reparando tus tanques y salvo una música de fondo bastante disfrutable, se agradece el silencio. Siendo una propuesta que te pide dedicar mucho tiempo a tareas repetitivas, no sería adecuado hacerte brincar del asiento cada 2 minutos.

Veredicto

Nos encontramos ante un juego de nicho que agradará a los apasionados de los tanques o de la mecánica pero que no encaja con los gustos rápidos de la mayoría.

Eso sí, si quieres una experiencia de simulación de taller tranquila y reposada Tank Mechanic Simulator encajará contigo como un guante. Una pena que no se hay invertido el tiempo suficiente en pulir los aspectos de usabilidad de la versión de Nintendo Switch porque es un título es muy disfrutable en el modo portátil.

Tank Mechanic Simulator

Duración: 15 h
7

Jugabilidad

7.0/10

Gráficos

6.0/10

Sonido

6.0/10

Innovacion

6.0/10

Narrativa

7.0/10

Diversión

8.0/10

Duración

8.0/10

Aspectos Positivos

  • Te transporta a un taller de manera eficaz
  • Gran variedad de mecánicas
  • Derrocha amor hacia los tanques de la segunda guerra mundial por los cuatro costados

Aspectos Negativos

  • Textos con la fuente muy pequeña.
  • Tiempos de carga elevados.
  • Texturas con poca definición