Análisis de The Invisible Hand (PC). Conviértete en tu propia versión de El Lobo de Wall Street

The Invisible Hand

The Invisible Hand es una hábil mezcla entre simulador de bolsa y aventura narrativa en primera persona que nos hará vivir la experiencia de desarrollar una meteórica carrera como broker en una poderosa compañía bursátil.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Un servidor ha tenido algunas experiencias en bolsa que han hecho que mi actitud inicial frente a este juego no fuera exactamente positiva. Sin eufemismos: no me atraía nada un título que parecía tratarse de un simulador de trabajo como broker en una multinacional de bolsa. Qué suerte la mía, porque no podía estar más equivocado. The Invisible Hand, desarrollado por Power Struggle Games y distribuido por Fellow Traveller es una experiencia mucho más divertida de lo que a primera vista pueda parecer y en este análisis os cuento por qué.

Primeros compases sorprendentes

La premisa del juego es simple y no sorprende: eres un aspirante a broker, y te encuentras en pleno proceso de incorporación como empleado en una gran compañía bursátil que busca sangre nueva después de un desastre financiero que ha sacudido sus cimientos. Estás solo, sentado en un extremo de una interminable mesa de reuniones, con un portátil delante en el que deberás realizar un test preliminar para evaluar tus convicciones éticas.

Impresiones de Alan Sharp

Al otro lado de la larga mesa, se encuentra una empleada de la compañía (ataviada con un traje negro y gafas de sol muy estilo Men In Black), encargada de dirigirte en tus primeros pasos en la misma, y que te va mostrando con su verborrea la verdadera personalidad de la propuesta: un estilo narrativo basado en diálogos (y muchos monólogos) irónicos y lleno de humor, en ocasiones negro, con una frescura que recuerda lejanamente a los clásicos de Lucasarts.

Un compañero vaguete jugando al solitario en horario laboral… El realismo de este simulador de oficina es impactante

A pesar de sus gráficos toscos y su paleta de colores rudimentaria, que en mi opinión son el punto más débil del título, la obra va creando una atmósfera cinematográfica que envuelve de una forma bastante efectiva desde el primer minuto. La banda sonora de The Invisible Hand colabora de manera destacable en este sentido: la música es excelente y tiene un potente impacto en la exitosa ambientación inicial del título, que galopa a lomos de un swing clásico que le sienta como un guante a la temática. El repertorio musical, eso sí, no es amplio, y se antoja un poco repetitivo a medida que avanzan las horas de partida.

Show me the money

Una vez “superado” el test ético inicial, tu mentora de moral tan oscura como sus gafaste acompaña a tu nuevo puesto de trabajo. Cuatro monitores dispuestos en 2×2 que deben convertirse en tu día y tu noche si quieres tener éxito en esta empresa. Y a partir de ahí, The Invisible Hand te va guiando por un tutorial integrado en el gameplay para enseñarte los rudimentos de la bolsa, y cómo sus desarrolladores los han simplificado para convertirlos en mecánicas de juego.

Los gráficos no son el punto fuerte de este The Invisible Hand, ni la paleta de colores escogida. Pero merece la pena superarlos: hay mucha diversión escondida tras ellos

En esta fase es donde The Invisible Hand despliega su faceta más “técnica” como simulador de bolsa: durante tu jornada laboral tienes que conseguir que tus ganancias crezcan sin parar, sin importar qué tretas tengas que usar. Se plantea además un sistema de retos diarios, como por ejemplo conseguir X miles de dólares en empresas dedicadas a las bebidas, o ganar una cierta cantidad en dividendos de una compañía concreta, que en caso de éxito te darán bonus de experiencia.

El interfaz de nuestro equipo de trabajo en The Invisible Hand es algo lioso al principio, pero te acostumbras rápido y al final lo encuentras relativamente ordenado e intuitivo

Pero la verdadera jugabilidad de The Invisible Hand reside en ir avanzando por a lo largo de una historia que se desarrolla por encima de ese día a día de operaciones de compra y venta de acciones, de utilización de lobbies para presionar gobiernos y sectores y conseguir alterar el valor de las acciones en el sentido que nos interese, y de viajes a la máquina de café.

Hay un argumento subyacente, centrado en la competencia que vamos teniendo con compañeros de trabajo a los que tendremos que superar, para conseguir promocionar nosotros; eso sí, a costa de que ellos sean despedidos (Qué lástima, no es nada personal).

Análisis de Siege Survival Gloria Victis

Esta competencia con nuestro rival de turno se verá reflejada en una barra de experiencia que se nos muestra al final de cada jornada laboral (y que nos compara sin piedad con la de nuestro competidor). Si conseguimos los objetivos adicionales de cada día, tendremos un mayor incremento de esa barra de experiencia, que al final de cada capítulo deberá ser mayor que la de nuestro adversario para salir triunfantes.

Mecánicas originales

Me ha parecido especialmente original la mecánica de la máquina de café: en cualquier momento de la jornada podemos levantarnos de nuestro puesto de trabajo, y hacer una visita a la sempiterna máquina de bebidas. ¿Se puede pedir más realismo en un simulador de curro? Pues bien, además de para estirar las piernas, las visitas al ambigú sirven para controlar la velocidad a la que pasa el tiempo. En la máquina podemos elegir entre café (que acelera el paso de las horas) o té (que lo ralentiza).

Según la bebida y la cantidad que elijamos, el tiempo irá más rápido o más lento en The Invisible Hand. Como en la vida real.

El resto de las mecánicas de The Invisible Hand son más estándar: vas ganando o perdiendo puntos de experiencia, además de acumulando o gastando dinero con el sueldo diario que se te paga. Gracias a él puedes comprar artículos de lujo, coches, muebles, e invertir en viviendas que puedes alquilar para ganar aún más dinero o incluso organizar fiestas en ellas para incrementar tu popularidad entre los compañeros de oficina. En este aspecto me ha recordado un poco a The Sims y no deja de ser un pequeño adorno al meollo del juego, que consiste en lo que ocurre día tras día en la oficina.

Al final de cada día de The Invisible Hand seremos evaluados y tendremos puntos de experiencia en función de nuestro desempeño

La mano invisible

Como decimos, el desarrollo del trasfondo argumental de The Invisible Hand va tomando protagonismo a medida que van transcurriendo los días en el juego. Y lo hace de una manera que al principio parece mágica y genial, como si una mano invisible te estuviera llevando por donde el argumento quiere.

En The Invisible Hand, tendremos que tener un ojo en nuestras cuatro pantallas y otro en la de nuestros competidores. Aquí para ascender hay que hacerlo a costa de los demás

Pero, tras avanzar algunas horas en la trama, queda una sensación extraña de que cada faceta de esta propuesta diverge por su lado: el simulador de bolsa, tus ganancias y tu riqueza no parecen estar conectadas con las cosas que pasan con la empresa y con los eventos que se van disparando. Esto puede sacarte un poco de la ambientación, pero es probablemente un pequeño precio a pagar por la osadía de intentar combinar un simulador de bolsa con una aventura narrativa de una manera orgánica.

En resumen, The Invisible Hand es una interesante filigrana planteada por los chicos de Power Struggle Games en la que se mezclan conceptos de simuladores (en este caso de inversiones en bolsa) con una aventura narrativa en la subyace una sátira sobre el mundo de la bolsa y la corrupción, que tan a menudo parecen ir de la mano.

Ésta es la recepción de Ferios, la compañía de dudosa moral a la que hemos ido a parar en nuestra vida profesional del juego

Veredicto

Nos encontramos ante una propuesta que sorprende gratamente tras su apariencia de “simulador de trabajo”. The Invisible Hand te lleva por un recorrido argumental crudo pero lleno de humor, negro en ocasiones, que recuerda a producciones de cine tipo “El Lobo de Wall Street”. Sus mecánicas son adictivas y te permiten disfrutar de la sensación de ganar (y perder) dinero a raudales en operaciones no necesariamente encorsetadas por convenciones morales.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

The Invisible Hand

Duración: 4+ h.

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

6.0/10

Sonido

8.0/10

Innovación

8.0/10

Narrativa

7.0/10

Diversión

7.0/10

Duración

6.0/10

Aspectos Positivos

  • La ambientación general, resaltando su música: un swing delicioso que le va como un guante
  • Lo adictivo de las sesiones bursátiles de compra, venta, y manipulación del mercado.
  • El argumento es intrigante y siempre tienes ganas de saber qué pasa a continuación

Aspectos Negativos

  • El gameplay en sí está un poco desconectado del argumento, que se desarrolla de forma independiente a nuestro desempeño en el juego
  • ● Tras unas horas se puede hacer un poco repetitivo