Análisis de The Plane Effect (PC). El regreso a casa más épico desde la Odisea

Análisis de The Plane Effect (PC). El regreso a casa más épico desde la Odisea

The Plane Effect es una aventura isométrica de puzles, con claras reminiscencias de los videojuegos point & click clásicos, ambientada en un futuro distópico en la que su protagonista debe superar una serie de desafíos inspirados en los escenarios más comunes de la ciencia ficción.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

El pasado 23 de septiembre las consolas de nueva generación, Nintendo Switch y PC recibieron el primer título de los europeos Kiku Studio, The Plane Effect, un videojuego que, tomando como base las aventuras clásicas de puzles se propone ir un paso más allá en su propuesta jugable. ¿Bastará esto para hacerse un hueco entre lo mas granado del género?

Los funcionarios van a la oficina

The Plane Effect comienza con una breve intro en la que se nos narra como un anodino oficinista comparte una vida aparentemente feliz entre su familia y un trabajo que parece haber desempeñado durante mucho tiempo. Un día indefinido, nuestro protagonista, que se había quedado hasta tarde trabajando, termina sus tareas y se dispone a marcharse a casa. Sin embargo, esto no será tarea fácil, pues para ello deberá superar todo tipo de contratiempos que parecen puestos deliberadamente en su camino para evitar que se reúna con su familia de nuevo.

Nuestro protagonista en toda su ordinaria gloria.

Ni que decir tiene que no hablamos del vendedor de pañuelos que importuna en los semáforos o de la señora que ha estacionado en doble fila bloqueando nuestro carril, sino de otras menos comunes como ser devorado por un gusano interdimensional, sufrir el ataque de hormigas gigantes extraterrestres o tener que abrirse paso por una central nuclear llena de residuos radioactivos  que harían parecer segura la del señor Burns de los Simpson.

Esta épica historia está dividida en trece capítulos, cada uno con su propio título, como si de una serie de tv se tratara. No obstante, aquí acaba toda semejanza, pues la historia de The Plane Effect carece de otros personajes aparte del protagonista o incluso de cualquier mínima explicación explícita  de la trama.

Análisis de Hack Grid

No obstante, esto no quiere decir que la historia carezca de sentido, pues la narrativa ambiental nos ayuda poco a poco a hacernos una idea de cuál es la situación del mundo y por qué nuestro protagonista se cruza una y otra vez con obstáculos que parecen insalvables. De hecho, el confirmar nuestras más locas teorías, así como descubrir qué otros padecimientos acaecerán al personaje, es la principal motivación del jugador para seguir jugando al título.

¿Quién iba a decirnos al levantarnos que terminaríamos recorriendo el aparato excretor de un ser de otra dimensión?

Sin embargo que nadie espere respuestas explícitas al final del viaje. El desenlace de The Plane Effect es deliberadamente ambiguo y deja en el jugador más interrogantes que respuestas y el irrefrenable deseo de compartir con la comunidad su interpretación de lo que acaba de vivir.

La evolución del point & click

Jugablemente, the Plane Effect es un título cuya exploración bebe de exponentes de la aventura gráfica tales como Life is Strange. Así ésta se lleva a cabo en unos escenarios relativamente amplios donde debemos usar los limitados objetos desperdigados en el lugar idóneo, a fin de provocar la reacción adecuada para poder seguir avanzando. La compleción de los púzles, no obstante, peca de ser excesivamente lineal, ya que aunque hayamos encontrado el objeto necesario para superar un obstáculo, en la mayoría de ocasiones el título no nos dejará recogerlo hasta que te encuentres con éste.

Una forma un tanto artificiosa, en mi opinión, de “obligarnos” a explorar los escenarios del modo que desea. Sin embargo en otras ocasiones sí que podemos recorrerlos de forma más libre, normalmente para recopilar los fragmentos de una clave que nos permita seguir avanzando.

Los objetos sobre los que podemos actuar aparecen marcados con una tuerca.

En general la dificultad no es injusta, si bien algunos puzles son lo bastante complejos como para tenernos desconcertados un buen rato. A este respecto a veces encontraremos pistas en la forma de un críptico manual de instrucciones para los desafíos más duros y además existe la posibilidad de activar los modos “pistas narrativas” o “modo guiado” que facilitarán el avance un poco, pero nunca lo convertirán en un paseo.

No obstante The Plane Effect no se limita a copiar las bases de la exploración de las aventuras gráficas sino que incluye sus propias señas de identidad. Así mientras que en el título de Dontnod Entertainment lo peor que podía pasar si no éramos capaz de superar un puzle, era quedarnos dando vueltas hasta dar con la solución, el protagonista de The Plane Effect puede ver truncada su vida a manos de todo tipo de trampas y enemigos si no obra con velocidad y acierto, aunque el autoguardado es tan frecuente que esto no supone un problema real.

Además y como consecuencia de su premisa argumental el título carece de otro elemento tan característico del género como las conversaciones con otros personajes: en The Plane Effect estaremos siempre solos ante el peligro.

Los manuales de instrucciones son imprescindibles para abordar los desafíos más complejos.

Por tierra, mar… y aire

No obstante, si a juzgar por lo leído hasta ahora creéis que The Plane Effect solo es una versión descafeinada de las aventuras gráficas de la 7ª y 8ª generación estáis muy equivocados, ya que la obra de Kiku Studio ofrece una jugabilidad más variada que la  gran mayoría de títulos de este género. Para empezar hay secciones de plataformas, que en no pocas ocasiones requieren una endiablada precisión, así como fases de conducción de vehículos entre los que se encuentran un monopatín, un coche o una lancha motora, en las que moriremos al impactar con obstáculos puestos con muy mala idea.

Análisis de Lemnis Gate

Por regla general estas secciones no son excesivamente largas ni suponen la quintaesencia de la diversión, pero dan tiempo para oxigenar nuestro humeante cerebro,  después  de habernos pasado un buen rato tratando de resolver los puzles.

Con respecto al control, en general responde con solvencia a nuestras indicaciones, si bien no podemos dejar de recomendar el uso de un pad, ya que las escenas de conducción y plataformeo requieren una precisión y reflejos, difícil de lograr con teclado y ratón.

Coche, lancha o incluso vagoneta: al protagonista de The Plane Effect no hay vehículo que se le resista.

Belleza minimalista

Artísticamente The Plane Effect es un título más que cumplidor. Los diseños de los escenarios están muy trabajados y, salvo algunos elementos comunes justificados por motivos argumentales,  son completamente diferentes entre sí. Otro tanto ocurre con las criaturas con las que nos enfrentaremos, que van desde hormigas gigantes a tiburones, pasando por drones.

El diseño general es a grandes rasgos minimalista, en la línea de títulos como Journey, si bien por el predominio de colores fríos, lo compararía con uno de los indies más bellos y a la vez mas injustamente ignorados que uno ha tenido el  placer de jugar: Eternal Hope.

Al igual que en éste la paleta de colores acentúa las sensaciones de soledad, anhelo e indefensión ante un mundo hostil, logrando un título más inmersivo. Lástima que el apartado artístico quede enturbiado, en no pocas ocasiones por problemas de clipping y sobre todo por un frame rate inestable, especialmente en las partes en que vamos a bordo de vehículos, lo cual llega incluso a perjudicar nuestra experiencia jugable.

El mundo de The Plane Effect es hermoso, pero frío.

Por el contrario, solo podemos deshacernos en elogios hacia la música, que al igual que los escenarios, goza de una variedad admirable. Por regla general está en un segundo plano, eclipsados por unos muy convincentes efectos de sonido, pero probad a silenciarla y veréis cuánto la necesitáis para tener una experiencia jugable plena. Cabe destacar que algunas de las piezas muestran claras influencias de las BSO más recordadas de la historia del cine, como la de 2001: Odisea en el Espacio.

A pesar de la ausencia de voces, los efectos de sonido también rayan a un nivel altísimo, tanto en cantidad como en calidad, no teniendo nada que envidiar a muchos doble AA que multiplican su presupuesto.

En cuanto a su duración, completar The Plane Effect puede durar en torno a las siete horas, una cantidad que, si bien no es excesiva, si que se os puede hacer cuesta arriba si no estáis acostumbrados a un desarrollo que con frecuencia requiere mucho del jugador intelectualmente.

Veredicto

The Plane Effect es una notable aventura gráfica en 3D que muestra no solo una ambientación muy característica sino también una intrigante premisa argumental, sin embargo algún problema técnico así como la dificultad de algunos puzles, puede enturbiar vuestra experiencia jugable. Abstenerse jugadores que busquen una inyección de adrenalina.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

The Plane Effect

Duración: 7 h
6,5

Jugabilidad

6.5/10

Gráficos

8.0/10

Sonido

8.0/10

Innovación

8.0/10

Diversión

6.0/10

Duración

5.0/10

Aspectos Positivos

  • La premisa argumental te mantiene enganchado a lo largo de toda la aventura.
  • El apartado artístico.
  • La mezcla de géneros.

Aspectos Negativos

  • El frame rate.
  • Es relativamente sencillo atascarse debido a la cantidad y complejidad de sus puzles.
  • Su lento ritmo no es para todos.