Análisis de Thymesia (PC). Un Soulslike inspirado en Bloodborne que tiene personalidad propia

Derrota a los infectados y recupera tus recuerdos en Thymesia, un Soulslike en el que tendremos que salvar el reino de Hermes del mal que lo asola

Thymesia

Al enfocar este análisis de Thymesia me ha venido a la mente la cantidad de veces que, según supuestas informaciones, una remasterización o una adaptación de Bloodborne para PC ha estado a punto de anunciarse. Quizá por ello, durante estos últimos años, una de las temáticas más populares entre los títulos del género ha sido la fantasía oscura.

Entre los juegos que han intentado emular las sensaciones de la excelente obra de FromSoftware, uno de los que más ha destacado desde su anuncio ha sido el que hoy nos ocupa: Thymesia. Si quieres estar preparado para hacer frente a la plaga que asola Hermes, no te pierdas este análisis.

Teme la vieja… alquimia

Seamos claros: lo primero que salta a la vista una vez comenzamos nuestra aventura por las tierras de Hermes es su extremo parecido con lo visto en Bloodborne. Una arquitectura estilo Londres victoriana, unos entornos oscuros y macabros, un viajero vestido de negro como protagonista y una infección que ha cambiado a los habitantes del lugar. Y es que es un hecho que Thymesia no solo se enmarca en el subgénero ya conocido como Soulslike, sino quizá dentro del que casi podríamos considerar ya un microgénero propio, los «Bloodborne-like».

La primera sensación que tenemos al entrar en Thymesia es de estar ante un producto que nos recuerda mucho a Bloodborne

En Thymesia nos encontramos en Hermes, un reino asolado por una plaga desconocida que hace que sus habitantes pierdan la razón y muten en grotescas bestias. Nosotros nos ponemos en la piel de Corvus que, como su vestimenta indica, es uno de los médicos encargados de encontrar una cura para este mal. Y, como no podía ser de otra forma en este género, decirlo es más fácil que hacerlo.

La alquimia, una disciplina que posibilitó curas para cualquier tipo de afecciones de los habitantes de Hermes, se convirtió en la causante de la expansión masiva de esta plaga que amenaza con destruir el reino. Sin embargo, esta misma «ciencia» es causante tanto del surgimiento de la sangre infectada como de la creación de su contraparte: la sangre «límpida», que proporciona inmunidad parcial a la infección.

En Hermes, la alquimia fue artífice de una gran cantidad de milagros médicos, pero también del nacimiento de la plaga

Una enfermedad que erradicar… si nos dejan

Las posturas con respecto a la decisión que deben tomar las gentes de Hermes frente a la enfermedad son muy variadas. Están aquellos que simplemente buscan crear la cura que elimine la infección, otros que anhelan una solución alternativa para tratar a los afectados y, finalmente, aquellos que se empeñan en alcanzar el poder por medio de la propia plaga.

Sea como sea, la solución a la crítica situación de Hermes pasa por las manos de Corvus, quien ha estado más cerca que nadie de descubrir la cura de la enfermedad. A pesar de ello, la clave de dicha cura se encuentra en los recuerdos de nuestro protagonista, que se hallan desperdigados por todo el reino y nuestra tarea pasa por reunirlos. Por tanto, la misión de Corvus no es otra que recuperar sus recuerdos perdidos para desentrañar el enigma y descubrir el remedio definitivo para la plaga.

Corvus tendrá que recuperar sus recuerdos perdidos para dar con una solución a la enfermedad

Así pues, contando con la ayuda con Aisemy, una joven que afirma conocernos y cuyo objetivo también es el de acabar con la plaga, tendremos que recorrer diferentes zonas de nuestros recuerdos en busca de la solución. Esto viene a ser que, técnicamente, los niveles de Thymesia no ocurren en el presente, sino en la psique del propio Corvus mientras este intenta reunir sus recuerdos perdidos.

La historia está en los detalles

En Thymesia nos encontramos una narrativa ambiental en la que las diferentes notas y documentos diseminados por el escenario nos aportarán el contexto sobre la trama. Sin embargo, este tipo de narrativa tan propia del género está algo desaprovechada en el título. A nivel general, la trama es bastante simple y lineal, siendo la forma de comunicarla al jugador lo que hace que se convierta en algo más complejo y difícil de entender.

Las notas esparcidas por el escenario nos contarán lo ocurrido en Hermes

De esta forma, al completar Thymesia y obtener uno de los siete finales disponibles, acabaremos con la sensación de seguir sin entender muy bien qué es lo que ha pasado. No por la complejidad orgánica de la propia trama, sino por la caótica forma de contarla por medio de notas, breves diálogos y escuetas cinemáticas en puntos clave.

La propia infección se convierte en un aliado clave

En el apartado jugable es donde Thymesia se aleja bastante más de los títulos en los que se inspira y toma personalidad propia. Nos encontramos ante un RPG de acción en el que, al contrario que la mayoría de los títulos del género Soulslike, tendremos que ser muy ofensivos y aprovechar los diferentes combos.

En primer lugar, Corvus cuenta con una espada con la que podremos realizar los ataques básicos a nuestros enemigos. Esta arma nos servirá para reducir la barra de salud principal de los adversarios, pero no su barra de infección. Ésta les permitirá regenerarse si no estamos atentos. La segunda arma principal será la garra infectada, con la que podremos dañar esta segunda barra de los rivales, reduciendo su salud máxima.

Para eliminar a los rivales en Thymesia tendremos que reducir sus dos barras de salud

Por otro lado, tenemos nuestra daga, que nos permitirá realizar parries a los ataques de los adversarios. También contamos con plumas, que nos permitirán aturdir a los enemigos durante ciertos ataques, y armas infectadas. Éstas podremos «robarlas» de los rivales mediante la garra o desbloquearlas permanentemente en nuestro arsenal si conseguimos que las dejen caer.

La mejor defensa es un buen ataque

En Thymesia podemos disfrutar de un enfoque muy ofensivo al combate estilo Soulslike. Estando enfocada la base jugable a nunca cesar en nuestro ataque, evitar que los enemigos se regeneren y mantener las distancias por medio del dash. Por ello, el título hace un muy buen trabajo a la hora de proporcionar diferentes posibilidades ofensivas al jugador y adquiere personalidad propia.

El desarrollo de Corvus en Thymesia viene dado por diferentes mecánicas. Por una parte, tenemos el clásico sistema de niveles y atributos en el que, por un coste de «recuerdos» —el nombre de las almas en esta ocasión—, podremos mejorar nuestra fuerza, salud y poder de infección. En segundo lugar, tenemos una suerte de árbol de habilidades con diferentes talentos que nos proporcionarán nuevas habilidades, combos y posibilidades en las batallas.

Thymesia es un Soulslike muy enfocado a ser extremadamente ofensivo en el combate

Junto a estas opciones, podremos mejorar y desbloquear nuevas armas infectadas. Estas van desde grandes martillos a nubes tóxicas e, incluso, alterar el tipo y efectos de nuestras pociones. Como podemos ver, en este sentido Thymesia hace un muy buen trabajo a la hora de permitir al jugador afrontar los combates conforme a sus preferencias.

Un diseño demasiado lineal

En cuanto a los diferentes niveles por los que avanzaremos durante la aventura, nos encontramos con un diseño bastante lineal. Sí que tendremos lgunos caminos opcionales que no recompensarán demasiado al jugador y unas 8 misiones secundarias. Tras completar el tutorial, llegaremos a la Colina del Filósofo, un hub principal al más puro estilo Sueño del Cazador desde el que podremos acceder a las diferentes fases.

La campaña principal de Thymesia consta de un total de tres zonas completas y una última área con solo un combate. Aunque las tres primeras se expanden con subáreas si entregamos ciertos objetos y desbloqueamos las respectivas misiones opcionales, el título tiene una duración bastante corta en comparación a la media del género. De hecho, completar el 100% de las misiones de Thymesia puede llevarnos, como mucho, entre 5 y 6 horas.

La Colina del Filósofo será nuestro lugar seguro en Thymesia, donde nos acompañará la joven Aisemy

Además, por si el título no fuese lo bastante breve, los diferentes finales obtenibles no suman en cuanto a la rejugabilidad del título. Una vez conseguidos los objetos necesarios para desbloquear cada final, únicamente tendremos que repetir la batalla final y tomar una u otra decisión. Esto supone toda una oportunidad perdida de convertir Thymesia en un título breve, pero rejugable.

Thymesia es una oscura y enferma fantasía victoriana

Al igual que en el ya mencionado Bloodborne, en Thymesia nos encontramos en una fantasía oscura estilo Londres Victoriano. Con una presencia destacada de arquitectura gótica y elementos propios del terror. Eso sí, contamos con únicamente tres niveles completos como tal, aunque variados eso sí.

Las diferentes zonas del título resultan algo irregulares en cuanto al acabado visual global. Por lo que podremos encontrar áreas bastante discretas y planas que dejan paso a otras en las que la iluminación resulta espectacular y ensalza el apartado gráfico de Thymesia. Sin embargo, otras zonas, como la que nos encontramos nada más acabar el tutorial, resultan demasiado anodinas y repetitivas.

En determinados momentos, la iluminación de Thymesia nos dejará estampas espectaculares

A nivel técnico, Thymesia cuenta con una buena optimización. Eso sí, en puntos clave, como a la hora de cargar los escenarios por primera vez sufre de pequeñas ralentizaciones. Sin embargo, durante la mayor parte del desarrollo funciona a las mil maravillas, sin caídas perceptibles en la tasa de fotogramas.

Violines y gritos para un apartado sonoro a la altura

En cuanto a la banda sonora, nos encontramos con las composiciones orquestales típicas de las obras del género de la fantasía oscura. Así pues, podemos disfrutar de un conjunto sonoro que brillará principalmente en los combates contra jefes, donde destacarán los coros, violines e instrumentos de viento. En este apartado, de nuevo, vemos una clara inspiración en el emblemático trabajo musical de Bloodborne.

Thymesia carece de voces en cualquiera de sus diálogos. En lo que, en cuanto a efectos sonoros respecta, solo nos encontraremos con los sonidos ambientales de los escenarios: gritos, viento, pájaros… Eso sí, la gran mayoría de sus diálogos, exceptuando casos muy concretos como el de «Baliza Encontrada», se encuentran traducidos a un perfecto castellano. Esto es algo que es siempre de agradecer y más en producciones independientes.

Veredicto

Thymesia es un Soulslike interesante y frenético que ve su mayor punto de apoyo en Bloodborne. El título de OverBorder Studio ha sabido cómo marcar distancias con respecto a la excelente obra de From Software, creando un sistema de combate que brilla con luz propia y que nos dará horas de diversión. De hecho, quizá la duración de este Thymesia no sea suficiente como para exprimir todo el jugo que su jugabilidad podría ofrecer. En cualquier caso, se trata de una experiencia desafiante y muy bien medida que resultará especialmente satisfactoria para los amantes del género.

Duración de Thymesia

5-6 h.
7.7

Jugabilidad

9.0/10

Gráficos

9.0/10

Sonido

7.0/10

Innovación

7.0/10

Narrativa

6.0/10

Diversión

10.0/10

Duración

6.0/10

Aspectos Positivos

  • Su sistema de combate: rápido, frenético y con personalidad
  • Los combates contra los jefes
  • La curva de dificultad, bien medida y amable con el jugador
  • Las diferentes opciones de progresión

Aspectos Negativos

  • El diseño de niveles
  • Su escasa duración
  • La narrativa ambiental algo desaprovechada

1 COMENTARIO

  1. He leido 10 analisis y en todos coinciden que la duracion es de 12 a 15 horas, no se de donde os sacais 5 horas

Los comentarios están cerrados.