Análisis de Windfolk (PS4). Aires de venganza

Windfolk pertenece al género de los shooters, esta vez en tercera persona, y nos pondrá en el centro de la guerra contra la Coalición

Windfolk nos pondrá en el centro de la guerra contra la Coalición, contando con una ambientación muy cuidada y una jugabilidad sencilla.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Os traemos dentro de nuestros análisis una propuesta cuanto menos interesante que nos presenta el estudio español Fractall Fall. Windfolk es un shooter en tercera persona muy particular y que es el primer juego del estudio. Su desarrollo ha sido apoyado por PSTalents y Gammera Nest, los cuales han sabido ver su potencial, respaldando este juego que en 2018 se inició como un proyecto de fin de Máster, lanzándose ahora para Playstation 4.

Enfrentarme a este Windfolk ha supuesto una grata sorpresa, ya que me he encontrado con un título que se alejaba de lo que yo esperaba tras ver el tráiler, suponiendo una obra que cuenta con un gran nivel de detalle y que es muy accesible incluso para aquellos que no estén acostumbrados al género. ¡Vamos con el análisis!

Una historia de venganza

Windfolk se ambienta en un mundo llamado Eurian el cual podríamos decir que es muy particular al observar sus distintos escenarios y personajes. Los seres que dan nombre al título surcan el aire y viajan a través de islas flotantes al más puro estilo de lo que vimos en el planeta Pandora de Avatar. Realmente creo que hacer una conexión entre ambos entornos es casi instantánea y surge de manera natural la primera vez que lo ves.

Windfolk, un shooter en tercera persona con tintes futuristas

Dicho mundo está siendo amenazado por La Coalición, una suerte de Imperio de Star Wars que busca hacerse con el control del trydian, un mineral que permite que las islas floten y que, además, aportan energía y ciertas ventajas a los seres que habitan en este mundo. De nuevo, los paralelismos con Avatar son inmediatos: seguro que recordáis a los humanos tratando de hacerse con el unobtainium.

En todo este contexto de enfrentamientos por los recursos nos encontramos con Esen, una joven que ha sufrido los experimentos de La Coalición y busca venganza, uniéndose a los rebeldes que se enfrentan a la misma. Posee un carácter impulsivo y desobediente que le ha costado ya sufrir algún que otro castigo, pero es una de esas protagonistas a la que, con el desarrollo de la obra, le acabas cogiendo cariño.

En este punto es reseñable lo fácil que me ha resultado empatizar (u odiar) a los distintos personajes, gracias al estupendo trabajo de los actores que han puesto voz (en español) a éstos.

Análisis de Cyber Shadow

Windfolk cuenta con 8 misiones en el Modo Campaña, sirviendo los primeros capítulos como tutorial y orientación. En éstos aprenderemos a controlar el jet pack y las mecánicas básicas del juego. Conoceremos a nuestro superior directo, Batrax, a través de diálogos bastante elaborados que cuentan con ciertos toques de humor y también al villano de turno, Rusell, el cual se autodenomina ”padre” de Esen al haber experimentado con ella. De esta manera, nos embarcamos en una aventura que presenta detalles muy interesantes relacionados con el lore del mundo.

Para llevar a cabo nuestra particular vendetta, Esen irá armada con pistolas láser y provista con un jetpack que nos permitirá volar por el aire. También contará con un escudo para defenderse temporalmente. Como ya os adelantaba previamente, la jugabilidad de Windfolk sorprende por lo sencillo de su manejo: volar, disparar y esquivar no serán acciones para nada complicadas, incluso estando en el aire.

El trydian es el mineral que da poder al mundo de Eurian y el que codicia La Coalición

Desde el primer minuto de juego percibes la fluidez de movimientos y lo sencillo que resulta desplazarse, así que el hecho de que nos encontremos en un shooter en tercera persona y 360º no complica en absoluto las cosas.

Al revés, es tan cómodo volar que el jugador siente una necesidad de exploración inmediata por los increíbles paisajes que Eurian ofrece. Navegar por el aire es una de las premisas principales de Windfolk y cuenta con dos modos diferentes, incluyendo la modalidad Turbo con la que podremos ir disparados por el cielo.

Como no podía ser de otro modo, pronto encontraremos resistencia a nuestro planes y tendremos que entrar en batalla: este es uno de los puntos claramente mejorables de Windfolk, pero no está mal en absoluto. Los soldados de La Coalición aparecerán nada más nos acostumbremos a nuestro equipamiento y entonces será el momento de disparar.

Batallas que te harán tener el arma fría

Las batallas en sí son bastante sencillas y se desarrollan a tiempo real. A nuestro alrededor se creará una especie de campo que nos impedirá escapar, pero podremos desplazarnos en los 360º dentro de él sin problemas. Los enemigos, al igual que nosotros, volarán y nos lanzarán sus proyectiles: nosotros podemos responder disparando o protegiéndonos.

Aquí nos encontramos un aspecto que quizá sea divisivo: no necesitamos apuntar con precisión ya que el punto mira se nos presenta directamente siendo además bastante amplio, lo cual hace muy difícil errar el tiro.

Análisis de Waves Out!

En cuanto a los ataques, no existe como tal el concepto de munición sino que la pistola funciona por sobrecalentamiento. Contamos con una barra que mide la temperatura y si sobrepasamos su límite tendremos que esperar a que el arma se enfríe.

Los enemigos recibirán una cantidad fija de daño y cuentan con una simple barra de vida; hablando de salud, normalmente la nuestra se repondrá al acabar una misión, pero de vez en cuando los enemigos soltarán algún botiquín que otro. El sistema de batalla es simple y uno de los aspectos que en todo caso podría ser pulido en cuanto a detalle, pero funciona realmente bien.

Windfolk
Los controles son bastante sencillos e intuitivos en Windfolk

Además de la campaña, Windfolk cuenta con un Modo Arcade que nos permite jugar desafíos adicionales explorando el sistema de combate principalmente. Éste se desbloquea al ir completando ciertas zonas en el modo Historia.

Hay que añadir que uno de los extras con los que cuenta Windfolk para no caer en la monotonía son las carreras, dónde se nos presentan distintos aros de energía que tenemos que ir atravesando a contrarreloj mientras cogemos botellas por el camino. Ver esto me recordó a mi infancia cuando disfrutaba de Harry Potter y La Piedra Filosofal en el ordenador y esos momentos donde nuestro mago tenía que atravesar aros de energía con su escoba para practicar durante las clases de vuelo. Me ha parecido entrañable y divertido encontrar algo similar aquí.

Las carreras de vuelo son un aspecto divertido que rompe la monotonía del juego

Si hay algo con lo que el jugador se queda una vez completado Windfolk es, sin duda, con ganas de más. La sencilla implementación del sistema de vuelo te incita a explorar esos estupendos paisajes, aunque no vayamos a tener grandes recompensas asociadas a ello. Podemos encontrar ciertos coleccionables que añadirán entradas a nuestro diario, pero en sí los espacios están algo vacíos a la hora de interactuar con ellos.

Los mapas son amplios, pero en absoluto estamos hablando de un mundo abierto y, cuando lleguemos a una zona límite del mapa, Windfolk nos pedirá que volvamos atrás. De cara a una hipotética secuela, sería interesante conocer distintas zonas o más regiones de este vasto mundo, porque la cantidad que se muestra en esta obra es comedida y desde luego hay mucho potencial en este aspecto.

Esen contará con un diario de información que iremos desbloqueando con exploración

Ahora bien, ¿Qué ofrece Windfolk en términos generales? Sin duda es un juego prometedor con mucho potencial del que sería interesante ver alguna actualización en un futuro. Creo que el estudio ha ofrecido un producto de buen nivel en su primer lanzamiento y que, pese a ciertos aspectos mejorables y que en absoluto son deficientes, se disfruta bastante de la aventura.

Bonito de ver y agradable de escuchar

Considero que uno de los apartados excelentes de Windfolk es, sin duda, su aspecto artístico. La ambientación del mundo es espectacular y los paisajes resultan abrumadores. Por otra parte, el diseño de personajes es original y divertido.

Generalmente nuestros ojos se deleitarán con una paleta de colores viva y brillante, pero esto cambia cuando nos adentramos en zonas como las cuevas, donde el escenario se oscurece y el apartado visual adquiere un tono más siniestro. Eurian es un mundo salvaje que mezcla elementos futuristas con otros más mitológicos, resultando una combinación perfecta.

En todo caso, sí que hay un pequeño punto débil en el diseño de enemigos, ya que no lucen bien en las batallas y son bastante limitados en cuanto a su variedad.

El apartado sonoro también es muy interesante, sobre todo por la calidad de las voces como decía antes, pero asimismo por la música ambiental, ya sea de estilo más épico y relajado mientras exploramos, como en aquellas partes de acción, recordándome de nuevo a Star Wars en esos momentos.

La ambientación de Windfolk es lo que más luce gracias al apartado artístico del juego

Veredicto

En resumen, si me preguntáis si recomiendo Windfolk mi respuesta es positiva. Hay que tener en cuenta que este juego está creado por un estudio pequeño y su trabajo es digno de alabanza. Me he divertido mucho durante mi experiencia con el título y aquellos aspectos mejorables no limitan en absoluto el nivel de disfrute. Considero que se están lanzando propuestas muy interesantes en nuestro panorama nacional las cuales sin duda hay que apoyar y creo que la obra ante la que nos encontramos es una de ellas.

Suscríbete a nuestro Podcast

Windfolk

Duración: 13 horas
7,5

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

8.0/10

Sonido

7.0/10

Innovación

8.0/10

Narrativa

7.0/10

Diversión

7.0/10

Duración

8.0/10

Aspectos Positivos

  • Una jugabilidad bastante intuitiva y sencilla. Fluidez de movimientos
  • Escenarios muy originales y trabajados
  • Aspecto sonoro. Voces en español muy convincentes

Aspectos Negativos

  • Cuando están ocurriendo diálogos nos quedamos dando vueltas hasta que nos marca la dirección a la que debemos ir y rompe un poco el ritmo de la acción
  • Después de un tiempo los combates pueden resultar algo repetitivos
  • Algunos aspectos del combate podrían estar mejor detallados