Análisis de Within the Blade (PS5). Un pixel art sangriento y sin muchas pretensiones

Within the Blade

Within the Blade es la pequeña obra de un estudio independiente que recoge lo mejor del estilo pixel art moderno y lo mezcla con un estilo de plataformas que rememora las aventuras clásicas de 16 bits.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Hace bastante tiempo que dejamos atrás la época de los 8 y 16. Sin embargo, muchos de aquellos niños que disfrutaron de grandes aventuras en la Mega Drive o en la Sega Génesis y que quedaron maravillados con este medio de entretenimiento desarrollan actualmente obras que evocan esas experiencias del pasado. Y es aquí donde situamos Within the Blade, un título que busca cautivar el corazón de los más nostálgicos uniendo lo mejor de los rogue-lite modernos contando con un estilo artístico pixel art muy acertado.

No obstante, esta obra no siempre se llamó así. Desarrollado por el pequeño estudio Ametist gracias al apoyo de la comunidad por medio de la plataforma Steam Greenlight, se lanzó en Early Access en 2017 bajo el nombre de Pixel Shinobi Nine Demons of Mamoru, un título con claras diferencias al que encontramos hoy día bajo el nombre de Within the Blade. Ahora, tras 4 años de espera, por fin podemos disfrutar de este pequeño indie en consolas de pasada y nueva generación, así como Nintendo Switch.

Análisis de Monster Hunter Stories 2 Wings of Ruin

Un ninja en tiempos de guerra

La historia de este título nos sitúa en un Japón sumido en una guerra civil que no hace sino cebarse con los pobres aldeanos. En este contexto, el temido líder del clan Garra de Hierro, Mamoru Inai, ha hecho un pacto con las fuerzas del mal para convertirse en un ser casi divino e inmortal con el fin de postularse como el futuro dirigente del país sin que nadie pueda pararle los pies. Un argumento de Serie B que evoca aquellas historias de 8 bits que no necesitaban de un porqué muy interesante para hacer pasar un buen rato a los jugadores.

Obtendremos mayor cantidad de experiencia si no somos avistados o dependiendo de cuánto muramos

En Within the Blade controlamos a Hideaki, un ninja de la pequeña aldea del Loto Negro cuyo objetivo será diezmar al poderoso ejército del shogun y acabar con este en un intento desesperado por salvar su aldea. Nos encontramos ante un modo campaña muy contenido de 5 capítulos, divididos a su vez en pequeños subcapítulos, que conforman una obra breve de unas 4 horas de duración.

Nuestro objetivo será ir completando diferentes tareas, algunas más simples como podrían ser liberar un reducido número de prisioneros, y otras mucho más complicados que requieren que eliminemos a todos los adversarios del escenario. Una tarea ardua debido a la inclusión de un componente rogue-lite y a la aleatoriedad de sus mapas, una mezcolanza que no sienta nada mal a esta propuesta y que ya hemos podido ver en títulos como King of Seas.

Cada uno de estos pequeños episodios de Within the Blade están creados de forma procedural en cuanto al diseño de los escenarios y a la disposición y la cantidad de enemigos. Sin embargo, cuando muramos y reaparezcamos en los puntos de guardado, estos mapas se mantendrán tal y como los habíamos vivido: únicamente cambiarán cuando salgamos y entremos en la partida, algo que fomenta la rejugabilidad por parte del jugador.

Los enemigos de Within the Blade están muy bien diseñados a pesar de ser un mero estorbo en nuestra aventura

Estos escenarios, a pesar de su aleatoriedad, están excelentemente diseñados, ofreciendo segmentos de plataformas que probarán la agilidad del jugador. Y es que Hideki se mueve con una soltura espectacular: contaremos, desde el principio de la aventura con un dash a izquierda y derecha que no solo nos salvará en los momentos más crudos de los combates, sino que podremos usarlo para sortear diferentes trampas o fosos plagados de estacas.

Todo ello está acompañado en Within the Blade con una verticalidad muy interesante. Los mapas no son nada pasilleros y podremos usar las habilidades de Hideki y escalar por las paredes para sortear a los enemigos o, incluso, apostarnos en lo alto con el fin de ejecutar un ataque por la espalda sin llamar la atención.

Más allá de este modo campaña, Within the Blade nos propone además superar sus mortales y frustrantes retos. Contamos con un total de 20 niveles, a cada cual más difícil que el anterior, que nos ofrecerán enormes cantidades de oro que gastar en el modo campaña de la propuesta. Un añadido que, sin duda, elevará las horas de juego gracias a su extremada dificultad.

En Within the Blade no hay mucha variedad de escenarios, pero siempre pondrán a prueba al jugador

Análisis de F1 2021

El camino del guerrero

Tendremos ciertas formas de hacer frente a los enemigos. La más evidente es entablar combate directo con ellos. Para deshacerse de los rivales, Hideki cuenta con una katana con la que asestar golpes mortales a los adversarios o enzarzarse en violentas peleas a espadas donde será difícil salir con vida. Y es que este no es un Ghost of Tsushima en 2D, por lo que a pesar de contar con un bloqueo con el que detener ciertos ataques, nuestra katana irá perdiendo rigidez hasta quebrarse, dejándonos expuestos la acometida del adversario.

Por otro lado, el sigilo es el arma más peligrosa del ninja en Within the Blade. Hideki puede agazaparse entre la maleza o en las sombras a la espera del enemigo con el fin de asestarle un ataque mortal de un solo golpe. Sin embargo, y a pesar de que acabar con los rivales con sigilo es sumamente gratificante, el diseño procedural del mapa y las pocas opciones de sigilo no ayudan a que disfrutemos estos tramos más pausados.

Al acabar cada uno de los niveles, excepto aquellos que nos llevan a los jefes finales de cada sección, podremos acudir a nuestra aldea. Aquí encontraremos ciertas tiendas donde comprar distinto armamento y mejoras, además del hogar de nuestro protagonista, donde podremos crear armas y gestionar el inventario. También tendremos la posibilidad de acudir a nuestro sensei en el dojo y mejorar nuestras capacidades gracias a un extenso árbol de habilidades.

Subir de nivel nos llevará bastante tiempo y muchas repeticiones

Para desbloquear estas mejoras tendremos que reunir suficientes puntos de experiencia completando los niveles o superando, como he adelantado, la sección de retos de Within the Blade. A pesar de que algunas habilidades ofrecen ayudas pasivas, como el aumento en la velocidad de movimiento, otras como el ataque a distancia o mejoras en nuestro armamento que impiden al enemigo bloquear nuestros golpes marcarán nuestro devenir en la historia.

Los rivales de Within the Blade no son muy variados, pero sí mortales. Cada uno de ellos tendrá características propias a la hora de atacar como pueden ser el uso de armas a distancia, pirotécnica o una mayor defensa gracias a su armadura, con lo que nuestro objetivo será marcar una rápida estrategia para decidir cómo abordar estos enfrentamientos.

Los combates con jefes finales, por su parte, son lo menos inspirados e interesantes de la propuesta. Within the Blade no maneja con soltura los combates cuerpo a cuerpo debido a la escasa direccionalidad de los ataques y que presenta cierta lentitud cuando propinamos una acometida que nos deja expuestos al enemigo, por lo que el enfrentamiento con estos demonios, en especial con el jefe final del título, se limitarán a una serie de saltos, esquivas y espadazos mal dirigidos con el fin de mermar la barra de vida. Una pena, pues el diseño y los ataques de estos adversarios son muy interesantes, poniendo a prueba la pericia y experiencia del jugador en la mayoría de las ocasiones.

Within the Blade es mucho más divertido cuando nos enfrentamos a rivales claramente inferiores

Impresiones de Shadowverse Champion’s Battle 

Gore pixelado

El pixel art es un estilo artístico muy usado por estudios pequeños (en tamaño, que no en calidad) con tal de ofrecer una obra que rememora el pasado con mecánicas y un sistema de control moderno. Sin duda es un estilo que sienta fenomenal a esta propuesta a pesar de que se nota la falta de originalidad y la carencia de personalidad en la mayor parte de los tramos de la aventura.

Por supuesto, la última generación de Sony no tiene problemas al hacer frente a este Within the Blade. Disfrutar de esta propuesta a 60 imágenes por segundo y a una resolución 4K es una verdadera maravilla.

El cuidado estilo artístico, aunque muy visto, casa bien con esta propuesta altamente sangrienta

Un apartado que no acaba de agradarme es el sonoro. Teniendo en cuenta que su estilo artístico apuesta por un píxel art muy convencional, esperaba que Ametist Studio optase por rescatar otra característica de estos títulos modernos: una excelente banda sonora. Manteniendo al margen el pegadizo e interesante tema principal que encontraremos en el menú de inicio, la música en este Within the Blade es puramente testimonial y se limita a ciertos temas que evocan melodías de la época en la que se basa su jugabilidad.

VEREDICTO

Within the Blade es una obra más, pero una de las que tener en cuenta. No esperaba que reinventase la rueda, pero sí que me ofreciera una experiencia sumamente divertida a la par que frustrante, donde poder mejorar tramo a tramo para hacer frente a los enemigos y he de decir que ha cumplido con mis expectativas.

Una obra del pequeño estudio Ametist que quizá necesitaba algo más de trabajo en ciertos apartados como el combate o la música, pero que, aun así, supone una experiencia sólida y divertida.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Within the Blade

5 horas
7

Jugabilidad

7.0/10

Gráficos

7.5/10

Sonido

7.0/10

Narrativa

5.0/10

Innovación

6.0/10

Diversión

7.5/10

Duración

7.5/10

Aspectos Positivos

  • El placer de acabar con los enemigos en sigilo
  • Su estilo pixel art
  • Duración muy contenida

Aspectos Negativos

  • Escenarios poco inspirados
  • Apartado sonoro muy pobre