Análisis de XEL (PC). Una aventura espacial con bastantes detalles a mejorar

Descubre XEL, una amigable historia de acción y aventura espacial donde exploraremos una gigantesca nave espacial y los secretos que esta esconde desde hace decenas de años.

XEL

Hoy vamos a hablarte de XEL, un videojuego indie de acción y aventuras desarrollado por Tiny Roar. El título puede haberte llamado por su apartado gráfico, pero te aseguramos que hay muchas más cosas por ver detrás de este aspecto. Si buscas un videojuego similar a los The Legend of Zelda antiguos, esta experiencia puede ser una alternativa para tener en cuenta.

Descubre el mundo de XEL

Como te hemos dicho, este juego tiene mucha relación con los juegos antiguos de Zelda como Ocarina of Time. La exploración del mundo, las distintas zonas diferenciadas, los artilugios que nos ayudarán en la aventura o la vida dividida en corazones son solo la punta del iceberg. Sin embargo, ese título no es su única fuente de inspiración, ya que podemos ver influencias de juegos hack and slash, por ejemplo.

XEL
El diseño artístico es lo primero que destaca de XEL.

Pero ¿qué nos puede ofrecer XEL que no tengan otras propuestas? Bueno, lo primero de todo es un juego de esas características (hack and slash), ya que no hay tantos estudios que trabajen hoy día con esta fórmula. Si nos fijamos en la industria indie, el género metroidvania ha reemplazado en gran medida a los juegos más clásicos de acción y aventuras. Y cosas como los artilugios que desbloqueamos en las aventuras suelen cambiarse por poderes del propio personaje.

Pero no perdamos más tiempo y metámonos en materia. Intentaremos evitar lo máximo posible los spoilers, así que no temas si quieres ir sin saber nada. Este videojuego comienza cuando nos chocamos con nuestra pequeña nave en un lugar desconocido. Lo primero que descubrimos es a Chap, un afable robot que nos ayudará.

No en balde, hay un inconveniente importante: no recordamos nada de nuestro pasado. Ni siquiera nuestro nombre. Por ello, nuestra primera misión será explorar nuestros alrededores e intentar descubrir dónde estamos o qué queríamos hacer.

Es ahí cuando conocemos a Desmond, un intrépido chico de Needle Eye que nos recoge y nos lleva a su ciudad. Según descubrimos, el poblado está habitado por una gran cantidad de habitantes pacíficos que se ganan la vida como pueden con las cosechas y sus vacas y ovejas robot.

Desmond ha vivido mejores momentos.

A partir de aquí, nuestra aventura seguirá un esquema similar al de cualquier otro videojuego: ir a un determinado lugar para recuperar un objeto clave, investigar el por qué ha surgido un brote peligroso o ayudar a otros personajes enfrentándonos a enemigos, entre otros. Estas son cosas que no nos serán de vital importancia, pero claro, qué otra cosa vamos a hacer si no recordamos nada.

En este sentido, XEL destaca por ser un buen videojuego de exploración. La mayoría del mapa tiene una gran cantidad de bifurcaciones, hay algunos secretos interesantes y el juego te recompensa con atajos de vez en cuando. Además, existen algunos jefes especiales, los cuales no son muy complicados, pero hacen su labor. Por no hablar de las mejoras de objetos que van haciendo que cada vez seamos más fuertes.

Todo esto puede sonar bien, pero ¿qué tan bien implementa XEL estas mecánicas? A continuación, te hablaremos de las luces y sombras del juego con todos los detalles que podamos.

Un envoltorio deluxe

Una de las cosas que más destaca de XEL es su colorido apartado artístico, algo que últimamente estamos viendo más y que siempre hace a un título más amigable. No obstante, esta decisión artística contrasta un poco con la advertencia inicial al abrir el juego donde nos avisa de temas como el suicidio o la aracnofobia.

XEL
Aunque el título muestra algunos de estos temas, no profundiza en ninguno de ellos

Sea como fuere, el título tiene un apartado gráfico sólido. Si bien no destaca por ser revolucionario, es adecuado para el registro que busca y la historia que quiere contar. Los escenarios están bien decorados, hay una cohesión y coherencia artística… En otras palabras, salvo algunos detalles tontos, XEL es un juego que entra bien por los ojos.

Aun así, hay cosas cuestionables que nos impiden ponerle una buena nota, más allá de que no innove demasiado en el aspecto visual. Por ejemplo, la cinemática inicial es un vídeo prerrenderizado, una técnica que se solía ver mucho en videojuegos de PlayStation 1 debido al poco rendimiento que esta tenía para procesar polígonos. Como ya sabrás, hoy día ya estamos muy lejos de esa época, por lo que esta decisión ya es, como mínimo, rara.

El problema es que estas «cinemáticas» no solamente son extrañas, sino que además están mal hechas. La inicial que nos da contexto al principio cuenta con bastantes artefactos en pantalla y se ve con una calidad paupérrima. Y más adelante, se nota a leguas un error en una misión, puesto que, al activar la tercera tubería, en la cinemática se ve que estamos activando la segunda.

Poco a poco vamos comenzando a conocer a los diferentes personajes.

Por otro lado, hay otro tipo de escenas, como cuando nuestra protagonista conoce a Chap. Esta secuencia está totalmente hecha in-game y destaca porque está realmente bien hecha. Para nuestra mala suerte, estas animaciones son escasas y demasiadas veces parecen inacabadas porque a mitad de conversación es reemplazada por un plano lejano muy extraño (como si ya hubiésemos terminado la conversación y pudiésemos movernos).

Estos problemas hacen que la narrativa esté a un nivel más bien bajo, algo que lamentamos profundamente. Y la cámara que mencionamos no solamente afecta a los diálogos, sino que en el propio juego nos hace más mal que bien. Dado que XEL tiene una cámara estática en el cielo, en ocasiones hay objetos que tapan la visión.

XEL
En este momento, el escenario tapa lo que hacemos y perdemos visión.

Asimismo, la cámara está tan lejos (y no es ajustable), que apenas podemos ver los detalles del bello mundo que nos presentan. Esto nos parece una decisión muy desafortunada que hace que la acción se vea peor de lo que podría ser y que hace que el juego se desconecte un poco del jugador.

Un contenido mediocre

Leyendo hasta aquí, te habrás dado cuenta de que la lista de cosas buenas que tiene XEL es más bien discreta. Por cada cosa buena que podemos destacar, hay otra mala que la eclipsa y ese es un poco la idea sobre la que orbita este análisis.

En líneas generales, entendemos que XEL es una propuesta de juego de un género ya explorado y exprimido. Tiene un bonito aspecto artístico y una jugabilidad aceptable. La narrativa del juego no es una locura, pero intenta ser memorable, sobre todo por los diálogos de la protagonista. Sin embargo, en nuestra opinión el esfuerzo no es suficiente.

El juego, al carecer de barra de energía para atacar, se siente como un hack and slash. Sin embargo, los desarrolladores no han implementado un sistema de combos, de posicionales o de puntuación que evite que el título sea un machacabotones. E incluso con ello, el hecho de pelear se siente tosco, porque los enemigos no reaccionan a nuestros golpes y tampoco podemos esquivarlos con gracia.

Los enfrentamientos podrían haber sido más interesantes con un planteamiento ligeramente distinto.

Tenemos un botón para rodar, pero carecemos de frames de invulnerabilidad, por lo que esquivar es muy poco satisfactorio y más difícil de lo que esperamos. «¿Por qué?» Quizás te preguntas. Pues porque si intentamos rodar en la dirección que nos viene el ataque, este nos hará daño en lugar de evitarlo, como en la saga Dark Souls o en juegos indies como Enter the Gungeon.

Con todo esto, XEL se queda un poco en tierra de nadie, lo cual no está mal como tal. Lo que sí embarra la experiencia es que al final del día los enemigos parecen conos, en lugar de los encargados de finalizar nuestra aventura. El combate es en ocasiones demasiado simple y algunos jefes finales de XEL tienen mecánicas y hitboxes demasiado injustas.

Por otro lado, algunos elementos parecen mal diseñados o que nadie lo ha probado lo suficiente. Por ejemplo, el martillo de sonido se siente de una forma bastante extraña. No es efectivo contra casi nada, tarda mucho tiempo en devolverte el control debido a su larga animación… Problemillas que hacen que el gameplay se resienta.

Los puntos de guardado están bastante mal repartidos.

Pese a esto, para nosotros, el pecado más grave que comete XEL es el de no tener un sistema de autoguardado como la mayoría de los videojuegos. Esto no es obligatorio en todos los casos, ya que hay juegos como Resident Evil 2 que se aprovechan de ese sentimiento de desamparo. El problema es que ese no es el caso de este título.

Si al menos tuviésemos un sistema de puntos de guardados consistentes, como en la saga Dark Souls, estaría bien. Pero es que no es así, ya que algunas zonas muy difíciles tienen puntos de guardados muy lejanos, haciendo que muchas veces tengamos que rejugar partes muy frustrantes del juego.

Una jungla con demasiados «bichos»

Cuando un juego o programa tiene un problema o no funciona como se espera debido a que está mal diseñado, en ocasiones lo podemos denominar como glitch o bug (bicho en inglés). Por ejemplo, cuando nos salimos de los límites del mapa y no carga el escenario, cuando un enemigo se vuelve invulnerable o cuando los botones no responden.

Hay juegos que son famosos por tener una gran cantidad de bugs como Fallout o Assassin’s Creed Unity. Y hasta cierto punto, si no afectan gravemente a la jugabilidad, estos pueden ser hasta graciosos o una marca de la casa (te estamos mirando a ti, Bethesda). No obstante, en el caso de XEL, esto no es tan bonito.

XEL
Aun corriendo sin parar, el enemigo nos daba con el rayo.

El juego está plagado de bugs, que nos hacen cosas tan variopintas como que el personaje secundario no tenga animación de caminar, que no haga daño a los enemigos o que los enemigos desaparezcan. Sin embargo, hay otros problemas más serios como que saltar en ciertas ubicaciones nos hace caernos del mundo, que no podamos pulsar ciertos botones, o que los puzles se rompan si cargamos partida.

Si sumamos los bugs a los problemas que trae el pobre sistema de guardado que ya te hemos mencionado previamente, el resultado es que XEL se siente un juego pesado. Desde nuestro punto de vista, hemos perdido varias horas de progreso debido a problemas de diseño que han hecho que la experiencia que hemos tenido sea extremadamente mala.

Las primeras horas de juego fueron bastante buenas y la progresión de XEL se sintió realmente bien. Lamentablemente, los bugs, malas decisiones de diseño y la pobre jugabilidad han hecho que no hayamos querido terminar el juego cuando tan solo nos quedaba la pelea final.

Veredicto

Puedes finalizar la historia principal de XEL en alrededor de 8 horas, según tu habilidad, claro, pero nos es difícil recomendarte el título. En el momento de este análisis, el juego está demasiado poco pulido y tu experiencia puede ser muy mala, así que nuestra recomendación es esperar a que la mayoría de estos bugs sean reparados.

Si miramos las valoraciones en Steam, podemos ver con facilidad que XEL no ha tenido una recepción muy positiva en la comunidad. Por ello, te recomendamos comprar esta propuesta de Tiny Roar solamente si buscas una aventura de exploración clásica y sabes dónde te metes.

Duración de XEL

10 horas
5.5

Jugabilidad

4.0/10

Gráficos

6.0/10

Sonido

6.0/10

Innovación

5.0/10

Narrativa

5.0/10

Diversión

6.0/10

Duración

5.0/10

Aspectos Positivos

  • Estética colorida y amigable
  • Protagonista carismática
  • Buena sensación de exploración

Aspectos Negativos

  • Gran cantidad de bugs
  • Cámara demasiado alejada y con bastantes problemas
  • Sistema de guardado arcaico y muy problemático

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí