Análisis de Ys Origin. La precuela de la saga A-RPG de Nihon Falcom

Análisis de Ys Origin. La precuela de la saga A-RPG de Nihon Falcom

Ys Origin, la precuela de la saga Ys, llega a Nintendo Switch con una trama y jugabilidad que encandilará a los aficionados al A-RPG nipón.

En mi análisis de RPG Maker MV afirmé (y aún sostengo) que si hay un género capaz de arrastrar a una horda de jugadores incondicionales es el RPG.  También expliqué la diferencia entre los términos de RPG y J-RPG. Sin embargo lo que no conté es que, por muy extraño que pueda parecer a los jugadores más jóvenes, hubo una época en la que disfrutar de un J-RPG en consolas europeas era un auténtico lujo.

Valga como ejemplo el hecho de que Final Fantasy no se volvió realmente popular en España hasta la llegada de de FFVII, diez años después de haberse iniciado la saga. Peor suerte aún tuvo Dragon Quest, que no vio un título localizado al español hasta el lanzamiento de Dragon Quest VIII: El Periplo del Rey Maldito en el año 2006, 20 años después de iniciada la saga en Japón.

Aún así estas sagas pueden considerarse afortunadas, pues hubo otros títulos clave del género los cuales nunca pudimos disfrutar en sus sistemas originales, como el mítico Chrono Trigger o la mayoría de entregas de la saga del título que nos ocupa, Ys, la cual, a pesar a comenzar en 1987, no comenzó a tener relevancia en nuestro país hasta la pasada generación de consolas.

Hace mucho, mucho tiempo en la lejana tierra de Ys…

Ys Origin fue originalmente lanzado para Windows en el lejano año 2006 en Japón y no fue adaptado a consola hasta nada menos que once años después, concretamente a PS4 y PS Vita. Un año después fue el turno de la conversión de Xbox One y dos más tarde al fin nos llega la versión para Nintendo Switch, la cual se puso a la venta el pasado 1 de octubre.

Las dioses gemelas Feena y Reah, personajes recurrentes de la saga Ys, también hacen su aparición en Ys Origin

Ys Origin, como buena precuela, es una excelente manera de introducirnos a la saga. En el prólogo del título, que tiene lugar 700 años antes de los eventos de Ys I, se nos narra como la sagrada tierra de Ys, que prosperaba gracias a la magia, es atacada por unos demonios. Incapaz de vencerlos, sus habitantes buscaron refugio en el templo de Solomón al cual las diosas gemelas Feena y Reah elevaron a los cielos.

Algunos años después de estos sucesos las hermanas desaparecen y, preocupados por ellas, los seis sacerdotes del templo de Solomón envían a un grupo de héroes a Ys para afrontar su búsqueda, estando compuesto el mismo por 12 aventureros entre los que están Hugo Fact, hechicero, y la caballero Yunica Tovah. Tendremos que elegir entre ambos al principio de la aventura.

Hugo Fact y Yunica Tovah son enviados a Ys para encontrar a las diosas gemelas Feena y Reah

En general la historia de Ys Origin está bien contada y nunca hace que perdamos el interés. Cierto es que los aficionados al J-RPG o al anime shonen encontrarán muchos tópicos y personajes arquetípicos de estos géneros en el título, como un protagonista frío y distante que esconde de los demás una personalidad frágil y sufrida, personajes en teoría malvados que se pasan de bando a las primeras de cambio o divinidades cuyo poder se intuye más que se muestra.

Análisis de RPG Maker MV, el título que te permite crear tus propios JRPG

Además, en general, tanto los personajes del grupo de búsqueda como el propio mundo de Ys están bastante desaprovechados. En el caso de los compañeros del protagonista, su papel se limita a dar un apoyo meramente circunstancial por no hablar del propio mundo de Ys que apenas está presente en el título, ya que toda la trama tiene lugar en una torre.

No obstante, esto no impide que el argumento sea disfrutable de principio a fin y que llegue a sorprender al jugador mediante la inclusión de ciertos giros de guion interesantes. La trama se narra en su mayoría a través de escenas ingame e ilustraciones, aunque también disfrutaremos de alguna secuencia de anime de muy alta calidad. Ys Origin nos llega además con textos en español, aunque para las voces se conserva el doblaje francés.

Aunque la historia se sigue con interés, no destaca ni por su complejidad ni por su originalidad

Un ARPG clásico, muy clásico

Jugablemente, YS Origin es un action-RPG que, como ya he señalado, se desarrolla completamente en la torre en la que el equipo de búsqueda espera encontrar a las diosas gemelas. La mayor parte del tiempo que estemos a los mandos nos los pasaremos combatiendo contra todo tipo de criaturas que habitan sus estancias, ya sea a distancia con Hugo Fact o cuerpo a cuerpo con Yunica Tovah. 

En los enfrentamientos contamos con un botón para el ataque básico, el cual podemos potenciar temporalmente si rellenamos una barra eliminando enemigos, y otro para utilizar los poderes especiales (hasta 3) que recibiremos durante el juego y que gastan maná, el cual se regenera automáticamente.

En general los combates de Ys Origin son divertidos y resultan lo suficientemente desafiantes y variados como para no cansarnos de los mismos antes de acabar el título. Puede que, al principio, nos parezcan simples machacabotones pero, hacia la mitad de la historia, el imparable ascenso de la curva de dificultad nos hará tener que recurrir a todo nuestro arsenal a fin de sobrevivir, máxime cuando Ys Origin solo realiza un guardado automático en contadas ocasiones y por tanto perecer equivale a repetir largas secciones jugables.

Buena parte de las horas empleadas en Ys Origin las pasaremos combatiendo contra todo tipo de criaturas

Mención aparte merecen los jefes finales, de un tamaño colosal y cuya variada rutina de ataques no nos pondrá fácil averiguar sus puntos débiles. Por lo general marcan los picos de dificultad más elevados del título y, ya en el nivel de dificultad normal, requerirán de que pasemos algún tiempo subiendo de niveles es imprescindible para poder superarlos.

Con respecto al progreso de nuestro personaje, podemos potenciar cada una de nuestras habilidades hasta el nivel cuatro si hallamos los objetos usados a tal fin durante nuestro periplo por la torre. También es posible mejorar nuestra arma con la ayuda de uno de nuestros compañeros y encontrar nuevos atuendos con lo que modificar nuestros stats defensivos.

Lee nuestro análisis de 13 Sentinels Aegis Rim

En las estatuas de la diosa, además de guardar nuestra partida, también podremos emplear nuestros puntos de experiencia en adquirir las bendiciones, las cuales nos proporcionarán ciertos beneficios durante nuestra partida tales como aumentar la velocidad de regeneración de maná.

Los puntos de experiencia también se utilizan para marcar nuestra subida de nivel, la cual aumenta nuestros parámetros de ataque, defensa, vida y maná de forma totalmente automática. No hay, por tanto, opción de personalización tras cada subida ni la posibilidad de que el personaje que controlamos desarrolle nuevos poderes de forma inherente.

En las estatuas de la diosa podemos emplear nuestros puntos de experiencia para adquirir todo tipo de mejoras

Otro de los elementos que normalmente demandan una mayor atención en otros títulos del género, la gestión del inventario, adquiere también en Ys Origin un carácter meramente testimonial. En primer lugar el número de piezas de equipo disponibles, compuestos por túnica o armadura y calzado, es muy escaso, contando con únicamente media docena por personaje. Además nunca es difícil decidir con cuál equipar a nuestro personaje, ya que el más reciente encontrado siempre es superior a los anteriores. 

En segundo lugar, apenas hay ítems consumibles que almacenar. Por supuesto, en Ys Origin hay estados alterados, pero no hay remedios para éstos y los ítems de recuperación de vida y maná que obtenemos tras eliminar enemigos se consumen automática e instantáneamente. 

Un poco de esto aquí y una pizca de aquello allá

Cuando no estamos combatiendo nos dedicaremos a explorar el escenario. La exploración se desarrolla de un modo muy sencillo: Por regla general cada una de las secciones de la torre se bifurca en un determinado punto. Uno de los caminos que se abren en esta bifurcación conduce al portón detrás del cual se oculta el jefe de zona y el otro al medallón necesario para abrirlo.

Entre medias habrá algunos desvíos menores donde encontraremos potenciadores para nuestras habilidades u objetos imprescindibles para acceder a rutas bloqueadas Y es que, en general, el título nos fuerza a volver bastante a menudo a secciones ya visitadas donde, tras obtener una llave u artefacto concreto, podremos superar una zona hasta entonces inaccesible.

A este respecto destaca la ayuda de los simpáticos roo que, a cambio de una fruta roo, nos ofrecerán jugosas recompensas, a menudo imprescindibles para progresar en la historia.

Los roo nos ofrecerán ciertas ayudas…siempre a cambio de la previa entrega de su manjar favorito

El cómo enfoca Ys Origin la exploración le otorga un ligerísimo aire a metroidvania. Dicho cariz se ve potenciado además debido a que la verticalidad de sus escenarios (no olvidemos que nuestro objetivo es ascender por una torre) se usa muy inteligentemente tanto para conectar ciertas áreas como para incluir zonas plataformeras, que no en pocas ocasiones alcanzan una dificultad considerable. 

Con respecto a las sensaciones globales que me ha provocado el título, Ys Origin recordará a muchos a títulos del género tan clásicos como los de la saga Zelda, pero a mi personalmente me ha retrotraído a uno de las propuestas más injustamente olvidadas del catálogo de PSX: Alundra.  Si probaste esta maravilla en 32 bits, no dudes de que en Ys Origin experimentarás unas sensaciones similares, si bien el título de Nihon Falcom carece de los enrevesados puzles que en Alundra podían volver loco al más pintado.

¡Pero qué bien te veo!

Gráficamente sorprende lo bien que el paso del tiempo ha tratado a Ys Origin el cual, no olvidemos, es un título con catorce años ya a sus espaldas. Por regla general seguiremos a nuestro protagonista desde una vista alejada en 3ª persona, aunque algunas secciones incluyen travellings a nuestro paso o cámaras fijas, al estilo de los survival horrors clásicos, lo cual potencia la sensación de encontrarnos ante un anime.

Los diseños de monstruos son muy variados y atractivos, acordes totalmente con la estética de cada nivel de la torre. Entre sus filas nos encontraremos tanto con enemigos antropomorfos como con bestias mitológicas, aparte de una minoría cuyo diseño apenas puede considerarse figurativo.

Con respecto a los personajes humanos, Ys Origin usa unos diseños estilizados para ilustrar los diálogos y las (escasas cinemáticas) mostrando versiones “chibi” de los personajes en las secciones ingame, contando ambos muestran un considerable nivel de detalle. Aún así no podemos dejar de lado cierta sensación de “deja vu” si los comparamos con los diseños de otros J-RPG o animes con una temática similar.

Mayor monotonía visual nos provoca el hecho de que solo haya un escenario. Bien es cierto que cada sección de la torre tiene una ambientación diferente, pero esto no quita que muchos elementos arquitectónicos se repitan en todos ellos. Aunque la elección de la ambientación escogida se justifica argumentalmente, lo cierto es que me hubiera gustado ver más del mundo de Ys de manera que se viera expandido el buen apartado artístico que ya muestra el título en su contenido escenario.

El escenario de Ys Origin está dividido en diferentes secciones que comparten bastante elementos de diseño

Con respecto al apartado sonoro, cualquiera que haya jugado a la saga Ys sabrá que su BSO es uno de sus puntos fuertes, y la de Ys Origin no es la excepción. Mientras disfrutemos del título nos acompañará una potente selección de partituras cuyo registro melódico, desde el J-pop hasta los temas corales, encajan como un guante con los hechos plasmados en pantalla. 

Menos satisfactorios son los efectos de sonido: a excepción de en los primeros compases de la aventura el título no incluye voces in-game y a los repetitivos sonidos ambientales de exploración y combate les falta contundencia y originalidad. Una tara a las que los aficionados al género estamos, lamentablemente, ya acostumbrados.

No podemos concluir el apartado técnico sin mencionar que la optimización en cuanto a rendimiento es perfecta, no habiendo rastro de fallos como ralentizaciones o clipping, aunque sí que me he encontrado algún bug aislado que me ha hecho arquear una ceja. El control también responde a las mil maravillas no habiendo ningún tipo de retardo entre pulsación y acción.

Agradeceréis lo pulido del control de Ys Origin a la hora de tener que enfrentaros a enemigos tan indimidantes como éste

Una experiencia que dura lo que debe

Aunque como A-RPG Ys Origin es bastante más breve que el representante medio del género ya que puede completarse en torno a las 20 horas, hay varios motivos para volver a él una vez superado por primera vez. 

El primero es la posibilidad de rejugar la campaña principal con el resto de personajes, cada uno de los cuales tiene su propia historia. El segundo son los modos extra desbloqueables, time attack y boss rush, ambos con ranking online, que nos tendrán entretenidos bastante tiempo.

Todo este contenido sin duda hará que, cuando dejemos el título de lado, lo hagamos con la sensación de haber amortizado cada uno de los céntimos que hemos pagado por él, máxime cuando Ys Origin sale en la Nintendo eShop a precio reducido.

Veredicto

Ys Origin es un título que, aún hoy, catorce años después de su salida al mercado, se disfruta como el primer día. Puede que le falte ambición en algunos apartados y que su argumento abuse en exceso de los clichés pero su agradable historia, sus buenos combates y su estupenda BSO harán que no queráis despegar los ojos de la pantalla. Además supone una fenomenal puerta de entrada a una saga tan consolidada como Ys. Si te atrae el género, dale una oportunidad.

Ys Origin

Duración: 20 horas
7

Jugabilidad

7.0/10

Gráficos

7.0/10

Sonido

8.0/10

Innovacion

5.0/10

Narrativa

7.0/10

Diversión

7.0/10

Duración

8.0/10

Aspectos Positivos

  • Su potente BSO
  • Los diseños de los personajes
  • Su rejugabilidad

Aspectos Negativos

  • Aspectos de personalización del personaje muy limitados
  • Lo desaprovechado que está el mundo de Ys a nivel de lore y escenarios