Análisis de FIFA 22 (Xbox Series X). Un tímido paso adelante hacia el realismo total

Electronic Arts FIFA 22

Un año más llega la saga futbolística por excelencia a las tiendas, apostando este año por el realismo. Descubre todo sobre FIFA 22 en este análisis.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Siempre es complicado analizar entregas iterativas de simuladores deportivos. Salvo que haya un cambio de motor gráfico o un relevo generacional, suele ser difícil encontrar grandes diferencias entre dos lanzamientos consecutivos. Este axioma que se aplica a franquicias como NBA 2K, Madden NFL o, en su día, Pro Evolution Soccer, encaja como un guante a lo que os quiero contar de este FIFA 22 que, si bien camina en la dirección correcta, presenta avances que son difíciles de ver si se viene de la versión Next Level que se lanzó a finales del año pasado.

Puesta esta premisa por delante, voy a plantear el análisis de este FIFA 22 bajo dos prismas posibles de comprador: el que viene de las consolas de la octava generación y aquel que ya se pasó a la novena y que disfrutó de la versión vitaminada que se lanzó a finales del año pasado, haciendo especial énfasis en las novedades que trae esta entrega, que son bastantes y algunas de ellas significativas de cara al presente y, sobre todo, a un futuro prometedor.

FIFA 22 cambia muchas cosas pero no los lanzamientos de penalti, donde parar uno es más azar que otra cosa

Uno de los aspectos que se le han achacado siempre a la saga FIFA es su falta de realismo, el apostar por esa vertiente más arcade que hace que los partidos acaben con varios goles en cada una de las porterías y donde, a veces, parece que las defensas no son más que paredes de papel que atravesar casi con la mirada. Es por ello que el mayor esfuerzo que ha realizado Electronic Arts este año ha sido la aplicación de la tecnología Hypermotion para mejorar las animaciones y el comportamiento de los futbolistas en el campo.

Análisis de In Sound Mind

Tecnología punta al servicio del realismo

Por si no la conocéis, esta tecnología se basa de la captura de movimientos de jugadores reales en un partido once contra once usando los novedosos trajes Xsens que fueron puestos a dos equipos andaluces, el Atlético Sanluqueño y el Gerena. Los datos extraídos de esas capturas son analizados por un sistema de aprendizaje computacional e integrados en el motor de físicas y animaciones del juego con el objetivo de asemejarlo más al comportamiento de los jugadores en la vida real.

En este punto supongo que a quién más y quién menos le empiezan a surgir dudas sobre si toda esta grandilocuencia tiene impacto real en el terreno de juego. Yo, que he jugado todos los FIFA recientes en diversas plataformas he decir que sí, que he notado cambios. Pero quiero ser justo, tampoco suponen una diferencia como del día a la noche.

Los porteros de FIFA 22 ya no son los sacos de goles de antaño: son auténticos gatos en pos de la pelota

El cambio más importante lo he advertido en los porteros, que ahora son mucho más realistas: de hecho, quizá incluso sean demasiado buenos. Donde antes no paraban una ahora son un derroche de palomitas y estiradas. También he notado movimientos más fluidos en los jugadores, sobre todo en las transiciones entre defensa y ataque y, de manera sorprendente, ahora las pugnas por el balón son bastante más intensas. De nuevo, nada que nos vaya a volar la cabeza, pero sí que supone, en mi opinión, un paso adelante en cuanto a realismo.

Eso sí, no voy a engañar a nadie aquí, FIFA 22 sigue siendo una experiencia que tira más al arcade que a la simulación y que se esfuerza más en dotar al jugador de herramientas ofensivas que defensivas. En este sentido debuta un nuevo tipo de sprint que requiere que pulsemos el botón adecuado en la dirección correcta para dejar atrás a los rivales.

Pero vaya, que el pase al hueco sigue funcionando tan bien como el del año pasado y, si sois capaces de combinarlo con las carreras por la banda, no será demasiado difícil que dejéis a vuestro jugador solo delante del, ahora temible, portero. Como he dicho antes, son pequeños toques que se agradecen, que mejoran de cara a incorporar realismo a la experiencia, pero que, a la hora de la verdad, no suponen cambios tangenciales salvo a la hora de intentar meter gol.

Meter gol de falta sigue siendo complicado en FIFA 22, pero las ayudas y los tutoriales son de bastante utilidad

Cambios acertados en modos de juego claves

Donde sí ha habido cambios de peso ha sido en cuanto a las modalidades de juego. El primero y más notorio lo he advertido en VOLTA, esa suerte de fútbol sala fantasía que nos viene ofreciendo la saga FIFA desde un par de años. Por fin abandona esas pretensiones narrativas que, en mi opinión, no necesitaba en absoluto, y se entrega a una experiencia puramente arcade, caminando en una dirección que a mí particularmente me gusta mucho y que le acerca a obras como Sega Soccer Slam o, exagerando quizá demasaido, al Mario Strikers.

Porque sí, ahora tanto nuestro avatar como el resto de los compañeros tienen habilidades especiales que podemos usar, bajo condiciones predeterminadas, dentro de los partidos. Podremos hacer un tiro superpoderoso, efectuar unos acelerones increíbles o llevar a cabo unas entradas demoledoras: eso sí, siempre y cuando tengamos la barra de energía cargada. No es ésta la única pincelada de action RPG que tiene FIFA 22 puesto que también contamos con una suerte de energía de equipo que vamos consiguiendo a medida que hacemos filigranas o damos pases acertados y que puede hacer que nuestros goles valgan doble, o ¡triple! si somos especialmente habilidosos.

El sistema de progresión de los jugadores en FIFA 22 toma bastante prestado de los action RPG

Decía lo de la vertiente action RPG porque otro de los grandes cambios de FIFA 22 viene dado en el sistema de progreso de los jugadores. Dejamos atrás la modificación manual de estadísticas, que acababa a menudo con futbolistas descompensadísimos, y nos abrimos a árboles de habilidades similares a los vistos tanto en la última entrega de Madden como en cualquier título de acción salido al mercado en los últimos años. En el caso del modo VOLTA tendremos tres ramas, asociadas a la habilidad principal escogida para nuestro futbolista de las mencionadas previamente mientras que en el modo carrera de jugador Pro podremos ir adquiriendo capacidades específicas enfocadas en el tiro, el regate o los pases.

Creo que es un gran acierto este cambio ya que permite tener más claro cómo se comportará nuestro futbolista en el campo, pudiendo crear tanto desde un muro defensivo hasta un tiburón del área cogiendo las habilidades correctas. Y, lo que es mejor, te permite configurar un jugador equilibrado sin tener que comerte demasiado la cabeza con estadísticas.

El modo VOLTA de FIFA 22 nos lleva a escenarios de auténtica fantasía

Para acabar con el modo VOLTA, éste incorpora dos vertientes diferentes, Equipos Volta y Batallas Volta, estando la primera más enfocada al online, aunque, curiosamente, ambas requieren de conexión a la cuenta de Electronic Arts cuando, en el caso de las Batallas, no me ha parecido necesario. También están planeados una serie de eventos especiales para los fines de semana, lo cual me parece algo incomprensible dado que es cerrar parte de la experiencia al jugador que ha pagado el FIFA 22 completo. Entiendo que se abran eventos especiales en circunstancias temporales concretas (con ambientación o premios únicos) pero bloquear contenido no me parece una gran decisión.

Un club a tu medida

En cuanto al que es el modo estrella para muchos, el modo carrera, FIFA 22 trae mejoras en lo que respecta a su preparación, pero no tanto en cuanto a su ejecución. Me explico: ahora se nos deja crear nuestro propio club, decidiendo aspectos típicos como el nombre o el escudo, pero también dejándonos escoger otros más novedosos como el diseño del estadio o el grito con el que nos animará nuestra afición. Eso sí, tiene un pequeño precio y tendremos que eliminar un equipo para hacer hueco a nuestra todopoderosa escuadra, además de establecer unos objetivos más o menos asequibles no sea que la afición se nos eche encima y nuestro sueño acabe antes de lo que toca.

En el modo carrera de FIFA 22 podremos crear un club desde cero, pudiendo modificar hasta el estadio donde jugaremos

Una vez creado el club o escogido uno de los ya existentes, la experiencia en FIFA 22 es netamente similar a la del año pasado. Seguimos contando con esas negociaciones para traspasos donde tenemos que intentar entrar en la mente del adversario para ofrecer la cantidad justa para que no se sienta ofendido o perdamos dinero a lo grande y con esa dinámica de mensajes a cargo de la directiva o de los jugadores, a cada cuál más difícil de contentar. Todo el mundo quiere ganar mucho dinero y ser titular, pero el dinero es el que es y solo saltan 11 jugadores al campo.

Sigo echando en falta algo más de realismo en las situaciones que vamos viviendo durante la temporada: estaría bien poder asumir el rol de presidente y cambiar de entrenador a mitad de camino, aunque eso supondría una reescritura del modo carrera ya que está centrado en la figura de entrenador que manejamos y creamos. Eso sí, es un auténtico pozo de horas y entrar a configurar cada aspecto, como son los ojeadores o preparadores puede hacer que pierdas la noción del tiempo, eso sí, pasándotelo bien.

Negociar en el modo carrera requerirá de mucho café y paciencia

Dicho lo cual, si queremos saber lo duro que es ser futbolista y empezar desde cero, nada mejor que enfrentarnos al modo carrera de FIFA 22 con un jugador Pro donde comenzaremos desde lo más bajo, es decir, el banquillo y tendremos que ir convenciendo al entrenador para hacernos un hueco en el equipo titular. En este sentido, hemos de ser cuidadosos con el objetivo que nos planteamos alcanzar antes de cada partido entre tres que nos proponen e intentar cumplirlo. Si no, el míster se enfadará con nosotros y nos mandará entrenar, cosa que haremos con ganas para intentar arañar un poquito de su confianza.

Análisis de FIFA 21 

Es una modalidad entretenida, aunque dura, y os recomiendo ir con cuidado a la hora de pedir pases y tirar a puerta en los primeros compases ya que la paciencia no es la mejor virtud del que decide si entramos o no en el equipo.

Los entrenamientos de FIFA 22 son entretenidos y, sobre todo, sirven para contentar al temible entrenador

Hablemos «sobre» el modo Ultimate Team

En esta misma línea de configurar el equipo a tu gusto, a pocos os sorprenderá que Ultimate Team es el modo estrella de FIFA 22, al menos comercialmente y, por supuesto, vuelve a la carga en esta nueva entrega. Se han hecho pequeños cambios en cuanto al sistema de progresión que ahora no deja de lado a aquellos que no ganan partidos, dándoles pequeñas recompensas por el mero hecho de jugar. También se ha incorporado una nueva división a la que poder llegar si nos convertimos en uno de los 200 mejores jugadores del mundo, algo que, en mi opinión, va a acabar siendo más una cuestión de dinero que de habilidad.

En el modo FUT de FIFA 22 ahora cada partido cuenta, independientemente del resultado

Uno de los caramelos más apetitosos del modo FUT consistía en clasificarnos para FUT Champions, pero en entregas anteriores esto exigía casi vivir para el título, teniendo que estar pendiente en casi todo momento de los partidos pendientes. Esta vez se ha relajado un poco y los partidos clasificatorios se jugarán de lunes a viernes, dejando la gran final para el fin de semana.

Lo que no ha cambiado, y no porque no sea necesario, es el sistema de sobres. Vale que ahora se nos deja previsualizar el contenido de ellos una vez al día, pero, no nos engañemos, es un pay to win en toda regla: llega un punto en que la habilidad no puede competir contra el poder económico y esa es una de las razones por las que muchos no nos acercamos al modo FUT tanto cuanto querríamos porque es un ejemplo de esas buenas ideas mal ejecutadas.

A partir de aquí, si queremos alcanzar la gloria en el modo FUT de FIFA 22 va a tocar pasar por caja

Por si nos hemos aburrido con tanto modo de juego extenso, en FIFA 22 siempre tenemos la posibilidad de disputar partidos rápidos o torneos preestablecidos como son la Champions League, la Copa Libertadores o el mundial femenino: por cierto, podemos disputar el modo carrera con una futbolista por primera vez en la saga.

Por supuesto, en FIFA 22 contamos con la ingente cantidad de licencias que acompaña siempre a la franquicia, pese que algún equipo no cuenta con su estadio o nombre real, sobre todo en la liga italiana, al tener exclusividad con la competencia. En lo que se refiere a las ligas Santander y Smartbank contamos con plantillas y estadios (los de primera división y alguno de segunda) completamente actualizados.

En FIFA 22 podremos gozar de todos los instantes míticos que rodean los grandes partidos

FIFA 22 es técnicamente continuista, quizá demasiado

Decía al inicio del análisis que este FIFA 22 ha de ser tratado por el jugador de manera diferente según de dónde provenga, y esto se refleja sobre todo en el apartado técnico. Si venimos de las versiones de novena generación, no vamos a notar casi ninguna diferencia: si pones una pantalla de FIFA 21 al lado de otra de este año, te sería difícil saber a cuál pertenece más allá de las actualizaciones de la interfaz. Por supuesto, rinde a 4K y robustos 60 fps en las versiones de nueva generación.

Esto no es malo, ya estaba a un gran nivel el año pasado teniendo en cuenta que se está exprimiendo el motor Frostbite en su cuarta iteración, pero quizá esté llegando ya a su límite en lo que a esta saga se refiere o, como puede que sea el caso, se esté esperando a abandonar del todo la intergeneracionalidad para proponer novedades de gran calado.

Los modelados y la expresividad de los jugadores de FIFA 22 están a otro nivel

Si vienes de la versión de la octava generación, sí que puede justificarse el salto a FIFA 22: los modelados de los jugadores sí que suponen bastante diferencia y la experiencia es más fluida gracias a la tecnología Hypermotion aunque, de nuevo, a la hora de la verdad en el campo jugando con amigos sigue sin ser una revolución, pero es algo que podemos achacar a cualquier entrega iterativa de casi todo tipo de género.

FIFA 22 destaca, una vez más, por la gran fidelidad a la hora de recrear jugadores, entrenadores y estadios y de nuevo se ha dado un paso más en incrementar el realismo añadiendo animaciones específicas para esos goles que metemos en ocasiones especiales como son las prórrogas o los minutos de descuento. Eso sí, a veces no están bien coordinadas y nuestros futbolistas celebrarán un cuarto gol como si hubieran ganado la Champions cuando en verdad sacamos 3 goles al rival.

Algo nos dice que estos dos van a ser grandes amigos

Quiero destacar también las breves escenas antes de los partidos, donde se ve a los aficionados entrando al estadio por los tornos o el momento en que los jugadores ingresan al campo, que ya me parecen indistinguibles de lo que puedo ver en la vida real.

Entrando en el aspecto sonoro, FIFA 22 ofrece una de cal y otra de arena. La primera nos la da en el excelente repertorio musical de más de 100 temas donde encontramos temazos a cargo de Martin Garrix, Mabel o el rapero español Morad. La de arena viene por los comentarios durante los partidos, que ya suenan a disco rayado.

No dudo de que se hayan grabado nuevas líneas, sobre todo para reflejar los equipos que se han añadido, pero a la hora de la verdad no noto ninguna diferencia con los del año pasado y me siguen pareciendo vacíos, repetitivos y que van bastante a destiempo. No critico aquí a lo que son los comentaristas en sí, sino a la vagancia de Electronic Arts por reutilizar hasta la saciedad un buen trabajo que ya tiene demasiados años.

Electronic Arts se encuentra, sin duda, en un punto de inflexión. Durante los últimos años no ha tenido un competidor que le tenga sobre las cuerdas, pero el cambio de modelo de eFootball hacia el juego como servicio con actualizaciones en vez de nuevas entregas puede que sacuda el avispero más de lo que la compañía pretende.

Análisis de Hot Wheels Unleashed

Porque seamos sinceros, salvo la actualización de plantillas y la inclusión de Hypermotion, que está pero que no se nota tanto, es muy difícil recomendar la compra de FIFA 22 si ya se tiene el anterior. Y no es que sea un mal título, que no lo es: es porque ya era bueno FIFA 21 y, a la hora de la verdad y en medio de un partido con tus amigos, no vas a notar diferencia.

FIFA 22 ha llegado a un punto de completismo tal que podemos escoger corbata

Por tanto, quizá es el momento de que la compañía se replantee su estrategia, escuche a los jugadores y no tanto a su equipo financiero e intente o bien ofrecer novedades significativas que alienten la compra de la versión de cada año o se replantee una política de actualizaciones que evite pasar por caja cada año para luego estar frente a un título cuyas novedades sustanciales se pueden contar con los dedos de una mano.

Veredicto

Un año más, una nueva entrega de FIFA para nuestras consolas. Este año la apuesta de Electronic Arts se centra en ofrecer una experiencia más realista, para lo que se ve ayudado de la tecnología Hypermotion que deja entrever modificaciones en el comportamiento de los futbolistas en el terreno de juego.

No obstante, estos cambios son nimios y no justifican la compra de FIFA 22 si ya se dispone de la versión anterior en la actual generación, como tampoco lo hacen las modificaciones en otros modos de juego como VOLTA, ahora mucho más arcade, o la carrera, que en esta ocasión nos permite crear un equipo desde cero.

Dicho lo cual, FIFA 22 es un gran juego de fútbol y, con seguridad, el más completo de la saga y de su género. Simplemente es que se ha llegado a un punto en que la ausencia de cambios radicales, por otra parte, lógicos en entregas iterativas, hace difícil recomendar la compra de algo muy similar a lo que ya tienes, aunque, si te animas, tienes juego para meses.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Consigue tus juegos a un precio incomparable a través de nuestros enlaces de afiliados

¡ASÍ NOS AYUDAS!

Instant Gaming   CDKeys   Kinguin   Amazon

EA Sports FIFA 22

Duración: Incalculable
8.0

Jugabilidad

9.0/10

Gráficos

8.0/10

Sonido

8.0/10

Innovación

8.0/10

Diversión

8.5/10

Duración

9.0/10

Aspectos Positivos

  • La tecnología Hypermotion es sin duda una promesa de futuro
  • Incontestable número de licencias y modos de juego
  • Acertada reinvención de VOLTA

Aspectos Negativos

  • Los cambios en el terreno de juego son casi inapreciables respecto a FIFA 21
  • Comentarios en castellano desfasados y repetitivos