Análisis de Len’s Island (PC). Sobrevive, construye y pelea, todo en un título

Len's Island

Llega el momento de labrar nuestro porvenir en Len’s Island combinando varios géneros.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Ingeniártelas para sobrevivir puede ser muy divertido, al menos dentro de un videojuego y en nuestro medio favorito tenemos grandes ejemplos de ello, desde Minecraft a Don’t Starve. La supervivencia se ha convertido en una mecánica ganadora, especialmente en títulos que no llevan la vitola de triple A. Lo que no es tan habitual es mezclar este género con un dungeon crawler de toda la vida como Diablo.

Los chicos de Flow Studio se han atrevido con el reto en este Len’s Island que hoy os presentamos. ¿Será la experiencia resultante lo suficientemente original? ¿Habrán conseguido un buen maridaje entre ambos elementos? Vamos a verlo a continuación en nuestro análisis.

La novela Robinson Crusoe de Daniel Defoe se publicó en 1719 y en ella se narraban las vicisitudes de un náufrago capaz no solo de sobrevivir sino de prosperar en una isla desierta. A partir de esta obra han ido apareciendo a lo largo del tiempo diversos tipos de secuelas, imitadores y evoluciones en todos los medios posibles, incluido el entretenimiento digital. La epopeya de comenzar perdido en la nada sin ayuda de ningún tipo para poco a poco ir recogiendo recursos, fabricando herramientas, cultivando tus campos y construyendo tu hogar ha tenido muchas representaciones en nuestro medio contando algunas ellas como Minecraft con un nivel de éxito espectacular.

El estudio responsable de Len’s Island, Flow Studio, ha decidido ir un paso más allá para no solo ofrecernos un producto de supervivencia clásico, sino que además le ha agregado la mecánica de exploración y combate en mazmorras. Este pequeño equipo australiano encabezado por Julian Ball se ha atrevido con el reto y tras una exitosa campaña en Kickstarter nos ofrece su visión particular de este género a través de Steam.

Len’s Island

Naúfragos en un nuevo mundo

Cuando comenzamos a jugar a Len’s Island debemos definir en primer lugar a nuestro personaje configurando su género y apariencia. Tendremos también que elegir el escenario donde vamos a iniciar nuestra aventura entre las cuatro opciones disponibles. No hay un argumento nítido que adorne la partida; conforme vas jugando vas descubriendo nuevos lugares, posibilidades y personajes. Algunos de estos compañeros de aventura te pondrán un poco en contexto con sus breves diálogos, pero solo un poco. No estamos, en ningún caso, ante una gran epopeya que busque crear un lore: este mundo es funcional, pero no tiene demasiada chicha.

Análisis de Pokémon Diamante Brillante y Perla Reluciente

Las mecánicas que marcan este Len’s Island son la exploración, la supervivencia y el combate en las mazmorras. Sobre la primera de ellas no hay mucho que contar, se trata de ir recorriendo los escenarios para encontrar recursos, enemigos y nuevos puntos de acceso a otras zonas. En muchas ocasiones estos no estarán accesibles hasta que no reparemos un puente tarea para la cual se requerirán recursos, siendo los más habituales las rocas o la madera.

Len’s Island

En cuanto a la supervivencia, básicamente tendremos que impedir que se acabe nuestra energía. Esta irá descendiendo a causa del hambre, por los ataques enemigos o se reducirá ligeramente al ejecutar acciones: eso sí, podemos recuperar esta energía al dormir y al comer. Para descansar necesitamos construir una cama y para poder alimentarnos tendremos que cultivar la comida. Len’s Island tiene un sistema muy bien balanceado de materias primas, cultivos, herramientas, armas y construcción. Se nota que los creadores han probado a fondo su título para conseguir ofrecer al jugador una experiencia muy pulida.

Al llegar al escenario inicial nos encontraremos a nuestro personaje con tres herramientas disponibles: el machete, el hacha y el pico. El primero sirve para atacar a los enemigos y para segar hierbas y plantas, el hacha para cortar troncos -y en menor medida también matojos- y el pico para recolectar minerales de ciertas rocas.

Para utilizarlas empleamos el botón derecho del ratón, si lo pulsamos en el instante adecuado -cuando brilla la herramienta- obtendremos muchos más puntos de impacto que repercuten en la materia prima recolectada o en el daño efectuado contra el enemigo. Para movernos usaremos el puntero y el botón izquierdo del ratón; podemos rodar para esquivar utilizando la tecla Q y usar la tecla espacio para saltar.

Nuestros primeros objetivos en Len’s Island van a consistir en construirnos una cama para descansar -tienes que meterlas dentro de una casa- y conseguir cultivar comida para poder comer. No te preocupes si pasas hambre, en este juego no mueres por inanición. De hecho, no hemos llegado tampoco a morir por no dormir, pero tu barra de energía queda tan mermada que al menor golpe de un monstruo pasarás al otro barrio. El catálogo de materias primas a recolectar o de elementos a construir es bastante amplio; se nota además que está concebido para aumentar su número en futuras expansiones.

Len’s Island

Recolectar y fabricar, recolectar y fabricar…

En Len’s Island a la hora de fabricar elementos podemos escoger entre los del tipo sencillo, que podemos hacer libremente, de un tipo más avanzado, que requieren la mesa de montaje, y de un tipo complejo que necesitan de una forja. A más complejidad de lo que queramos construir, más materias primas que se tendrán que gastar.

El juego tiene un sistema económico basado en el oro: podemos vender cualquier objeto en la tienda adecuada y comprar todo tipo de herramientas con monedas en el lugar correspondiente como puede ser una frutería o una herrería. Para aprender a crear nuevos ítems avanzados tendremos que utilizar “artilugios”, un tipo de recurso con forma de tuercas que iremos recolectando al destruir barriles o matar enemigos.

Len’s Island

Todo este mecanismo recuerda mucho a Minecraft, pero con la diferencia de que en Len’s Island los edificios los creamos utilizando paredes, tejados y suelos, no bloque a bloque. Cuando activas el modo constructor (tecla F) el juego te permite cambiar la orientación de la cámara, del elemento a agregar o la altura a la que quieres colocarlo. Aunque se nota el esfuerzo en crear un sistema de construcción intuitivo, si no vas con cuidado terminarás posicionado las paredes o el techo donde no toca, esta funcionalidad no ha quedado del todo fina.

Len’s Island

La mayor dificultad del título en este campo estriba en que no hay un tutorial o una ayuda inicial para tener así una experiencia más guiada. Te sueltan en el campo y te has de buscar la vida y a base de ensayo y error para ir descubriendo cómo hacer las cosas. Cuando uno es muy cafetero esta visión puede ser un aliciente más, pero para el jugador casual va a ser más un apunte en el debe que en el haber, especialmente dado su aire visual sencillo y amable que contrasta con esta ausencia de guía.

Primeras impresiones Halo Infinite Multijugador

En los pueblos hay algunos personajes, pero sus diálogos son escuetos y demasiado básicos. Además de haber podido enriquecer el mundo del título gracias a ellos, son una oportunidad desaprovechada para indicar al jugador qué pasos debe dar para ir progresando. En este sentido, hemos accedido a su versión early access, es posible que conforme avance el tiempo este aspecto se vaya enriqueciendo y mejore, pero ahora mismo es lo que hay.

Len’s Island

¿Alguien dijo Diablo?

Por último, en Len’s Island nos encontramos con la mecánica más sorprendente que es el combate y la recolección de despojos tras matar a los enemigos. En la primera hora de juego no te toparás con ninguna amenaza, pero conforme vas explorando tendrás que enfrentarte a una serie de monstruos: si mejoras tu armamento tendrás más fácil darles su merecido. Lo bueno es que el título no te obliga a dedicar más tiempo a una parte de la propuesta o a otra: puedes ir a tu ritmo y, dependiendo de cómo lleves el día, dedicarte a una actividad u otra.

Esta vertiente Dungeon Crawler no es excepcionalmente llamativa, no es que estemos ante un Diablo o un Hades, pero dentro de su sencillez es divertida y al formar parte de una experiencia global más rica se agradece. En este caso, no hay nada mejor que tener un buen combate, recolectar tu botín y volver a tu casa de campo para embellecerla gracias a los frutos del combate.

Len’s Island

A nivel visual Len’s Island nos ha sorprendido gratamente, especialmente en lo que al tratamiento de luz se refiere. Ojo, no hablamos de espectaculares efectos visuales fruto de una tarjeta gráfica de última generación, sino de cómo se crea y cómo provoca la aparición de reflejos en el resto de los elementos del título, especialmente en los atardeceres y anocheceres. No llega a niveles de espectacularidad visual alcanzados Rime, pero sí que consigue que unos modelados sencillos y con poco detalle realcen su calidad.

Todo el conjunto se mueve fluido, sin ralentizaciones, aunque -seguramente por el tema de la iluminación- requiere de un equipo potente para jugar en calidad alta. El personaje principal de Len’s Island está bien animado, aunque, al igual que el resto del juego, cuenta con bajo nivel de detalle. Eso sí, todo el conjunto está creado con gusto de tal forma que transmite una sensación amigable, que si bien es coherente con el combate no lo es con la ausencia de ayuda para comprender el sistema de fabricación.

Len’s Island

Sonoramente hablando no es ninguna maravilla: hay pocas melodías, todas con un aire muy genérico y creadas mediante una paleta de instrumentos sintetizados sin demasiada personalidad. Se echa de menos una apuesta de riesgo -hablamos un indie- con una oferta diferente en un campo donde no es tan necesaria una elevada inversión económica. En cuanto a los efectos, son los típicos de librería, quizás se podría destacar la sensación de eco cuando estás dentro de una caverna.

VEREDICTO

Len’s Island es una propuesta tranquila, ideal para pasar ratos muertos de manera sosegada, salpicado con ciertos momentos de de acción -especialmente con el combate- que alimenta con éxito esa sensación de progreso que acompaña a todo juego de supervivencia conforme haces crecer tu inventario y edificas tus construcciones.

No es una experiencia revolucionaria para nada ya que recicla mecánicas previas mezclando de manera tímida el típico juego de supervivencia con un Dugeon Crawler. Si te acercas a él con pocas expectativas puede ser una buena opción para echarle un rato de vez en cuando, pero no es una de esas propuestas que te devorará las horas como Minecraft, Rust, Ark y demás. Eso sí, el resultado es simpático y amable.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Consigue tus juegos a un precio incomparable a través de nuestros enlaces de afiliados

¡ASÍ NOS AYUDAS!

Instant Gaming   CDKeys   Kinguin   Amazon

Len's Island

Duración: 16 h
6

Jugabilidad

7.0/10

Gráficos

6.0/10

Sonido

6.0/10

Innovación

6.0/10

Narrativa

5.0/10

Diversión

6.0/10

Duración

6.0/10

Aspectos Positivos

  • El tratamiento de la luz ambiental
  • Un estilo visual sencillo pero agradable

Aspectos Negativos

  • Poca ayuda al usuario para comprender las mecánicas
  • Diálogos muy pobres que no aportan nada
  • En la versión que hemos jugado el personaje se ha quedado atascado más de una vez