Análisis de Rollerdrome (PS5). La mezcla entre Jet Set Radio y Bayonetta que refrescará tu verano

Os traemos el análisis de Rollerdrome, un curioso título que mezcla patinaje con disparos en un nuevo deporte que no podremos dejar de jugar

Rollerdrome

Se suele pensar que en el mundo de los videojuegos casi todo ya está inventado. Que es difícil sacar al mercado propuestas originales que sean capaces de atraer la atención de un jugador acostumbrado a triples A y a seguir las modas del mercado. Por eso resulta tan refrescante encontrarnos ante propuestas como este Rollerdrome, uno de los títulos que más me han desconcertado, para bien, de los últimos meses.

Cierto es que la propuesta tiene muy buenos mimbres, porque viene firmada por Roll7, ese estudio que lleva años sorprendiéndonos con su franquicia OlliOlli. Podríamos pensar que este Rollerdrome no deja de ser una evolución muy pasada de rosca de su famosa saga porque sí, vamos a patinar, pero en este caso en el triunfo va asociada nuestra propia supervivencia.

El deporte como opio del pueblo

El juego del que os hablo hoy se ambienta en un futuro no muy lejano dominado por grandes corporaciones. La población se encuentra maniatada por un gobierno que parece casi controlar lo que piensan y que les ofrece un nuevo deporte, Rollerdrome, para distraerles mientras hacen sus tejemanejes por detrás. Nuestra protagonista, Kara Hassan, es una participante más del torneo que se celebra en el año 2030 aunque, quién sabe, quizá tenga intenciones ocultas.

En ciertos momentos de Rolledrome podremos explorar entornos abiertos donde encontrar notas que nos darán pistas de la trama

Aunque es cierto que Rollerdrome tiene un cierto cariz narrativo, he de decir que depende del jugador explorarlo o no. En esencia, estamos ante una propuesta que nos invita a competir en diversos escenarios, siendo lo más importante completarlos con una buena puntuación. La historia, por decirlo de algún modo, se desarrolla en los momentos de transición entre competiciones.

En estos momentos, se nos deja explorar libremente unos escenarios muy acotados donde podemos descubrir lo que está pasando alrededor nuestro explorando diversos documentos y objetos. Siendo honestos, puedes completar el juego ignorando completamente la parte narrativa, lo cual, en mi opinión, no debería haber sido así ya que Rollerdrome sí que podría haber tenido una historia interesante que contar. Una ocasión desaprovechada en este aspecto.

Tan fácil como dejarse llevar … y disparar

La jugabilidad de Rollerdrome se puede definir como una mezcla entre Jet Set Radio y un shooter en tercera persona. Básicamente nos vamos desplazando por los distintos escenarios, siendo el objetivo principal de cada nivel acabar con todos los enemigos que nos encontramos mientras vamos montados en nuestros patines. Hasta aquí podría ser más o menos normal, pero pronto entra en la ecuación el factor munición y es cuando todo se complica, para bien.

Aunque empezamos con dos pistolas, más avanzada la trama podremos usar armamento pesado contra nuestros enemigos

Nuestra protagonista en Rollerdrome tiene acceso a una limitada selección de armas: empezaremos con dos pistolas, pero pronto pasaremos a arsenal más potente como la escopeta. En este título la munición no es infinita y conseguiremos nuevas balas haciendo piruetas y trucos con nuestros patines. Cuanto mejor sea nuestra destreza en este ámbito, más balas conseguiremos y, por tanto, antes acabaremos con los enemigos.

En este sentido, Rollerdrome cuenta con distintos tutoriales que nos enseñarán a super rampas, hacer grabs, dives y demás trucos usando diferentes combinaciones de botones del mando. He de decir que no es necesario dominar a fondo esta mecánica para rellenar nuestro cargador: un simple grind o andar por la pared ya nos otorgarán balas, aunque a un ritmo más lento. El título no busca tanto que seas un experto haciendo trucos, pero sí que sepas que los tienes a tu disposición para que la experiencia sea más espectacular y, sobre todo, que consigas los objetivos de cada nivel.

Os recomendamos pasaros por el tutorial, que nos enseñará paso a paso a realizar los principales trucos

Un sistema de progreso exigente, aunque configurable

Rollerdrome es una de esas propuestas que encajan perfectamente con el motto de fácil de controlar, difícil de dominar. Superar los niveles en sí no es excesivamente complicado si mantienes la cabeza fría y te mueves rápidamente. Por cierto, no dejéis de lado la posibilidad de la esquiva ya que si la ejecutáis con el tempo correcto os ayudará a recuperar balas. El problema viene cuando el acceso a niveles superiores viene limitado por la consecución de unos determinados desafíos.

Me explico: cada uno de los niveles de Rollerdrome propone 10 retos distintos a completar. Estos van desde superar la fase por debajo de un tiempo concreto a eliminar a determinados enemigos con armas específicas o encontrar cinco objetos especiales en el escenario. Algunos son más fáciles que otros, pero tendremos que completar una media de 6 o 7 en cada nivel para poder desbloquear el acceso al siguiente conjunto de competiciones. Esto alarga sin duda la duración del título y hará que te acabes conociendo los escenarios como la palma de tu mano.

El progreso en Rollerdrome viene marcado por superar 10 retos distintos en cada fase

Es cierto que esto puede ser una barrera para algunos jugadores, porque llegando al final de la aventura la exigencia sube bastante. Afortunadamente, Rollerdrome cuenta con opciones de ayuda que permiten deshabilitar estas condiciones para progresar u otras como reducir el daño que hacen las balas de los enemigos o, incluso, poder contar con munición infinita. No recomiendo el uso de estas opciones salvo que nos veamos muy atascados. Estamos ante una propuesta que invita a ser degustada con calma disfrutando del proceso de aprendizaje. Dicho lo cual, agradezco su inclusión de cara a lograr que todos puedan pasar un buen rato con la obra.

Rollerdrome es tan duro como satisfactorio

Una vez estamos dentro de uno de los niveles de Rollerdrome, empieza la magia. Pronto nos veremos disparando a los enemigos desde posturas imposibles mientras esquivamos las miras de otros que tenemos en la lejanía. Los primeros minutos pueden parecer caóticos, pero pronto interiorizamos dónde estamos y qué estamos haciendo y nos fundimos con el mando para dominar el territorio.

La magia de Rollerdrome es poder disparar a los enemigos desde cualquier postura y altura

Los enemigos de la propuesta no son excesivamente inteligentes, pero nos apabullarán por número, potencia y habilidades. Los tendremos que vuelan lanzando sustancias tóxicas, otros que se parapetan tras duros escudos y, finalmente, mi mayor pesadilla: unos que se teletransportan de punta a punta del escenario mientras disparan con una precisión descomunal.

No todos los rivales estarán a nivel del suelo, y tendremos que abrirnos paso por los escenarios para ir consiguiendo altura y posición de disparo. Por cierto, y para facilitar la experiencia, contamos con una mirilla que se fija en los adversarios. También disponemos de una suerte de tiempo bala para poder ajustar mejor el disparo y que posibilita hacer algún ataque especial que otro. Todo ello conforma una experiencia muy fluida y, en mi opinión, muy divertida. Lástima que lo bueno dure tan poco.

En Rollerdrome podemos ralentizar el tiempo para atacar a los enemigos con mayor precisión

Poco contenido pero bien aprovechado

Si he de poner alguna pega a Rollerdrome, es en cuanto a su contenido. Contamos con una escasa decena de mapas que, además, no son completamente distintos entre ellos, repitiendo biomas en varias ocasiones. Cada uno de los niveles se puede completar en menos de diez minutos, aunque, como he dicho antes, los repetiremos más de una vez para superar los desafíos. Además, el título cuenta con una tabla de clasificación online que servirá para picarnos a superar nuestros propios récords.

Con todo esto, la propuesta se puede completar en una primera pasada en unas cuatro o cinco horas. Una vez acabada, se nos ofrece un modo de dificultad superior, pero poco más hay que hacer. Creo que le hubiera venido bien algún tipo de componente multijugador, ya sea local u online, para poder alargar una experiencia que deja con ganas de mucho más.

Los escenarios de Rollerdrome son bonitos, pero poco variados

Bonito y fluido, lo justo para ganar el partido

Rollerdrome, como los títulos de la saga OlliOlli, apuesta por un cell-shading en su apartado gráfico. No es el punto fuerte del juego, sobre todo por lo acotado de sus escenarios, pero es un juego que luce bien en pantalla. Destaca principalmente por su robustez, ofreciendo una experiencia a 60 fps sin ningún tipo de bajón en la versión de PlayStation 5 a la que hemos tenido acceso. Por cierto, usa los gatillos adaptativos para ofrecer resistencia en los disparos, lo cual es de agradecer.

Su apartado sonoro destaca por ofrecer melodías intensas que buscan la generación de adrenalina en el jugador, aunque no son de las que se quedarán en nuestros oídos para siempre. Rollerdrome cuenta con escasas escenas cinemáticas, dobladas al inglés y subtituladas al castellano. Hablando de este último aspecto, y aunque se puede mitigar en las opciones de accesibilidad, quiero resaltar lo difícil que es poder leer los desafíos en pantalla debido al minúsculo tamaño de letra.

El mundo de Rollerdrome está lleno de detalles, pero ni te darás cuenta de ellos cuando estés metido en fregados como el de la imagen

Veredicto

Rollerdrome ha sido una auténtica y muy agradable sorpresa. Su mezcla de patinaje y disparos funciona a la perfección, ofreciendo una jugabilidad endiabladamente frenética y divertida. Su nivel de exigencia puede ser alto, pero ha de ser visto como un reto para que el jugador sea capaz de dar lo mejor de sí mismo y superarse en cada intento. Un juego muy recomendable que solo se ve lastrado por un contenido que, pese a ser muy disfrutable, se antoja algo escaso.

Duración de Rollerdrome

5 a 10 horas
8.5

Jugabilidad

9.0/10

Gráficos

8.0/10

Sonido

7.0/10

Innovación

9.0/10

Narrativa

5.0/10

Diversión

9.5/10

Duración

6.0/10

Aspectos Positivos

  • Ante todo, es muy divertido
  • Muy sencillo de manejar
  • Variadas y necesarias opciones de ayuda y accesibilidad
  • Buen apartado gráfico y rendimiento

Aspectos Negativos

  • Anda corto de contenido
  • El sistema de progreso puede resultar injusto en ocasiones
  • Falta de componente multijugador