Análisis de Warhammer Chaosbane Slayer Edition (PS5). Combate el caos y la destrucción a base de golpes

Warhammer Chaosbane vuelve a nuestras consolas con una entrega preparada para la novena generación

Warhammer Chaosbane vuelve a nuestras consolas con una entrega preparada para la novena generación e integrando el contenido adicional ya lanzado.

Con la llegada de la next gen, no solo podemos disfrutar de juegos que acaban de salir, también es momento de jugar ediciones de títulos lanzados previamente que han sido mejorados, e incluso, a los que puede que se les hayan añadido contenido adicional para de este modo atraer a los jugadores. Este es el caso de Warhammer Chaosbane, del cual analizamos en este artículo su Slayer Edition, una versión más completa y preparada para las nuevas consolas y que toma como base el original que fue lanzado al mercado en 2019 en PlayStation 4, Xbox One y PC.

En esta ocasión Nacon y Eko Software nos traen esta nueva edición de este action RPG y lo lanzan en PS5, Xbox Series X y Series S. La propuesta que nos ocupa está inspirada en el universo Warhammer, el cual ha servido de base para otras propuestas como Warhammer 40.000: Dawn of War y Total War: Warhammer, por ejemplo.

Como ya sabéis, en esta entrega apostaron por seguir un estilo similar al de la saga Diablo, abrazando el hack and slash más tradicional, que, por cierto, tan bien le sentó a dicho proyecto. Eso sí, que intente parecerse a tan magna obra no quiere decir que alcance la misma calidad aunque, como os contaremos a continuación, es capaz de cumplir con su cometido.

La eterna lucha del bien y el mal

Para los que no sepáis de qué va este título, vamos a repasar brevemente la premisa sobre la que gira Warhammer Chaosbane. La obra nos sitúa en un mundo devastado y en constante conflicto bélico; esta circunstancia es aprovechada por Asavar Kul, un Señor de la Guerra, que consigue poner en jaque el reino de los humanos. Cuando todo parecía perdido, llegó Magnus, un noble que plantó cara al villano, venciéndolo y liberando al mundo de su maldad. A partir de ahí empezará una aventura, en la cual, a través de cuatro capítulos y distintas zonas, iremos machacando a todo el que se nos cruce por el medio.

Durante Warhammer Chaosbane, no pararemos de ver números por doquier y enemigos caer

La historia de este proyecto, a priori, debería ser uno de sus mayores reclamos. Y en un principio es así, pero conforme empiezas a jugar la trama se va evaporando, resultando bastante superficial y poco desarrollada. Uno de los principales motivos por los que esto sucede son las numerosas tareas de recadero que tendremos que llevar a cabo. En el fondo son misiones importantes pero que no dejan de sacarnos del contexto de la historia que se nos quiere contar; básicamente sirven para facilitar la vida al aliado de turno a cambio de ciertos favores.

Análisis de Torchlight III

Y es aquí donde encontramos la principal virtud de la obra, su jugabilidad. Como hemos dicho, Warhammer Chaosbane apuesta por ser el típico juego de acción, más específicamente del subgénero muerte y destrucción que, sin destacar en ningún aspecto, funciona muy bien. Y sí, decimos que es su principal virtud es porque han sabido adaptar un sistema efectivo adornándolo con la siempre atractiva ambientación de Warhammer, pero, desde luego, se echa en falta algo más de originalidad en su ejecución, un toque que le dé un matiz distinto a lo que ofrecen otros representantes del género. Dicho lo cual, y teniendo este aspecto en cuenta, busquémosle el lado positivo, que lo hay.

Warhammer Chaosbane Slayer Edition nos ofrece distintos modos de juego, que iremos desbloqueando según vayamos progresando en la trama. Por ejemplo, podremos repetir los combates contra los jefes a los que nos hayamos enfrentado, e incluso, volver a recorrer una zona concreta a modo de desafío, la cual en este caso estará repleta de enemigos muy peligrosos. Además, se incluyen de manera directa los dos DLC que se lanzaron en su momento: Los reyes funerarios y Las forjas de Nuln, dos expansiones que añaden más contenido, escenarios y, por supuesto, mucha acción.

Como podéis apreciar, el diseño de los jefes finales en Warhammer Chaosbane es repugnantemente bueno. Además, los combates están a la altura de lo esperado

Pero si hay una manera idónea de sacar partido a esta propuesta es mediante el Multijugador. Así, podremos disfrutar de Warhammer Chaosbane con la compañía de hasta 4 amigos. Posiblemente sea le mejor forma de jugarlo, haciendo que la experiencia sea más completa y divertida ya que tienes la posibilidad de combinar fuerzas con las diferentes clases de personajes que nos ofrece este título. En mi caso, para este análisis, lo he jugado en solitario, y tengo que decir que, sigue siendo una buena experiencia, aunque, creo que ganaría bastante masacrando enemigos en compañía.

En la variedad esta el gusto

Respecto a los personajes que podemos controlar, en la versión original, Warhammer Chaosbane ponía a nuestra disposición cuatro clases: el Soldado Imperial, el Alto Elfo Mago, el Matador y la Elfa Silvana Exploradora. En esta Enhanced Edition podremos escoger dos clases más, la Ingeniera Enana y el Cazador de Brujas, que aumentan las posibilidades para el jugador. Cada una de ellas tiene sus propios movimientos y habilidades, lo que favorece la rejugabilidad.

Análisis de Demon’s Souls

Esto es algo que parece obvio, teniendo en cuenta la clase de juego que es. Como es costumbre en este tipo de propuestas, contaremos con una infinidad de ataques y habilidades para crear la combinación perfecta. Podremos ir mejorando el set de movimientos cada vez que subamos de nivel y adquiramos puntos de habilidad, que canjearemos para hacer a nuestro personaje lo más invencible que podamos. Además, no solo contamos con una serie de acciones activas, también dispondremos de ciertas habilidades pasivas, que podrán suplir algunas carencias de lo que ya tengamos equipado. En definitiva, tenemos un sinfín de opciones de personalización.

En Warhammer Chaosbane contamos con un amplio inventario, repleto de armas, armaduras y más elementos importantes para nuestra partida. Igual de extenso, o más, es el apartado de habilidades

Hablando de equipamiento, atentos a la enorme cantidad de loot que vamos a ir almacenando, ya sea acabando con los enemigos o al encontrar y abrir los distintos baúles que están repartidos por las mazmorras. Dentro de los objetos que iremos recogiendo tendremos desde armas, armaduras, dinero, a orbes que nos sirven para recargar nuestro ataque especial, el cual nos será de mucha ayuda en varios momentos, sobre todo cuando los enemigos nos bloquean en todas las direcciones.

A modo de simplificación de este sistema de equipamiento, también tenemos la posibilidad de contar con varias configuraciones preparadas para nuestro protagonista, estando compuesta cada una de ellas con diferentes armas, ataques y habilidades, entre muchas cosas más. Esto no hace sino que aportar variedad y nos ofrece diferentes estrategias para afrontar las distintas mazmorras por las que cruzaremos. Como decíamos antes, Warhammer Chaosbane nos abre un gran abanico de posibilidades.

Algo que nos gustaría destacar es la gran adaptación del sistema de control a las capacidades que ofrecen las nuevas consolas, en este caso concreto de la versión de PlayStation 5 que hemos analizado, el DualSense. Sinceramente, la sensación es bastante satisfactoria: pese a no hacer un uso espectacular de las características del mismo, sí que consigue sacar partido de algunas funciones.

Por ejemplo, aprovecha la presencia de los gatillos adaptativos, bloqueándose cuando no tienes el ataque especial cargado, e incluso, presentando alguna ligera vibración en momentos puntuales. Lo realmente importante es que, a pesar de que estos juegos, bajo mi opinión, se manejan mejor con teclado y ratón, Warhammer Chaosbane consigue ser muy fluido y está muy bien adaptado para jugarlo con mando.

Tan difícil como tú quieras

En cuanto a la dificultad que presenta este Warhammer Chaosbane, podemos decir que permite seleccionar entre varias opciones de dificultad para que el jugador elija qué tipo de experiencia quiere vivir. Esto es algo realmente interesante, ya que posibilita que la propuesta sea muy accesible para todos, sean fans del género o no. Aun así, hay varios picos de dificultad durante su desarrollo que se pueden hacer algo cuesta arriba aunque, visto con perspectiva, le dan un toque adicional de interés.

Si hay una cosa que no se les puede echar en cara a los ARPG del tipo Diablo es de tener una duración escasa ya que suelen requerir de nosotros que nos embarquemos en misiones que nos llevan por diferentes zonas que habrá que explorar de arriba a abajo. En este caso tengo la sensación de que se han contenido en este aspecto, ya que he tardado unas 17 horas en completarlo, incluyendo las dos expansiones que amplían algo más el contenido.

Además, también se ha añadido alguna zona nueva durante lo que constituye la trama principal, así que, si juntamos todo el contenido que trae esta Slayer Edition nos queda una duración bastante correcta.

En Warhammer Chaosbane nos encontraremos con varios de estos enemigos, unos bichos más duros que la mayoría, pero no más que lo mini jefes que serán los primeros que intenten frenarnos en serio

La combinación de la dificultad y la duración de este Warhammer Chaosbane consiguen resultar en una experiencia jugable agradable. Como hemos mencionado, nada que vaya a rompernos ningún esquema (tampoco lo pretende) pero que ha conseguido adaptarse de buen grado al género hack and slash. Es un título que garantiza pasar un rato entretenido, ya sea en solitario o en compañía.

Una buena puerta de entrada al género

Una de las mejoras que más destacaría respecto a la versión original de Warhammer Chaosbane es el rendimiento del juego, que en todo momento mantiene unos 60 FPS muy estables y fluidos. Está claro que no se esperaba un portento técnico, pero es de agradecer estas mejoras que facilitan la jugabilidad, sobre todo con tanto enemigo en pantalla. Además, los tiempos de carga son rapidísimos, en menos de 10 segundos habrás cambiado de zona sin apenas enterarte, lo cual se agradeces sobremanera.

Warhammer Chaosbane Slayer Edition presenta un apartado gráfico muy interesante, con un diseño de las mazmorras muy bien realizado, contando cada una de ellas con una gran ambientación. En resumen, se ha llevado a cabo un buen trabajo artístico que, sin ser espectacular, hace que sea agradable observar los niveles por los que vamos caminando y pateando traseros.

Este buen apartado gráfico también se hace presente en los modelados de los personajes, tanto de los protagonistas como de los enemigos. Algo que destacaría de esta Slayer Edition es lo bien que han implementado la iluminación y la atención al detalle en lo que se refiere al mapa: se nota que se ha tratado a la propuesta con mimo.

La mayoría de escenarios de Warhammer Chaosbane están genialmente detallados y ambientados. Una obra vistosa, la verdad

Eso sí, no es oro todo lo que reluce y Warhammer Chaosbane peca en ciertos momentos de repetitivo, al ver cómo varias zonas son recicladas aquí y allá. También ocurre con algunos enemigos, aunque esto no es tan exagerado, y pasa más desapercibido. Realmente llega a hacerse pesado el tener que visitar varias veces unos niveles tan parecidos entre sí lo cual, sin duda, entorpece al juego. Y este es uno de los motivos que me llevan a decir que la saga Diablo se encuentra a años luz de esta propuesta; en este caso es más mérito de la franquicia de Blizzard, siendo justos.

En cuanto a la banda sonora de Warhammer Chaosbane, tengo que decir que me ha gustado bastante. A pesar de ser genérica, tiene sus momentos álgidos donde brilla y logra hacer que todo parezca más épico. Los efectos de sonido cumplen de maravilla y están a la altura de lo esperado, creando, en ocasiones, sensaciones intensas. Pocas pegas se pueden sacar al título respecto al aspecto auditivo, la verdad; lo mismo pasa con la traducción de los textos al castellano, muy bien realizada, y sin ningún error que te saque de la historia, completando un correcto trabajo de localización.

Veredicto

Warhammer Chaosbane Slayer Edition es una muy buena reedición de un ya interesante ARPG. En esta versión podemos disfrutar desde el inicio de casi todo el contenido que ofrecía el original pero, además, incorpora elementos adicionales que incrementan las horas de duración. En cuanto a la historia que nos explica el título, ésta va perdiendo fuelle según progresamos en la aventura, haciendo que el único aliciente esté en su jugabilidad y sus variados modos de juego. No innova en nada, ni lo intenta, pero se asienta como un buen hack and slash.

El apartado técnico de Warhammer Chaosbane es una invitación en toda regla a entrar en su mundo, el cual se nos muestra con gran rendimiento y fluidez, con unos diseños de escenarios y personajes resultones, todo ello acompañado por un apartado sonoro que ambienta la acción, y que, en ocasiones, hace que aflore la epicidad. A pesar de ser algo repetitivo en algunos niveles y enemigos, es una propuesta que merece ser recomendada, sobre todo si no tenéis la versión original.

Así que, si os llama la atención el universo de Warhammer y los ARPG en general, no dudéis en probar este Warhammer Chaosbane Slayer Edition.

Warhammer Chaosbane Slayer Edition

Duración: 17 h.
7.5

Jugabilidad

9.0/10

Gráficos

8.0/10

Sonido

8.0/10

Innovacion

6.0/10

Narrativa

6.0/10

Diversión

7.0/10

Duración

7.0/10

Aspectos Positivos

  • Buen rendimiento con escasas y rápidas pantallas de carga
  • Un apartado artístico y sonoro muy bien realizado
  • Jugabilidad muy agradable y directa

Aspectos Negativos

  • La intensidad de la historia se diluye en el transcurso del juego
  • Recicla varios escenarios y enemigos
  • Peca de ser una propuesta bastante genérica