¿Cambio de ciclo en Sony?

Cambio de ciclo de Sony

Aunque Sony parece que tenía muy clara su estrategia de cara a la nueva generación, recientes movimientos hacen intuir un cambio en su manera de pensar que analizamos en este artículo de opinión.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Las cosas están cambiando en Sony. Desde que Jim Ryan tomó las riendas de SIE (Sony Interactive Entertainment) allá por 2019 se han visto cambios bastante significativos en la compañía, pero ha sido entre finales de 2020 y principios del actual cuando todo parece apuntar a una dirección bastante diferente de la que tradicionalmente llevaba la compañía desde sus inicios.

Desde que PSX se presentó en el mítico E3 de 1995, la filosofía de Sony estaba clara: si querías jugar a sus exclusivos debías comprarte su hardware creando una relación simbiótica con el software que era lo que realmente llenaba las arcas de la empresa. No había otra manera (legal) de conseguirlo.

5 juegos anunciados en el E3 y a los que jugaremos pronto

Pero mucho ha llovido desde entonces. Los tiempos han cambiado y han sido incontables las innovaciones que las diferentes iteraciones de PlayStation, generación tras generación, las cuales han traído consigo unos desarrollos más largos y, por ende, más caros.

En la época de PSX el tiempo de creación de un juego medio raramente sobrepasaba el año, lo que unido a la “simplicidad” de los mismos hacía que los costes de producción también fueran acordes y los equipos que trabajaban en los mismos fueran relativamente pequeños. Pero con las mejoras gráficas llegaban mundos más detallados, más grandes, que necesitaban de mucho más tiempo para quedar como debían.

La duración de los desarrollos se ha visto incrementado exponencialmente conforme llegaban las nuevas generaciones, lo que ha propiciado que haya títulos AAA que puedan necesitar de hasta cinco años de desarrollo y un equipo de humano de más de 1000 personas para sacarlo adelante en los tiempos que corren.

Horizon Zero Dawn continua mejorando en PC
Aloy fue la primera en hacer las maletas desde las consolas de Sony hacia el PC

Si a esto le unimos que las campañas de marketing suponen en la mayoría de los casos costes incluso superiores a los de desarrollo llegamos a una cuenta final con muchos ceros que, por lo que parece, hace que algunos proyectos no sean viables del todo. Esto ha hecho que compañías que hasta hace poco llevaban la palabra exclusividad tatuada a fuego en el centro de su estrategia hayan visto una segunda oportunidad de generar ingresos de un producto ya amortizado: sacar los exclusivos en PC.

Horizon Zero Dawn fue el primer juego first party de Sony que dejó la exclusividad de los circuitos de PS4 para visitar los de PC y lo hizo justo 3 años después de su salida. Le siguió Days Gone, juego que no tuvo la acogida que Sony esperaba, y parece ser que no será el último.

Llegados a este punto uno puede pensar: ¿todo lo que Sony haga como first saldrá en PC años después? La respuesta parece difícil, pero es de esperar que, si no todos, una gran mayoría sí lo hagan, sobre todo si la compañía ve negocio en ello o incluso una segunda oportunidad para proyectos que no calaron entre el gran público, como el ya citado Days Gone

Análisis de Days Gone

Lo que sí tenemos claro es que por ahora y durante mucho tiempo va a ser difícil que Sony abrace la técnica de su máximo competidor, Microsoft, de sacar sus juegos en sus consolas y PC al mismo tiempo y que tiene el “Play Anywhere” como bandera, pues son estrategias diametralmente opuestas y que parece que buscan resultados distintos.

Para el consumidor final esta nueva estrategia de los nipones no cambia nada: quien quiera jugar a los juegos first de Sony el día uno debe tener sí o sí hardware específico de la compañía o esperar a que éstos salgan, años después, en PC. Como decimos siempre, cuantas más personas puedan disfrutar de los videojuegos mejor: hay que dejar los debates tóxicos sin sentido aparte.

Days Gone John Garvin
El bueno de Deacon busca una nueva oportunidad en los circuitos de los PC

Otro asunto diferente es el de los exclusivos de PS5. Antes de la presentación de la consola, Jim Ryan contestaba a unas declaraciones de Phil Spencer afirmando que en Sony sí creían en las generaciones y que los juegos que tenían preparados solo saldrían para su flamante nuevo hardware. Siempre había sido así y lo seguiría siendo. Pero parece ser que, una vez que la consola ya está entre nosotros, ha cambiado de opinión.

Análisis de Final Fantasy VII Intergrade

Supuestos desarrollos exclusivos de Sony para la novena generación como Gran Turismo 7, Horizon Zero Dawn: Forbiden West y God Of War: Ragnarok ya han sido anunciados como intergeneracionales cuando todos los esperábamos para PlayStation 5. Es curioso cuanto menos porque aún no tenemos fecha concreta para ninguno de los tres y en el caso de GOW ya se ha confirmado que se retrasa a 2022 mínimo, lo que significa que una consola como PS4 que salió en 2013 seguirá teniendo juegos de lanzamiento de la talla de éste en 2022, casi 10 años después de su salida al mercado lo cual es algo insólito.

Esto, que en un principio no es una mala noticia, puede llegar a serlo si uno piensa que no es lo mismo intentar aprovechar toda la potencia que llevan dentro las nuevas consolas que tener que sacar un juego que corra en los circuitos de un hardware que ya en 2013 no era gran cosa (como se vio con el lanzamiento a medio camino de las versiones Pro y One X).

Este cuello de botella va a lastrar, de una forma u otra, el producto final, por mucho que nos hablen de la escalabilidad de los desarrollos, ya que no todo se trata de fuerza bruta y hay más cosas a tener en cuenta, como contar con una IA enemiga mejorada, uno de los aspectos que más esperábamos que se afrontaran en esta nueva generación.

Pero ¿Qué ha sucedido para este cambio? Muchos esgrimen que la escasez de componentes que estamos sufriendo desde el año pasado y que tiene visos que durará hasta bien entrado 2022 es la causa principal. Conseguir una consola next gen sigue siendo algo muy complicado, eso está claro, pero si uno mira los números de PS5 (de Xbox es más dífícil porque Microsoft hace años que ya no los facilita) ve rápidamente que, comparado con su antecesora y en el mismo período de tiempo, la nueva consola de Sony lleva vendidas incluso más unidades, por lo que este dato no puede ser usado para explicarlo.

Gran Turismo 7
Tendremos que esperar a la octava entrega para tener un GT exclusivamente next gen

Está claro que el mercado de las consolas no para de crecer y que PS5 habría conseguido unas cifras mucho mayores que las de su predecesora, pulverizando todos los récords anteriores de la compañía, pero con unos números por encima de los alcanzados por PS4. ¿Por qué con ésta sí era viable y con la nueva no? La respuesta es clara: no están dispuestos a desestimar los más de 115 millones de consolas vendidas. Quieren ganar más. Y no voy a ser yo el que les eche en cara que, como empresa, busquen amasar más dinero.

Lo que sí podemos, como consumidores, es pedirles a las compañías que sean transparentes. No hace falta mentir. Estoy seguro de que el 90% de las personas que han podido conseguir PS5 lo habrían hecho de igual modo si hubieran sabido que, durante al menos 2 años, no iban a tener apenas juegos exclusivamente next gen. Pero esta decisión no estaba en manos de Sony sino de los usuarios.

Quien ha probado las nuevas consolas sabe que, entre otras muchas cosas, una de las maravillas de dar el salto a la nueva generación es la gran velocidad de carga que aporta el disco SSD: una vez lo pruebas no quieres volver atrás. Pero, aparte de esto, del Ray Tracing y los 60 fps (juntos, pero no revueltos) que te vuelan la cabeza, hay pocos títulos que hayan motivado a los usuarios a gastarse 500€ para poder disfrutarlos. Y más cuando hay rumores de que algunos, como Demons Souls, saldrán más tarde o temprano en PS4.

Parece que la negrita de Sony seguirá dando guerra durante algunos años más

Es por ello que uno puede pensar que todo esto no ha sido algo que Sony haya decidido en el último minuto. Su estrategia era clara: vendernos la next gen. Una vez hecho, con unos números de infarto, dan marcha atrás y cambian el argumento: los juegos first de la compañía saldrán para PS4 durante un tiempo, una buena noticia para los millones de usuarios que aún la están disfrutando. Pero para llegar hasta aquí uno se pregunta: si voy a poder seguir jugando a todo lo que salga durante al menos un par de años en mi consola actual ¿para qué hacía falta entonces la next gen? Eso mismo nos preguntamos nosotros a veces también.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch