El mando de la Xbox Series X es cómodo y está diseñado de manera muy inteligente

Mando Xbox Series X S

Microsoft ha aprendido de todo el trabajo realizado con el mando Elite 2 y volcado esa experiencia en el de la Xbox Series X.

A nivel superficial, el diseño del controlador Xbox Series X tiene un parecido sorprendente con su predecesor. La forma general tiene una curvatura conocida, los colores de los botones ABXY regresan, al igual que la ubicación básica de estos y los sticks. Sin embargo, si miramos con atención, encontraremos una serie de cambios muy inteligentes enfocados a la precisión, la comodidad y la accesibilidad en el diseño del mando de la Xbox Series X.

Análisis de Mafia Definitive Edition. Un juego que no podrás rechazar

Por más familiar que nos parezca el mando de la Xbox Series X, hay un cambio que es difícil de ignorar, la cruceta. Está claro que Microsoft ha tomado todo lo que ha aprendido del mando Elite y lo ha aplicado aquí, dándonos una cruceta direccional híbrida que incorpora elementos del mando premium. Hay un pequeño hueco en el centro de la cruceta que parece que permitirá que el pulgar descanse cómodamente.

Sobre los precios de los juegos Xbox piensa en los jugadores

El mando de la Xbox Series X se ha rediseñado sutilmente para adaptarse de manera cómoda a un porcentaje mayor de la población. Eso no quiere decir que se haya reducido el tamaño o sea más ligero, tiene aproximadamente el mismo tamaño y peso que el mando de Xbox One, sino que los elementos individuales se han reducido sutilmente al servicio de la ergonomía.

Las empuñaduras también se han rehecho y se han equipado con un suave efecto de textura táctil. Al igual que los gatillos, cada uno de los cuales es más pequeño y tiene un nuevo ángulo que en los anteriores mandos.

Análisis de Ride 4. La simulación para todos

Los nuevos elementos del mando desde un punto de vista tecnológico, como la implementación de Bluetooth Low Energy (BLE) para facilitar el emparejamiento con dispositivos PC, Android e iOS, y la llegada del Dynamic Latency Input, que se supone que reduce la latencia entre controladores y consola a solo 2ms, sn cambios más que importantes, por lo que este mando significa un gran avance.

El hecho de que un cambio sea sutil no significa que no sea digno de mención. Es una actualización, sin complicaciones que se ve premium. El mando Xbox Series X no ha cambiado el juego de una manera fundamental, pero ¿quién dijo que las cosas deben cambiar entre generaciones?