Empleados de Unity se muestran muy críticos con los acuerdos militares de la compañía

Un informe desvela las preocupaciones éticas que sienten muchos trabajadores de Unity respecto a los acuerdos de la compañía con el Departamento de Defensa.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Unity hace tiempo que ha dejado de ser simplemente un motor de creación de videojuegos para convertirse en una herramienta tremendamente versátil que permite su uso en muchos más campos como el cine, la ingeniería, la automoción y un largo etc. En su propia web se muestran orgullosos de esta versatilidad y muestran todas las virtudes que pueden proporcionar a estos campos.

Sin embargo, existe un terreno que genera unos dilemas éticos mayores que los nombrados que son los usos militares. Es de sobra conocido que el Departamento de Defensa de los Estados Unidos llega a acuerdos con diversas compañías en busca de avances tecnológicos de los que puedan sacar beneficio y con sus acuerdos con Unity son públicos desde 2011.

Impresiones de Tales of Arise

Pero ha sido ahora cuando, según un informe publicado por Vice, hemos visto que existe un gran descontento entre los trabajadores de Unity que sienten que no existe la suficiente transparencia a la hora de conocer si los proyectos en los que trabajan forma parte de un acuerdo militar ni de si pueden tener fines bélicos.

El medio se ha puesto en contacto con tres fuentes anónimas que corresponden a empleados actuales o pasados de Unity para conocer de primera mano esta situación. Estas explican cómo les afecta esa falta de transparencia hasta el punto de que les resulta imposible calcular en qué punto cada individuo colabora con proyectos militares puesto que “la mayoría del trabajo en Unity en IA ayuda a proyectos gubernamentales”.

Pero no solo los proyectos de inteligencia artificial se ven afectados por la duda de a qué fines están destinados. Los trabajadores aseguran no tener certeza de que ninguna de las herramientas que crean se libran de acabar siendo parte de un contrato militar.

Una de las fuentes describe su situación personal afirmando que llegó a Unity con la idea de entrar en una empresa que “empodera a los creadores y hace del mundo un lugar mejor. Sin embargo, aprendes bastante rápido que convivir con los especuladores de la guerra es la forma más rápida de ganar dinero en la industria de la tecnología.”

5 juegos perfectos para disfrutar en verano

La respuesta por parte de Unity no se ha hecho esperar. John Riccitiello, CEO de la compañía ha querido aclarar en un comunicado que la compañía sigue un proceso de revisión y asegura que bajo ningún concepto Unity “ha apoyado ni va a apoyar propuestas de las que sepamos que vulneran nuestros principios o valores.

Riccitiello ha reconociendo a sus empleados por mensajería interna que “algunas de las cosas que estamos leyendo son 100% ciertas. Otras no. Otras son una opinión basada en información parcial”. 

A este comunicado se ha sumado un representante de Unity que ha contactado con Vice para asegurar que desde la empresa creen en “la libertad de expresión” pero que les resulta imposible controlar todos los usos que recibe Unity al tratarse de una herramienta que puede descargar y utilizar casi cualquiera persona.

Análisis de Psychonauts 2

Toda esta situación ha provocado que el dirigente de Unity organice una reunión con sus empleados hoy mismo para tratar de dar explicaciones y encontrar una solución al descontento generalizado.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Consigue tus juegos a un precio incomparable a través de nuestros enlaces de afiliados

¡ASÍ NOS AYUDAS!

Instant Gaming   CDKeys   Kinguin   Amazon