En la generación 8.75 solo gana la confusión

En la generación 8.75 solo gana la confusión

La confusión es general entre los usuarios a punto de comenzar la nueva generación

Pureta, viejo, conservador, hater, pollavieja, boomer, anticuado, clásico, desfasado, ¿amargado? No lo sé, llámame cómo quieras, pero no estoy contento. La siguiente generación de consolas ha sido por fin desvelada. Se supone que debería de estar expectante, entusiasmado o exultante por el futuro que nos espera y, sin embargo, Sony y Microsoft se han encargado en los último tres meses de dilapidar cualquier resquicio de ilusión que tuviera por la próxima iteración de sus consolas.

Para no mezclarlos, ni andarme con ambigüedades voy a ir por partes. Quiero señalar uno por uno los motivos que me llevan a plantearme los próximos años en el mundo de las videoconsolas con especial cautela. Quizás, lo primero no me gustó se remonte más atrás en el tiempo, concretamente a los años 2016 y 2017 con la salida al mercado de PS4 Pro y Xbox One X. Aquella jugada, aquella generación 8.5 ya no me terminó de convencer y es a partir de esa semilla desde donde crecen las raíces del árbol de mi desconfianza.

Pero ciñámonos a eventos más cercanos en el continuo espacio-tiempo. Empezaré por Microsoft. Ya se anunció con tiempo que durante los dos primeros años Xbox Series X no tendría juegos exclusivos para esa plataforma y que One compartiría el catálogo first party de esta consola.

La realidad es sencilla: a Microsoft no le ha dado tiempo, tras la adquisición de diversos estudios, de tener esos juegos triple A preparados al tiempo de las consolas de nueva generación. Si te quieres seguir creyendo el cuento del ecosistema Xbox tú mismo o misma.

El negocio del Game Pass es un aliado enorme, de hecho, estoy seguro de que Microsoft sabrá atraer a los third parties a tiempo para defender su modelo como servicio de suscripción. Sin embargo, el retraso de Halo Infinite me hace pensar a que, a lo mejor, el bueno de Phil Spencer no tiene la situación tan controlada como queremos creer. En cualquier caso, la decisión es la correcta retrasar el lanzamiento del título, pero, con esto, nos hemos encontrado con una Xbox Series S y X sin ningún juego exclusivo de salida.

Todo lo que necesitas saber sobre PlayStation Plus Collection

Así que me dije a mi mismo: “Bueno, al menos en PC cuento con suficientes garantías para cubrir el mercado de Xbox”. “Vamos Carlos, seguro que la vieja pley te da una sorpresa este viernes”. Y vaya si me la dio.

Lo de Sony con PS5 es un sindiós, un desastre de comunicación como yo no recuerdo en el tiempo que llevo analizando y escribiendo sobre videojuegos. La conferencia per se pues, no estuvo mal. Un poquito de Final Fantasy XVI, una pizca de Howarts Legacy, una chispa de Demon’s Souls y un granito de God of War 2. Alguien debía de tener la mano bien agarrada al paquete en Sony el miércoles por la noche porque no se enteraron de la patada en los cojones que nos dieron a los jugadores.

España es país de PlayStation, las reservas ya casi agotadas de la máquina lo dejan muy a las claras y probablemente estés leyendo esto y tengas ya la tuya encargada. Pero, ¿sabes realmente qué estas comprando? Por si no lo sabes, yo te lo cuento: estas comprando una máquina que las únicas diferencias que tendrá con PS4 en el momento de su lanzamiento son: Demon’s Souls (Dios bendiga las horas que le metí hace ya 10 años), el Dual Sense y si decides pagar PlayStation Plus, el acceso a Collection. Todo por 499€, lo mismo que Series X, pero eso ya nos lo filtró el “enigma” de El Corte Inglés.

En definitiva, no encuentro ni una sola razón con el suficiente peso para saltar a la generación 8.75 en el momento actual. La salida de Horizon: Forbidden West en PS4 durante el mismo año que sale (supuestamente) God of War 2 me llama muchísimo la atención. Casi tanto como la forma de comunicarlo a través del heraldo Kighley, portavoz de las compañías, organizador de eventos y por lo que se ve, ahora también, comemarrones oficial de este mundo nuestro del videojuego.

Obviamente esto es una pataleta, llegará un momento que esté obligado a comprar esas plataformas para seguir dedicándome a lo que más me gusta en esta vida: jugar a videojuegos y compartirlo con vosotros. No obstante, si no me dedicara a esto, y si sirve de algo para alguien que aún no haya reservado PS5 y quiera un consejo para mañana con “las Series”. Yo en esta generación me esperaría a los modelos PRO de dentro de tres años. Habrá exclusivos, más catálogo y no te habrás perdido nada por el camino con tus sistemas Xbox One y PS4.

Feliz domingo.

Si deseas leer más artículos de opinión como este no te pierdas: