Formato digital:¿Sabemos lo que estamos comprando?

Paulatinamente, el formato digital va ganando popularidad entre los jugadores pero ¿conocemos todo lo que hay detrás?

Paulatinamente, el formato digital va ganando popularidad entre los jugadores pero ¿conocemos todo lo que hay detrás? En este reportaje repasamos las ventajas e inconvenientes del mismo.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Que el formato digital cada vez va pegando más fuerte es algo que nadie puede poner en duda. Si a eso le sumamos la pandemia que aún nos asola, que ha imposibilitado que la gente vaya a su tienda habitual y se haya visto “obligada”, en cierto modo, a dar el salto antes de lo previsto, las stores digitales de todas las plataformas están viviendo su particular edad dorada.

En primera instancia, las ventajas del formato digital son claras: inmediatez y simplicidad. Es una gozada poder disfrutar del título desde el primer minuto de la fecha de salida, sin tener que esperar a que llegue la mañana de ese día y abran las tiendas o a que la compañía de transporte que te lo tiene que entregar haga acto de presencia durante el día.

También es beneficioso no tener que ir cargando con los cartuchos, en el caso de Nintendo Switch, o los discos si te llevas la consola en tus vacaciones, o que podamos jugar a varias propuestas sin el engorro de tener que estar sacando y metiendo disco. Si vives con alguien que también juega con tu consola, sabrás perfectamente de lo que hablo.

Análisis de What Comes After

Estas ventajas, entre otras, que el formato digital ofrece, hacen que sean cada vez más personas las que optan por este frente al físico el cual sigue resistiéndose, como gato panza arriba, ante todas las vicisitudes que el paso del tiempo hace que cada vez acarree una mochila más pesada.

Las tiendas digitales nos ofrecen todos los juegos al momento sin ningún tipo de espera

Porque, nos guste o no, el formato físico tiene los días contados. No será en esta generación que estamos disfrutando ahora – bueno, los afortunados poseedores a los que le ha tocado la lotería de poder tener una consola next gen-, la cual ya nos ha ofrecido un primer atisbo de lo que las compañías planean para el futuro con sendas versiones “digital only”, pero quizá en la próxima solo tengamos una opción a elegir en la que el lector o la ranura de cartuchos no sea parte de sus componentes. Y Sony, Nintendo y Microsoft están locas porque esto suceda.

Porque de esta forma los intermediarios se caen por el camino, los costes de distribución se reducen a 0 y la competencia en cuanto a la hora de fijar el precio del producto en las tiendas sería casi inexistente: las grandes compañías y las desarrolladoras que sacaran sus títulos en sus stores serían las que tendrían la sartén por el mango en lo que a precios se refiere. Y este es el primer problema que un servidor ve a este formato.

Porque al eliminar de la ecuación a todas las tiendas, tanto físicas como Game como digitales como Amazon, la posibilidad de encontrar un juego al poco de salir con un descuento considerable se reducen a cero o, siendo la única oportunidad de ver un producto rebajado esperar a las típicas ofertas de cada store. Y esto no es un tema baladí.

Porque si nos vamos a las plataformas digitales podemos ver como las reservas de juegos se establecen a precio completo (70€ o 80€), sin ningún tipo de descuento, más teniendo en cuenta que en este caso todo (o casi todo) es para la banca. Si miramos esos mismos títulos en cualquier tienda física, lo más fácil es verlo con una rebaja de unos cuantos euros o incluso con un descuento de 10€ para tu próxima compra como ofrece Fnac.

Esto se agrava cuando pasan los días desde la salida y vemos cómo día sí y día también encontramos infinidad de ofertas en las que los descuentos son muy significativos. Esto en las tiendas digitales es inexistente. Y si te dicen que cuando todo sea digital la cosa cambiará y habrá mejores precios, solo te digo que la historia está llena de ejemplos que demuestran que eso NUNCA es verdad.

En las tiendas físicas tenemos la oportunidad de encontrar mejores ofertas que en las stores digitales, al menos en lo que a consolas se refiere

Pero bueno, esto no deja de ser un tema monetario. Si te sobra el dinero o no te fijas demasiado en el precio de los títulos, puede que ni siquiera sea un problema para ti, o que incluso que las ventajas evidentes del formato te salgan a cuenta. Lo que sí puede que sea un problema, y uno de los graves, es el hecho de que ¿sabemos realmente lo que estamos adquiriendo? ¿Somos conscientes de que puede que un día esa compra desaparezca y nunca más podamos acceder al juego si no lo tenemos en un disco duro, el cual, por otra parte puede dejar de funcionar en cualquier momento?

El laberinto de las tiendas digitales

Puede que esto te parezca exagerado, pero ¿lo es realmente? Por desgracia no. En 2019 Nintendo cerró el Canal Tienda Wii y dejó a todos los usuarios de esta consola, que no fueron pocos -más de 100 millones-, sin la posibilidad de descargar los juegos que hubieran comprado en la tienda. Si no lo tenían en la memoria de la consola, ya te podías olvidarte de ellos. Con Wii U y 3DS ya ha pasado en muchos países, aunque todavía no en Europa, pero no dudamos de que tarde demasiado en suceder. ¿Puede ser Sony la próxima que haga lo propio con PS3 o Vita? No es en absoluto descartable.

Por alguna razón, las compañías no ven necesario mantener activo un servicio para unas consolas que ya les han proporcionado todos los beneficios que ellas consideraban. Mantener abiertas esas stores y los servidores correspondientes cuesta dinero y la gente, según los fabricantes, han tenido tiempo ya suficiente para disfrutar de esos títulos. Así que nada, la cierran y fuerzan el paso a la próxima generación.

Por suerte los usuarios de PC tienen una ventaja en este aspecto con plataformas como STEAM ya que desde que nació todo lo que hayas comprado está ahí, preparado para que lo juegues cuando te venga en gana, pues pagaste por ello en su día y es tuyo.

Muchos podéis pensar que una vez que el ciclo de vida de una consola ha acabado y han transcurrido unos cuantos años, lo más normal es que la gente se deshaga o se olvide de esa plataforma y pase a la siguiente. Que no es necesario que, si una tarde aburrida te acuerdas de tal juego que compraste en la consola que está cogiendo polvo en el cajón, puedas volver a conectarla y disfrutar de un trozo de nostalgia. Pero, si puedo hacerlo con mi Super Nintendo o mi Megadrive, ¿no sería lo más normal que pudiera hacerlo con cualquier consola, sin importar el tiempo que haya pasado, como ha sucedido siempre?

La eShop, entre otras, ofrece todos los títulos de Switch en formato digital pero a un coste mucho mayor al de las tiendas físicas al tener que mantenerse en el precio oficial

Si uno hace una compra debería poder disponer el producto que ha adquirido, sin importar que quiera disfrutar del mismo a los cinco minutos de comprarlo o a los diez años. Porque puede que el formato físico se deteriore con el tiempo o que incluso deje de funcionar, pero no es justo que la posibilidad de disfrutar de ellos sea una decisión exclusiva de la empresa que los vendió.

Un problema que agrava esta situación viene por la poca importancia que las compañías le han dado a la conservación de los videojuegos. En su afán por vender cuanto más mejor e impedir que podamos jugar a títulos antiguos en plataformas nuevas, han dilapidado un montón de proyectos que desaparecerán para siempre.

Microsoft es la única que ha dado un paso al frente en este sentido (por necesidad, no nos llevemos a engaño), permitiendo que la inmensa mayoría de su catálogo sea jugable en su plataforma actual. Si en su día compraste un juego digital en su tienda y es compatible con Series X/S, puedes descargarlo y jugarlo. Parece sencillo, pero por desgracia no lo es.

El hecho de que PS5 no sea compatible con PS3 hace que todos los títulos que un servidor tiene no puedan ser usados en la nueva consola. Si Microsoft ha podido conseguirlo ¿por qué Sony no lo hace? Según ellos porque nadie quiere jugar a juegos antiguos -paradójicamente, te están ofreciendo esa posibilidad mediante el servicio PS Now de pago-.

De Nintendo ya ni hablamos, pues ahora mismo todos podríamos disponer de un gran catálogo de salida en Switch si todas las compras realizadas en Wii U fueran compatibles con esa consola. Pero claro, de este modo la gallina de los huevos de oro de venderte el mismo producto a precio completo perdería sentido y, sobre todo, no reportaría los pingües beneficios que le da a la compañía.

Gamestop no ha podido sobrevivir a lo que se nos viene encima y ha sucumbido al empuje del formato digital

Como os dije en párrafos anteriores, la desaparición del formato físico, que acabará relegado a ediciones especiales y poco más, es algo que sucederá más pronto que tarde. Pero deberíamos ser conscientes de lo que estamos comprando y de que puede que un día la inversión que hemos realizado en adquirir títulos digitales se esfume al no poder disfrutar de ellos.

A algunos les parecerá lo más normal del mundo; yo opino que, si vamos a apostar por lo digital (y tiene pinta de que no nos queda otra), hemos de exigir que esas compras sean algo más que pan para hoy y hambre para mañana. Sino estaremos adquiriendo juegos con fecha de caducidad. Y no deberíamos estar dispuestos a ello.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch