Guía de Xenoblade Chronicles 3: Cómo afrontar el duro regreso a Colonia 9 (Capítulo 1-6)

Cerramos el primer capítulo de Xenoblade Chronicles 3 con esta guía en la que afrontamos las consecuencias de la primera gran batalla

Xenoblade Chronicles 3

Seguro que a estas alturas ya sabes que Xenoblade Chronicles 3 es, sin duda, uno de los juegos del año. La nueva entrega (que no última) de la saga de Monolith Soft ha llegado arrasando con todo y promete ser dominadora de nuestras horas de juego por bastantes semanas y, como os contamos en nuestro análisis, de manera muy merecida.

El título corto no es, y en Guardado Rápido vamos a ayudarte a que exprimas al máximo la aventura, dándote los pasos a seguir para completar la trama principal. En esta ocasión, recogemos a nuestros personajes tras haber librado la batalla frente al primer gran enemigo del juego y en la que aprendieron a convertirse en Uroboros. Ahora, es el momento de volver a casa y razonar sobre los hechos recientes y sobre esa misteriosa amenaza que recibieron.

Cómo volver a la Colonia 9

Aunque los equipos de Keves y Agnus lucharon juntos en la batalla final, sus caminos vuelven a separarse. Es hora de regresar a sus hogares para contar qué ha sucedido. Dado que Noah está bastante agotado, Lanz decide que Eunie sea la que lidere el grupo por un rato, lo cual usa Xenoblade Chronicles 3 para que nos familiaricemos con la clase Sanador.

La principal diferencia es que ahora no somos un atacante y tendremos que ocuparnos de sanar a los miembros del equipo: tendremos que manejar adecuadamente las artes curativas y revivir a aquellos que caigan en combate. Ojo, solo los sanadores pueden revivir a sus compañeros, así que hay que vigilar que los miembros de esta clase no caigan en combate.

Otro cambio es que, para llenar la barra de Talento, tendremos que dedicarnos a usar artes que inflijan efectos de campo así como ataques que ayuden a mejorar las estadísticas de nuestros compañeros, como el Aro Sanador. En cuanto a cómo llegar a Colonia 9, simplemente hay que desandar el camino que hicimos hace no demasiado rato. Eso sí, el recibimiento no será el que esperábamos: no somos bien recibidos y nuestros antiguos aliados se convierten en nuestros rivales. La maldición era cierta y ahora el mundo entero es nuestro enemigo.

La situación de nuestros compañeros de Agnus no es mucho mejor

En el combate contra el primer jefe final hicimos migas con un equipo de soldados de Agnus, capitaneado por Mio y acompañada por Taion y Sena. Éstos se enfrentan a una situación análoga a la de sus compañeros de Keves, al ser recibidos con una miríada de disparos láser cuando se acercan a su asentamiento. Toca dar marcha atrás y buscar un refugio.

Aquí tomamos el control de Mio y es la manera que tiene Xenoblade Chronicles 3 de que asumamos el rol que nos faltaba, el de Defensor. Mio pertenece a la clase Céfiro y actúa a modo de Tanque evasivo, en el sentido de que intenta más esquivar los ataques que bloqeuarlos. Como podrás pensar, aquí lo que interesa es atraer la atención del enemigo para que deje en paz a nuestros compañeros.

En búsqueda de un refugio

Para llenar el medidor de talento lo mejor es usar artes que generen aggro, aunque los bloqueos y esquivas también ayudan. Por cierto, las artes de los miembros de Agnus se recargan haciendo ataques automáticos, a diferencia de los de Keves que lo hacían con el tiempo.

Pronto llegaremos al Hombro de Melnath, el mismo lugar donde nos enfrentamos a Moebius y donde nos enfrentaremos a un soldado errante de Agnus. Aquí os indicamos que os aseguréis de que la línea azul que sale del enemigo esté centrada en Mio, lo cual indica que somos el objetivo del enemigo. Si la línea es roja, es que su objetivo es otro miembro del equipo y tendremos que llamar la atención del rival para que cambie su foco de ataque.

En nuestro camino hacia el sur, mirad hacia el oeste para encontrar un Contenedor cerca de un grupo de Likhons (cuidado con el Élite). Dentro hallaréis una Guarda del Templo de Bronce y dos Piedras de Gema. También es lugar de otro campamento, punto intermedio hacia nuestro destino en el cual nos encontraremos con viejos compañeros y donde acaba el primer capítulo de Xenoblade Chronicles 3.

Con esto damos por cerrado el primer capítulo de Xenoblade Chronicles 3 pero esto no acaba ni mucho menos aquí. Os recomendamos pasaros por nuestra guía completa para consejos sobre cómo optimizar las builds o reclutar nuevos héroes. Y si tenéis curiosidad por el lore completo de la saga, no os perdáis nuestros especiales en iVoox.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí