Halo Infinite navega entre la nostalgia y el progreso

Halo Infinite cooperativo

Surgen nuevos detalles sobre Halo Infinite, el esperado título de 343 Industries que no teme revisar sus raíces para progresar

Llegan nuevos detalles sobre el esperadísimo Halo Infinite, la apuesta de Microsoft para estas navidades y título insignia de la nueva Xbox Series X. Sus desarrolladores, 343 Industries, explican las claves del título y cómo han sido capaces de mirar al pasado para avanzar en el futuro de la saga.

Seguro que muchos de vosotros habéis tenido un fuerte ataque de nostalgia al ver la demo de Halo Infinite en el Xbox Games Showcase de la semana pasada. Parece claro que el metraje había sido escogido para hacernos recordar la segunda misión de Halo: Combat Evolved a la vez que para marcar el comienzo de una nueva era.

Vemos como un vehículo de la UNSC se introduce en la atmósfera de un anillo mientras el Jefe Maestro se abre paso entre una pléyade de enemigos. Incluso vimos cómo el característico vehículo de la saga (Warthog) hacía presencia para llevarnos a localizaciones aún no conocidas. La idea que parece subyacer de los desarrolladores es hacer que aquello que en Halo: Combat Evolved parecía un sueño más allá del horizonte del anillo se haga realidad en este Halo Infinite.

Un viaje retrospectivo para aprender

El equipo creativo confirma nuestras sospechas y trata a este título como una carta de amor para los fans de Halo, haciendo sentir a sus seguidores lo mismo que la primera vez, volver a situarnos en ese momento tan especial que seguro muchos tendréis perenne en vuestra retina. Parece como si 343 Industries quisiera demostrar que son capaces de ofrecernos la experiencia que estamos esperando de un nuevo título de la saga Halo, intentando contentar a aquellos que vieron Halo 4 y 5 como experiencias alejadas de lo que era la saga en sí.

Tal y como comentan los desarrolladores, concibieron este título como una especie de reinicio espiritual de la saga. Para conseguirlo, exploraron todo lo que aprendieron en el desarrollo de las dos últimas entregas de la saga así como del resto de títulos (que ya adaptaron en The Master Chief Collection» para recoger la esencia de la saga y ofrecérsela a los jugadores, tanto a los de siempre como a los nuevos que se asomen a la franquicia con este Halo Infinite.

En este caso no han contado con las limitaciones técnicas que tuvo el primer título de la saga (que el año que viene cumplirá 20 añitos) y podrán ofrecer el entorno más amplio e inmersivo que se haya visto jamás en un juego de la serie Halo. Como ya comentamos, el tamaño del área a explorar superará en varias veces la suma de los dos últimos títulos de la saga combinados.

Uno de los objetivos primordiales de diseño ha sido que los jugadores de Halo Infinite tengan en todo momento una vista del vasto mundo que les rodea, sabiendo que van a poder llegar a todas y cada una de sus partes. De nuevo, ambicionan con impregnar al título de una sensación de descubrimiento, de explorar lo desconocido y extrapolarlo no sólo a lo que es el recorrido del mapa en sí sino a toda la experiencia, incluyendo personajes, armas y el arte gráfico.

Conoceremos el misterio detrás de Zeta Halo

Halo Infinite estará ambientado en Zeta Halo y la demo que pudimos ver el jueves pasado fue nuestra oportunidad para verlo por primera vez tras tantos años esperándolo. Por su apariencia podemos vislumbrar que incluye una antigua estructura de los Forerunners rodeada de un ecosistema más vivo de lo que hayamos visto nunca en un título de la saga. Claro que no pudimos embelesarnos con las vistas porque la demo nos llevó rápidamente a una misión en la que tres cañones antiaéreos tenían que ser desarmados para que el Jefe Maestro y el Piloto pudieran tomar tierra.

Según comentan los desarrolladores esta sensación de estar frente a nuevos viejos conocidos es algo buscado. Sí que es cierto que se pretende dar más libertad al jugador de Halo Infinite en cuanto a dónde ir y qué hacer (siempre dentro de las restricciones de la trama) aunque rehúyen de manera explícita la expresión mundo abierto (aunque lo parezca).

343 Industries no han dado más detalles sobre el posible retorno de enemigos clásicos de la saga como los Skulls o los Terminals pero está claro que Halo Infinite avanzará en el lore de la saga dado que Zeta Halo ha sido durante años un horizonte soñado por los seguidores de la saga. El juego también incluirá ciclo día/noche lo cual sin duda será un muestrario de las nuevas tecnologías aplicadas en cuanto a iluminación dinámica y sombras.

Entrando un poco más en esta estructura de mundo semi-abierto que propone Halo Infinite (similar en cierto modo a la que propuso Gears 5 en su día), seguro que todos recordáis misiones como The Silent Cartographer del título original o The Covenant de la tercera entrega. Éstas son citadas por 343 Industries como la base que han escogido para la nueva experiencia jugable que el título nos tiene reservado. Todo esto redundará en arenas de combate aún más grandes donde nos enfrentaremos a enemigos con una inteligencia artificial completamente rehecha.

Nuevos enemigos, nuevas armas

En Halo Infinite nos enfrentaremos a los Desterrados (Banished), un grupo de mercenarios que se formó tras la finalización de la guerra entre humanos y Covenants. Liderados por su jefe Escharum, serán los enemigos más poderosos a los que John-117 se haya enfrentado jamás. La inteligencia artificial esta vez sacará aún más provecho del uso de escudos y coberturas e incluso podrán decidir cambiar dinámicamente de arma para tomar ventaja en la batalla.

Dicho lo cual, por lo visto en la Xbox Games Showcase, el combate no parece alejarse mucho del espíritu de la saga aunque esta vez lo veremos a 4K y 60 fps, siendo la primera vez que sucede esto en la saga. Hablando de la saga, Halo Infinite no se va a deshacer de los añadidos de las últimas entregas de la saga aunque los modificará para hacerlos más atractivos. Esto incluye el sprint, que se hará algo más tosco a propósito o las armas que ya no necesitarán tanto del Smart Scope para ser letales. Y una novedad bastante esperada: podremos desperar mientra nos deslizamos.

Pudimos ver cinco nuevas armas en la demo, incluyendo un rifle de asalto VK78 completamente automático y la nueva escopeta CQS48 Bulldog. Pero no sólo serán los humanos los que cuenten con añadidos en su arsenal; los Desterrados también tienen juguetes nuevos como el rifle de ráfagas energéticas Ravager y un cañón de mano kinético llamado Mangle. Finalmente también se ofrecerá una versión mejorada de la clásica carabina de los Covenant, el Pusle Carbine.

En la demo de Halo Infinite también pudimos apreciar los grandes añadidos jugables: el escudo portátil y el gancho pero son sólo la punta del iceberg de los items que podremos usar. El escudo permitirá ser desplegado de forma instantánea y nos permitirá devolver granadas, cubrirnos de ataques enemigos y, sobre todo, darnos el respiro necesario para restablecer la vitalidad. El gancho no sólo nos abrirá nuevos modos para recorrer Zeta Halo sino que también se podrá usar contra los enemigos a los que podremos atraer para darles su merecido.

Un nuevo engine para crear un título destinado a perdurar

Halo Infinite estrenará el Slipstream Engine que 343 Industries ha desarrollado con una clara intención de perdurar. Tal y como declaran, una vez que este título se lance estas navidades, podría bien ser el único título que se lance como título independiente en los próximos 10 años. El juego abre nuevos caminos en la manera en que desean contar las historias y nuevos capítulos podrían añadirse al título en un futuro. La idea es que Halo Infinite no sea una entrega estanca sino un contenedor que perdure en el tiempo.

Finalmente animan a aquellos ignotos a la saga a que le den una oportunidad y que no se amedrenten por el hecho de ser la sexta entrega de la franquicia. Una de las ideas subyacentes detrás del reinicio espiritual es poder acoger a estos nuevos jugadores sin que se sientan abrumados por el peso de varias entregas anteriores que desconocen. Halo Infinite es sólo el inicio de lo que la saga nos deparará en los próximos diez años. Quieren que lo veamos como un juego más sino como un vehículo a través del cual la saga crecerá y evolucionará.

Realmente no podemos esperar a que llegue final de año para poder jugar a este Halo Infinite. Sigue pendiente saber más del multijugador y, quién sabe, de poder probar esa demo vista en el Xbox Games Showcase. Cada nuevo detalle que conocemos hacer parecer que el tiempo no pasa, que este Halo Infinite no llega nunca. Pero llegará, y allí estaremos para contároslo.