Primeras impresiones de Call of Duty Vanguard (PS5). Warzone hace mella en el futuro de la saga

Call of Duty Vanguard

Call of Duty Vanguard ha estrenado esta pasada semana una de las pruebas gratuitas que tendremos previas a su lanzamiento y aquí os contamos qué nos ha parecido.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

La franquicia bélica de Activision estrena este 5 de noviembre Call of Duty Vanguard, la decimoctava entrega de una saga inagotable y que supone el tercer regreso de la franquicia a la Segunda Guerra Mundial. Este retorno a lo conocido por parte de Sledgehammer Games llega tras una tormentosa relación con Raven Software que les llevó a la pérdida de los derechos de desarrollo de la franquicia y a las dudas de Activision sobre el futuro de la compañía.

Y es que, actualmente, la gallina de los huevos de oro de Activision es Warzone, por lo que todas las obras recientes de la familia Call of Duty deben casar con esta experiencia multijugador en forma y fondo. Por ello, la sensación que he tenido tras esta primera prueba gratuita de Call of Duty Vanguard es que estamos ante una entrega demasiado conservadora, que no aporta mucho a la franquicia y cuyo éxito dependerá de lo bien llevados que estén los eventos, a modo de crossover, entre Call of Duty Vanguard y Warzone.

En esta primera prueba de Call of Duty Vanguard, disponible en exclusiva para la familia de consolas PlayStation, hemos podido probar únicamente un modo de juego: Colina del Campeón. Esta modalidad ya hizo su aparición en Modern Warfare (2019) y Cold War bajo el nombre de Modo Gunfight, por lo que la sensación general es muy familiar.

Análisis de Twelve Minutes

Los equipos irán rotando ronda tras ronda por lo que no siempre nos tocará contra el mismo dúo en la siguiente partida (o sí)

Colina del Campeón es, a grosso modo, un torneo battle royale donde se enfrentan 8 equipos de dos jugadores (aunque Sledgehammer ya ha confirmado que incorporará modalidades 1 contra 1 y 3 contra 3 en el lanzamiento) en combates aleatorios y de escasa duración, de apenas un minuto. Lo más interesante de esta modalidad de juego es que cada dúo contará únicamente con 12 vidas, que irán perdiendo conforme mueran, y ganará el último equipo que quede en pie.

Un acercamiento muy curioso que cambia el conocido “run and gun” de las modalidades más competitivas de la franquicia por un estilo algo más pausado y, en cierta manera táctico. Sin embargo, esta es una modalidad de juego que depende en gran medida de la comunidad y, lamentablemente, Call of Duty Vanguard no ha cambiado en este aspecto. No será raro encontrarnos con enemigos que no salen de su pequeño recoveco o que buscan un diminuto hueco entre las cajas a la espera del incauto adversario, en especial en las últimas rondas de juego, perjudicando una experiencia que prometía ser a todas luces interesante.

El diseño de los mapas, al igual que en el resto de aspectos de Call of Duty Vanguard, es bastante conservador aunque con un buen despliegue

Esta modalidad de Call of Duty Vanguard nos emplaza en una enorme zona de entrenamiento dividida en pequeños escenarios que irán intercambiándose ronda tras ronda. El diseño es bastante similar entre ellos, predominando los recovecos y zonas pasilleras para fomentar los enfrentamientos a corta distancia, sin olvidar pequeñas zonas al raso donde hacer uso de las miras largas de nuestras armas. En resumen, estos mapas tienen, como viene siendo habitual en la saga, un despliegue bastante horizontal.

La apuesta por la destrucción de escenarios de la que hizo gala Call of Duty Vanguard en su demo de presentación de la pasada Gamescom hace su aparición en este modo de juego y me deja con sensaciones encontradas. Sledgehammer ha mejorado la penetración de las balas en las superficies y esconderse detrás de algunas no será ya siempre sinónimo de estar a cubierto. Sin embargo, aunque la destrucción de las estructuras más endebles es una mecánica interesante, su uso es bastante limitado y anecdótico, lejos de lo que podríamos esperar para una entrega de nueva generación.

Podemos hacernos con las armas de los enemigos siempre y cuando consigamos eliminarlos por completo

No obstante, me ha sorprendido gratamente encontrarme con diferentes grados de personalización y mejora dentro de una experiencia tan encapsulada como es esta Colina del Campeón. Todos los jugadores empezarán con las mismas armas que podremos mejorar durante los combates con los montones de dinero que recojamos del suelo o que obtengamos al eliminar al adversario. A partir de 100 monedas podremos subir de nivel nuestras armas, otorgándoles diferentes niveles de rareza. Mejorar nuestras armas no solo aumenta las estadísticas de daño, retroceso o cadencia, sino que se implementarán, nuevamente de forma automática, diferentes accesorios como miras o cargadores ampliados.  

Además de dinero, encontraremos diferentes ítems, idénticos a los que encontramos en Warzone tanto en diseño como en funcionalidad, y que nos otorgan munición o placas de blindaje (que se acoplan automáticamente). Incluso podremos hacernos con el armamento del adversario, con su nivel de rareza correspondiente, una vez los eliminemos del torneo.

El despliegue de las tiendas de esta modalidad de Call of Duty Vanguard es tremendamente similar a la misma funcionalidad de Warzone

Al margen de las mejoras durante los combates, cada cuatro rondas tendremos acceso a la zona de despliegue, hub central de esta experiencia multijugador. Aquí podremos adquirir, con el dinero obtenido en las rondas previas, mejor equipamiento en cada una de las cuatro tiendas disponibles durante el poco tiempo que dure esta ronda intermedia. Podremos acceder, por ejemplo, a placas de blindaje, nuevas armas, armamento secundario como granadas o minas, e incluso habilidades (Fantasma o Paso Ligero, entre otros) y rachas de baja.

No os alarméis y es que las rachas de ataque (conocidas por todo jugador del modo online) se consiguen invirtiendo enormes cantidades de dinero y será difícil encontraros con un enemigo con la suficiente paciencia como para no invertir ni una moneda en mejorar su armamento básico ronda tras ronda.

Call of Duty Vanguard se toma ciertas licencias para los accesorios de las armas, pero son una ayuda muy estimable, en especial en las últimas rondas

La sensación a los mandos es tan satisfactoria como conocida. Call of Duty Vanguard se mueve de forma idéntica a Modern Warfare y Cold War, algo que entiendo pues Warzone supone la piedra angular de los últimos títulos de la saga. No obstante, Sledgehammer Games ha intentado desmarcarse y ha puesto énfasis en que podamos notar el peso del personaje en el movimiento y la tosquedad de las armas, tanto al recargar como al disparar, de forma bastante acertada aunque, de nuevo, sin ser una experiencia ajena para el jugador del battle royale.

Análisis de Blair Witch VR

En cuanto al apartado visual, recordemos que todas las filiales de Activision que forman parte de la rotación en el desarrollo de la saga desecharon el añejo motor IW Engine y apostaron por una versión renovada desde el reboot de Modern Warfare. Este IW Engine 2.0 ofrece la misma calidad visual que las últimas 3 entregas de la franquicia sin destacar en ningún aspecto.

La calidad de las texturas, la iluminación, los efectos y la cantidad de partículas en pantalla ofrecen una experiencia a la altura de un shooter de nueva generación, a pesar de ser una propuesta intergeneracional, aunque aún tiene diversos aspectos que pulir en materia de resolución de texturas y ciertos modelados.

Pocos apartados visuales de Call of Duty Vanguard han sufrido una mejora sustancial, pero no por ello es algo negativo

Sí que me gustaría destacar el uso de los 120hz para monitores compatibles. La experiencia de disfrutar de Call of Duty Vanguard en un monitor LG con Freesync y G-Sync compatible de 144hz ha sido sobresaliente. No he percibido ningún problema de ruptura de la imagen o parpadeo. No obstante, el rendimiento de esta prueba deja muchísimo que desear, algo comprensible teniendo en cuenta que estamos ante una versión alpha. Las pérdidas de conexión y el aumento de la latencia han sido la tónica general de todas las partidas y, por tanto, la experiencia de juego ha sido poco más que inconsistente.

La sensación general tras probar esta alpha gratuita es de cierto desconcierto. La modalidad Colina del Campeón es tan entretenida y divertida como frustrante para el usuario medio, pero no sirve para vendernos esta nueva entrega, especialmente tras ver su carácter tan conservador. Call of Duty Vanguard se siente más Call of Duty que nunca y las mejoras entrega tras entrega cada vez son más puntuales.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Consigue tus juegos a un precio incomparable a través de nuestros enlaces de afiliados

¡ASÍ NOS AYUDAS!

Instant Gaming   CDKeys   Kinguin   Amazon