Impresiones de Alan Sharp (PC). El turbulento inicio de una historia

Alan Sharp

Alan Sharp es un survival horror en primera persona que, vehiculando su trama en la resolución de una misteriosa desaparición, pondrá patas arriba la vida de nuestro protagonista.

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Sin duda, estamos en un momento álgido del género survival horror en primera persona. Hace pocos días hablábamos de Resident Evil Village y esta misma semana hemos analizado la nueva versión de Maid of Sker, oteando ya por el horizonte experiencias como Song of Horror o House of Ashes, la nueva entrega de la conocida como Dark Pictures Anthology.

 

En esta ocasión os traigo el primer capítulo (o prólogo) de Alan Sharp, un título del estudio independiente Mystive Studios (de tan solo dos desarrolladores) que mezcla mecánicas de investigación criminal con toques de misterio y terror, un cóctel no especialmente novedoso pero que, sin duda, ha demostrado ser atractivo para muchos jugadores.

Encontrándonos ante un prólogo de algo más grande que está por venir, poco podemos decir de la trama. Se nos presenta a nuestro protagonista, Sam Whithers, al cual la policía le encarga investigar un suceso extraño en un lugar llamado Beggers Hole, hogar del misteriosamente desaparecido James Regan y su familia.

Análisis de Maid of Sker

Dentro de la casa donde vivía la pareja, Sam tendrá que resolver diversos acertijos para averiguar qué es lo que pasó realmente mientras él mismo revive su doloroso pasado que le hizo alejarse del que fue su mentor y compañero, Alan Sharp.

Sam Whithers dejó de trabajar con Alan Sharp debido a un triste incidente

Si habéis disfrutado de alguno de los títulos que he mencionado previamente, no tendréis ningún problema en haceros con sus mecánicas jugables. Alan Sharp es un walking simulator de manual (al menos en este prólogo), siendo las únicas acciones a nuestro alcance observar, recoger y usar los distintos objetos que nos encontramos por el escenario.

La mayor parte de la experiencia vivida en este prólogo de Alan Sharp (que puede durar una hora y media, aproximadamente) transcurre en una suerte de mansión, muy similar a las que hemos recorrido en los últimos títulos de la sala de Capcom. Como de costumbre, no todas las habitaciones están abiertas desde un principio y tendremos que ir resolviendo ciertos rompecabezas para abrirnos paso por la casa. Respecto a los puzles, no me han parecido especialmente originales ni rebuscados y la solución a los mismos suele estar alrededor del área que estamos explorando.

Durante el transcurso de la aventura iremos visitando distintas estancias de la mansión

Claro está, nuestra experiencia se verá aderezada por la presencia (real o no) de ciertos seres extraños que atormentarán a Sam y que, a veces, le llevarán a lugares donde quizá no debería haberse marchado. No es Alan Sharp una propuesta especialmente terrorífica, aunque cuenta con algunos de los tropos más recurrentes del género como la presencia de un ser que nos persigue además de darnos algún sustillo que otro en forma de jumpscare.

En cuanto la exploración, es bastante lineal, aunque en algunos momentos (y pese a contar Sam con una linterna) todo se ve excesivamente oscuro, haciendo difícil encontrar el punto exacto en que tocar al objeto para poder interactuar con él. Si es que puedes, vaya.

Tendremos que encontrar y leer distintos documentos para avanzar en la trama

Porque este, en principio interesante, Alan Sharp se ve lastrado por ciertos errores de programación (sin duda solventables de cara a la versión final) que hacen que no haya disfrutado de este prólogo tanto como me hubiera gustado. Como he mencionado antes, hay ciertos objetos que tendrás que tocar en un punto tan concreto que a veces pensarás que no tienes por qué interactuar con ellos. En otras ocasiones, directamente el título no es capaz de reconocer que estás realizando la acción, quedándote bloqueado y teniendo que reiniciar para poder avanzar.

Está claro que Alan Sharp es un desarrollo modesto a cargo de un estudio independiente y que tiene margen de mejora, pero su estado actual puede dejar mal poso a aquel que se haya acercado a su interesante propuesta. Sin entrar en spoilers, algunas de las situaciones se tornan realmente injustas debido a estos bugs, por no hablar de ciertos puzles que no están bien explicados o que, directamente, no funcionan.

De vez en cuando, viajaremos a una suerte de plano onírico donde reviviremos dolorosos recuerdos

El título puede ser disfrutado con mando o con teclado y ratón: en este caso aconsejo esta última opción porque la interfaz y las explicaciones del título están pensadas para ello sin contar con ningún tipo de explicación de qué botón del mando necesitas pulsar para llevar a cabo cada una de las acciones.

Alan Sharp está traducido al castellano de manera más o menos correcta (hay algunas frases mal adaptadas aquí y allá, pero nada especialmente grave) pero, en el trabajo de localización algunos de los puzles se han quedado a medias, teniendo que poseer ciertos conocimientos de inglés para resolverlos ya que la solución ‘en castellano’ no funciona.

Alan Sharp no destaca por el diseño de los personajes, pero algunos escenarios dejan estampas muy cuidadas

En cuanto a su aspecto técnico, y teniendo en cuenta que estamos juzgando a un título sin finalizar, Alan Sharp presenta claros y sombras. Los escenarios están bien diseñados y cuentan con efectos ambientales de partículas bastante resultones. Lamentablemente, los personajes no han corrido esa misma suerte, pareciendo ser extraídos de varias generaciones anteriores. No es un problema de diseño, sino de carga poligonal o de falta de aprovechamiento del motor Unreal Engine: afortunadamente, al mostrarse la acción en primera persona esto se palia un poco, pero se le puede exigir mucho más.

Análisis de Resident Evil Village

Como suele pasar en propuestas de este género, la BSO de Alan Sharp pasa, en general, desapercibida en favor de unos efectos sonoros que buscan crear tensión en el jugador. Susurros, pisadas, gritos, golpes … todo está pensado para que disfrutemos de esta propuesta con unos buenos cascos y con la luz apagada para lograr esa inmersión total en la experiencia que buscan desde Mystive Studios.

Y, cuando creías que la mansión ya era suficientemente grande, aparece esta misteriosa piedra

La pena es que, como hemos comentado antes, esta inmersión se ve truncada por fallos técnicos que pueden hacer que te alejes completamente de la experiencia y que, sin duda, tendrán que ser solventados de cara al lanzamiento final. Dicho lo cual, creo que puede haber un buen survival horror dentro de este Alan Sharp y la trama, por lo que se nos deja vislumbrar, tiene cierto interés. Sin duda, esperaremos a la versión final del título, prevista para finales de año, para poder juzgar esta obra en toda su magnitud.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch