Impresiones de Blood Drop (PC). Un plataformas que te hará sudar sangre

Blood Drop

Blood Drop es un original título de plataformas 2D protagonizado por una gota de sangre que tendrá que abrirse paso a lo largo de intrincados niveles plagados de despiadados obstáculos.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Si hay una plataforma que es aglutina los proyectos más embrionarios de los desarrolladores indies es, sin duda, itch.io. En ella, cualquier creador puede subir sus propuestas para que los jugadores puedan testarla y, de este modo, el desarrollador puede recibir ese tan necesario feedback que puede hacer que la propuesta mejore de cara al lanzamiento de su versión final, ya sea dentro de la plataforma o en otras con quizá mayor alcance como Steam o Epic Games Store.

Uno de esos títulos que aún están en desarrollo pero que, sin duda, prometen atraer la atención de los jugadores es Blood Drop, un original título de plataformas en dos dimensiones que está siendo creado por Izeeware, una pequeña compañía dedicada al desarrollo de videojuegos de la cual la obra que os presento hoy es su ópera prima.

Análisis de Days Gone

Esta versión de prueba no contiene gran trasfondo argumental que sirva para descubrir por qué estamos controlando a una gota de sangre. Ahondando en lo que se nos cuenta en la página web oficial de Blood Drop, la acción transcurre en la ficticia urbe conocida como Silent Pill durante el 15 de octubre de 1999. Durante la creación de un nuevo virus por parte del doctor Slaveman, que trabaja bajo el auspicio de la empresa Parasol, éste se ve infectado.

En Blood Drop controlamos a una simpática gota de sangre a la que tendremos que llevar al final de cada nivel sana y salva

Nosotros tomamos el papel de una gota de sangre infectada que tiene como noble (o no tanto) objetivo crear un ejército para conquistar el mundo. Sí, Blood Drop nos hace vivir un proceso de zombificación desde dentro de la persona infectada lo cual, sin duda, es un giro de tuerca que no sabía que necesitaba.

Como he mencionado previamente, Blood Drop es, jugablemente, un plataformas 2D pero, si he de calificarlo con un adjetivo tras las horas que he pasado con él, diría que es de los más puñeteros a los que me he enfrentado. Los niveles que tendremos que recorrer son bastante cortos, algunos durarán pocos minutos, pero, salvo que seáis una suerte de dioses de la precisión, os costarán más de un intento.

Coger las secuencias de ADN será clave para desbloquear los niveles del título

Porque sí, si ya es suficientemente duro ser una gota de sangre que va perdiendo fuelle si no realimentada con algún glóbulo rojo, todo lo que le rodea en los escenarios que ha de recorrer puede acabar con su vida de un simple impacto. En Blood Drop tendremos que medir nuestros saltos al milímetro y aprender que los movimientos impulsivos suelen llevarnos a la perdición. Eso sí, no tengo duda de que será un título muy atractivo para la comunidad de speed runners, ya que la propuesta incentiva que superemos cada una de las fases con la mayor velocidad posible ya que, si no, nuestra gota de sangre perderá parte de su estructura hasta llegar a desaparecer.

Dicho lo cual, que los niveles sean cortos no implica que sean simples en su estructura: de hecho, tendremos que explorarlos (arriesgándonos a morir de nuevo) para encontrar esas secuencias de ADN que serán clave para desbloquear nuevas fases. Algunas de estas se encuentran a simple vista, pero hallar otras requerirá de toda nuestra capacidad de exploración y, por qué no decirlo, de nuestra valentía a la hora de asumir riesgos.

Todo en Blood Drop quiere acabar contigo, pero sin vas con cuidado puedes sobrevivir

En esencia, Blood Drop es bastante justo con el jugador y ninguna de las innumerables muertes que he sufrido ha sido culpa de un mal diseño de los niveles, sino de mi excesivo ímpetu a la hora de avanzar cuando quizá no tocaba. No obstante, el alto nivel de precisión que exige el título puede hacer que más de uno lo abandone a las primeras de cambio porque ya desde los primeros niveles la exigencia es máxima.

El control de Blood Drop no puede ser más sencillo. Se nos ofrece la posibilidad de usar teclado o mando: no puedo recomendaros más encarecidamente conectar un mando de Xbox (o cualquiera compatible con PC) ya que clavar los saltos con las teclas direccionales del teclado es misión imposible. Además del movimiento, avanzada la versión de prueba hemos podido recoger una suerte de bacterias con las que podemos eliminar obstáculos o derrotar a ciertos enemigos que aparecen de vez en cuando.

El diseño de niveles de Blood Drop me ha parecido, sin duda, uno de sus puntos fuertes. Podría catalogarlos de laberínticos y, sin duda, Izeeware ha hecho un trabajo descomunal a la hora de colocar tanto enemigos como obstáculos en la posición justa para desquiciarte, pero, a la vez, mostrarte pistas de cómo superarlos.

Podremos volver a niveles anteriores para recobrar las secuencias de ADN que no recogimos en su momento

En sí Blood Drop no es un juego especialmente longevo (la versión que hemos podido probar contiene los cinco primeros niveles) pero esto no quiere decir que te vaya a durar poco. Como hemos comentado, el avance en la “trama” depende de nuestra habilidad para encontrar esas secuencias de ADN y tendremos que volver más de una vez sobre nuestros pasos para poder desbloquear nuevos niveles. Con el fin de ayudar al jugador, las fases cuentan con algunos checkpoints que hacen que no tengamos que empezar de nuevo el nivel si hemos tenido un descuido.

Blood Drop técnicamente está bastante cuidado, con un estilo artístico que presenta claras reminiscencias al pixel art, habiéndome gustado especialmente el diseño de los fondos de los distintos escenarios. Los desarrolladores han logrado dotar de cierta personalidad a un elemento que, a priori, no tiene demasiada como es una gota de sangre y tanto ella como los enemigos tienen un cierto carisma que relaja un poco la tensión que sufrimos al tener siempre la guadaña a nuestra espalda.

Aunque de por sí nuestra gota no puede atacar, sí que podremos vencer obstáculos o enemigos usando bacterias

El aspecto sonoro de Blood Drop es, simplemente, cumplidor. Agradezco en este caso que no hayan optado por melodías que provoquen tensión en el jugador y que, en este aspecto, hayan decidido dotarle de un carácter de acompañamiento.

Análisis de Solasta: Crown of the Magister

Blood Drop es uno de esos títulos tapados de los que, probablemente, no hayas oído hablar hasta haber leído estas impresiones. Aún está en una fase muy temprana de su desarrollo, pero, por lo que hemos podido probar, puede convertirse en uno de esos títulos a seguir al plantear un reto frustrante, pero conseguible, en un género que típicamente no lo solía hacer. ¿El Dark Souls de las plataformas? No seré yo quien lo niegue.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch