Impresiones de Bonkies

Desde Noruega el pequeño Studio Gauntlet, nos trajo en 2018 Bonkies, un juego de corte indie que fue lanzado inicialmente para PC, protagonizado por unos simios de ojos saltones y bastante monos en todos los sentidos de la palabra. En verano del 2020 Bonkies dará el salto a las consolas de sobremesa (Xbox One, PlayStation 4) y a la híbrida de Nintendo, abriéndose de esta manera a toda la comunidad gamer.

Debo confesar que el género de puzzles no es santo de mi devoción, así que me dispuse a jugar la demo gratuita que Steam ofrece en su plataforma sin demasiado ánimo, esperando además encontrar un producto destinado al público infantil, así como una versión light del Planeta de los Simios, abriéndome paso a la colonización de planetas sin violencia, a base de ir colocando bloques nivel tras nivel, en un mapa donde las fases están dispuestas en un tablero representando un sistema solar.

En Bonkies, saltaremos de planeta en planeta para afrontar nuestros desafíos.

Tras superar mi fase de negación, entré de lleno en la de aceptación, seleccionando al simio propulsado con un traje Jet que me serviría de avatar en mis primeros niveles ¿Un juego para niños? Si en mi primer contacto con Bonkies hubiera regresado a mi más tierna infancia, lo más probable es que mi gamepad hubiera acabado estampado contra la pantalla de mi monitor. De esta manera empezó mi fase de superación con la propuesta de Studio Gauntlet. Y es que una vez que uno se hace con los controles, con un stick para controlar la propulsión del traje del primate y el otro stick para controlar el gancho que nuestro personaje lleva acoplado, empezaremos a disfrutar del desafío.

Nuestra precisión y pericia serán necesarias para completar los puzzles que Bonkies nos presenta.

Cabe decir que si eres usuario de PC, es altamente recomendable hacerse con un gamepad, ya que el teclado dificulta el control sobre nuestro personaje. El título nos exige que seamos diestros y precisos para superar cada puzzle, antes de que el tiempo para colocar nuestras piezas se agote. Vuelvo a recalcar la precisión que deberemos tener, ya que el más mínimo roce sobre las piezas ya colocadas desestabilizará los bloques que hayamos colocado, derrumbando nuestras construcciones como un castillo de naipes. Además, la dificultad se multiplica cuando tenemos que tratar con bloques frágiles de hielo, pues se rompen ante movimientos bruscos, o bloques que cuentan con un medidor de tiempo que nos lanzarán por los aires si los sostenemos con nuestro gancho durante demasiado tiempo. Así me quedé con la mirada clavada del replicante de Blade Runner Roy Batty, con lágrimas bajo la lluvia diciéndome a mí mismo «No he visto morir estrellas más allá de Orión, pero he visto como mis construcciones faraónicas se desplomaban por un simple roce».

Aunque tenemos la posibilidad de afrontar ciertos desafíos solos, la diversión sin duda se multiplicará si jugamos con un amigo, teniendo la posibilidad de afrontar los puzzles con hasta cuatro jugadores de manera simultánea, pudiendo convertir este lanzamiento en una experiencia social o para reunir a toda la familia en donde las risas y los piques estarán asegurados.

La diversión se multiplicará jugando en compañía.

Nuestra incursión en la conquista espacial estará acompañada por una paleta de colores vivos y algo chillones sobre el personaje y los elementos con los que interactuaremos que resaltan frente a los colores suaves de los escenarios de fondo, algo que puede descuadrar, aunque solo desubicará a las retinas más observadoras. Pero no olvidemos que el objetivo de este juego no es ofrecer un apartado visual destacable, sino divertir con sus desafíos, algo que sin duda consigue en los niveles que he podido probar, por lo tanto, podemos decir que el resultado es satisfactorio.

También cabe destacar en el apartado sonoro unas melodías agradables y relajantes, en mi opinión acertadas ya que de esta manera contienen adormecida a la bestia que algunos llevamos dentro por cada vez que vemos que nuestras construcciones se derrumban.

El mínimo error echará a perder nuestra partida.

En conclusión, Bonkies es un lanzamiento con bastante potencial y tiene todos los ingredientes para hacernos pasar momentos de diversión, siempre que lo juguemos acompañados. Studio Gauntlet ha hecho su parte y por lo visto muy bien, lo demás depende de nuestras ganas.

Los comentarios están cerrados.