Impresiones de Chivalry II (PC)

Chivalry 2 llega a Xbox One, PS4 y PC, además de la nueva generación de consolas

Torn Banner Studios vuelve a llevarnos al campo de batalla medieval con Chivalry II, una experiencia multijugador donde seremos partícipes de encarnizados enfrentamientos.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Chivalry II es la secuela del aclamado, y casi paródico, título de 2012 Chivalry. En esta ocasión Torn Banner Studios se han lanzado sin reparos al desarrollo de una secuela muy continuista de su propuesta multijugador de corte medieval, contando esta vez con un claro competidor en el punto de mira: Mordhau.

Y es que los eslovenos de Triternion adelantaron por la derecha a los canadienses de Torn Banner con una propuesta más fresca, alocada y caótica si cabe que la del primer Chivalry. Por tanto, y con los precedentes bien asentados, es hora de saltar al campo de batalla.

Análisis de Total War: Rome Remastered

Chivalry II no sorprende a nadie. Es lo que es, sin tener muchas pretensiones. Si tuviéramos que definirlo, sería como una suerte de hack and slash multijugador donde nos lanzamos a diferentes campos de batalla a partirnos el espinazo contra otros 32 jugadores por el simple gusto de matar o por lograr ciertos objetivos en unos mapas, en este caso, más masivos y mejor diseñados que en su primera parte. Una experiencia familiar, con pocas novedades, pero a tener en cuenta.

Una sensación muy familiar

Al comenzar la beta de Chivalry se nos da la posibilidad -diríamos casi la obligación para los nuevos jugadores (y aquellos veteranos que queramos refrescarnos la memoria)- de lanzarnos a un tutorial muy bien llevado. De primeras, para aquellos veteranos de la propuesta de 2012, no veremos ningún cambio aparente. De nuevo, nos encontramos con el clásico sistema de control de este tipo de juegos en el que con el ratón manejamos las caderas de nuestro soldado y donde el botón izquierdo y derecho funcionan como ataque y defensa, respectivamente.

Hasta aquí pocas novedades, y es que en lo que respecta al sistema de combate los de Torn Banner no han ofrecido muchas mejoras. Podremos lanzarnos a la batalla soltando ráfagas de ataques continuos, pero con el tiempo, y como se nos enseña en el tutorial, lo mejor será marcar una estrategia alternando ataques, defensa, golpes con el escudo o incluso patadas para desbaratar la defensa y la resistencia del enemigo.

Tendremos posibilidad de acceder a un listado de servidores que esperamos puedan acoger algunos personalizados

Aprender cómo movernos nos sacará de más de un apuro y es que, para poder salvar la cabeza, no solo tendremos la posibilidad de detener el golpe con nuestro escudo, sino que en esta entrega contamos con una suerte de dash para poder esquivar más de un ataque. Este movimiento consume resistencia, así que no podemos usarlo a la ligera, pero nos salvará en más de una ocasión de besar el suelo.

Y es que la resistencia juega un papel fundamental y, en este caso, el título lo comunica mucho mejor al jugador que su primera parte. Tenemos las clásicas barras de salud y vida en la esquina inferior izquierda, cuyos niveles irán bajando conforme sufrimos daño o ejecutemos un ataque. Al recibir un empellón del rival, si conseguimos detenerlo ya sea con el propia arma o con un escudo, nuestra resistencia disminuirá, pero en este caso no es necesario que nos fijemos tanto en la barra inferior ya que en el punto de mira de nuestro personaje tendremos toda la información relevante.

Cuando ejecutemos una defensa aparecerá un escudo que irá deteriorándose conforme vayamos recibiendo daño y nuestra estamina disminuya. En el momento que esta lo haga, perderemos toda la defensa, incluso el arma que llevamos, y estaremos expuestos al enemigo.

Podremos, nuevamente, alternar entre vistas en primera y tercera persona

Y es que esta mejora respecto al punto de mira del jugador es una auténtica gozada. Toda la información relevante aparecerá ahí: cuánto daño hemos hecho, si hemos roto el bloqueo de un enemigo, si al lanzar un ataque nos lo han detenido o si, al interrumpir uno nosotros, conseguimos más velocidad y fuerza con una réplica. Un añadido interesante para fijar nuestros ojos siempre en el centro de la pantalla, algo necesario ante el caos imperante.

De hecho, un detalle muy interesante es que besar el suelo, lo cual es inevitable si, como comentábamos antes, no conseguimos ejecutar una buena defensa, no supone el final. En este caso nos podrán resucitar como si de un Battlefield se tratase, pero esta vez nos quedaremos en el suelo pudiendo movernos a la espera de que un aliado nos reviva o, incluso, asestar puñetazos a los tobillos de los enemigos para así conseguir una segunda oportunidad. Si no logramos ponernos en pie, estaremos expuestos a algún enemigo con sed de sangre y sin escrúpulos.

Cambiando la personalización por la presencia de clase

Chivalry II minimiza la personalización por parte del usuario ofreciendo únicamente 4 clases jugables: Arquero, Vanguardia, Lacayo y Caballero. Todas ellas cuentan con diferentes armas y, lo más importante, con habilidades principales y secundarias únicas.

Las clases no serán muy decisivas a la hora de ganar una partida, pero suponen un añadido a tener en cuenta

En cuanto a qué nos ofrece cada clase, no hay muchas sorpresas. Lacayo y Vanguardia son bastante similares entre sí, dos tanques andantes con armas largas con las que mantener a raya a los enemigos. El arquero, por su parte, es el más débil pero a la vez el más rápido. Por último, Caballero es la más equilibrada de las tres clases de ataque cuerpo a cuerpo. A parte de ello, contaremos con otras dos variantes de cada una de ellas que se irán desbloqueando conforme subamos de nivel y que también nos ofrecerán nuevas armas.

Donde también destaca Chivalry II frente a su predecesor es en las habilidades, cada una de ellas única y que otorgan un carácter más estratégico a un juego con una concepción tan arcade. Dependen de cada clase y, a modo de ejemplo, tenemos una especie de cóctel molotov, una caja que podemos tirar al suelo para reabastecer, otra para curar e incluso un cuerno con el que subir el daño a tus aliados. No es, ni de lejos, lo que podríamos encontrar en un Battlefield, pues del equilibrio de clases no depende el devenir de la partida, pero es un añadido para tener en cuenta.

Chivalry 2 no es una experiencia muy inmersiva, pero los modos por objetivos ofrecen un toque cinematográfico muy interesante

Sin duda, un detalle nimio pero interesante de Chivalry II es la salud. Sí, es regenerativa, pero ya no dependemos de contar en nuestro equipo con una clase que otorgue salud a sus compañeros y a nosotros mismos. Sí que puedes llegar a especializarte en este aspecto, pero todos los personajes cuentan con unas vendas que usar en caso de que un hachazo malintencionado nos haya cercenado un brazo.

Qué bien luce y qué divertida es la Edad Media

Para acabar, el apartado gráfico cumple, sobre todo si lo comparamos con su predecesor. Unreal Engine 4 se comporta muy bien en este aspecto, ofreciendo un apartado visual más que competente. A pesar de que Chivalry II no es precisamente un título exigente en cuanto a sus gráficos, sí que hemos encontrado ciertos problemas de rendimiento que podemos excusar teniendo en cuenta su carácter de beta.

En la beta de Chivalry II tenemos la posibilidad de disfrutar de 4 mapas, todos ellos muy detallados

A pesar de ello, todo en este título se nota como una versión edulcorada de aquel juego de 2012. Seguiremos encontrando decapitaciones, desmembramientos, un diseño de personajes y localizaciones notable y unas animaciones que parecen verse inmersas en la disyuntiva entre ofrecer una experiencia realista o recuperar sensaciones de aquel tronchante mod de Half Life 2 del que salió el primer Chivalry.

Y es que el humor vuelve a llevarse su trozo del pastel en esta experiencia. Si pensabais que esta segunda parte sacrificaría su tono tontorrón y absurdo en aras del realismo, estáis muy equivocados. Chivalry II continúa la senda que ya marcó el primer juego y que siguió Mordhau. Podemos soltar gritos de guerra a cada cual más absurdo, salir disparados por el lanzamiento de una catapulta o encontrarte a un valiente yendo a puño limpio a por los enemigos. Eso sí, no hay personaje que pueda equiparse un laúd como sucede en Mordhau, pero ni falta que le hace.

Chivalry II llegará este 8 de junio a consolas PlayStation 4 y 5, Xbox One y Series X/S y PC vía Epic Games Store. Sin duda, un lanzamiento ambicioso extenso para un título que quiere competir con el indomable, en los últimos años, Mordhau.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch