Impresiones de Conscript

Impresiones de Conscript

La ópera prima de Catchweight Studio, que han sacado adelante a través de Kickstarter, nos hace una original propuesta mezclando el survival horror, la aventura y un toque de acción, todo bajo un pixelart que recuerda a las aventuras gráficas de los 90. Conscript prevé su lanzamiento en Steam en 2021.

La demo de Conscript comienza, como tantas canciones y películas sobre la guerra, con una carta de nuestro protagonista, un soldado en plena guerra mundial, a su madre, prometiendo que encontrará a su hermano herido en combate, y que tratará por todos los medios volver a casa con él.

Conscript, la guerra de la manera más cruda

La acción nos sitúa en plena batalla de Verdún, en el año 1916, durante la Primera Guerra Mundial. Somos un soldado más, y tras dejar a medias una carta dirigida a nuestra madre y salir a las trincheras, vemos que la situación dista mucho de ser optimista.

Empezamos Conscript en una pequeña habitación donde el estruendo del exterior nos saca de nuestro ensimismamiento a la luz de una lámpara de aceite para devolvernos a la cruda realidad. Vemos el escenario desde una perspectiva isométrica, y aunque el juego hace gala de un pixelart no excesivamente detallado, eso no impide que al salir a las trincheras nos demos cuenta de que sabe transmitirnos con mucha fuera el horror de la guerra con imágenes y sonidos que consiguen una inmersión casi instantánea en la ambientación bélica.

El tono crudo de Conscript está presente en todo momento

Además, encontraremos algunos documentos que nos hacen ver que la situación de nuestro bando es deplorable, falta alimento y munición, y nuestro campamento está siendo invadido, lo que hace muy difícil recibir suministros o la llegada de refuerzos aliados.

En nuestra primera exploración de las trincheras nos encontraremos con carteles informativos sobre la disposición del frente, soldados agonizantes, muertos o aterrorizados, escasos recursos, así como puertas bloqueadas, uno de los distintos obstáculos que deberemos superar más adelante en forma de taquillas que requieren una llave, candados con combinación o alambre de espino que bloquea el camino, además de las citadas puertas cerradas de algunos módulos de las trincheras.

Nada más cruzar la puerta de nuestro refugio, somos conscientes de la dantesca situación a la que nos enfrentamos en Conscript

También nos enfrentaremos al primer enemigo que nos cruzamos en Conscript, ante los que solo podremos blandir una porra claveteada, nuestra única arma disponible por el momento, y algo similar a lo que utilizan los primeros soldados enemigos. Tenemos balas, pero aún no hemos encontrado una pistola. Será cuando lleguemos al arsenal cuando nos haremos con una pistola 9mm y algo más de munición, además de ser conscientes del escenario a explorar hasta que consigamos desbloquear algún camino que nos lleve más lejos.

Al volver a salir para deshacer el camino andado, nos encontramos rodeados de gas mostaza a la vez que un enemigo nos ataca, y acabamos perdiendo el sentido. Despertamos y nos damos cuenta de que alguien nos ha arrastrado a una habitación que hace las veces de morgue donde los cadáveres de nuestros compañeros de armas yacen alrededor. La atmósfera es irrespirable.

Podremos recoger documentos que hacen las veces de tutorial o aportan detalles a la trama o la ambientación de Conscript

Y tras este pequeño prólogo, comienza realmente nuestra terrorífica andadura por una zona de guerra invadida y casi sin recursos con la misión casi imposible de escapar con vida y volver a casa.

Un mundo en ruinas

La ambientación de Conscript es realmente angustiosa, y aunque no olvidamos que estamos en un escenario de guerra, nos vienen al pensamiento un mundo apocalíptico y engendros zombi en vez de soldados, muy en la línea de la reciente película Overlord.

De hecho, los efectos sonoros que acompañan a los enemigos no son voces, más bien gritos desgarrados que parecen salidos del mismo infierno, y más adelante veremos lo que parecen soldados mutados que se desplazan a cuatro patas y a los que no les afectan los gases tóxicos. Todo apunta a que a lo largo de Conscript descubriremos algo más sórdido detrás del conflicto mundial.

Encontraremos distintos puzles, la mayoría consistentes en dar con una combinación o hallar un objeto determinado para abrirnos camino por el escenario

Aunque la ambientación y el apartado gráfico se combinan a la perfección, quizás algunos efectos sonoros no estén a la misma altura, aunque los gritos de los enemigos nos pondrán los pelos de punta, otros como el sonido de nuestros pasos, que por otro lado nos recuerdan al primer título de la saga Resident Evil, que tanto ha inspirado a Conscript, se hace tremendamente molesto y reiterativo.

El título tiene compatibilidad completa con mando, aunque yo prefiero utilizar teclado y ratón, podremos apuntar y ejecutar ataques en 360 grados, con los gatillos del mando y el stick derecho del mando para apuntar o los botones derecho e izquierdo del ratón, como siempre, cuestión de gustos. Un botón para interactuar, y otro para gestionar el inventario completan los controles de este título.

Aparte de los enemigos, en Conscript tendremos que sortear zonas infectadas con gas mostaza que nos dañarán si no equipamos una mascarilla

Inventario y sistema de guardado, por cierto, y una vez más, en la línea de los Resident Evil clásicos, ya que contaremos con espacios muy limitados para almacenar objetos, baúles donde guardar el exceso de equipaje, y espacios de guardado limitados en forma de cerillas de fósforo que iremos encontrando por el mapa, y que sólo podremos utilizar en determinadas estancias con una lámpara de aceite en su interior que guarda nuestro progreso al ser prendida.

Haciendo una revisión general, nos encontramos ante un título con luces y sombras. Por un lado,  y coge cosas interesantes de estos títulos, una buena trama y ambientación, además logra un apartado gráfico también añejo, pero con animaciones realistas, que combina bien y es inteligente para realizar un juego que de otra manera se complicaría mucho en su realización y podría tener un acabado mucho más mediocre.

Ver amontonados los cadáveres de la mayor parte de nuestro batallón pone los pelos de punta

Por otro lado, la poca variedad de enemigos, algunos efectos sonoros y mecánicas de combate casi inexistentes, como el cuerpo a cuerpo que se limita a aporrear un botón, son muy mejorables. Pero no debemos olvidar que Conscript es una versión alpha todavía, y que Catchweight Studio, es en realidad un solo estudiante universitario australiano de 23 años, por lo que hemos de entender las limitaciones del proyecto. Como siempre, tendremos que esperar para ver si la versión final de este título es capaz de pulir algunos aspectos para lograr un juego notable, o solo apto para fans del género.