Impresiones de Dreams VR. Dentro del cubo

El pasado 14 de febrero, Dreams hacía su lanzamiento oficial. Tras poco más de cinco meses, se ha creado una enorme comunidad tras este juego que ha sido capaz cosas increíbles con el ambicioso motor tras la apariencia simple y amigable que el título ofrece.

Una semana después con “Dentro del cubo”, un parche descargable, Media Molecule incluye el soporte para Dreams VR dotando al juego de una nueva dimensión creativa a la que, sin duda, los ávidos creadores de mundos sabrán sacar partido.

Una cuarta dimensión

Después de comprobar todo lo que la gente es capaz de hacer cuando le dan un editor potente y sencillo como a los que nos tiene acostumbrados Media Molecule en sus títulos creativos, la compañía británica abre una “cuarta dimensión” al permitirnos crear y jugar desde dentro expandiendo la funcionalidad de Dreams VR, con todo lo que ello significa.

Además, no sólo se han limitado a añadir esta característica, sino que la gran mayoría de las experiencias son en parte o del todo compatibles con Dreams VR. Luego hablaremos de eso, pero cabe resaltar el gran trabajo de adaptación del título a una compatibilidad prácticamente total (exceptuando las geniales historias de El sueño de Art) con el Dreamiverso al completo.

Dreams VR. Pasaremos horas navegando por las experiencias que ofrece Dreams

En cuanto al control, como siempre cuestión de gustos, no me ha parecido que los PS move tengan unas características que mejoren la experiencia de ninguna manera y me han parecido algo engorrosos, lo que seguro se supera con más horas de uso. Aun así, el diseño en el control con el Dualshock 4 me parece tan exquisito, que he terminado optando por este último para estas primeras horas con Dreams: Dentro del cubo.

Al iniciar el juego tras la correspondiente actualización, Dreams nos obliga a pasar por un pequeñísimo tutorial en el que nos ilustra respecto a los aspectos básicos de control en el nuevo modo de Realidad Virtual, como movernos en primera o tercera persona (un uso muy inteligente del ya conocido tele-transporte), introduciendo el modo Confort, que permite la reducción del movimiento de la cámara para evitar al máximo los temidos mareos.

Dreams VR. El nuevo menú con los ajustes RV incluye el modo Confort para mejorar la experiencia

Además, entre los ajustes del menú RV encontramos también la posibilidad de eliminar o personalizar el tamaño de la viñeta al movernos en primera persona, ocultar o mostrar el contenido que no sea de RV cuando tenemos las gafas puestas o viceversa, y una opción muy interesante relacionada con la compatibilidad, “permitir tasa de fotogramas baja en VR”.

Y es que, Media Molecule nos permite activar esta opción para probar experiencias por debajo de una tasa de fotogramas que ellos consideran insuficiente, siempre que no baje de un mínimo de 30 fps. En caso de desactivar esta opción o no llegar a ese mínimo el juego entra en “modo Cine”, que se traduce en la visualización de la experiencia en una gran pantalla 2D que nos dejará disfrutar de ella, eso si, sin la inmersión de la realidad virtual.

Dreams VR. El Nodo del Cubo, una especie de Hall desde donde podremos acceder a los pequeños juegos que Media Molecule ha diseñado

Demostraciones que hacen volar nuestra imaginación

Al igual que con la salida del título los creadores de Dreams crearon para nosotros El Sueño de Art una especie de campaña en forma de tres historias maravillosas interconectadas (y que por desgracia no han adaptado al universo VR), esta vez nos obsequian con una especia de demos jugables con pequeñas mecánicas en forma de escape rooms y galerías de modelos 3D que nos muestran qué seremos capaces de crear, si queremos, en el sinfín de horas que este juego nos puede ofrecer.

Dreams VR. Un juego completo de lo que, según este creador, podría haber sido Silent Hills

Es alucinante ver lo que la gente ha creado en sólo una semana desde que esta actualización viera la luz. Aunque ya lo hicieran en PC hace algo más de un año (la comunidad modder en PC es imbatible), ya es posible jugar la demo técnica P.T., que Hideo Kojima publicara con Konami con funesto final, en VR y en nuestra PS4, y aunque la calidad gráfica baja considerablemente si comparamos, la fidelidad del diseño y el sonido son apabullantes, y si, da miedo, mucho miedo, igualmente.

Pero es que hay más, algún loco (un tal DrJones20, concretamente) ha llevado a cabo un juego completo de lo que, según él, podría haber sido Silent Hills. Yo mismo me he encontrado con una pequeña experiencia que homenajea a Resident Evil 3, cuyo objetivo es escapar de Némesis en un pequeño mapa arrancando 3 motores para que la puerta se abra, y utilizando así mecánicas vistas en juegos más recientes, como en este caso hace Dead by Deadlight en sus partidas multijugador.

Dreams VR. Por fin podremos recrear la experiencia que fue el célebre P.T. en realidad virtual en nuestra PS4

Y así podría seguir hasta el infinito: un Sonic en 3D de mundo abierto que funciona asombrosamente bien a falta de pulir la cámara (y bastante más divertido que algunas de sus últimas entregas), un arcade de combate espacial que recuerda peligrosamente a los recientes Battlefront, la enésima versión de Mario 64…

Lo curioso de todo esto es que, o bien Sony realiza algún tipo de magia negra, o bien los abogados de la compañía nipona redactaron un Acuerdo de licencia para el usuario final con un vacío legal perfectamente diseñado, de otra manera, no se entiende que licencias de terceras compañías lleven ya meses danzando por el maravilloso multiverso de Dreams.

En sólo una semana, han conseguido crear un Beat Saber con el motor del juego que permite incluir canciones personalizadas, cosa que no hace el original en la misma plataforma… ¿no es increible?

Dreams VR. El diseño de estas naves me resulta familiar…

Pero no sólo de plagios vive el humilde creador, vemos también cantidad de títulos originales que merecen muchísimo la pena, como un plataformas 3D que, aunque recuerda a los geniales Astrobot o Moss, tiene su propia personalidad, carreras de coches a lo Micromachines que podemos disfrutar desde dentro de la cabina, etc, etc.

Mención especial merece también el buscador dentro del juego, completísimo y que nos permitirá encontrar exactamente lo que queramos dentro de la ingente cantidad de contenido, y esta vez, filtrando el contenido RV si así lo deseamos.

El lastre gráfico en VR se compensa con la magia del juego

Hay que decir, aunque los que somos poseedores de unas PSVR ya lo sabemos, que el apartado gráfico se resiente cuando usamos nuestro casco VR, y el bajón es apreciable, más aún cuando un título como Dreams hace uso de gran número de trucos de iluminación y partículas para que todo luzca tremendamente bonito, pero ese punto negativo se compensa con el plus que nos da la inmersión dentro de un mundo creado por nosotros mismos.

Dreams VR. Un homenaje a Resident Evil 3 que incorpora mecánicas de otros juegos, pura creatividad

Aunque la herramienta de creación que supone el editor de Dreams es mucho más sencilla que otras profesionales, la limitación por estar ante un control con mando frente a un ordenador personal es muy escasa, lo que convierte a este editor en una poderosa herramienta tan valiosa como digna de admirar, más aún teniendo en cuenta las limitaciones técnicas de PS4 frente a un PC, y más todavía teniendo en cuenta que no hablamos ya del motor en sí, sino de su adaptación a PSVR.

A falta de indagar en el modo creativo más allá de los extensos tutoriales, en mi opinión Dreams merece mucho la pena, ya quieras crear tu contenido o navegar por la enorme cantidad de experiencias creadas por la comunidad. Más aún cuando hablamos de su adaptación a PSVR, sabiendo que precisamente uno de los puntos flacos de la plataforma quizás sea su falta de contenido y propuestas originales.

Dreams VR. Hasta videos musicales hechos íntegramente con Dreams podemos encontrar en su galería

A la espera de saber en qué queda la intención de adaptar el título a PS5, y de que sigan implementando las características que prometen en su hoja de ruta, la vida del título de Media Molecule se antoja larga y llena de sorpresas y experimentos que disfrutar.