Impresiones de eFootball 2022 versión 1.0 (Xbox Series X). Una resurrección tan deseada como inesperada

efootball 2022 portada

Saltamos al campo para contaros qué nos ha parecido la versión 1.0 de eFootball 2022 ¿Habrá mejorado tras el desastre del año pasado?

No vamos a negar que los aficionados a los juegos de fútbol siempre nos hemos sentido en una disyuntiva entre la saga FIFA y Pro Evolution Soccer. Es cierto que, en los últimos años, la saga de Electronic Arts parecía haber cogido la delantera apostando por tecnologías como el Hypermotion además de acumular licencias mientras que la de Konami, sobre todo en las entregas más recientes, se conformaba con meras actualizaciones de plantillas.

Por tanto, los aficionados cogimos con ilusión el anuncio de que Pro Evolution Soccer iba a cambiar de Engine, pasando del Fox al Unreal Engine, por el hecho de que iba a suponer un cambio tangible. No nos emocionamos tanto, para ser honestos, con el giro hacia los eSports y, mucho menos, cuando se nos contó el plan de despliegue del título, contando en su versión inicial con pocos modos de juego y equipos y con la promesa de ir ampliando ambos aspectos en el futuro.

Análisis de EA Sports FIFA 22

Grandes pasos en lo jugable

En este sentido, resulta complicado juzgar este eFootball 2022 como si fuera un título completo dado que la versión disponible actualmente cuenta con escasos modos de juego y, como sus creadores proponen, nos centraremos más en el aspecto jugable dejando el juicio final cuando el despliegue completo de la propuesta haya finalizado.

eFootball 2022 cuenta con una ambientación estupenda previa a los partidos

Lo primero que quiero resaltar es que, pese a las escasas esperanzas que teníamos tras la desastrosa versión que pudimos probar a finales del año pasado, eFootball 2022 ha pegado un cambio radical en lo que a lo que sucede en el campo de juego se refiere. Ahora sí que se siente como una evolución de lo visto en los Pro Evolution Soccer pretéritos y se desmarca claramente de la propuesta más arcade que propone FIFA.

El cambio más importante que se observa si se viene de la franquicia de Electronic Arts es que el ritmo de juego es más pausado, dejando más espacio a cocinar bien la jugada que a lanzarnos de manera desbocada al ataque. Esto hace que mecánicas como buscar un apoyo de un compañero para zafarnos de la presión adquieran una mayor relevancia, ya que, afortunadamente, he notado una mejora en la Inteligencia Artificial de los rivales, que ya no son meros espectadores en nuestro show.

La IA de los rivales ha mejorado mucho y forzarán que caigamos en fuera de juego

También ha cambiado, para bien, las mecánicas defensivas, funcionando especialmente bien la presión y, por fin, unas entradas donde gracias a las mejoras en el sistema de colisiones podremos ser todo lo duros que queramos. Eso sí, he notado algún fallo arbitral sin demasiada relevancia dejando faltas claras sin pitar, cometidas por mí, que conste, mientras que he visto volar tarjetas rojas por acciones que, en mi opinión, no lo merecían.

En cuanto al apartado ofensivo, hay dos aspectos que querría destacar, uno para bien y otro para mal. Me gusta mucho que los tiros a puerta ya no consistan simplemente en pulsar el botón concreto y ajustar más o menos la dirección. No; si queremos meter goles en eFootball 2022 tendremos que usar bien el stick analógico para indicar dónde queremos que vaya el tiro y, además, contamos con la opción de pulsar uno de los gatillos derechos para hacer un tiro especialmente potente.

Pese a contar con algún fallo arbritral que otro, la diferencia respecto a la versión anterior es abismal

Lo que ya no me ha gustado tanto es que sigo viendo algunas acciones descompensadas, como es el pase al hueco elevado, que funciona demasiado bien y que podría ser usado, en exceso, para garantizar una victoria. Este es el tipo de aspectos que se pueden, y deben, ir modificando en sucesivas versiones para mejorar una experiencia que, en el campo de juego, a mí me ha convencido.

Antes de entrar a desgranar la parte ajena a lo que sucede al terreno de juego, es justo comentar que en eFootball 2022 también se han incrementado las opciones tácticas, pudiendo seleccionar entre distintas formaciones y ajustar los roles de los jugadores en el equipo, cosa que a mí particularmente me encanta.

Podremos mejorar a nuestros jugadores usando puntos de experiencia que vamos ganando en los partidos

Sensación agridulce fuera del terreno de juego

Si hasta ahora todo han sido alabanzas a eFootball 2022, llega el momento de entrar en la parte que menos me ha gustado que es la relacionada con los modos de juego y el sistema de monetización. Actualmente solo se pueden disfrutar partidos de exhibición usando un conjunto de 9 equipos predeterminados, siendo el F.C. Barcelona el representante de nuestra liga, y entrar en el modo Dream Team, que viene a ser una evolución del MyClub de entregas anteriores y que nos permite crear nuestro propio equipo fichando a los jugadores que queramos, compitiendo con él en diferentes ligas y eventos.

En este sentido me parece extraño que en eFootball 2022 no se nos deje jugar con cualquier equipo máxime cuando ya están incluidos dentro del juego, apareciendo como rivales en el modo Dream Team o en eventos concretos y, en este aspecto, sospecho que es más bien una manera de promocionar a aquellos equipos con los que Konami tiene una licencia exclusiva que otra cosa.

Demasiado pronto aparece la tienda de eFootball 2022 ante nuestros ojos

Hablando de eventos, eFootball 2022 cuenta con un interesante sistema de temporadas que hace que cada cierto tiempo tengamos que enfrentarnos a retos determinados, como vencer a escuadras de una liga concreta o conseguir un número de puntos concretos para obtener la moneda del juego. Actualmente estamos en la primera temporada, que se centra en que probemos el nuevo sistema de juego, el modo Dream Team y disfrutemos de las licencias que se han añadido.

Mi problema con lo que eFootball 2022 ofrece actualmente viene cuando la evolución en el modo carrera se ve limitada por la obtención de la moneda del juego para poder comprar a jugadores que marquen la diferencia. Aquí nos encontramos, por el momento, con un caso similar al de Gran Turismo 7, contando actualmente con precios desorbitados para adquirir jugadores ya no de máximo nivel, sino simplemente decentes. Por tanto, tocará ir haciendo todos los retos y entrar diariamente al juego para ir acumulando monedas o, lamentablemente, pasar por caja.

No digo yo que no lo merezca, pero el precio de Lewandoski es completamente desorbitado

El tiempo dirá si este sistema de monetización y de ofrecer contenido de manera progresiva le funciona a la compañía: como siempre dependerá más del cuánto que de otra cosa, pero, al menos, jugablemente ha pegado el paso adelante que muchos reclamábamos.

Un avance técnico necesario

Entrando ya en el apartado técnico, seguimos con buenas noticias: eFootball 2022 ha avanzado de manera clara, sobre todo en lo referente a las animaciones que ya no son robóticas en absoluto. Sigue habiendo algún pequeño problema de colisiones en circunstancias muy extrañas, pero es una delicia mover a nuestros jugadores por el campo.

También se ha hecho un trabajo destacable en lo relacionado con los prolegómenos del partido, mostrando cómo los jugadores pasan de estar vestidos de calle a entrar en el vestuario para ponerse encima las zamarras del equipo. Un aspecto que aún está por pulir es el de las diferentes condiciones climatológicas, aún no disponibles en esta versión de eFootball 2022.

Análisis de Football Manager 2022

En cuanto al apartado sonoro, poco destacable para bien. Sigo viendo los comentarios bastante anquilosados y poco naturales, siendo este un aspecto en el que tanto eFootball como la saga FIFA tienen que plantearse un cambio radical si quieren acercarse a la experiencia radiofónica que pretenden.

eFootball 2022 es un buen juego aún en progreso como, por ejemplo, en lo que a opciones climatológicas se refiere

En resumen, eFootball 2022 nos ha parecido un paso correcto en la buena dirección, pero aún le queda mucho camino por delante, sobre todo fuera del terreno de juego. Dentro del campo hemos recuperado sensaciones positivas que nos recuerdan a los grandes momentos que nos dio la saga Pro Evolution Soccer pero lo que hay fuera de él sigue generándonos dudas sobre si el sistema propuesto por Konami llegará a ser, con el tiempo, lo que los seguidores del género deseamos: un buen juego de fútbol pleno de contenido que no esté sujeto a la compra a precio completo de versiones anuales para estar al día en cuanto a equipos y competiciones.