Impresiones de Forge and Fight! Forja tu arma y demuestra tu valía en el campo de batalla

Forge and Fight! añade un nuevo enfoque a los títulos multijugador online. Esta vez tú forjarás el arma que te llevará a la victoria en el campo de batalla

Forge and Fight! añade un nuevo enfoque a los títulos multijugador online. Esta vez serás tú el que forje el arma que te llevará (o no) a la victoria en el campo de batalla.

El título ante el que nos encontramos es fiel a su nombre: nuestra labor será forjar un arma y luchar. Este juego en Early Access desarrollado por Flamebait Games nos propone una experiencia multijugador, con la peculiaridad de que el armamento que podremos usar en el combate tendremos que forjarlo o crearlo usando los materiales que elijamos al principio de la partida y aquello que encontremos por los mapas.

Tu habilidad forjando armas te llevará a la gloria en el campo de batalla

Eso sí, en Forge and Fight! la base del arma es la misma para todos por lo que, estrictamente, no podemos hablar de ellas en plural. Lo que hace diferente a los luchadores en combate es que la base tiene distintos huecos donde podremos implantar los modificadores y diversas piezas de armamento en varias direcciones. La cantidad de elementos que podremos acoplar es enorme, incluso tendremos disponibles extensores para agregar nuevos huecos.

Análisis Hyper Scape, el multijugador online de Ubisoft

Los implantes resultantes se clasifican en 9 tipos, desde espadas a escopetas pasando por minas o escudos, haciendo que las posibilidades de combinación se tornen prácticamente infinitas, y digo casi porque hay límites y no nos dejará equipar más de una bomba o repetir algún tipo de arma. En resumen, podremos crear cosas muy locas que llamarán mucho la atención eso sí, tendremos que ser cuidadosos para que el fruto de nuestros esfuerzos creativos tenga utilidad real.

Antes de empezar cada partida tendremos que elegir entre diversos elementos con los que mejorar nuestra arma

Durante nuestras primeras partidas en Forge and Fight! pondremos armas a distancia en huecos equivocados y dispararemos al suelo o a un lado por lo que es muy recomendable entrar al modo libre y probar las cosas para hacernos una idea previa de lo que queremos crear y no meter la pata en el modo multijugador.

Una de las cosas que menos me han gustado es no disponer de una mirilla o una señal que indique a dónde vamos a dirigir el disparo, incluso cuando pulsamos para entrar en modo apuntado la cámara no aparece alineada con el arma y no sabes exactamente a dónde estás intentando disparar.

La impresión que se tiene al jugar a Forge and Fight! es que, aunque las armas poseen sus estadísticas propias, no dan la sensación de golpear de manera efectiva según ellas y que, para matar a un enemigo, necesitas estar disparando o golpeándole durante mucho tiempo resultando al final la batalla en una especie de pelea de patio de colegio, terminando a espadazos sin más sentido.

Forge and Fight! nos propone tres modos de juego diferentes: algunos típicos y otros no tanto

Modos de juego entre lo típico y lo original

Forge and Fight tiene tres modos de juego. En “Empuja la vagoneta” (el nombre le viene al pelo) nos encontraremos con una vagoneta en el centro del mapa y tendremos que empujarla hasta la base contraria. Así explicada la modalidad parece divertida a priori, pero al final se convierte n una locura de jugadores delante de la vagoneta pegándose, creando un gran caos y como el tiempo para matar a un adversario es tan largo y la reaparición bastante rápida, se convierte en un caos sin sentido.

Polémica en el multijugador de Call of Duty Modern Warfare por la presencia de armas chetadas

En Forge and Fight! también podremos competir por el “control de zona”, siendo esta la típica modalidad en que tenemos que mantener posiciones en el mapa para poder ganar la partida, un clásico en cualquier título multijugador. Un modo tan frecuente como el ultimo de los disponibles, llamado “reyerta”, que es un todos contra todos que, según ya he comentado, se torna en una pelea de patio de colegio sin mucho más que reseñar.

Tendrás que proteger la vagoneta a toda costa si quieres ganar la partida

En los mapas de Forge and Fight encontraremos elementos con los que podremos interactuar tales como los cañones los cuales, si tenemos equipado implantes de fuego, tendremos la opción de accionar y disparar. Pero ojo, no se nos permite apuntar, solo se puede activar, por lo que su utilidad en muy limitada o nula porque el enemigo tiene que pasar por el lugar que cae y cuadrar el timing lo cual ya os aviso que no es nada fácil.

Solvente en cuanto al control y el apartado técnico

Los controles de Forge and Fight! son muy intuitivos y funcionan bien con teclado y ratón: como en la mayoría de juegos tenemos el movimiento con ASDW y las bombas y objetos con ¨Q¨ y ¨E¨. Para el ataque cuerpo a cuerpo usaremos el botón izquierdo. Si queremos apuntar y usar las armas a distancia, manteniendo el botón derecho pasamos al modo de apuntado para después disparar con el pulsador izquierdo.

El desenfadado apartado gráfico del título ayuda a desdramatizar lo que pasa en el campo de batalla

Los gráficos de Forge and Fight! tienen un aire muy desenfadado, usando un estilo cartoon que nos presenta personajes cabezones que no tienen ni brazos ni piernas dando al título un toque bastante gracioso. Estos personajes se pueden customizar con el dinero que ganamos entrando todos los días y jugando partidas online podremos configurar la cabeza, cuerpo, guantes y zapatos.

Los menús de Forge and Fight! están bien implementados y es muy fácil navegar por ellos, además el título está traducido al castellano, lo cual es un gran punto a favor. La música está muy cuidada no siendo el caso de los efectos de sonido que creo que se deberían mejorar un poco.

El estado actual del título deja amplio margen de mejora

En resumen, estamos frente a un título multijugador que se puede disfrutar con amigos. Presente carencias claras pero, como todo Early Access, tiene margen de mejora y puede llegar a convertirse en un juego muy divertido al que jugar unas partidas para desahogarse, sin más pretensiones que pasar un buen rato.