Impresiones de HammerHelm (PC)

Conviértete en el líder de los enanos en este gameplay de HammerHelm para PC

Expulsado de tu tierra natal por creer que los enanos pueden vivir en la superficie, en HammerHelm deberás construir una nueva ciudad que atraerá a otros enanos que comparten la misma visión.

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Conviértete en un líder y mantén a tus habitantes seguros y felices completando misiones, creando objetos y luchando contra los enemigos. ¡Cuanto más grande sea tu ciudad, más grande será tu aventura!

Mucho tiempo ha pasado desde aquel 27 de julio de 2017, día en que SuperSixStudios, compuesto por único desarrollador llamado Jonathan Hanna, decidiera presentar al mundo HammerHelm, su juego de gestión de ciudades con un toque rolero y que cuenta con misiones generadas a partir de los habitantes de la ciudad. Junto a Soedesco trajeron un juego en Early Acces que ha recibido más de 500 actualizaciones a lo largo de este tiempo, cifra nada desdeñable.

Una nueva vida

HammerHelm nos pone en la piel de un enano que ha sido desterrado de su ciudad subterránea por hablar más de la cuenta, y es que parece ser que comentar que te gustaría vivir en la superficie es motivo de expulsión del reino enano. Con esta premisa nos enfrentamos el destierro en una pequeña isla en la que deberemos fundar nuestra propia ciudad, la cual lideraremos y en la que deberemos poner todo nuestro empeño si queremos hacer de ella una urbe próspera y confortable.

La vida transcurre sin ningún problema en nuestra ciudad pase lo que pase alrededor

Para esta labor dispondremos de todo un arsenal de edificios y mejoras del entorno para aumentar desde la capacidad de la ciudad en cuanto a número de habitantes hasta incrementar el límite de recursos que se pueden almacenar en ella, pasando por todo tipo de estadísticas a tener en cuenta a la hora de conseguir la felicidad de nuestros inquilinos.

Del mismo modo HammerHelm nos ofrece un abanico de misiones que nos ayudarán a aumentar el nivel de nuestro enano, todas ellas generadas por el propio entorno de la ciudad, siendo los habitantes los que solicitan nuestra ayuda para resolver varios problemas que surgen durante nuestra aventura, desde localizar objetos perdidos, a limpiar cuevas o campamentos enemigos cercanos y dar así a nuestros habitantes esa calma que necesitan para trabajar mucho mejor.

Impresiones de King of Seas

Pero es aquí donde HammerHelm da su primer traspiés, este abanico de misiones no es todo lo amplio que puede parecer en un principio, dado que después de poco más de un par de horas te encuentras repitiendo el mismo patrón de misión una y otra vez, siendo éstas a su vez muy sencillas y simples de completar, no llegando a ofrecer en ninguno de los casos un reto meramente decente para el jugador.

Las misiones nos llevan una y otra vez a las mismas localizaciones

En cuanto al gameplay en sí, el movimiento del personaje es bastante sencillo. Los ataques se limitan a un simple ataque con el clic izquierdo y a una cobertura con el derecho. Un par de esquives hacia los lados se sitúan en las teclas Q y la E y podemos hacer un retroceso rápido pulsando 2 veces la S.

Con este plantel de ataques y defensas se nos plantea un estilo de combates muy flojo, siendo todos los enemigos extremadamente previsibles y sencillos de esquivar. A todo esto hay que sumar que la barra de resistencia apenas se ve afectada cuando te cubres de un enemigo y los ataques ni tan siquiera hacen uso de ella, dejando una sensación de facilidad extrema en prácticamente todos los combates.

Y en cuanto a la gestión de la ciudad que propone HammerHelm, me temo que no hay mejores noticias. El desarrollo comienza con la creación de las primeras casas, dándonos a elegir 2 enanos de entre 3 disponibles cada vez que creamos una, cada uno de ellos con distintas personalidades y puntos fuertes.

Hasta ahí todo parece ir bien; es cuando empiezas a crear las distintas tiendas cuando descubres que todas esas distinciones son puramente imaginarias, no llegando a notar en ningún momento diferencias si colocas a uno u otro en diferentes ubicaciones.

El editor de la ciudad es bastante sencillo de usar, dándonos margen para reubicar edificios para crear nuevos

La ciudad soñada

En HammerHelm tendremos que ir creando nuevos edificios para ir desbloqueando cada uno de los objetos, armas y armaduras que hay en el juego, y ya aviso de que hay muchas. Tendremos hasta un total de 45 estructuras para fabricar y más de 100 artículos para crear a lo largo del juego. Quizás esté aquí su punto más fuerte, porque a todo el mundo le gusta crear y aumentar el tamaño de una ciudad con cocinas, zonas pesqueras, minas y un montón de edificios que hagan que nuestra ciudad parezca más viva todavía.

El estilo gráfico de HammerHelm es bastante simplista, dando una sensación genérica de campiña vacía y sin vida, al margen de los árboles y las plantas que encontramos por la isla, ya que no encontramos apenas enemigos o recursos que recolectar.

Tras más de 4 horas jugando a esta propuesta, no hay nada que te llame para salir a explorar la isla sin una misión que te lleve a algún punto en concreto, recolectando lo poco que veas a tu paso. Eso sí, todo ello apoyado en una paleta de colores bastante buena para la propuesta y que es lo que salva un poco los muebles en este aspecto.

La isla da la sensación de desértica, no encontrando apenas enemigos en ella

En cuanto al apartado sonoro, la música es agradable, aunque apenas hay cambios durante el juego; no hay apenas sonidos ambientales que puedan hacerla más llevadera y que nos ayude en la inmersión del juego. Sorprendentemente, la ciudad no da esa sensación ruidosa de ciudad viva que podríamos esperar, con lo cual el sonido poco ayuda al resto de aspectos. Durante los combates se nos ofrece un tema un poco más “épico” pero debido a la reducida duración de los combates, apenas tendremos tiempo de disfrutarla.

La tranquilidad que desprende el juego es lo que anima a seguir creando tu ciudad

HammerHelm es un juego para aquellos que disfrutan de la creación y gestión de una ciudad sin la preocupación de tener que cuidar al detalle cada una de las estadísticas para poder centrarnos más en aumentar el tamaño de la misma. Es un título al que por desgracia sí le pasa factura que haya un solo desarrollador detrás, ya que podría ofrecer mucho más o al menos, hacer mejor lo que ya propone.

En lo referente a la gestión de la ciudad aún hay mucho que mejorar, desde la forma en que se alimentan los habitantes (jamás los ves comer), a la utilidad real de algunas estadísticas que a día de hoy son simples números.

Impresiones de Aircraft Carrier Survival: Prologue

Por ejemplo, la ropa creada por los sastres nos es indiferente ya que jamás van desnudos, por lo que en ese aspecto seguro que vemos algún cambio próximamente. Y es que ahí es donde está realmente el punto fuerte de HammerHelm: debido a la gran cantidad de actualizaciones recibidas durante su fase de prueba, sabemos que seguirán mimando su juego hasta conseguir lo que proponen.

A punto de salir del Early Acces y con un desarrollador que escucha a su comunidad, HammerHelm aún tiene margen de mejora. En este sentido, algún tipo más de misiones, más enemigos por la isla o incluir fauna silvestre quizás dotaría de más vida al juego.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch