Impresiones de Hokko Life (PC). Bienvenido a un pequeño y coqueto pueblo

Hokko Life

Hokko Life es una obra que hereda el estilo visual y la base jugable de Animal Crossing, ofreciendo una experiencia carente de personalidad propia, pero muy apacible.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Hokko Life no engaña a nadie. Es una propuesta que intenta trasladar la experiencia de Animal Crossing de Nintendo a PC. Desarrollado por un único creador en un pequeñísimo estudio sueco, ofrece una experiencia sólida, aunque sin personalidad. Una propuesta tranquila y sosegada que, si juega bien sus cartas, podría suponer una competencia directa a Nintendo.

Un pueblo de ensueño

Tras bajarnos en una parada desconocida, lejos de nuestro destino, deambulamos por un tranquilo pueblo de noche bajo la lluvia hasta que de pronto, nos topamos con una pareja de animales antropomórficos que nos dan la bienvenida a este pueblo llamado Hokko. Este rincón perdido en la espesura del bosque lleva sin recibir visitantes largo tiempo, y será nuestro objetivo dotar de mayor vida al desolado paraje.

Tras editar a nuestro personaje comenzará nuestra aventura

A pesar de que por su premisa pudiera parecer la de un título de terror, todo lo contrario. Este título desprende la misma alegría, estilo sosegado y ambiente apacible que el Animal Crossing de Nintendo. Una suerte de versión de PC de una de las sagas más míticas de la compañía japonesa que no esconde su inspiración por esta franquicia.

Análisis de Miitopia

El objetivo de Hokko Life es simple, ofrecer una experiencia amena de simulación social, así lo denomina Wonderscope, donde reformar este pueblo y convertirlo en un lugar de ensueño.

Un hacha, un pico y ganas de editar

La base jugable de Hokko Life es idéntica a la que propone el famoso título de la compañía japonesa. Para conseguir dotar de más vida al pueblo, tendremos a nuestra disposición decenas de elementos decorativos y muebles que colocar a nuestro gusto a lo largo y ancho de este paraje.

Tras hacernos amigos de Omma y Moss, los dos amables personajes que nos encontramos al comienzo de Hokko Life, iremos haciendo recados para los lugareños con el fin de conseguir materiales y planos de fabricación. Sin embargo y a pesar de que ofrece una experiencia bastante sólida, tras unas cuantas horas podemos decir que el contenido es bastante pobre.

Fabricar los muebles y demás elementos es una experiencia simple

Aquellos que vengáis de la propuesta de Nintendo ya tendréis la mayor parte del camino hecho. Con una mochila a la espalda y un hacha en la mano, podremos ir talando árboles, quitando malas hierbas y organizando como queramos la decoración del pueblo.

Y es que Hokko Life saca pecho gracias a un sistema de edición y customización bastante interesante y preciso. Podremos cambiar visualmente casi todos los muebles del juego a nuestro gusto, mezclando colores y temáticas decorativas. Además, este sistema expande la horizontalidad de la propuesta, pudiendo aprovechar cualquier ángulo del espacio para colocar estos elementos.

Para decorar este lugar no solo podemos fabricar muebles en el taller mediante los planos antes mencionados. La tienda de Moss estará siempre abierta y deseosa de canjear ítems, elementos decorativos y demás por monedas. Esta se consigue realizando tareas para los demás vecinos, pero el costo de estos artículos es bastante elevado.

El interior de las viviendas de nuestros vecinos será igualmente customizable

Esto es una situación que me genera muchas dudas pues no sé hasta qué punto el estudio responsable será capaz de dotar de suficiente vida al título como para no hacer muy pesada la recolección de monedas. Podremos obtener dinero vendiendo aquellos elementos que no queramos, pero la cantidad que recaudamos es tan irrisoria que adquirir cualquier mueble que supere las tres cifras es una odisea.

Respecto a la manera en que podemos transformar el exterior del pueblo, las opciones están unos escalones por detrás de Animal Crossing. Dejamos de lado elementos como la terraformación, decoración del suelo y jardines, y damos la bienvenida a la personalización de fachadas y tejados, una opción muy vistosa, pero algo pobre en contenido.

La plaza del pueblo, donde nos encontramos la cafetería y la tienda de Moss, actúa a modo de hub central. Desde ahí, podremos ir accediendo a diversas localizaciones del pueblo tras un pequeño periodo de carga. Esto hace que la obra sea bastante más artificial de lo que esperaba pues pasear por Hokko implica ir cargando diversas zonas conforme uno avanza, algo que se puede hacer tedioso.

Un futuro interesante con mucho trabajo detrás

Los bugs en Hokko Life son demasiado recurrentes

El resto de la obra palidece ante el título de Nintendo. Actualmente Hokko Life se encuentra en Early Access, pero abandonará este estado el próximo junio. Sin embargo, no sabemos cuánto podría mejorar un juego con tantas carencias en tan poco tiempo.

Los incontables problemas tanto de rendimiento como gráficos que presenta Hokko Life nos han hecho pasar más malos ratos que buenos. En sí, encontrar alguna textura que tarda en cargar o que desaparece por segundos no es un problema grave, aquellos momentos en los que el suelo se desvanecía bajo nuestros pies sí lo son. En este sentido, el título tiene un problema bastante preocupante pues la única forma de solventarlo es reiniciando el juego a riesgo de perder el progreso que no hayamos guardado.

Impresiones de Blood Drop

En el apartado visual, poco o nada malo que añadir. Desde luego, está por detrás lo conseguido por New Horizons, pero teniendo en cuenta que el desarrollo está siendo llevado por una sola persona, cumple con creces. Hokko Life hereda el mismo estilo artístico a pesar de pecar de falta de personalidad. Sin embargo, a medida que avanza el tiempo somos testigos de unas estampas preciosas gracias a su sistema día/noche y a los cambios en el clima.

A pesar de su simpleza, el apartado visual a veces ofrece estampas muy bonitas

El aspecto sonoro, por otro lado, ofrece una experiencia igualmente satisfactoria. La música es calmada y acorde a la propuesta. Los efectos sonoros se notan bastante descompensados e incluso mal sincronizados, nada que no pueda arreglarse con algo de tiempo. Sin embargo, en esta obra no contamos con un peculiar idioma para estos animales antropomórficos, algo que aburrirá al jugador la más de las veces.

Por otro lado, Hokko Life cuenta con traducción al español, aunque tampoco hemos podido probarlo. Es otro bug que ha empañado nuestras partidas pues al seleccionarlo desaparece todo el texto del juego, por lo que la única opción, por el momento, es jugarlo en inglés. A pesar de ello, no supone mucho problema pues con un nivel medio del idioma nos podremos defender perfectamente.

Por tanto, Hokko Life es una pequeña obra muy interesante con un futuro prometedor si hay trabajo detrás. Actualmente el estudio, formado por un veterano de Sony y Lionhead Studios, está ultimando los detalles del lanzamiento a comienzos de junio. Un breve periodo de mejora que vendrá seguido de actualizaciones constantes, pero que se irán dilatando en el tiempo debido a lo poco que puede abarcar de esta compañía por el momento.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch