Impresiones de Junkyard Simulator: First Car (Prologue 2) (PC)

Junkyard Simulator

Probamos la segunda parte del prólogo de Junkyard Simulator: First Car, centrada en el desaguace de vehículos.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Junkyard Simulator es, como su propio nombre indica, un curioso simulador de chatarrero bastante gamberro y divertido a partes iguales. Los chicos de Rebelia Games nos ponen a disposición un par de prólogos que hacen de demostración del título al público presentando diferentes mecánicas de lo que se promete que sea un juego bastante extenso.

Análisis de Demon Skin (PC). Para vencer a los demonios has de transformarte en uno

Existe un primer prólogo que hace una fotografía general del juego; pero el segundo, y el que nos ha tocado jugar, se centra en el desguace de vehículos. El juego comienza con el despertar de nuestro protagonista después de una noche reinada por el alcohol y el desenfreno. Johnny se levanta resacoso en la oficina de un desguace de coches. Seguidamente, nos llama un tipo que, presuntamente, parece ser nuestro colega y nos da nuestro primer objetivo.

A partir de aquí se van sucediendo los diferentes recados que tendremos que ir completando. En su esencia, este prólogo es una especie de tutorial de la mecánica del desguace de vehículos, su posterior venta y la gestión de la chatarra que podemos sacar de ellos.

Nuestro trabajo en Junkyard Simulator es recoger coches para llevar a la desguazar

Como en la mayoría de juegos de simulación -y más en los que tienes que replicar lo que sería un trabajo en la vida real-, al principio cuesta un poco familiarizarnos con los procesos de trabajo, que en este caso son buscar los vehículos, sacar las piezas que se pueden reparar, usar la prensa para compactar el vehículo y por último sacar el máximo beneficio con la chatarra que consigas de los restos de lo que algún día fue un bonito deportivo.

Este es el menú de venta de chatarra de Junkyard Simulator

En Junkyard Simulator incluso el proceso de aprendizaje es divertido y se hace muy ameno. Esto se debe a que la progresión que sigue el tutorial está muy bien implementada, siendo tu amigo al otro lado del teléfono quien te dice qué y cómo tienes que hacer las cosas, aunque veo un fallo colosal en la “llamada”.

Algo tan básico como un filtro de audio que dé la sensación que estás hablando por teléfono vendría de perlas y le daría un matiz más a la inmersión, porque deja la sensación que te habla una deidad desde el cielo en vez de un amigo a través del móvil.

También habrá que limpiar los motores en Junkyard Simulator, no todo va a ser desguazar

También existe la posibilidad de hacer dinero en Junkyard Simulator, no solo con los desechos, sino con piezas a reparar como por ejemplo los motores de los coches. Éstos los puedes llevar a un taller y con un minijuego de restauración puedes limpiarlos, pulirlos, pintarlos y dejarlos como nuevos para su posterior venta.

En este prólogo se nos presentan también unos desafíos que consisten en una contrarreloj en la que tenemos que llevar mercancías en el menor tiempo posible u otras pruebas que, si bien añaden contenido al juego, creo que están demás ya que no lo veo como algo necesario en un juego de estas características que, además, tendrá contenido de sobra en la versión final incluso sin este añadido.

Este amasijo de chatarra fue un bonito coche en su día

Comentar que, en mi caso, probé dos y en uno de ellos encontré un bug donde desapareció una de las mercancías y no pude completar la carrera, pero resultó algo puntual y en un early access, no lo tengáis muy en cuenta, pero si veo conveniente comentarlo.

El aspecto técnico, siempre sujeto a cambios al no tratarse de una versión definitiva, que he podido probar se ve genial y su rendimiento es una roca. No he sufrido caídas de frames ni ningún tipo de fallo gráfico, aunque su apartado artístico es demasiado simple, creo que con el aura que desprende este juego se podrían soltar un poco más la melena y dar rienda suelta a su macarra imaginación, ya que la música con la que nos recibe el juego es cañera a más no poder y podría impregnarse un poco de esa filosofía.

En este arcade encontraremos los desafíos de Junkyard Simulator

De todas formas, esto es una primera toma de contacto. Lo que he probado muestra un juego de lo más variopinto y con la promesa de muchas horas divertidas. Veremos lo que finalmente nos tienen preparados los chicos de Rebelia Games.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch