Impresiones de Kainga Seeds of the Civilization (PC). Un constructor de aldeas roguelike

Kainga

Kainga es un constructor de aldeas roguelike en el que debemos hacer prosperar nuestra villa. Se centra sobre todo en desafíos de rápida duración bajo las órdenes del Pensador y un mundo particular.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

¿Vengo a hablaros de un nuevo roguelike? ¡Qué sorpresa! En mi travesía por descubrir todo lo que el género puede ofrecer, he llegado hasta Kainga, un título cuanto menos curioso capaz de combinar construcción, toques de estrategia y los elementos propios tal y como os contaré a continuación.

Desarrollado por Erik Rempen, la obra llega ahora al Early Access tras conseguir financiar el proyecto a través de kickstarter y nos presenta un desborde de imaginación a la vez que recupera elementos tradicionales propios de los clásicos de la estrategia. Sin embargo, es una propuesta donde las luces y sombras también están presentes y Kainga se suma a esa lista de juegos con bases claras pero con una puesta en escena empañada por la falta de medios.

Su principal atractivo reside en la fusión de varios géneros, a priori incompatibles, y conseguir formar una campaña que se aleja de la tradicional run de combates, mejora de personajes o baraja de cartas, más allá de lo que pudimos ver en el reciente Monster Train o en Hadean Tactics sin ir más lejos, pero, ¿es convincente? Os cuento más a continuación.

Kainga es un título basado en el género rogue con toques de simulación y estrategia en el que debemos hacer prosperar nuestra villa

Un paraje salvaje y una civilización en pañales

Admito que en cuanto a narrativa, Kainga es parco en cuanto al desarrollo de la trama y hay varios hilos de la misma que no logro relacionar entre ellos. En términos generales vamos a controlar a una civilización en los primeros momentos de su desarrollo la cual, bajo las órdenes del Pensador, el jefe de la comunidad, va a ir creciendo y explorando diferentes regiones de un país totalmente salvaje y basto. Una cultura que parece beber de los isleños de Rapa-Nui hasta los hindúes y parte del sudeste asiático, tomándose muchas licencias creativas. Por ejemplo, nos podemos encontrar un escarabajo gigante cruzando nuestra aldea y no tener ningún problema.

Bajo esta premisa de desarrollo comenzaría el sistema de runs clásicas, representados en este caso mediante exploraciones de corta duración que cuentan con objetivos marcados como construir casas, obtener provisiones o gestionar recursos mientras el camino de la evolución se nos va desbloqueando: en nuestra mano hay cierto margen de decisión acerca de cómo queremos que la villa evolucione. De este modo veríamos como la elección de caminos, elemento clave en los rogue, se cumple, pero de una manera poco usual.

Análisis de The Big Con (PC). La aventura gráfica más chachi de los 90

Llegados a este punto, recomiendo hacer el tutorial de Kainga, aunque éste sea algo confuso. No sólo es recomendable para aprender lo básico, sino que lanzarse a la aventura es bastante arriesgado sin haberlo completado, porque, por si fuera poco, está en inglés. Además, señalo el tutorial porque aquí es donde comenzamos a ver ciertos problemas estructurales.

De éste cabría esperar una orientación, una guía, pero lo máximo que vamos a encontrar es a una suerte de chamán soltando en tromba todos los controles, independientemente de si lo estás realizando bien, cumpliendo o no, pero es mejor que nada. Además, es muy perceptible el cambio abrupto del primer menú en el que podemos mover al personaje con un ratón y leer algún diálogo corto con los parajes y el juego final en sí. Mi primera impresión ha sido que es un título con distintas ideas, encajadas de aquella manera.

Kainga es un conglomerado de ideas que no acaban de encontrar la fusión perfecta

Una puesta en escena modesta

Esta sensación de disparidad se mantiene en varios apartados, pero sin duda el más notable es el visual. Os comentaba las inspiraciones estéticas con las que parece contar Kainga cuenta, pero la mezcla no acaba de funcionar en la ejecución final, de manera que la sensación que tenemos es la de estar en dos juegos distintos. De hecho, en un inicio incluso me parecía estar viendo rasgos estéticos similares a los de las aventuras gráficas, con un estilo más detallado, diseños creativos, y líneas más marcadas en los personajes, pero, de repente, nos encontramos con un cambio abrupto y pasamos al 3D.

Éste cuenta con toques incluso de cell shading, destaca mucho gracias al diseño de los personajes, viéndose acompañado por los menús. Dicho lo cual, la sensación que nos transmite es de que están dibujados de manera muy rudimentaria e incluso, aún siendo intencionado, no acaba de encajar correctamente con el entorno. Las animaciones de los protagonistas y enemigos son bastante sencillas.

Análisis de Hell Architect (PC). Diseña y construye el infierno de tus sueños

Eso sí, Kainga está en Early Access y el juego ya de entrada te advierte que los bugs van a ser frecuentes, aunque el verdadero problema que he tenido yo es el crasheo constante que me impedían avanzar. Hay partidas que me han durado 5 minutos y otras que han aguantado más, pero en mi caso ha sido un auténtico reto el poder avanzar.

Es una lástima porque en términos de cámara funciona muy bien. Desde una vista cenital típica de los juegos de estrategia o simulación, el movimiento es fluido y los controles cómodos. Lo que es más complicado es entender qué podemos hacer y cómo debemos hacerlo, porque lo que es confuso no es manejar a los personajes, sino entender las órdenes que tenemos que darles o si los obreros funcionan de manera autónoma, porque nunca parece que estén obedeciendo. En muchas ocasiones la experiencia se reduce a construir y observar que va haciendo la población que además se va incrementando.

Kainga es una propuesta muy modesta gráfica y visualmente

Nuestro poder de decisión en Kainga

El gameplay de Kainga no es especialmente intuitivo, pero poco a poco se van asimilando ciertas mecánicas de construcción y avance de la villa. Hay que cuidar aspectos como la comida, el fuego, o los almacenes; seremos nosotros quienes iremos seleccionando de qué modo deseamos que esta sociedad prospere. Podremos decidir qué tipo de cosecha queremos, la forma de las casas, los cultivos y todas nuestras acciones se rigen por el favor que tenga disponible.

Otro factor importante a tener en cuenta en Kainga es que nuestro poblado no es el único y podremos recibir ataques de otros. Tendremos que acabar con individuos de otras tribus que nos asaltan, desde soldados simples hasta arqueros, que pueden menguar nuestra población en caso de que no nos defendamos. También veremos modificaciones en el clima, como la lluvia que podemos usar en nuestro beneficio, o rituales y danzas que forman parte del sistema cultural de esta tribu en desarrollo.

En el caso de ser derrotados por los enemigos, volveremos a la zona inicial en el que el Pensador podrá obtener determinadas mejoras y podremos observar las posibilidades que tenemos de que ciertos recursos nos salgan durante la misión como tal, ya que, siguiendo las directrices de los rogue, hay cierto componente procedural. Cada vez que somos derrotados y volvemos a empezar hay algunos factores que cambian y hacen que cada intento sea distinto.

Pese a tener buenas ideas, Kainga no acaba de convencer con su presentación

Si bien Kainga ha hecho una apuesta arriesgada al combinar dos géneros poco frecuentes, el resultado me ha parecido interesante aunque no ha logrado engancharme. Es un juego modesto, ya hemos hablado de otros anteriormente del mismo estilo, pero en este caso hay puntos importantes que podrían estar mejor cuidados como la contextualización del mundo, las herramientas para que el jugador comience a indagar y una presentación algo más pulida.

Sumado a que he tenido dificultades para jugar no es un rogue que añada de momento a mi lista de favoritos, aunque como siempre hay que esperar al resultado final.  No he podido experimentar toda la sensación de progreso debido a los fallos gráficos que he tenido y creo que eso ha creado en mí la motivación necesaria para seguir avanzando.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Consigue tus juegos a un precio incomparable a través de nuestros enlaces de afiliados

¡ASÍ NOS AYUDAS!

Instant Gaming   CDKeys   Kinguin   Amazon