Impresiones de Lambs on the Road (Switch). Carretera al fin del mundo

Lambs on the Road

Lambs on the Road es un nuevo juego de estética postapocalíptica, basado en La Carretera, el conocido bestseller.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Lambs on the Road es el nuevo juego de Flynn´s Arcade, un estudio valenciano que en 2018 nos presentó Eternum Ex. En esta ocasión cambian radicalmente de género y están inmersos en el desarrollo de Lambs on the Road, un juego postapocalíptico en el que parece que todo está permitido para lograr nuestro objetivo final, recuperar a nuestra hija. Hemos podido probar el primer capítulo y os contamos que nos ha parecido.

Análisis de Ender Llilies: Quietus of the Knights (PC). Una luz en medio de tantos metroidvanias.

Cada vez son más los temores que acechan a nuestra sociedad. En mayor o menor medida todos estamos sufriendo actualmente la pandemia que desde hace casi año y medio pivota en nuestras vidas, sacándonos a todos de nuestra zona de confort. A medio plazo, aunque cada vez más a corto, el cambio climático se cierne como oscuros nubarrones sobre nuestro futuro y el de quienes morarán La Tierra en las próximas décadas. A este inaplazable problema se uno otro miedo ancestral, ¿Cómo reaccionaríamos si le sucede algo a quien más queremos?

Pues precisamente basándose en estos dos problemas nos llega Lambs on the Road, que no esconde tampoco su inspiración en la obra de Cormac McCarthy, “La Carretera”, uno de los bestsellers del autor estadounidense, ganador de un Pulitzer por la misma y que ya fue versionada con la película homónima protagonizada por Viggo Mortensen.

Desde el inicio Lambs on the Road nos pone en situaciones muy duras

Lambs on the Road nos pone en situación con unas crudas escenas en las que vemos hasta donde llegan las miserias del hombre en una situación como la que el título nos presenta. Desde un principio nos damos cuenta de que nos vamos a enfrentar a un título duro, que nos va a poner en la piel de un hombre que pierde la mayor parte de su humanidad como mecanismo para sobrevivir en las más extremas condiciones, con el añadido de que además de sobrevivir, como decíamos, nuestro objetivo es reencontrarnos con nuestra hija.

Una vez que sabemos, o intuimos, a que nos enfrentamos comienza Lambs on the Road. Aquí que nadie espere un tutorial ni nada que se le parezca. A sobrevivir nadie nos enseña, es parte de nuestro instinto animal, que en las peores situaciones sale a la luz, y da la sensación que desde Flynn´s Arcade han querido potenciar precisamente eso, soltándonos en la ciudad a aprender a sobrevivir sin ningún tipo de ayuda.

Aquí empieza nuestro camino

Y ninguna ayuda, significa ninguna, saltar, correr, subir, bajar o interactuar con objetos o con otros supervivientes son las habilidades que disponemos y aunque cada una se realiza con su botón propio, el tener que descubrirlo por nuestra cuenta puede que nos genere algún problema en los inicios de Lambs on the Road.

Situación extrema, medidas extremas

En una situación tan extrema como la que nos propone el título, los peligros se encuentran tras cualquier esquina, y lo más recomendable es no fiarse de nadie, al menos de primeras. Eso lo vemos reflejado bien pronto, Lambs on the Road tiene un importante componente plataformero bien implementado, y en más de una ocasión fallar un salto conlleva una muerte inmediata, pero conviene no olvidar que el hombre es el principal depredador que habita en La Tierra, y muchos de nuestros congéneres con los que nos topemos tendrán como único objetivo acabar con nosotros.

Las fachadas serán nuestro hábitat natural

Análisis de Cotton Reboot! (PS4). Cute y shoot ‘em up se unen de nuevo

Por ello, nos crucemos con quién sea, lo mejor es no bajar la guardia y a priori considerar como un enemigo toda forma de vida que se nos acerque. Así que si tenemos opción la máxima del que pega primero, pega dos veces es perfecta para Lamb on the Road, aunque lo habitual en el capítulo que hemos podido jugar es huir de los enemigos, ya que el título no está enfocado hacia el combate. De hecho combatir no está entre nuestras habilidades.

Lo que es cierto es que el juego corre el riesgo de que parezca que siempre estamos peleando contra el mismo enemigo, aunque por otro lado tanto la cantidad, como su situación está muy bien seleccionada.

Nos acostumbraremos a ver desgracias a cada paso

Lo que sí que vamos a encontrar son algunos puzles. Nada innovador ni excesivamente difícil, pero que viene a aportar una nueva mecánica jugable a Lambs on the Road. A lo largo de nuestra aventura nos haremos con algunos objetos, en lo que hemos probado máximo uno equipado, que deberemos utilizar de manera casi inmediata. No generan confusión posible ya que desembocan en situaciones obvias como una llave para abrir una puerta, unas cizallas para cortar una cadena,…, pero lo normal es que encontremos antes el obstáculo que la solución así que debemos estar siempre atentos a lo que nos rodea.

Por si se nos había olvidado, en un mundo postapocalíptico como el que proponía McCarthy y que nos muestra Lambs on the Road, uno puede ver de todo, así que preparaos para suicidios, asesinatos rastreros por la espalda o prácticas de canibalismo, y el juego no tiene ningún reparo en mostrárnoslo o incluso hacernos protagonistas de alguna de estas situaciones.

Sí, vamos a hacer lo que parece. Es o él o nosotros

Siempre he pensado que la jugabilidad es la parte más importante de un videojuego, aunque reconozco que en los últimos tiempos la narrativa ha ganado un peso tremendo en el sector. Lambs on the Road apuesta fuerte por darle peso a este apartado, y pese a la brevedad del capítulo que hemos disfrutado, ya ha conseguido que sigamos el juego con nuestros cinco sentidos.

Y hablando de sentidos, por la vista nos entra el apartado gráfico. Lambs on the Road es una aventura en dos dimensiones de aspecto minimalista. Las escenas que nos cuentan la historia tienen una estética muy de cómic donde, al igual que durante el juego, predominan los colores ocres que refuerzan la sensación apocalíptica de mundo con poca vida.

Las alcantarillas no pueden faltar en un juego de este estilo

Hemos podido disfrutar de Lambs on the Road en Nintendo Switch, y la verdad que es un título no muy exigente en el apartado técnico, por lo que la diferencia entre jugarlo en televisión grande o en modo portátil es ínfima. Sin duda una buena noticia, que unido a la simpleza de sus controles y a que el capítulo puede ser solventado en aproximadamente 15 minutos, la híbrida de Nintendo sea una plataforma perfecta para el juego.

Lambs on the Road utiliza todos sus apartados para trasladarnos la crudeza de su historia. En el apartado sonoro la decisión es que en el trascurso de la búsqueda de nuestra hija, apenas oigamos otra cosa que no sean nuestros desesperados pasos. Aunque de fondo nos acompaña una melodía que en todo momento nos recuerda la crudeza del mundo que nos ha tocado vivir.

Queda mucho camino por recorrer todavía

Durante el juego en sí no oímos voces, y cuando mantenemos alguna conversación los protagonistas utilizan un balbuceo. Tanto los textos de esas conversaciones, como todos los que encontramos en Lambs on the Road están en perfecto castellano, no así la voz en off que nos narra la historia que nos habla en inglés, a un muy buen nivel, con una voz muy apropiada para la historia que se nos cuenta, que una vez más llega completamente subtitulada a nuestro idioma.

Lo que hemos podido jugar es el primer capítulo de Lambs on the Road. A priori antes de ponernos con él, viendo en que historia se basa, ya podíamos esperar algo interesante, pero una vez inmersos en el título, su crudeza, que va más allá de a lo que estamos acostumbrados y su gran ambientación apunta a que queramos empezar y no parar hasta que encontremos a nuestra hija.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch