Impresiones de Lone McLonegan: A Western Adventure (PC). Una aventura en el oeste a la vieja usanza

Lone McLonegan

Lone McLonegan viene para llenar con chascarrillos y referencias a la cultura pop el hueco de las aventuras gráficas que tanto nos entretuvieron en nuestra juventud.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Las aventuras gráficas fueron la introducción de muchos a la aproximación más narrativa de los videojuegos. Pregúntale a cualquier niño ochentero ya envejecido sobre los juegos de LucasArts y siéntate para recibir historias acerca de cómo los videojuegos eran mejor antes y cómo deberías tener cuidado con los monos con más de una cabeza.

Incluso los gamers más jovenzuelos han probado suerte con las aventuras gráficas en sus diversos formatos: de hecho, uno de mis primeros recuerdos de niño fue Broken Sword, porque los padres no leen de qué van los juegos que le regalan a sus hijos.

Impresiones de Elyon

Si bien es cierto que el furor por este género ha decaído mucho, heredando su éxito los juegos de «peliculitas» que se aproximan más a la interactividad más moderna, para nada quiere decir que este tipo de propuestas haya perdido su público. Y con el fin de llamar la atención de dicho público ha llegado Lone McLonegan, cargado de referencias a la cultura pop.

Aquí hasta la radio se ríe de nosotros

Lone McLonegan nos traslada al salvaje oeste con mayor o menor coherencia histórica, ya que, si el juego necesita gafas de sol o máquinas expendedoras, no dudará en usarlas, para ponernos en la piel del bandido más famoso y temido que pueda existir.

Bueno, no exactamente. Ahora eres el segundo, como te explica claramente la radio mientras te humilla. Y como (obviamente) esto no puede quedar así, Lone McLonegan se subirá a una diligencia para robar un banco y enseñarle a todos quién manda. Por desgracia, nada más salir de su casa la diligencia en la que va es atacada y tiene un problema en la transmisión, probablemente algo que ver con los manguitos, y necesita un mecánico para que no le explote el condensador de flujo.

En Lone McLonegan las metabromas son intensas

O algo así, porque si habéis tenido que leer esa frase medio riendo sin saber si lo habíais entendido mal, esa es más o menos la manera de funcionar de este juego.  En Lone McLonegan el humor absurdo está presente a cada paso. Si bien la demo que está disponible ahora mismo es bastante corta, se basta y se sobra para lanzarte cada chiste sobre el tablero.

¿Enterradores que terminan de arreglar a los vivos para que se entierren bien? Sin problema. Jay y Bob el Silencioso? Si eso no pertenece a un western, yo no entiendo nada. ¿La dualidad existencial entre tiburones y cocodrilos? ¡Faltaría más!

El cartero siempre toca dos veces

En cuanto al modo de jugar, Lone McLonegan no podría ser más directo. La manera de interactuar con el título es con el ratón, que podremos usar para realizar diferentes acciones. Podremos elegir entre movernos, coger cosas, comer/hablar, observar y patear. No hace falta nada más.

Si eres uno de esos jugadores jovenzuelos que nunca ha tocado nunca una aventura gráfica, déjame darte dos consejos. Uno, Day of The Tentacle. Dos, la soluciones a los puzles no siempre tienen una lógica. Lone McLonegan, igual que la mayoría de los referentes de su género, te obliga menos a pensar en «lo que debería ocurrir» y más en lo que «sería gracioso que sucediera».

Planes infalibles

Si consigues hacer esa distinción, los puzles se te harán mucho más sencillos. Y deberías dar gracias de que, de momento, Lone McLonegan no incluya ningún pez de Babel. Aunque la pala vale 9.99, y hay un bulto en el suelo que dice «para después de la demo».

En cuanto al apartado técnico, la propuesta está más que bien. Gráficamente, si bien no es exactamente igual que las aventuras clásicas en las que obviamente se inspira, es agradable a la vista con un toque retro, y se nota que no se toma en serio a sí mismo, lo cual es una ventaja para él.

Análisis de Los Pitufos Operación Vilhoja

La música no está mal, aunque se hace repetitiva a ratos. También es cierto que en la demo disponible las zonas son bastante limitadas, así que esperemos que esto cambie en la versión definitiva cuyo análisis os traeremos pronto.

Veredicto

Lone McLonegan promete ser una de esas pequeñas joyas indie que llegan cada pocos años para recordarnos juegos (o géneros) que habíamos enterrado bajo capas de nostalgia. Su humor clásico y su jugabilidad sencilla lo convierten en una experiencia divertida, y si una sola persona llega desde este juego a cualquiera de las joyas (ya añejas) en las que claramente se inspira, el viaje en sí mismo ya habrá merecido la pena.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch

Consigue tus juegos a un precio incomparable a través de nuestros enlaces de afiliados

¡ASÍ NOS AYUDAS!

Instant Gaming   CDKeys   Kinguin   Amazon