Impresiones de Monster Hunter Rise (Switch). La caza toma altura

Monster Hunter Rise apuesta por la verticalidad y por la libertad absoluta de movimientos

Monster Hunter Rise apuesta por la verticalidad y por la libertad absoluta de movimientos. Te contamos nuestras impresiones de su demo.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

La saga Monster Hunter es una de las más exitosas en cuanto a ventas y recepción de la crítica en Japón, país natal de su desarrolladora Capcom. Aunque la franquicia ha contado ya con varios representantes en nuestro país, no alcanzó gran popularidad en occidente hasta el lanzamiento de las entregas para Nintendo 3DS (comenzando por la versión Ultimate de su tercera entrega además de su cuarta parte) y, sobre todo, la salida de Monster Hunter World para PC, PlayStation 4 y Xbox One.

La compañía nipona, en vez de atreverse con una versión de este título para la consola híbrida de Nintendo, sorprendió a propios y extraños a finales del año pasado con el anuncio de Monster Hunter Rise para Nintendo Switch (además de la segunda parte de la serie Monster Hunter Stories). Lejos de ser un spin-off, la propia Capcom ha comentado que se ha de tratar a este juego como la siguiente entrega ordinal de la franquicia, lo cual parece evidente una vez conocidas las novedades tanto técnicas como jugables que ofrece esta propuesta, la cual hemos podido probar tras la publicación de una versión de demostración en la eShop de Nintendo.

Aunque no son títulos que destaquen sobremanera por sus complejas historias, sus creadores han desvelado aún menos de lo habitual. Lo poco que sabemos es que nuestro protagonista se encuentra en la aldea Kamura, que sirve como área central de la experiencia. Dicha villa contiene todo tipo de tiendas y servicios para darnos soporte además de contar entre sus habitantes con ciertos NPC que harán que la trama avance.

Preparándonos para el frenesí

Según se ha mostrado en los distintos tráilers, Fugen, el anciano de la aldea, parece que tendrá un papel predominante en lo que respecta a la narrativa: en dichos avances se refiere a un misterioso fenómeno conocido como el Frenesí que hace que hordas de monstruos ataquen la villa. Tras la llegada de rumores anunciando una nueva oleada se nos encomienda (al igual que otros habitantes de Kamura), la protección de la aldea.

Análisis de Infernal Radiation

La versión que hemos podido probar no contiene ningún tipo de contenido argumental, ofreciendo cuatro experiencias diferentes (dos a modo de tutorial y otras tantas misiones) que nos permiten testar varias de las novedades jugables que nos ofrece esta entrega de la saga.

La demo de Monster Hunter Rise nos permite disfrutar de 4 misiones distintas, dos de ellas a modo de tutorial

El añadido principal es el conocido como cordóptero. Si tuviéramos que definirlo sería como una especie de bicho que permite al jugador lanzarse hacia delante (o hacia arriba), pero sirve para muchas más cosas.

Su primera funcionalidad es la conocida como Cordoesprint, que permite un movimiento rápido hacia delante que permite incluso moverse por el aire; este movimiento se puede enlazar tantas veces como queramos (mientras tengamos cordópteros disponibles) y es realmente útil para avanzar por el terreno así como para esquivar y preparar contraataques en la batalla. Hablando de progresar por el escenario; si lo ejecutamos en dirección a una pared podremos correr por ella, pudiendo encarar incluso pendientes muy empinadas.

En Monster Hunter Rise el cordóptero es clave para avanzar de manera rápida por los escenarios

Además de este mecanismo para avanzar, los cordópteros pueden ser usados como maniobra evasiva cuando seamos empujados o derribados, en el movimiento conocido como Cordocaída, el cual permite que recuperemos el equilibrio rápidamente y así evitar que los monstruos nos apalicen. Hablando de monstruos, la tercera funcionalidad es la conocida como Cordoamarre la cual, si logramos usarlo de manera eficiente para derribar al enemigo, puede hacer que logremos incluso montarnos en él.

Lucha contra el enemigo, o domínalo

Porque sí, la otra gran novedad de este Monster Hunter Rise es la conocida como montadura Wyvern la cual nos permite someter a los monstruos a nuestra voluntad. Como hemos mencionado, una vez el enemigo se ha debilitado, ya sea por ataques normales o cordoamarres, es posible que se nos deje montar en él. Y ya os adelantamos que gobernar un bicharraco como los que nos ofrece el título es una experiencia inigualable: con ellos podremos atacar a otros monstruos (ataques rápidos y débiles u otros más lentos y potentes), realizar esquivas e incluso lanzar a nuestra montura contra el enemigo u otras estructuras del terreno.

Lograr subirse a un monstro ya cuesta, pero mantenerse ya es otro nivel

Y aún hay más: si somos capaces de llenar la barra de montura hasta los topes, podremos realizar el ataque conocido como Vengador montado el cual rebajará sobremanera la barra de vida del rival. Eso sí, ya avisamos que los monstruos de este Monster Hunter Rise no se dejan controlar tan fácilmente e intentarán zafarse de nuestro control a la mínima ocasión.

Eso sí, no estaremos solos en los combates. Tal y como viene sucediendo desde entregas anteriores, contaremos con fieles compañeros en las batallas; además de los Felyne (de aspecto gatuno), se incorporan en Monster Hunter Rise los Canyne que, como su nombre indica, toman la forma de perros. Y realmente son de gran utilidad ya que, además de ayudarnos en los combates sincronizando sus ataques con los nuestros, permiten que nos montemos en ellos para atravesar las grandes extensiones de terreno con mayor facilidad. Un añadido útil y que supone un cambio respecto a la manera en la que nos movemos por los distintos escenarios de la historia.

En Monster Hunter Rise podremos tener hasta dos compañeros: los ya conocidos Canyne y los novedosos Felyne

Respecto a los entornos en los que transcurre la acción, Monster Hunter Rise presenta una novedad agradable frente a iteraciones previas de la franquicia en consolas de Nintendo. Por fin podemos ir cambiando entre las diferentes zonas de los escenarios sin tener que sufrir ningún tipo de tiempo de carga. Esto ayuda sobremanera a que podamos perseguir a los monstruos específicos de cada misión sin tener que ver interrumpida la acción por una pantalla de carga. Además, y motivado por la aparición del cordóptero, los escenarios presentan varios niveles de altura que podemos aprovechar bien para otear el terreno o simplemente para planificar nuestro próximo ataque (o huir, que algunas batallas se ganan con paciencia).

En Monster Hunter Rise por fin podremos movernos entre distintas zonas del mapa sin sufrir pantallas de carga

Finalmente, otra de las novedades que incorpora este Monster Hunter Rise es la posibilidad de usar determinados elementos de los escenarios (animales o plantas) para cambiar nuestros estados (o los de los enemigos) de manera dinámica. Ciertos bichos nos darán la posibilidad de aumentar nuestras estadísticas de manera temporal mientras que otros harán que los enemigos circundantes sufran un estado de ceguera. Esto no hace más que enfatizar esa sensación de que cada recoveco del escenario puede contener algo interesante y que le hace, junto con la apuesta por la verticalidad, guardar más de una similitud con The Legend of Zelda: Breath of the Wild.

Análisis de Immortals Fenyx Rising

Monstruos bellos pero letales en un apartado técnico solvente

Como hemos mencionado previamente, la versión de demostración de Monster Hunter Rise nos permite, además de realizar tutoriales para aprender el uso del cordóptero y la montura de wyverns, enfrentarnos a dos misiones ya propias del juego. La primera de ellas, catalogada con el nivel de dificultad principiante, nos propone explorar un vasto escenario en busca y captura del gran Izuchi, el cual tiene un aspecto próximo a un dinosaurio y que se caracteriza por realizar rápidos empellones, además de estar acompañado por monstruos similares de menor tamaño.

Enfrentarte a Mizutsune es toda una experiencia burbujeante

La segunda involucra enfrentarnos al bello pero letal Mizutsune, una bestia acuática que, además de atacar ferozmente tanto con su mandíbula como con su cola, lanza una serie de burbujas que, de impactar con nuestro personaje, harán que nuestra barra de vida disminuya considerablemente.

Por tanto, tendremos que elegir cuidadosamente nuestra arma para enfrentarnos a cada uno de los enemigos: la versión de demostración nos permite probar todas y cada una de las 14 presentes en la versión final de Monster Hunter Rise, yendo desde la clásica combinación de espada y escudo a otras más complejas como la espada hacha o el martillo pasando por armas a distancia como la ballesta. Cada una de ellas realmente es diferente no solo en cuanto a aspecto sino a su uso: recomendamos probarlas en las misiones de tutorial para saber cuál se ajusta más a vuestro estilo de juego.

Hasta 14 tipos de arma diferentes podemos usar en Monster Hunter Rise, cada una con sus particularidades

Cada una de las misiones empieza en una suerte de poblado, donde podremos recoger algún ítem en un baúl que convenientemente alguien ha surtido de víveres, además de poder cambiar aspectos relacionados con el equipamiento que llevamos. La demo de Monster Hunter Rise se puede completar fácilmente en 2-3 horas, pero presenta gran rejugabilidad al poder ir probando cada una de las armas que ofrece el juego.

Entrando ya en el aspecto técnico, si algo se puede decir de Monster Hunter Rise es que es robusto. Aunque su apartado gráfico dista claramente de lo ofrecido por la entrega para PlayStation 4 y Xbox One, sí que alcanza un nivel destacable dentro de Nintendo Switch, mostrando escenarios amplios y llenos de detalle y en el que, pese a la acción que transcurre en la pantalla, no hemos notado ningún tipo de ralentización ni en modo dock ni en portátil.

Cada misión de Monster Hunter Rise empieza en un poblado en el que podremos equiparnos

Me gustaría destacar la gran calidad observada en las animaciones de los enemigos que les dotan de gran expresividad: da gusto ver cómo, de repente, ponen cara de susto y huyen de nosotros. No os confiéis, simplemente están esperando el momento apropiado para volver a la carga.

No podemos hablar demasiado de la variedad de monstruos de Monster Hunter Rise, ya que la versión que hemos probado solo presenta 2 grandes monstruos diferentes. Bueno, quizá haya alguna sorpresa por ahí pero preferimos que lo descubráis tal y como hemos hecho nosotros. Uno de los aspectos más controvertidos de entregas anteriores era la cámara; por fin en esta versión para Nintendo Switch resulta cómodo configurarla para que siga al monstruo al que no estamos enfrentando, haciendo que los combates sean un pelín menos caóticos de lo que estábamos acostumbrados.

Y, de repente, la batalla parece que no va con nosotros. ¿Quién es el inesperado invitado?

Respecto al apartado sonoro, Monster Hunter Rise toma el camino de otros tantos en el sentido que, durante la parte de exploración, sonará una melodía casi imperceptible, tomando las riendas de dicho apartado unos efectos de sonido solventes. Eso sí, cuando nos enfrentamos a uno de los grandes monstruos, poderosas melodías entrarán por nuestros pabellones auditivos y ayudarán sobremanera a aumentar la epicidad de las batallas. El título cuenta con doblaje al inglés y el japonés aunque, como hemos mencionado previamente, dada la escasez de contenido argumental de la demo, es pronto para juzgar la calidad del mismo.

En definitiva, Monster Hunter Rise parece un auténtico paso adelante en la franquicia, contando con suficientes novedades para atraer a nuevo público y contentar a los fieles. Estaremos atentos a su versión final para comprobar si se cumplen las altas expectativas que nos ha creado.

Suscríbete a nuestro podcast