Impresiones de Naraka: Bladepoint (PC). Ninjas, magia, samuráis y solo un ganador

Naraka: Bladepoint tendrá una beta cerrada el próximo mes

Naraka: Bladepoint es la nueva apuesta del género battle royale que potencia los enfrentamientos cuerpo a cuerpo y el uso de magia y habilidades únicas.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Naraka: Bladepoint es la nueva apuesta del estudio chino 24 Entertainment dentro del prolífico subgénero de los battle royale donde cambiaremos el uso de subfusiles y escopetas por katanas y elementos mágicos. Un título que, tras lo que hemos podido degustar, quizá debería abogar por un formato free to play para robarle un buen pellizco de jugadores a los grandes asentados dentro del género.

Naraka: Bladepoint no es la primera aproximación a los battle royale con elementos fantásticos. Lo cierto es que títulos como Spellbreak, un battle royale centrado en el uso de la magia para acabar con nuestros enemigos, o Darwin Project, título que hacía uso de mecánicas survival en un multijugador más pausado, habían ya demostrado que el género puede salirse de la norma y ofrecer algo más allá de los shooters clásicos

Sin embargo, y a pesar de su originalidad, las propuestas mencionadas no han cosechado el éxito que sus estudios buscaban. Una situación que podría repetirse con este Naraka: Bladepoint si sus responsables no consiguen arreglar ciertos problemas de rendimiento y contenido.

Análisis de Cardaclysm

Acción hack and slash y verticalidad

Naraka: Bladepoint deja claro, tras un interesante tutorial, que lo que tenemos entre manos es un juego fuertemente influenciado por títulos hack and slash como Devil May Cry.

Sin embargo, y aunque pueda parecer que ofrece un excelso abanico de movimientos, la realidad es que no se aleja mucho del esquema básico de ataque débil y fuerte, acompañado de esquivas y parrys, con los que desafiar al oponente en veloces combates con decenas de piruetas, un espectáculo visual al más puro estilo “Tigre y Dragón”.

Encontraremos la victoria al hacer frente a 60 jugadores

Sí, los enfrentamientos cuerpo a cuerpo son vistosos, pero en la mayoría de las veces aporrearemos los botones sin saber muy bien lo que estamos haciendo con tal de desestabilizar al enemigo. Unos combates que se convierten en una sucesión de combos sin respuesta alguna por parte del enemigo y que hemos notado bastante injusto.

A pesar de lo directo de esta propuesta enfocado a la melé, sí que es cierto que Naraka: Bladepoint ofrece una curva de aprendizaje es bastante pronunciada y saber controlar a los personajes nos llevará un cierto tiempo, lo cual es un gran impedimento para el jugador más impaciente.

El armamento de Naraka: Bladepoint responde bien a lo esperado, aunque es algo pobre en contenido contando solo con cuatro armas melé y seis a distancia. Estas últimas son, a nuestro juicio, algo inútiles ante lo ágiles que son los personajes y, sobre todo, frente a lo errático de sus movimientos.

Las armas se irán estropeando y reducirán el daño que hacen conforme hagamos uso de él. Para ello, contaremos con piezas de reparación con las que llevar un mantenimiento de estas armas durante la partida.

La acción desmedida se ve acompañada de un gancho con el que poder trepar a los lugares más altos de los escenarios, lo que potencia la verticalidad y aporta variedad en los enfrentamientos, pues podremos apostarnos en lo alto a la espera de un incauto jugador al que tender una emboscada.

Podremos elegir dónde reaparecer o dejarnos llevar por nuestros compañeros

Ésta es una mecánica que recuerda al mismo artilugio que vimos ya en Sekiro: Shadows Die Twice, pero contando con muchísima más libertad de movimientos y que responde bien al jugador y a lo difícil del terreno. Sin embargo, su uso no es ilimitado y tendremos que encontrar recambios casi de manera constante.

Bienvenidos al campo de batalla de los dioses

Las armaduras e ítems que podremos equiparnos en las partidas de Naraka: Bladepoint tendrán diferentes niveles de rareza que modificarán estadísticas como el daño o la resistencia. Sin embargo, podemos acudir a tiendas dentro de la partida donde un peculiar geniecillo salido desde el interior de un cofre nos ofrecerá artículos poco convencionales y que marcarán, en la mayoría de las veces, el devenir de la partida.

No obstante, no encontramos que esta tienda esté particularmente desbalanceada pues los objetos que podemos adquirir no tienen el suficiente nivel como para suponer una mejora importante. De hecho, y a modo de eventos aleatorios dentro de la partida, tendremos la posibilidad de conseguir ítems especiales de manera gratuita en la tienda, aunque seremos testigos de cruentos enfrentamientos para hacerse con uno de estos artículos.

Para mejorar nuestra defensa o el daño de los ataques, tenemos podremos usar unas piedras de jade que recolectar e incluir en nuestro inventario. Una forma sumamente interesante de mantener al jugador siempre looteando con el fin de aumentar sus estadísticas.

Naraka: Bladepoint habilita las partidas por tríos o en solitario

Una vez caigamos derrotados, tendremos una sola oportunidad de volver a la batalla gracias a las “flores de loto de los dioses”. Este objeto, que todos los jugadores portan desde el comienzo de la partida, podrá ser usado únicamente hasta el primer cierre del círculo. Al hacerlo, entraremos en el modo espectral, donde dejaremos atrás nuestro inventario y deberemos acudir a uno de los puntos de reaparición para volver al combate.

Una mecánica que no es injusta con el jugador, pues al resucitar seremos equipados con las mismas armas que teníamos antes de morir, aunque en un nivel muy bajo, ofreciendo la posibilidad de combatir con los enemigos que pueblen la zona. Sin embargo, una vez superada la primera ronda de la partida, perderemos toda posibilidad de reaparición por nuestra cuenta y tendremos que esperar a que alguno de nuestros compañeros nos resucite. Si no consiguen hacerlo, será nuestro final en la partida.

Variedad de personajes y compras in-game

Naraka: Bladepoint, como hemos visto antes, es una mezcolanza de géneros y, en este caso, vamos a poner el ojo en su vertiente hero shooter. En esta versión contamos con seis personajes a elegir, cada uno con sus habilidades y de los que podremos editar diversos parámetros del aspecto físico en un completo menú de personalización.

En cuanto a las habilidades, cada uno de los seis personajes contará con skills propias que, al menos en esta versión beta, suponen un desequilibrio monumental una vez saltamos al campo de batalla. Algunos de ellos contarán con habilidades de apoyo o de curación, muy útiles ya que los distintos enfrentamientos mermarán sobremanera nuestra salud, pero otros generan un daño desmedido, ya sea en área o en ataques directos, siendo difíciles de esquivar y que la mayoría de las veces frustrará al jugador más novato.

Para completar esta customización tenemos decenas de skins, poses, aspectos de armas y gestos de victoria que adquirir y equipar a nuestro personaje. Todo ello con el claro objetivo de diferenciar a nuestro individuo del resto, pero siempre pagando con moneda del juego o mediante microtransacciones. Y es que Naraka: Bladepoint bebe en este aspecto del elemento menos imaginativo de los battle royale: pagar por todo.

Por el momento, las armas y armamento de Naraka: Bladepoint no tienen precio adicional de compra

Todo lo que podemos adquirir para nuestros personajes se compra, no hay margen para la obtención de ítems mediante la subida de niveles o la mejora de las habilidades de nuestro personaje. Obtendremos cierta cantidad de monedas al completar desafíos diarios, entrando al al juego día a día o ganando las distintas partidas. Sin embargo, la cuantía que recibimos es insignificante.

Impresiones de Final Fantasy Origin: Stranger of Paradise

El precio de los ítems irá acorde al nivel de rareza de los elementos de personalización y aún ganando cuatro partidas y completando el tutorial, que da una pequeña cantidad pecuniaria, no podremos desbloquear ninguna de las skins más básicas. Una estudiada estrategia por parte del estudio de Naraka: Bladepoint para tener enganchado al jugador durante decenas de horas o adquirir el tan ansiado Pase de Temporada que ofrece ciertos atajos.

Apartado artístico espectacular acompañado de un rendimiento pobre

Visualmente, Naraka: Bladepoint deja claro sus orígenes y la influencia de la cultura del videojuego asiática. Todo en la interfaz y los menús está sobrecargado al extremo haciendo que la experiencia de juego sea más caótica de lo que debería. Todo ello está soportado por un motor Unity que cumple por encima de la media, aunque eso no impide que el mundo del juego sea un simple copia y pega de distintas localizaciones a lo ancho y largo del mapa.

A pesar de lo sobrecargado de su interfaz, Unity ofrece bonitas estampas

Naraka: Bladepoint parece forzar la máquina al extremo, en especial en zonas más pobladas o donde se producen los intensos combates, haciendo que el rendimiento de esta obra sea peor que lo deseado. De hecho, se nos sugiere instalar esta propuesta en un disco duro SSD en lugar de uno sólido, pero tras varias pruebas de uso el resultado es igualmente inconsistente.

Sin duda, nos encontramos con una, a priori, interesante propuesta, pero con demasiados aspectos a mejorar que quizá puedan ser subsanados de cara a su lanzamiento el próximo 12 de agosto exclusivamente para Steam, pero que, en el caso de no hacerlo, hará que el número de jugadores de este Naraka: Bladepoint decrezca conforme pase el tiempo.

Suscríbete a nuestro canal de Twitch