Impresiones de Occupy Mars – Prologue

Impresiones de Occupy Mars

Occupy Mars es un survival espacial donde tendremos que hacer de todo un poco

Occupy Mars es de esos juegos que parecen no decir ni ofrecer nada al jugador, pero que en cuanto le das un margen de un par de horas, ese argumento te lo rebate sin miramientos. La verdad que muchos de nosotros estamos acostumbrados a que si un título no ofrece mecánicas innovadoras, gráficos del futuro con Ray Tracing y fotogrametría, como que no son importantes, o peor aún, no nos van a gustar y simplemente se quedan en la esquina, a lo lejos en la biblioteca de nuestro PC.

Y este título, como digo, te rebate ese argumento en cuanto te plantas en Marte. Tú ya estás ahí, pero tienes que sobrevivir y con mucho trabajo, tanto que puede llegar a angustiar las primeras horas de juego.

La desolación de Marte se aprecia desde la primera pantalla de Occupy Mars

Esta odisea de supervivencia y de paciencia, viene de la mano de Pyramid Games, todos unos expertos en ingeniería, construcción y supervivencia, con títulos como Soviet Space Engineers, Dinosaur Fossil Hunter o Rover Mechanic Simulator, entre otros. Esto ya nos da la seguridad necesaria para que sepamos a qué atenernos, y que el título tendrá una profundidad importante en cuanto a opciones de construcción, inventario y tareas a realizar de manera cotidiana.

Análisis de Iron Harvest 1920+. Un RTS innovador a la par que espectacular y con personalidad propia

Este Occupy Mars es lo más parecido que conozco a la película de The Martian, donde vemos a Matt Damon sobrevivir gracias a las patatas. Pues esto es lo que nos ofrece Occupy Mars, toda una experiencia marciana a base de patatas que plantas, agua que reciclar, minerales que conseguir y mucha, mucha paciencia que tener para no alterarse a causa de la llegada inminente de una tormenta de arena que puede destrozar todo tu trabajo o la falta de oxígeno y agua sin los que moriremos.

Desde el Rover nos sentimos algo protegidos en Occupy Mars

Construir una base totalmente funcional y mantenerla pase lo que pase a pleno rendimiento, conseguir nuevas tecnologías y desarrollarlas, explorar nuevos lugares son algunas de las tareas y actividades que puede realizar. Total, ya que estas solo, pues no tendrás la agenda muy ocupada.

Una base construida al milímetro

La precisión es fundamental a la hora de construir nuestra base marciana. En ella tendremos que controlar desde el suministro de energía en kW/h, hasta el oxígeno de nuestro domo. Y además la comida no puede faltar, y ¿qué es lo que más hay en Marte? Nada, por lo que tendremos que hacer nuestros cultivos hidropónicos, pero solo de patatas, como en la película. Kilos y kilos de patatas que procesaremos para llevarnos con nosotros los paquetes de comida y no morir.

El Domo es nuestra casa en Marte

Y agua, rellenar las botellas de agua y oxígeno, porque si nuestro traje se queda sin el preciado compuesto que nos mantiene con vida pereceremos, al igual que si no bebemos o incluso descansamos. Al descansar consumiremos oxígeno, por lo que mediante un cálculo rápido tendremos que saber si malgastaremos este preciado elemento en pos de recuperar fuerzas. Todos estos datos de lo que necesitamos los veremos en nuestro HUD como veréis en la imagen inferior. Todo se consume relativamente rápido, provocando en el jugador esa ansiedad o angustia que comentaba al principio.

Nuestra tablet nos da acceso a casi todo en Occupy Mars

Para movernos por Marte, a parte de a pie que no es muy aconsejable, tenemos nuestro Rover, con el cual podremos ir rápido y seguros en su interior, pero este increíble vehículo también incorpora un brazo articulado que nos ayudará a recolectar grandes piedras, para luego en la base triturarlas, procesarlas y obtener los minerales varios como hierro, plutonio o silicio, con los que podremos construir diversos materiales compuestos para finalmente ordenarle a una impresora 3D que nos permita colocar o nos imprima una enorme cantidad de estructuras y objetos.

Análisis de Wasteland 3. Recorre los páramos helados de Colorado en una historia de rol a la altura de la saga

Desde acumuladores de energía, paneles solares, transformadores, procesadoras de agua, cables, tuberías hasta mamparos, y muchísimos más. Esto da pie a la enorme gestión tanto micro como macro dentro de Occupy Mars. Y cuando hablaba de que la base está construida o tiene que ser construida al milímetro, es porque hasta los cables los tienes que enchufar y desenchufar para hacer funcionar todos los aparatos, puesto que funcionamos con esa energía, el vehículo, nuestro traje, el Domo, todo funciona con un flujo constante de energía calculada al milímetro.

En Occupy Mars tendremos una impresora 3D que nos ayudará a mejorar supervivencia

Tareas varias, mismo objetivo, sobrevivir

Occupy Mars va de eso, de sobrevivir. Hagas lo que hagas no puedes fallar, porque en un planeta como es Marte, no hay segundas oportunidades. Nadie va a venir en una misión especial desde la Tierra a rescatarte si te quedas in patatas, oxígeno o energía, estás tú y la despiadada superficie marciana que no te quiere allí y que no sobrevivirías ni 30 segundos sin el traje o dentro del Rover.

Las tareas varias las puedes hacer como tú quieras, faltaría más si no hay nadie que te obligue a hacer nada en Marte, aunque es recomendable seguir mediante la Tablet que disponemos para el inventario el apartado tareas, ya que siempre nos dará una pequeña ayudita para saber qué nos está faltando hacer.

Análisis de Crusader Kings III. El rey ha vuelto

Para hacer las tareas, desde la construcción, la recolección o el cultivo de patatas, tendremos herramientas específicas. Un taladro para perforar rocas grandes, romperlas y así poder cargarlas en el remolque de nuestro Rover. Un sierra para cortar otros materiales, un soplete para construir objetos y estructuras y un detector de agua, serán nuestras mejores aliadas. Y cuando no sobrevivamos, que lo haremos y muchas veces, pues a cargar partida, porque aquí no hay una narrativa, esto es un título de supervivencia de un solo jugador sin cooperativo ni online, tú contra Marte.

La impresora de Occupy Mars funcionando para darnos una acumulador de energía

Su apartado técnico es limitado, no tiene caídas de frames ni errores que se aprecien salvo el clipping con las rocas, pero en este género la verdad que no importa mucho este problema. Como comenté al principio Occupy Mars no presente traernos el realismo, es parco en detalles gráficos y no hay que desmerecerlo por eso, pues en su parte de gestión cumple perfectamente.

Eso sí, el juego está totalmente en ingles, voces y textos, aunque solo hay una voz, la del sistema del traje que nos informa del nivel de oxígeno y demás, aunque al ser básicamente gestión aunque podamos jugar tanto en primera como en tercera persona, se le puede hacer complicado a mucha gente por la terminología que emplea. Lo que sí que no está trabajado es la parte musical y sonora. Marte está vacío, pero hay tormentas salvajes que podrían haber sido trabajadas un poco más a nivel sonoro, pues no se aprecia mucho su violencia. Y tampoco ayuda la banda sonora, con un par de temas algo interesantes pero muy cortos, que además se repiten con demasiada asiduidad.

En Occupy Mars hay que controlar qué es lo que necesitan nuestra amadas patatas para que salgan fuertes y sabrosas

Análisis de Tank Mechanic Simulator. A reparar tanques se ha dicho

Todas estas impresiones no dejan de ser sobre un título que está en Early Access, pero que tiene partes muy trabajadas y otras que necesitan mejoras. El estudio tiene previsto salir de Early Access este año 2020, por lo que con lo que a mi me gustan tanto el espacio como la gestión, casi seguro que os traeré el análisis del título cuando esté completo, aunque os puedo adelantar que si te gusta el género y no te importa la calidad gráfica, puedes disfrutar muchas horas de este Occupy Mars.